Páginas

miércoles, 13 de agosto de 2014

Del antes y después y de engaños que no lo son


Hace más de una semana que todo pasó. Lo he asimilado. La vida desde entonces se divide en un antes y un después. Dice la canción: ¨Porque sé que de este golpe ya no voy a levantarme,...¨ y pues si, aguanto eso y más. Soy lo bastante fuerte -a pesar de todo- para aguantar lo que venga. ¡Dale pinche vida, tírame otro golpe cabrona! 
La verdad verdadera, de veritas lo digo creía que ya no había preparada ninguna sorpresita como las que la vida  suele darme pero nah, es una hija de perra -buena frase que nunca había dicho- y me tenía reservado este golpe directo a la mandíbula. KO certero o una puñalada trapera según se vea ¿Qué por qué no reaccioné como la Flor de María que todos conocen? Muy fácil porque como dice quien tanto me ama. ¨No voy a insultar tu inteligencia¨ y eso me detiene. Me hace comportarme como la dama que no soy. Menuda frase que me impide reaccionar como la mente cavernaria que a veces se apodera de mi alma y me hace vociferar contra todos los que se crucen en el camino. ¡Fuera de mi vista so palurdos montoneros! Nada. No soy una mujer intachable sin mácula y con aureola de santa. No me pongan etiquetas, soy una mujer normal loca de atar casi como todas que no igual porque hasta en la locura hay clases.

He de seguir porque no tengo de otra, porque a estas alturas de la vida uno ya no tiene fuerzas para comenzar sola, porque ¡maldición! mi alma necesita un alguien en quien apoyarse, porque miro a mi alrededor y las opciones que hay son imposibles de tomar para mi, porque uno deja de ser el Quijote y se convierte en el viento que mueve los molinos. 

Desde hace más de una semana todo tiene sentido o una connotación referente a lo sucedido. Las canciones, las películas, los programas de televisión... todo tiene un dejo de vida en cada cosa. Imposible no relacionarlo. Y yo no puedo ver a los ojos para que no se vea la duda persistente.

Pasará tiempo antes de que las heridas cierren. No alcanzará para que eso suceda -lo sé- pero que no se llame a engaño, que una verdad no sea dicha no quiere decir que sea mentira. Aquí nadie ha engañado a nadie.

Como dicen los optimistas, la vida sigue, sonríe. Blah, por mi la vida y mis sueños se pueden ir al carajo. La realidad subyugante me tiene de rodillas y con la cabeza gacha como nunca antes imaginé. La realidad me tiene enganchada al suelo. No me pidas más de lo que puedo dar como dice la canción.

Y no soy fuerte ni íntegra ni fiel ni otros epítetos que acostumbran endilgarme, soy Flor de María, Jani, Ausencia o como quieran llamarme da igual, todas reaccionamos de la misma forma porque al final todas somos una misma.

¨Escribe¨ dijiste, pues ya está, ya escribí y no se hable más.

















25 comentarios:

  1. A veces me pregunto porqué seguimos?
    Y estoy de acuerdo contigo, quizás porque no hay mejores opciones que seguir, y cada vez el camino es más feo y más aburrido, y sin embargo seguimos, y seguimos caminándolo.
    Quizás sea el instinto de supervivencia...
    Pues menudo instinto más estúpido, verdad?

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Esta vez no estoy muy de acuerdo con el Toro, prefiero morir como la Lauren Bacall, a los 89 pirulos y con salud que no como Robin Williams a los 63 y suicidado por depresión.
    Sigue escribiendo, claro que si.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Siempre me gusta cómo lo escribes aunque, como hoy, no me guste lo que escribes.
    Un fuerte abrazo, mi chamaca querida.

    ResponderEliminar
  4. Escribe, y enjaula a los demonios flotantes, y sobrevive a tí que ya es bastante. De rodillas mira del piso sus formas, y descubre a quienes habitan en ella, ya no estarás subyugada, y si te inclinas más será a voluntad, para dar un beso.
    ¿Cuál realidad? la realidad a veces es solo un mal chiste, un incómodo silencio, y esperemos que el próximo sea bueno… Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Reponte pronto de esa puñalada trapera, sana esas heridas, extrae lo bueno de la mala experiencia y no esperes más golpes, ni se los pidas más a la vida.
    hay cosas muy difíciles, terribles, pero también eres demasiada mujer para afrontar lo que sea con tu poderosa inteligencia y espíritu de lucha.
    Te quiero mana, ¡adelante! no permitas que nada te debilite jamás y sabes que cuentas conmigo.

    ResponderEliminar
  6. Me gustaría decirte que no pienses así pero, sería una gran hipocresía porque como mujer loca que soy, yo también mando al carajo mis sueños y las ganas de seguir.

    Pero reponte, después de todo estar aquí *la realidad* nadie sabe con certeza la razón de la existencia. El misterio de una jodida vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Venga Malque, sin rendirse y dándole para adelante. Tú puedes.

    ResponderEliminar
  8. Si Mal, cada vez me voy dando cuenta que la vida no te deja de sorprender con los golpes, pero como bien dice Toro, aqui estamos, aqui seguimos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. La vida nos da, dulce, salado y amargo como la carqueja, a veces recibimos golpes más duros de los que acostumbramos a soportar. Allí debemos bajar unos cambios, retomando despacio el camino para seguir llevando nuestras almas.
    Sigue a tu ritmo, nada te apura.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Aqui estamos Malque... coincido con Chema... aunque este escrito no me gusta, me encanta cuando sacas la pluma y dices aalá voy.

    besos
    carlos

    ResponderEliminar
  11. Como decía mi abuelo, los putazos nos ingren, y así, usted ingrese ante los putazos de la vida chula, cáigase y levántese, y después vuélvase a caer y levántese de nuevo, total, que no será tan fácil derrotarte a estas alturas de la vida.

    un beso con su abrazo correspondiente...

    ResponderEliminar
  12. "sorpresas te da la vida" decía pedro navaja
    y a veces no son las sorpresas que uno desearía tener, pero hay que seguir adelante.
    (para que no se nos escapen las buenas sorpresas por venir.)

    besos.

    ResponderEliminar
  13. Ánimo y a pelearla, que tú de eso sabes mucho, reina. Un besote.

    ResponderEliminar
  14. Malque te entiendo, me pasó hace muchos años de recibir la noticia de un engaño y sentir como una puñalada en el pecho. Pero sabés que? al final me hicieron un favor porque en ese momento rehice mi vida y vinieron cosas mejores. Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
  15. Podemos hacernos los duros pero somos frágiles. No hay hombres que no bailen al ritmo de los dolores cotidianos. Olvidar es una faena divina. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. He ahí el desahogo. La palabra escrita fluyendo con el dolor. Sacando de adentro tanta espina. El ahí la palabra como el desahogo del río en los caños, o los humedales. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  17. Te has puesto a cantarle las 40 a cualquiera,
    ¡brava!
    ¡bravo!
    saludos

    ResponderEliminar
  18. Yo sólo sé que te amo. A estas alturas, es lo único seguro en mi vida.

    ResponderEliminar
  19. escribir ayuda a sacar lastre aunque la sal de las palabras a veces escuece las heridas,
    una de cal y dos de arena o viceversa nos da la vida .. tomar lo bueno nos corresponde a nosotros para seguir caminando.. al fin y al cabo pocos se quieren ir . y los que se van (voluntariamente) a saber si volverían , ya que no hay marcha atrás..
    a caminar toca como loca de la vida riendose hasta de los tropezones y con el tiempo las puñaladas traperas ya no duelen ni matan, nos dan a conocer nuestra fortaleza

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  20. Mala onda que la vida te siga haciendo travesuras Malque, pero en efecto, no tenemos otra mas que seguir y de la mejor forma posible. Van apapachos y buena vibra para que todo vaya leve ;-)

    ResponderEliminar
  21. La vida sigue, todo sigue igual y distinto al mismo tiempo.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. xDD Por eso me gusta tu blog, sabía que si no lo habías dicho antes lo escribirías en cualquier momento.

    ResponderEliminar
  23. A pesar del madrazo que la vida me acestó... aquí sigo.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje