Páginas

sábado, 15 de diciembre de 2012

Cazadora de moscos errantes




La Srita Lamar y su sobrina RosaLee


Pues ahorita quisiera ser la Srita, Kelly Lamar-Brown, la araña patona que vivía en la sala. Si fuera ella no tendría que estar preocupada por asistir a una reunión con gente desconocida en un lugar lejano y desconocido. 
Aunque a decir verdad, si fuera la Srita, Lamar ya estaría muerta, porque acuérdense que alguien la asesinó en un cuento que le escribí.
Preferiría quedarme a tejer mi tela de araña y mirar desde lo alto la manera de cazar un mosco errante. Esperarlo pacientemente y cuando su zumbido amenazador inundara mis oídos ¡Plas! me lo como ipso facto.

Pero como soy la MaLquEridA debo ir revisar el armario -vulgo ropero- para ver que debo usar para asistir a una reunión con gente desconocida en un lugar lejano y desconocido.

Deseo ser una araña patona solitaria viviendo en lo alto de la sala sin preocupaciones de más nada que cazar moscos errantes sin preocuparme por socializar.
Voy a cerrar los ojos y cuando los abra espero ser la araña patona que vive en el baño de abajo.






¡Tarán!











Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales