Páginas

viernes, 7 de diciembre de 2012

El tamaño del miedo





Hoy no voy a quejarme de todo. Hoy va a ser diferente para que no digan que soy muy quejona. Hoy voy a agradecer a los señores taxistas hijos de su pinche madre que asaltaron a Laura y la abandonaron a un paso de la chingada.
Y quiero agradecerles que no le hayan hecho más nada que robarle la computadora porque no tienen una puta idea del daño que le -nos- hubieran causado a una persona que como muchas tiene que salir a trabajar. No quiero escribir todo el coraje que les tengo -de todos modos no lo leerán- pero de verdad hoy envenenaron mi corazón con odio hacia ustedes putos.

Gracias señores ladrones, por mi pueden irse derechito al infierno a este ritmo porque no me queda más que eso, la frustración de no poder hacerles nada porque creanlo que si por mi fuera les arrancaría las uñas, les echaría limón y chile de árbol molido y después los curaría para volver a hacerles lo mismo. Sólo así sabrían el tamaño del miedo que le causaron a mi hija. No tendría misericordia, lo haría hasta que pidieran clemencia y aún así no me tentaría el corazón.

Y no me importa que piensen que soy desalmada. Cuando una cosa de estas pasa, la rabia e impotencia suele salir en carretonadas de groserías y malos deseos.

Quiero que sufran. Deseo que todo lo malo que hagan se les convierta en piedras, no los deje caminar el peso de sus culpas y se queden para siempre sumergidos hasta el fondo en el pantano de su vida. Y no es maldición, es deseo. Sus actos viles me hacen ponerme a la altura de las circunstancias, ¡Jamás a su altura!
Por qué tener misericordia con alguien a quien le importa una pura y dos con sal lastimar a seres vulnerables  haciéndoles paladear el sabor del miedo. Eso señores, es tener poca madre y ustedes merecen lo peor que la vida les pueda dar.

Y no me voy a poner a analizar su vida, ni si de pequeños sufrieron y por eso se convirtieron en lacras. Cuando uno tiene el alma buena ni el más puerco lodo los ensucia.

Gracias.












18 comentarios:

  1. Da mucho coraje, la frustración, la impotencia es indescriptible.
    Afortunadamente solo fue el susto, ¡qué bueno que no sucedió nada más allá que lamentar!

    ResponderEliminar
  2. Abrazo para ti y Laura.

    Al final, cada quien tiene lo que merece, y ellos solo estan llenando su futuro con el crujir de sus dientes.

    Un beso de madrugada, ok es se escucho medio aca.

    Un beso nomas.

    ResponderEliminar
  3. Todos los seres afrontamos nuestro destino. Y, ya nos lo avisa la sabiduria popular desde antiguo:

    -."Quien mal anda, mal acaba".

    -."Quien siembra vientos,..."

    En fin; quiero decirte que, por mas rabia que sientas, eso solo te afectara a ti; los otros, seguiran el curso de su vida en el rail que han escogido: un rail para el descarrilamiento.

    Ahora, se justa con el destino de tu familia y de Laura, dispon el horno y el mantel y,... ¡A celebrar! A celebrar que no ocurrio nada mas grave, que estais todos juntos y unidos y, desead -tambien juntos- que quien atraco y horrorizo a tu hija, se haga plenamente consciente de sus actos; plenamente consciente.
    Creeme, Compi; ese es el mejor castigo que puedes desearle pues, la atrocidad de sus actos, le devolvera la consciencia transitando por el dolor causado.

    Y, tu,... tu liberate de la ira; ya sabes lo que opinaban los antiguos latino:

    -. "Ira, furor brevis est".

    Y yo añado: pero,... "furor" al fin.

    Bss. Compi.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  4. Y encima hay que agradecerles que no le hicieran más daño. Cosa que me alegra.
    Yo no estoy muy convencida de que la vida les haga pagar del todo a esos miserables.
    Pero a esos que trafican con el temor de las personas, deseo que lleguen a sufrir tanto y de tal manera, que se les encoja el corazón (si es que tienen) que no puedan volver a sentir que existe la paz y la felicidad.
    He dicho.
    Ánimo, que mañana vuelve a brillar el sol.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Que rabia.
    Ojalá sufran en sus carnes todo el mal que causan.
    Taxistas atracando?
    Joder...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. El pillaje se encuentra donde menos lo esperamos..


    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Saca tu rabia como puedas, no te la quedes, te llevará tiempo, pero sanará.

    ( no he podido escribir un post que por aguantarme la frustración y la rabia, por tratar de ser buena persona y no decir lo que siento fui a parar al psiquiátrico, así que adelante, no te calles y aquí escribe todo que entendemos ) Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  8. Te entiendo perfecto, cuando le hicieron algo parecido a mi mami na rabia inmensa! da una impotencia de no poder hacerles pasar el mismo PESIMO rato.

    Su hora les llegará. No lo dudo.

    ResponderEliminar
  9. Lo bueno de todo es que venderán esa laptop a un precio insignificante que le permitirán comprar algo de estupefacientes, se lo fumarán y volverán a hacer lo mismo hasta acabar pidiendo limosnas y dando pena.

    ResponderEliminar
  10. Que HDLGP, estoy contigo totalmente y les deseo el doble de lo que tu les deseas, y que sepas que en lo que yo pudiera ayudar sabes que puedes contar con ello.
    Lo siento mucho.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  11. está bien expresar el odio
    solo que te mancha
    te lastima odiar
    no odiar
    no sentir nada por ellos
    ni siquiera compasión
    nada de nada
    eso nos aliviana

    ResponderEliminar
  12. Oh no! Muchos abrazos para Laura, al menos no le hicieron nada.... Esos hijos de la chingada!

    ResponderEliminar
  13. Malque te entiendo, yo he sufrido dos robos en los últimos años y realmente es terrible consolarnos pensando que podía haber sido peor
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  14. es muy válida tu rabia e indignación ante una mala experiencia vivida por uno de los tuyos.
    en todos lados se cuecen habas.
    besos.

    ResponderEliminar
  15. Es increíble como nadie está a salvo en ningún lado. Aquí se ven esos casos siempre, deberían exterminarlos...

    Gracias a Dios no le pasó nada a Laura... Lo único bueno de todo!

    Beso Malque!

    ResponderEliminar
  16. Te doy toda la razón, no hay escusas que valgan, si fuera por mi infancia yo hoy debería de estar muerto, o sino ser un drogadicto o en el mejor de los casos un ladrón. Una pena de mundo, de veras, qué asco me da. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Los chorros son una mierda. Que más se puede agregar...

    Va un aguante virtual desde el Sur (que no creo que sirva de mucho).
    El miedo es una fuerza muy poderosa. Hay que intentar superarlña.

    Otro abrazo, Reina.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje