Páginas

lunes, 2 de abril de 2012

Chole la del 4







 
No sabe cuando es su cumpleaños, así que para recordarlo, eligió un día en que todos -al menos en su familia- tuvieran  presente: Viernes Santo.
La llegada de la Semana Santa recuerda a la familia que el cumpleaños de la abuela se acerca. Le gustan los mariachis, y ha pedido que cuando muera le acompañen en su destino final.

Vivió la mayor parte de su vida en uno de los barrios más peligrosos del DF -Tepito- lo que la hizo ser osada y valiente desde pequeña. En el Núm. 4 de González Ortega, en una de tantas vecindades, entrando a la derecha junto a la vivienda de la señora que le gustaban Los Beatles, se le podía ver todas las mañanas, barriendo el cacho de patio comunal que le tocaba y platicando las buenas nuevas a las vecinas.

Chole la del 4, así la recuerdan en la vecindad de la que partió un día en que la delincuencia era más violenta y vivir ahí ya no era seguro.

Decir que Soledad es valiente es decir poco. Ha dejado toda la vida en los brazos de sus hijos, dándoles hasta más de lo que una madre puede dar. Tal es así que las veces que los médicos la han desahuciado, ella vuelve más fuerte porque no termina de dejarlos seguros.

Cuatro han sido las veces -que yo recuerdo- en las que Chole, ha estado a las puertas de la muerte. La última fué la semana pasada en que los médicos ordenaron dejar pasar a sus hijos a despedirse, Chole estaba agonizando.
El cuadro ante los ojos de todos partía el alma. Con un diagnóstico Hopeless, Chole luchaba contra una insuficiencia renal, insuficienci cardíaca, diabetes, enfermedad de EPOC y mil cosas más. 
Debajo de una máscara de oxígeno y atada a la cama de las muñecas para que no se lastimara, Chole daba batalla.

Cada uno de los hijos se despidió de ella. Los nietos, la nueras -algunas parecen más que sus hijas- los yernos, todos entraron a decirle adiós a la abuela. quien con un !Chinguen a su madre!, pedía la dejaran morir en paz.
Barry le mostró algunas fotos -entre ellas una de la MaLquEridA- quien siendo cobarde no ha querido entrar a verla.
-Cómo la ves?- preguntó Barry
-Gorda-respondió la abuela con esa franqueza que la caracteriza.
A la abuela es a la única que le permito me diga gorda, y no me ofendo. La abuela puede mandarme a chingar a mi madre con todas sus letras y se lo perdono porque ella sin saberlo, le he dado el derecho a decirme mis verdades sin que yo objete nada porque siempre tiene la razón.

Hoy a una semana de distancia, Chole la del 4, está a un día de que la den de alta. De nuevo ha vencido a la muerte.
Ha sido una de esas luchas diferentes en las que Soledad sabe que en cada batalla va dejando un poco de su vida. Y sabe que en una de esas ya no habrá manera de ganar pero como ser valiente que es, sabe asimilarlo.
El día que la muerte venza a Chole, ese día Soledad habrá ganado porque ha sido la que más resistencia ha tenido para con ella.
Y eso deben aprenderlo sus hijos y todos los que la rodean. A mi en lo particular su entereza me ha enseñado a vivir sin miedo a nada.
Las ideas suicidas se esfuman al pensar en la abuela, porque ella tiene valor para enfrentarse a tanto y salir viva, y lo menos que puedo hacer es empaparme de su fortaleza.

El ser cobarde no va con ella y yo abuela no soy cobarde.
 



















16 comentarios:

  1. La abuela nos ha enseñado a ser fuertes y ese es su más grande legado.

    Biutiful, má.

    ResponderEliminar
  2. Debemos no temerle a la muerte. Como vos, como tu abuela. Hay que temerle a los vivos...eso si emponzoñan. Un beso. Carlos

    ResponderEliminar
  3. Es que al final yo creo que con la muerte terminamos por ser cobardes y lo mismo hasta nos cagamos, como los ahorcados...
    Me preocupa el tema, lo mejor seria acostarse y no despertar nunca sin enterarse.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Qué fuerte la Chole!
    Ejemplo a seguir al 100% Malque.
    FUERZA A LA CHOLE!

    ResponderEliminar
  5. A mi abuela materna le diagnosticaron cáncer en etapa final; le daban no más de un mes de vida y, a excepción mía, toda la familia fue a despedirse de ella sin que supiese que estaba desahuciada.Mis tíos hicieron todos los trámites funerarios.

    Sólo restaba esperar el final.


    No murió al mes, ni a los dos ni a los seis, murió seis años después, de una pulmonía.

    ResponderEliminar
  6. Por eso digo, que yo amo a mi abuelita! apoco no son las mas fuertes, las que mas aguantas, las que no andan de chillonas en las esquinas?

    Saludos Ahijada!

    ResponderEliminar
  7. Yo también tuve una abuela así, dando la cara a todo y de un "chinguen a su madre todos", era una señora de respetarse, sobrevivió al cáncer y se gano el titulo de "Hierba mala nunca muere" el cual portaba con orgullo. Y la quise un chingo, pero yo también fui una cobarde y no me despedí como los demás en su momento, no soporte verla conectada a mil tubos, preferí recordarla con ese carácter de mil demonios que conectada a los tubos.
    Aun me arrepiento de no haberme despedido, pero me gusta recordarla fuerte.

    Se valiente y no pierdas esas oportunidades, el amor debe ser mas fuerte que el miedo
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  8. así es; hay que beberse hasta la última gota de vida de este cochino mundo y salir adelante como sea. un beso.

    ResponderEliminar
  9. ¡ que buena onda! ¡Bien por la abuela y el buen ejemplo! Esas son mujeres y no las de la revolución...

    Te mando un abrazo y que pasen bonito cumpleaños

    ResponderEliminar
  10. Wow, es el claro ejemplo de que en las peores tormentas uno se puede levantar asi se este hecho pedazos y salir adelante.

    Esas son vidas ejemplares.

    Yo no tuve abuelos, ni furas cercanas a eso, pero de haber sido asi yo hubiera querido que fueran como doña Chole.

    Una abrazo mi MalQue y un bestototote!

    PD. Me gusto mucho esta entrada.

    ResponderEliminar
  11. Hola Malque!!! De todo el mundo se aprende y ejemplos de fortaleza siempre los hay!!! Lo importante es encontrarlos y seguirlos en la manera que cada uno podamos. Muchos besos desde España y feliz Semana Santa!!! VA-CA-CIO-NESSSSSSSSSSS!!!!!!! AHHHHHHHHHH!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Una señora valiente y que le gusta vivir, ya no quedan muchas de ese temple.


    Besos

    ResponderEliminar
  13. Espero que así seamos todos las Soledades... como Doña Chole, con esa fuerza para sobrevivir a cada batalla que se le presenta. Pensándolo bien reo que si tengo aunque sea un poquito de Doña Chole. :D


    ¡Saludos mañaneros!

    ResponderEliminar
  14. Las abuelas son el orgullo de la familia sieempre...
    De las 2, solo tengo a 1, y para ser sincera, le ha disfrutado muy poco.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Otro motivo para agradecer y ser feliz.
    Celebremos la vida.

    Enhorabuena.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  16. yo tampoco soy de celebrar mis cumpleaños :P

    creo este año me voy a escapar

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje