Páginas

viernes, 15 de octubre de 2010

Sin motivo aparente.









No hay algo que me aterre más que los ruidos inexplicables que se han dejado escuchar últimamente en mi casa. Cosas que se caen sin motivo aparente. Cuchicheos en la recámara cuando el único ser vivo que hay en ella soy yo.
Sentir que Barry está detrás mio cuando ni siquiera ha llegado de trabajar. 

Sueños raros que llegan de personas que conocí  y hace muchos años dejé de ver. Personas que pasaron por mi vida tocándola con buenas acciones. 
Gente que sigue viva y que se fue hace tanto tiempo de mi vida que solo los sueños los traen de regreso sin motivo aparente.

Cuando pasan cosas raras en casa aunque este muerta de miedo, investigo que sucede no me quedo con la duda.
Muero de miedo pero prefiero buscar una solución explicable a lo inexplicable.

Tendré noticias pronto de la persona que llegó a mis sueños esta noche que pasó. Así ha sucedido otras ocasiones.

Así pasa siempre.

Hay sueños que no deberían ser soñados.












Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales