Páginas

viernes, 7 de mayo de 2010

Siempre-viva.



Hoy me he visto al espejo y he visto tu cara en la mía. Tu pelo cano en el mío. He visto tu mirada triste reflejada en el espejo, hoy me he acordado de ti.

Trato de buscar entre mis recuerdos tu sonrisa. La última vez que la ví, fue cuando comíamos mandarinas de la ofrenda de muertos. Reíamos sin saber que pronto te irías.

Mami, si te prometo que me voy a portar bien, ¿no me dejarás sola?, te prometo dejarme desenredar el pelo sin llorar.
Prometo comerme la sopa de fideos sin protestar. Prometo ponerme los vestidos que me hagas sin rezongar, ¿te quedas conmigo?.

Mamita, ¿puedes decirle a mi hermano que me suelte las manos?, sólo te estoy agarrando para que no te vayas y me dejes sola aquí.

Ma´, ¿me esperas?, voy a venir con Barry a cuidarte. Aunque no lo puedas oir te contará chistes y te reirás mucho con él... aunque no lo puedas oir, y te hará enojar en son de broma al decir que no quiere a tu hijo consentido... a mi hermanito consentido.

Mami, ya no me voy a enfermar para que no te preocupes por mi. No me pelearé más con mis hermanos ni haré berrinches, ¿te quedas conmigo?. Prometo no hacerte enojar. Prometo no irme de la casa.

¿Sabes?, ya no quiero quedarme en esa casa rica mami, no me tratan mal es que no me siento bien ahí, quiero irme a casa contigo y mis hermanos.
No me importa que en casa no tenga juguetes, ni mucha ropa cara y bonita, yo sólo quiero estar contigo.

Mami, ¿le dices a mi hermano que no me abra los dedos de las manos?, es que no quiero soltar tu suéter, no quiero que te vayas.
No quiero sentirme abandonada... no quiero que te vayas. 

Por favor mamá no te vayas.

Si te prometo que voy a tratar bien a Barry y a los niños, ¿te quedarás conmigo?, ¿querrás venir a vivir a mi casa?.

Mamita, ¿le puedes decir a mi hermano que me deje ver tus ojos por última vez antes que te vayas?. Sé que me oyes, mamita, ¿verdad que me oyes?.

Mamá. si te prometo buscar en el cielo la estrella más brillante y ponerle tu nombre, ¿me perdonarás todos mis arranques de ira?.

Ma´... no quiero dejarte sola en el cementerio. Te dará miedo y no habrá nadie que te proteja. Mamita, ¿me perdonas por no ir a visitarte al cementerio?, es sólo que lo que enterramos ahí no eres tu. Tú estás viva, nos dejaste sólo para saber que hacíamos sin ti. 

Quisiera regresar el tiempo y no haberte hecho sufrir tanto. Sé que muchos de tus sufrimientos fueron por mi culpa pero era una niña consentida y berrinchuda, ¿me perdonas?.

¿Cómo no se me ocurrió decir que te incineraran?, al menos así te tendría cerca. Sabes que al cementerio no voy a volver, lo sabes mami.

Mi mente guarda dos momentos tuyos ma´ . La última vez que te vi caminando y cuando volteaste a verme antes de irte. Mami, ¿cómo se borran esos dolorosos recuerdos?.

Mamita...

Mami, ¿me oyes?.

Por más tiempo que pase no puedo alejarme de tu recuerdo. No te dejo descansar pero es que de verdad nunca me sobrepondré a tu pérdida.

Mami... sin ti no vivo.












Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales