Páginas

jueves, 25 de febrero de 2010

Entonces pensé...



Las depresiones no han aparecido desde hace tiempo. He estado tranquila y eso es bueno para mi y para todos los que me rodean.
Espero seguir así por un buen tiempo haciendo un gran esfuerzo.
Me estoy acostumbrando a dar más de lo que puedo y eso me está funcionando para no caer en depresión.
Lo estoy controlando.
Hoy tuve un sueño, esos no los puedo controlar. Ojalá pudiera.
Abrí los ojos lentamente como siempre hago.


Recorro mi habitación para ubicarme en el tiempo y en el espacio.
Mi mano derecha descansa a mi costado.
Silencio total, no hay ruidos en casa. Todos siguen dormidos.

Estoy muy quieta, desde que abrí los ojos no me he movido.
Sentí algo extraño. Algo raro pasaba en mi.
Mi mano izquierda descansa en mi pechito ... no se mueve tampoco.

¿Qué pasa?, me siento extraña algo me falta.
De pronto caigo en cuenta.
La mano izquierda no tiembla. ¡No lo puedo creer!. Me quedé muy atenta para ver si era cierto que no temblaba nada en mi cuerpo y así era. ¡No temblaba nada en mi!.

Entonces pensé:
Fuen un sueño... una pesadilla.
El Parkinson fue un sueño, una pesadilla espantosa y he despertado por fin para darme cuenta que estoy bien.
Que soy ¨normal¨ como toda la gente. Todo había sido un mal sueño y el temblor que iba a ser permanente en mi vida se ha ido.

Quería gritar de contento.
Despertar a Barry que dormía a mi lado para decirle que estaba bien y que todo iba a ser ¨como antes¨.
Quería despertar a mis hijos para decirles que ya no se inquietaran que todo estaba bien.


Pero
no
fue
así.


El dedo índice empezó con un pequeño jalón.
Después el dedo medio.
Siguió el anular y así hasta terminar con los cinco dedos. Mi mano descansando bajo mi pecho empezó a moverse involuntariamente.

Estaba despierta.
Vuelvo a la realidad y me doy cuenta de que si estoy enferma.
Mi mente estaba relajada y por eso no temblaba, lo ha dicho el neurólogo.

Ni modo...
por
un
momento
pensé
que
el
Parkinson
había
sido
una
pesadilla.

A casi un año de diagnosticarme...
aún me duele saber que toda mi vida voy a temblar pero no por miedo.

No
tengo
miedo.



Ya
no
tengo
miedo.

Aunque llore.



11 comentarios:

  1. Lo de las depresiones es bueno... la terapia ocupacional ayuda, el mantenerte ocupada

    atenta a tu entorno e inventándote actividades, motivaciones

    del parkinson no voy a hablar porque ya te he dicho mucho y como bien dices nunca estamos de acuerdo

    pero aún con él eres una persona normal... todos tenemos algo que pareciera distinto de los demás

    la normalidad está en la diversidad misma.

    Beso

    ResponderEliminar
  2. No hay porque tener miedo. Las distracciones y el constate entretenimiento pueden ayudar, tratar de mantener la mente alejada de todo eso. Ánimo que nos seguimos leyendo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ni uqe decir mi soberana.. solo que mientras la vida siga, temblando o no, debemos seguirla.

    ResponderEliminar
  4. Malque: Cómo da tranquilidad que las depresiones se vayan... Qué bueno que no tengas miedo, y si tu cuerpo tiembla que más da... Yo solo se que tú eres una mujer muy fuerte.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  5. Cariño, aunque suene difícil, sobre todo es muy importante que la enfermedad no te controle a ti, eso sobre todo tienes que intentarlo. Animo, si no oo piensas mucho mejor.

    Un besote de los mas grandes.

    ResponderEliminar
  6. Pues ni se que decirte Flor, lo unico es que te deseo todo lo mejor del mundo porque te lo mereces, te dejo un saludote, Dios te bendiga mucho a ti y tu familia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. A mi no me da la depre (tan) seguido, pero soy muy dado a recordar viejos tiempos y me pongo nostálgico.

    Un amigo dice que no es bueno de vivir de las glorias pasadas, pero es que en mi caso, creeme que daría lo que fuera por vivir un solo día de 1999, por ahi de abril-mayo... puta madre, sería pinchemente feliz feliz feliz...

    Y mientras investigo como modificar un DeLorean para que viaje por el tiempo (o un Mitsubishi Eclipse, va mas con mi personalidad jajaja) tengo que conformarme con los momentos en que solo recuerdo...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Con permiso, ahorita vuelvo,voy a limpiarme el hollín porque un rayo acaba de partirme el corazón.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje