Páginas

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Pacto de amor

Hace algún tiempo "hicimos" un pacto de amor excelso, morir juntos. No, no hablo de Barry él es asunto aparte. Tampoco hablo de amores carnales, espirituales o platónicos. Jable del amor que existe entre un humano y un perro. Cuando mi idea del suicidio era la mejor opción para escapar de esta vida sin rumbo me puse un día a platicar con mi perro. Ya había bautizado entonces por tercera vez a Benito Tiki, el chihuahua viejo. Lo bauticé con el nombre de Alter Ego Perro. El vinculo que tenemos él y yo es indestructible. Benito Tiki entró en mi vida de forma rara. No me gustsban los perros peo mis hijos estaban dale y dale con que querían una mascota. Un chihuahua dije, son chiquitos y no dan lata. Se llamaba creo que Brandon o algo así. Llegó a mi vida temeroso. Era su segundo hogar en poco tiempo. No lo quería porque no era un chihuahua pequeñito. Lo acepté ante el desconcierto de mis hijos. Tengo muchas anécdotas con mi perro peto la que hoy me obliga a escribir es la de la separación. Mi Tiki fue dormido en mis brazos la noche del sábado uno de diciembre. Su cuerpo ya no aguantó más otra lucha con la enfermedad. Se fue quedando dormido en apenas unos minutos. Sus gruñidos al ver las sombras a nuestro rededor se fueron apagando. Hasta el final defendió a quién en brazos lo acunaba. Mi familia era su familia. Benito no era un pero cualquiera. Era un miembro más de la familia. Se ganó a pulso su lugar. "Prometimos" morirnos juntos. Si uno se adelantaba, el otro lo esperaría para vagar juntos en el Mictlán, el valle de los muertos. Como en videojuego, los muertos deben andar cuatro años y vencer nueve niveles donde los monstruos peores que los que uno fabrica en su mente no permiten pasar. Llegar al gran rio para alcanzar la vida eterna juntos, mi perro y yo. Ignoro el tiempo que me falta vagar por este mundo. El mundo feliz construido Ppr mi familia desdeñado por mi. Mi alma no sabía agradecer toda la fortuna que tenía y tengo. Yo quería más. De lo que fuera pero más. Para ellos siempre fui una reina. Yo era una reina tirana y así viví. Mi Alter Ego era solitario como yo. Rodeada de personas mi felicidad es estar con mi familia. También lo es cuando estoy sola. Hablando con mi conciencia, mis amigos. Tratando de leer un libro, dormir o lo que se me antoje. Disfruto mi silencio tanto como estoy empezando a disfrutar el jazz. Benito Tiki, el huraño Tiki, el malhumorado Tiki me enseñó a vivir el día a día. Disfrutando lo que hay. Mi perro me enseñó que a la muerte no se le busca. Ella de cualquier forma llegará. Entonce uno debe recibirla cuando se han acabado todas las armas. El Alter Ego me está esperando. Cuánto falta para reunirnos lo ignoro. Extraño a ki perro. Su lugar junto a mi está vacío. Lloro por él cuando nadie me ve. Pocos pueden entender el amor existente entre un perro y el humano que lo adoptó. La muerte de Benito fue bonita. Así me gustaría fuese la mía. Ahuyentando a las sombras amenazadoras. Perdida la vista uno no sabe que no son malas, es la familia que nos arropa. Sea uno, cinco o cero miembros, uno casi siempre tiene un apoyo para pasar los malos tragos. Los buenos también. Tiki no está más y yo lloro su ausencia cuando nadie me ve.

25 comentarios:

  1. Las sombras, ya que la vista estaba tan mermada, seguro que le acompañaron hacia la puerta de un cielo perruno, donde por cuatro años vagará. En ese cielo los humanos que le quisieron, porque son su familia.

    Perder a un perro es una tragedia, que ya sé que solo entendemos quienes hemos pasado por ello. Vive, Malque, deja que Brandon, Benito Tiki y Alter ego te espere muchos años. Yo querría irme de este mundo como él, como nuestra Tart, en brazos, y dejándose llevar, plácida.

    ResponderEliminar
  2. Y de pronto aparece tu bonito relato... me acuerdo de "Kandi", nuestra perrita que se fue hace cinco años y, aún, su casita y sus cosas permanecen en el patio de la casa, en el mismo sitio de siempre.

    Hermoso tu homenaje a Tiki y tu pacto con él.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Malque, lo siento muchísimo. Bien sabes que te entiendo muy bien en esto. Pero te esperará, sabes que lo hará. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  4. Jo...
    Se les quiere tanto o más que a las personas.

    Venga, ánimo niña guapa...

    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  5. Lo siento mucho, de verdad, yo si se lo que duele cuando se va un compañero perruno, en fin, lo que si espero, es que te esté esperando por muchos años.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Leo esto, pienso en mofi, mi perro, ¡y ay qué duele!

    ResponderEliminar
  7. Lo siento muchísimo, Malque, y te entiendo, se les quiere mucho.
    Te esperará.

    Un abrazo y un beso, querida Malque.

    ResponderEliminar
  8. Qué suerte tuvo tu perro de que lo adoptara una persona con tu sensibilidad y ternura. Él te esperará lo que haga falta, no tengas prisa. Los que quedamos aquí te necesitamos aún por mucho tiempo, especialmente esa nieta inteligente y guapa que se está impregnando de tu sabiduría.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. lo lamento mucho. es una experiencia muy dura perder a una mascota ya que es parte de la familia.

    besos.

    ResponderEliminar
  10. Es válido tu duelo y bueno que llores. Te envío un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Malque.
    Lo siento mucho.
    El amor perruno es algo muy especial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Qué linda eres Malque, qué alma tan llena de luz. Te abrazo con todo mi cariño.
    Aunque no nos conozcamos,siento que hay algo que me une a ti, no sé explicarlo,pero es así.

    ResponderEliminar
  13. Qué decir...lo siento,Malque.
    Duelen tus lágrimas.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  14. Hoy tenemos celebración familiar con comida mejicana, te recordaré, aunque siempre te recuerdo. :)

    Un beso, mi querida Malque.

    ResponderEliminar

  15. Seguro te aguardará por toda la eternidad "para vagar juntos en el Mictlán..."

    Lo siento mucho Malque.

    Un beso y un fuerte y cálido achuchón!!

    ResponderEliminar
  16. Ciertos amores duelen más que otros al perderlos irremediablemente.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  17. El amor de un perro hacia una persona es aquel que aunque no sea recíproco, nunca termina. Es aquel inocente, agradecido y bondadoso.
    Es aquello que nunca será un ser humano.

    Me subscribo y te leo, www.somosfuego.blogspot.com

    ResponderEliminar
  18. Hola Bella Flor. Precioso lo que escribes, me ha encantado a pesar de la tristeza por esa perdida de tu perrito. Los "animales" dan su amor y cariño sin esperar nada a cambio. No así las personas que siempre esperamos algo.
    Me gusta mucho como escribes tus vivencias. Gracias por estar ahí.
    Un abrazo sincero enorme

    ResponderEliminar

Advertencia:
Este blog es administrado por una bruja psicótica y malhablada que
tiene la mala costumbre de quedarse callada aunque la ocasión no lo amerite.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales