Páginas

martes, 18 de octubre de 2016

Esa especie de suerte llamada memoria

Los recuerdos se hacen menos en esta mi memoria olvidada. Algunas personas muertas en la realidad vuelven a fallecer en sueños sin razón aparente. Estrecha de memoria los dejo pasar. La hora de soltar lastres pasó mucho tiempo ha. Mi barquito ha tomado rumbo. Despierta y dormida mi alma -si es que existe- descansa.

Desecho temores. Guardo un poco de complejos. Sin ellos pierdo mi esencia. Flagelo de tres puntas para azotar las carnes cuando la soberbia lo amerite. No es ser mi propia víctima. Es para recordar que por ellos existo según mis convicciones. Nada he de preguntar lo que nadie puede contestar. Los que se fueron no han de regresar a despejar dudas vanas. Los errores corregidos son verdades borrosas.

La cabeza semivacía no da pauta para albergar sinrazones. No pesan los pecados no cometidos ni el blondo pelo caído a mis pies.  El daño es sin reparación. Mi memoria es libre de equívocos ajenos. Cargo lo mío en el bolso de mano. Ni tanto que fuera que en él no quepa. Los enojos con la vida están en agonía. Soy feliz dentro de la propia infelicidad. (Ríete anda, hazlo por mí).
 Dalila cortó mi alborotada melena. Barrió con la escoba de bruja el sello característico. Mi sello personal fue a dar al bote de la basura. Pequeño Goliat dime a qué le temes. De quién te escondes. Alza la cara, de mi no te espantes. Soy incapaz de hacer daño a nadie.

Los limones de suyo amargo sirven también para preparar un agua refrescante. Digamos que soy un limón sin vanaglorias ni exquisitas presunciones. Sin herir el ego a veces creo conocer la razón de estar en este mundo.
¿Por qué no hablas así en la vida real?
Confórmate con que hable. No le pidas peras al olmo.

Pasajera de la vida. Tren de la discordia. Me subo en el tercer vagón. El mío es de la suerte. Quimeras llevándome por caminos desconocidos. Labios delgados partió en el tren del ayer. Legado de vida que no me corresponde heredar a nadie. Desahuciada de la alegría me cobijo bajo el manto de risas ajenas.

Escribo lo que de mí entiendo. Compleja la suerte de ser yo. Y sin embargo tres puntos suspensivos lo ameritan. Desafiando el inexpugnable cerebro todo ha cambiado.
Sorbos de aire me mantienen viva. Imberbe otoño hace cavilar la vida que va volando en las nubes de algodón profano. De vez en cuando trágate el orgullo y come un poco de humildad. Te sentará bien.

El tiempo me ha dejado en el sillón de la marmota para descansar el vuelo. Tocando tierra firme deseo que mañana sea como ayer. Porque ya lo conocí quiero vivirlo de tal forma que mis pies conozcan el camino sin ostentar heridas.
Del futuro que alguien se encargue. El destino juega a la par del que se deje. Alegoría de lágrimas sin fin.

(Cada día te entiendo menos,
yo cada día me conozco más)


Aquí me bajo.



¡Pu puuuu!
Chucu chucu chucu chucu chuchuchu.
















26 comentarios:

  1. La memoria tiene vida propia.
    Y hace y deshace a su antojo.
    Incluso los recuerdos se van automodificando para no hacernos daño.
    De hecho, un testigo de cualquier cosa empieza a modificar el recuerdo a los pocos días sin ser consciente de ello.
    Y eso es un drama que la gente no sabe.

    Me subo a tu tren.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sube un Toro Salvaje!
      ¡Córrele que este tren ya se va!
      ¡Ámonos! chucu chucu chucu chucu chuchuchu.

      Eliminar
  2. Este tren ya se va, y otros a la par, cuando dicen el fin de la línea esta cerca, nadie sabe cuanto queda.
    La vida cada día me aleja más del ordenador y me empotra en la vida familiar, pero cuando paso repaso y todo lo que escribes lleva su verdad y razonamiento.
    Este relato de hoy es de los que más hondo me han llegado, aún acabo de volver el domingo de visitar a mi hermano que también viaja en el tren que se va, he regresado muy triste, pero la vida es así.
    Sigue escribiendo amiga, regálanos tu sentir tan lleno de verdades.
    Una buena semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  3. La memoria trabaja para alegrarnos los recuerdos, esconde los malos, poco malos pues los muy malos cuestan de olvidar y enaltece los buenos para que tomen protagonismo que de los muy buenos ya nos espabilamos nosotros de tenerlos siempre presentes. Y así poder sobrevivir en este valle de lágrimas de la mejor manera posible.Cómo circulando con tu tren.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Esto del coco y las memorias es muy complicado. No sé si a mucha gente le ocurrirá lo mismo. Yo me acuerdo y tengo clavados en la retina cosas y hechos que me sucedieron cuando era muy, pero muy pequeño, y en cambio no me acuerdo de lo que hice hace tres días. Otro ejemplo de le memoria, es cuando en la empresa coges el mes de vacaciones, y luego tienes que volver a la rutina. Yo el primer día lo paso fatal, porque una semana antes ya estoy pensando ni me acordaré de la faena que tengo que hacer. Porque se de casos, que se queda uno en blanco, y no sabe como salir del atolladero.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo esa memoria privilegiada que hace que recuerde a los míos que ya no están como si fuera ayer, esa memoria tan fuerte que hasta los sueño cada que quiero, cada que los pienso ... lo mejor del escrito es el tren... puuuu puuuuuu (8)

    ResponderEliminar
  6. Trenes que llevan marcado el destino sin que tengamos que preocuparnos por nada, como un viaje organizado. Me gusta mucho, igual que a ti, cobijarme bajo las risas ajenas. Besetes y gracias.

    ResponderEliminar
  7. La memoria es como el humo de ese tren, se va evaporando y hay momentos en que no quedan certezas: ¿ocurrió, fue imaginación mía? Entonces inventamos y después nos lo creemos.
    En tus escritos hay tanta riqueza de conceptos que merecen varias lecturas.
    Besos, Malque.

    ResponderEliminar
  8. Boa tarde, a memoria é essencial para recordar o passado, sem este não existia o presente, a memoria ajuda-nos a resolver tudo.
    Resto de boa semana,
    AG

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo mucha memoria y créeme si te digo que hay veces en las que me gustaría tener menos. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Eso de ser feliz dentro de la infelicidad me ha gustado especialmente. La memoria es una mezcla de lo que recordamos y de lo que creemos recordar, de realidades y de inventos. Es extraño lo que seleccionamos, a veces los detalles más tontos, y lo que dejamos que se pierda.

    ResponderEliminar
  11. Yo me quedé intrigado...
    ¿En que estación bajaste?
    ¿Era la de un recuerdo especial?
    ¿O la de alguno que olvidaste?
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Me gustó, últimamente te estás superando. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Me gustó, últimamente te estás superando. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Supongo que nunca nos llegamos a conocer del todo. A veces escribo y encuentro algo de ti. Pero hablo de mí. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  15. Supongo que nunca nos llegamos a conocer del todo. A veces escribo y encuentro algo de ti. Pero hablo de mí. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar

  16. Seguro que eres muy buena compañera de tren...
    Y tiene que ser bien bonito el viaje a tu lado...

    Un beso y un cálido abrazo!

    PD: Me gusta mucho viajar en tren.

    ResponderEliminar
  17. Aquí quedé en la estación pensante,abrazos miles

    ResponderEliminar
  18. Es verdad que la ,vida es como un tren en el que viajamos y tambien olvidamos, pero hay que seguir adelante y mirar en el presente sin esperar nada.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Que cada día lo pinte tu memoria como mejor desee para subirse a ese tren e invitarnos a pasear por esos recovecos que ora amargos, ora dulces, nos/ y transitan por tu universo cada mañana...
    Aún no has perdido ningún tren, y en los andenes y durante el tránsito, reside la belleza, asi como la desesperanza pero también la ternura y la espera del viaje: el próximo abrazo.

    Un beso, no. Mil besos, carnalita.

    ResponderEliminar

  20. Mi querida MALQUE, tú dices : " Soy feliz dentro de la propia infelicidad " ...y nos dices que nos reíamos ¿ cómo va a reírse nadie de esto sí confirma lo que todos sabemos? que eres sabia! ¿ qué te crees que es la verdadera sabiduría ?
    Conseguir armonizar nuestro interior con el exterior al margen de las circunstancias externas a nosotros y encima de todo disfrutar de ello.
    La gente solemos confundir acumular datos o conocimientos diversos con sabiduría ... lo dicho.. tú eres sabia.

    Respecto a ¿por qué no hablas tal cual escribes? porque escribes de PM y si hablaras igual sería una pedante insoportable jaja

    Respecto a la memoria, la mía es de pez ¡te envidio! y respeto a los muertos que resucitan o los que aun no se han muerto que tb lo harían hablamos en otro ratito ... ( ya sabes que a mi no me gustan nada los esqueletos esos que tanto te rechiflan a ti.. recuerdos a ese quienes en el patio ... ¿ hace viento hoy? ;)

    Mil besos preciosa y gracias, mil gracias por tus siempre increíbles letras!

    ...

    ResponderEliminar
  21. "Soy feliz dentro de mi propia infelicidad". Te felicito, malquerida, pues encontraste la raíz de la paz mental (creo). Puede que, mientras vivas, estés eternamente insatisfecha, pero aún así sabrás llevarlo (medianamente) bien. Es un alivio. Algo es algo.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
  22. tu memoria debe ser de lo más limpio que hay. ¡ya la quisieran tener ciertos políticos, banqueros y abogados que no pueden dormir con la que tienen!

    besos.

    ResponderEliminar
  23. Qué recuerda Flor, cuando recuerda. Qué recuerdos no desea recordar. Qué recuerdos le endulzan el hoy. Qué recuerdos son parte de su esencia. Qué recuerdos no dejaría ni bajo tortura. Muchas preguntas, para una sola Malquerida en flor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Me gusta tu tren de la discordia,tan diferente de los que una encuentra por ahí.
    Me pido un asiento en tu vagón,habla lo que quieras,yo te escucharé.

    Pipiiiiiichucuchucuchú
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. "Soy feliz dentro de la propia infelicidad", con esto, lo dices todo.
    Malque eres sabia. Me encantaría compartir contigo vagón.
    Cada día te conoces más, dices, eso es estupendo ...

    ¡Pu puuuu! ¡Besazo!!!
    Y para Bella :)

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje