Páginas

sábado, 30 de julio de 2016

Alguien espera por mi

Podría quedarme viendo el techo toda la mañana. Ni los pájaros negros habitantes del tejado han despertado. Madrugada gris, cielo encapotado. Silencios quebrados por un goteo en la llave de la cocina. Sábado mudo. Vacaciones. Dormir. Esperar que la cama alucine terminando por vomitarme  del lado acostumbrado. Reacciones en cadena. Despierto. Estoy consciente. Un ligero temblor sacude el pie derecho. En el pequeño mundo de los proscritos todos creemos tener la solución a nuestros males. Toca como todos los sábados en que Cinderella Star amanece sola, elegir entre los perros y ella. A fuerza de costumbre ganará. Es más fácil limpiar a los perros. El movimiento en la calle comenzó. Apasionada por la nada. El temblor desaparece por instantes. No hay prisa. La casa me es innecesariamente grande. Inasequible capacidad de ver el mundo desde otra perspectiva. Acostada en la cama la vida no presenta muchas variantes. Las nieves del Kilimanjaro están resultando buen somnífero, no paso de las primeras líneas. Sigues sin saber si me quieres o no. Todo a mi alcance. Las gafas para leer, el libro gordo de Mariano Azuela -somos lo que leemos- mis tenis viejos, las marcas en el piso, el café de la mañana, Calixto arañando la puerta de la cocina. Los tres huastecos no despiertan todavía. Mis mascotas dependen de lo que pueda hacer por ellos. ¿Por qué tenías que preguntar qué me gusta hacer? ¿no ves que estoy aferrada como clavo ardiente a un suspiro? Nunca he sabido qué quiero de la vida -algún día soñé ser maestra- y ya. La mente solitaria blasfema. Hoy toca por un rato ser independiente, veamos qué se puede hacer, la prisa no corre por mi.
Un pajarillo trinando detrás de la ventana distrae mis pensamientos. Mejor hubiera nacido pájaro, de todos modos seguiría siendo rara. Rara avis del montón. La rareza no está en mi cuerpo sino en mi mente. Incomprendida de la suerte. ¿Qué me gusta dices? Npi. Tengo que hacer algo estúpidamente memorable con mi vida antes que se termine. No quiero estar con una pata en la tumba lamentándome de no haber hecho nada por lo cual alguien tuviera siquiera un ápice de ganas de recordarme.











18 comentarios:

  1. Serías un pájaro deliciosamente raro.
    El pájaro más alucinante del mundo entero.

    Besos alados para ti.

    ResponderEliminar
  2. Siendo pajarita, no estarías escribiendo...
    Por otra parte, despreocúpate, una vez muerta no hay posibilidad de pensar, de lamentarse, ni...nada de nada, simplemente se acabó la función y a cagar!!!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. Los tres huastecos... Jajaja.
    Si tu fueras voladora, serias águila o albatros. Bien chingona, como eres, siendo mujer y nada de rara, sino: Espectacular! Esto te quedó de poca madre, Flor.
    Un abrazo a tu independencia y prosa poética. Un beso a ti.

    ResponderEliminar
  4. El cuerpo, bajo tierra, tendrá millones de años por delante para descansar. Por ahora, aprovechemos que estamos vivos y hagamos algo, lo que sea, cualquier cosa y por estúpido que parezca. ¡Hagamos algo! Seamos ridículos, no importa. Estamos vivos, y es nuestro privilegio (por poco tiempo).

    ResponderEliminar
  5. Lo normal es aburrido y plano.
    Las rarezas dan alas para ser creativo.Tú lo eres.

    Vivamos ahora,que luego...pa qué!

    Besos raritos.
    ; )

    ResponderEliminar
  6. Te la llevaste!! Estoy muerta de la risa. Voy a pensar bien que te respondo del Pikachú, jajaja!

    ResponderEliminar
  7. Si fueras un pájaro, serías como una majestuosa águila real oteando desde las alturas nuestras miseria escritas con tinta, mientras tú escribirías renglones gloriosos en las nubes con el movimientos de tus alas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Yo tampoco he sabido lo que quiero, y no me preocupa.
    A veces la vida se nos echa encima que uno tiene que romperse el lomo trabajando para la casa, la vieja y los chicos y el día menos pensado la casa esta vieja, la vieja se fue y después los chicos que ya no eran chicos y uno se queda solo con sus libros y sus pensamientos y amoríos pasajeros.
    Algunos días vienen los nietos con sus risas y lo alegran a uno un poco, pero, luego se van y yo quedo con la casa vieja y mi blog.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. quien como el gato de mi hermana: para durmiendo. "parece de la familia", le digo. en eso el gato se despierta, se despereza, da tres bostezos con los con los cuales me muestra el interior de sus fauces, una vuelta sobre su mismo sitio y se vuelve a dormir. ¡eso es vida! que trasciendan otros mientras él sigue durmiendo hasta que lo llaman para que coma.

    besos

    ResponderEliminar
  10. Haces algo memorable cada vez que escribes, y no te estoy haciendo la pelota, te lo digo de corazón.
    Besos, cielo.

    ResponderEliminar
  11. No sueltes ese suspiro... y aférrate a él.

    Siempre hay alguien que nos espera, sí.

    Un besito, mi pendejita linda.

    ResponderEliminar
  12. Tendrás que buscar otro sueño, porque el de ser maestra se ha cumplido hace tiempo. ¿Qué crees de hacemos cuando venimos a leerte sino aprender, además de disfrutar?
    Besos, maestra.

    ResponderEliminar
  13. Es preferible ser rara y única, que ser del montón.
    Y tú eres especialmente bella.
    Nunca dejes de escribir.
    Cariños y abrazos.

    ResponderEliminar
  14. No eres rara (bueno, un poco si) eres especial y eso no lo es cualquiera.

    Un beso.

    ResponderEliminar

  15. Algo para recordar...
    Ya lo estás haciendo:
    Amar...
    a tu Barry, a tus hijos, a tu Bella...

    Y dejar esos latidos escritos... ;)

    Un beso y un cálido abrazo!!

    :)

    PD: Tu plumaje está lleno de color... y tus alas alzan el vuelo cada vez que sientes y escribes...

    ResponderEliminar
  16. Siempre te recordaré.
    Siempre.

    Un beso enorme de Rosa Rosita.
    Y otro para Bella.

    ResponderEliminar
  17. ¿Eres Mariano Azuela?

    Es cierto, los sábados, salvo que tengas trabajo, suelen ser muy lentos y aburridos, cargados de enigmas y pesares.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  18. Si fueras pájaro no te hubiésemos conocido o tal vez si ahora que lo pienso.
    abrazos

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje