Páginas

lunes, 16 de noviembre de 2015

Calla conciencia






Me hicieron otro regalo. ¿Merezco lo que me dan? A lo mejor algo en mí es bueno. La última vez sin saber qué decir, Barry habló por mi. ¿Cómo es que me conoces tanto?

En mi interior hace bullicio el por qué.

Después de una crisis un tanto violenta asomo la cabeza. Salir de ella con la frente en alto se vuelve obligado. Estoy avergonzada. Presumo cordura, lejos estaba de tenerla la noche anterior. 

¿Alguien?

Mi cara se iba poniendo roja. Furia contenida. Destrucción. Hipaba sin control. Tenía mucho sentimiento. Lancé un grito de ayuda. Buscapiés trémulo. Bruno. Ecuánime ante la eventual locura de su madre, trata de tranquilizarme. Van surtiendo efecto las palabras pero no es suficiente. Cerrar los ojos no es recomendable.
Le hablo a Laura. No puede contestar. La dejo, bastante ha lidiado conmigo. 

¿Dónde estás?

¿Un amigo quizá? ¿Estás ahí? Las dagas atraviesan el corazón. Sobrevivir no es la mejor opción. Sus palabras de siempre sabias, no tuvieron efecto. Debo irme. Gracias.  Te quiero.

¿Qué pensará ella de ti?

Las noches deben tener menos horas para un insomne. Dioses del tiempo manejando a su antojo la sutil realidad. 
Las horas dando traspiés se marchan lento. Una cosa es cierta, las depresivas crónicas no pueden quedarse solas. 

¡Sácame de aquí!

Amanece el dolor de cabeza afianzado a mi pelo vislumbra un rosita por extrañas circunstancias. Se hace visible lo imposible. ¡Oh dios apiádate de quién en ti no cree!
La familia me saca a flote. Sin preguntas, sin miradas inquisidoras, sin reclamos vanos. Me abrazan, dándome besos curan las heridas invisibles de la batalla nocturna.

No me quedo sola, acompañan mi domingo. Bruno y su familia me hacen un regalo inesperado. Sin ser míos Sabina y Silvio me pertenecen. Sabina me dejó ver su ritual diario. Silvio me ofrendó un espectáculo único. Perdida un tiempo disfruto ver como se adaptan a sus circunstancias. Sus plumas se han vuelto brillantes. Me responden a los sonidos raros que les hago. Lenguaje cotorro.

A solas platico a Barry lo sucedido. Habla fuerte y claro. Adaptar el departamento antiguo para sobrellevar la crisis sin asustar a nadie. Estoy de acuerdo. Una inquietud solamente, ¿y si me hago daño?

Morbosa curiosidad.

No puedo dormir, el movimiento me lo impide. Se acabaron los somníferos. La cabeza me va a estallar en mil colores. Expropiada el alma admito sentirme con menos carga. La cabeza carente de ideas se vuelve un trasto manejable. 

Amanecí un poco desnuda de sentimientos. La estatura pequeña que poseo se hizo más chiquita. Estoy expuesta. Moviendo la cabeza reviso el suelo para saber si ha caído un poco de lucidez. 

Copas de árboles como cielo.

Hice un pequeño cuento a Danya para darle ánimos en fin de semestre en la universidad. Relaté un paseo imaginario. Lo hizo realidad. Cámara en mano recorrió el camino en el monte al que quiero regresar. Árboles con copas altas tapando el cielo. Recrear paseos infantiles. Caperucita y El Lobo tras de mi. Mejor no.

¡Lo encontró! Hongo a la vista. Halló el hongo de mi historia. Hizo dos vídeos. Falta la última parte, encontrarnos para pasear juntas en ese paraíso donde habita. Con razón a su corta edad es tan sabia. Y no sólo vive en él sino que está estudiando para preservarlo.

Mi cuerpo ausente de medicamento por más de doce horas sigue sin obedecer. Hace falta una dosis de realidad para saber dónde estamos parados.

Desnuda estoy, queda poco por cubrir. La vista es más clara desde aquí.


Y ya, es todo. 


















34 comentarios:

  1. Te mereces todos los regalos del mundo, quieta, desnuda, esperando tus dosis de medicamentos que de realidad ya las tienes. hacer un cuento es algo grande.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es grato leerte, te confieso que en ocasiones no se que es ficción o realidad.
    Besos, buena semana, Malque...

    ResponderEliminar
  3. Lo tienes que pasar muy mal...
    Que rabia.

    Un abrazo Malque.

    ResponderEliminar
  4. No te mereces lo que estás pasando, no creo que nadie merezca tal suplicio. Espero de corazón que descubran una cura para tu mal.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  5. Cariños, muchos cariños para ese cuerpo que no quiere obedecer. Mucho amor para esa mente tan lúcida que llega a dar rabia. Porque si al menos no te dieras cuenta... pero qué va! más lúcida que tú dónde!
    Un abrazo de oso que cubra todo tu pequeño cuerpo e inmovilice esos innombrables movimientos.
    Besoso

    ResponderEliminar
  6. Pobrecita mía, mereces regalos que palíen tu dolor.
    Ay, Malque!!!
    Y que las dosis de realizado no despejan el camino oscurecido...

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pobrecita mía, mereces regalos que palíen tu dolor.
    Ay, Malque!!!
    Y que las dosis de realizado no despejan el camino oscurecido...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Querida amiga te mereces todos los regalos del mundo, por que la vida ya de por si es suficientemente dura, como no alegrarnos con algo imprevisto.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Qué preciosidad lo del cuento. Muchas gracias, Malque, qué luchadora eres, un ejemplo.

    Muchos besos, muchos ...

    ResponderEliminar
  10. Hola Flor de María. Vaya, debe de ser un fastidio dar la orden a tu cuerpo y que este no te obedezca. Deseo que mejores y que no sé que decirte :-(
    Abrazossssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  11. "¡Sácame de aquí!". (...). Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  12. Hoy me doliste ...

    ojalá pudiera abrazarte


    ResponderEliminar
  13. Hola malquerida , te mando un puñado de besos reparadores para que te curen tú dolor y te deseo una feliz noche , descansa mi bella malquerida besos de flor .

    ResponderEliminar
  14. Me pasa lo de Verónica,suelo confundirme,pero eres ¡genial!
    abrazote

    ResponderEliminar
  15. Besos, a veces las ropas estorban, Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. "En mi interior hace bullicio el por qué".
    "¿Alguien?"
    "¿Dónde estás?"
    "¿Qué pensará ella de ti?"
    "¡Sácame de aquí!"
    "Morbosa curiosidad".
    "Copas de árboles como cielo".
    Lo que queda patente, cielo mío, es que tu conciencia, por ella misma, es pura poesía. Y a pesar de los pesares, mientras tu mente siga así de lúcida y tan lírica sé que estás a salvo.

    Cuídate mucho, permítete que te cuiden, Querida.
    Una sonrisa sanadora para tí y besets!.

    ResponderEliminar
  17. Te mereces todos los regalos del mundo. Tú nos regalas siempre unos textos maravillosos y eso tiene que recompensarse de alguna manera. Puro karma. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. Un abrazo y sonríe a tu interior pensando en todo lo bueno que te ha dado la vida, y lo mucho que te queda por contarnos y por vivir.

    ResponderEliminar
  19. Besos y regalos a montones, y a los dolores que le vayan dando por donde amargan los pepinos. Mientras miramos lo que nos den, aunque sea una caricia o beso, además de buen regalo ya nos distraemos.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  20. Te leía e imaginaba al frente de un barco pequeñito en medio de una tormenta marina con olas como castillos, mi querida capitana. Navegar en esta vida está claro que no es fácil para nadie, pero ver como lo hacéis titanes como tú, por muy chiquitín que sea tu envoltorio de piel y huesos es algo ¡impagable! y te voy a contar algo que es absolutamente cierto, porque me doy cuenta que las palabras a veces parecen demasiado poco para expresar el valor que realmente tienen .. ayer fui a ver a una amiga a la que acaban de operar de cáncer de colon, eso ya de por sí sería duro si no fuera porque tiene una anemia de caballo y metástasis en tres o cuatro sitios .. uno de ellos hígado... pues verás, como no sabía que decirle ( no hay nada que decir cuando está todo dicho) ... se me ocurrió leerle tu entrada y sabes lo que me dijo ... dile q tu amiga la mejicana que siga agarrada fuerte a su timón, yo no soltare el mío, tranquila y ... eso te digo mi querida MALQUE, a lo mejor no vale de nada esto, pero estaba deseando escribírtelo ... pienso ( no lo sé) q cuando uno está sufriendo como un perro saber que hay gente que siente eso mismo y te sabe apretando los dientes y aguantando como una leona... saber que en situaciones extremas sale lo más grade y maravilloso del ser humano que es sus ganas de sobrevivir... y que en esa lucha no estás sola, que como tú hay personas increíbles que cada día se agarran a la vida por mucho que duela, por mucho que cueste y por muchas pastes que echemos de ella, no ya por vosotros .. por los vuestros, por tu gente, por Barry, por Estela y todos los demás ... todos esos seres queridos que te tienen, que te acompañan, que esperan a tu lado que cada uno de tus días sea un poco más fácil que el anterior, aun cuando saben que no es así... pero saben algo ¡qué estás luchando por que pase! y eso te hace inmensa MALQUE... sois inmensas!

    Cada día que te leo, que la veo a ella, que os vemos saliendo de una de esas terribles galernas nocturnas vuestras nace gracias a otras una sonrisa en todos los que lejos o cerca... en directo o en diferido sentimos vuestra valentía.. y sí.. vale que al lado hay más cosas no tan brillantes, ni tan preciosas... se admite todo al lado de lo valioso ... sois valiosísimas MALQUE.

    Un beso inmeeeeenso ... enorme, con todo mi cariño, mucho, de verdad, aunque solo sean letras ... son letras escritas una a una con todo el corazón.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué dulce eres María, seguro que tus palabras la han tranquilizado cuando su alma estaba a punto de reventar.
      Me alegro que hayas tenido tantas palabras para dedicarle. A mi me faltan, sólo me gustaría acurrucarla entre mis brazos.

      Eliminar
  21. Pero, mi querida amiga, eres genial.Compones con tus dolores, tus dudas, tus insomnios, excelentes relatos que me cautivan. Como un hada del bosque de coloridos hongos,construyes una casita encantada llena de misterio que atrae al lector a adentrarse en ella. ¡Tus escritos son un excelente regalo!! Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Te leo y me entran hondo tus palabras. Eres buena, eres sencilla y eres intensa.
    Si lo mereces o no, quítate esa carga de encima, que otro (divinidad tal vez, no sé) sea el que se atreva a juzgar.
    Disfruta lo que llega y sigue escribiendo así.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Sos tan querible Malque. Ojala los brazos tuvieran alas para abrazarte a veces. Siempre has estado desnuda y desde esa desnudez tan tuya, nos muestras el alma. Un beso

    ResponderEliminar
  24. la familia siempre está ahí, al pie del cañón, diciendo presente y queriéndote y ayudándote en lo que pueda.

    un beso.

    ResponderEliminar
  25. Eres una genia, aun dentro de caos y desazón, siempre tienes recursos, por lo menos literarios... Y ya con esa dotación te van llegando todos los demás recursos. Dos pajaros nuevos tienes en tu casa, qué chulos! Ya tienes con quienes hablar tus ideas cotorras, que te las entenderán mejor que las torcasas del alambre... Y puedes estar segura de que a ti la lucidez nunca se te desparramará en el suelo.Porque es lo que más tienes.
    Te quedó chingón, para apantallar a Poe. Salvas la mexican bloguería. Yo siempre lo he pensado.
    Besossss

    ResponderEliminar
  26. hay esquirlas que hieren en el relato, pero por debajo de ello, unas ganas inquebrantables de pasarla bien
    por ahí vamos
    saludos

    ResponderEliminar
  27. Qué risa, Flor... " Torcazas"..... Auch! Sorry jaja.

    ResponderEliminar
  28. Malquerida mía, yo solo quiero acurrucarte y acariciarte hasta hacer desaparecer esa desesperación que te devora. Ese mal que te araña de manera tan cruel e insoportable.
    Quiero mecerte entre mis brazos y hacerte sonreír hasta que te duermas con esa dulce sonrisa entre tus ojos. Que vueles hasta lo más alto de tus sueños.
    Te quiero Malquerida.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje