Páginas

viernes, 14 de agosto de 2015

El Sr. Cara de Papa y Mamá Joaquina


Mamá Joaquina



Es la primera vez en su corta vida que Natalia se cae de la cama sin yo poderlo evitar. Mis reflejos están atrofiados. Reacciono cuando nada se puede hacer. Ella brincaba sobre la cama, se asomó al cajón de ropa que tenía abierto yéndose de cabeza al vacío.
Afortunadamente alcancé a gritar, eso hizo que volteara a verme y no se pegara tan fuerte.
Nos asustamos. Lloramos abrazadas. No le he dicho a sus padres. Se lo conté a Barry y a Laura nada más.
El golpe no tuvo repercusiones pero me sentí muy mal. Tuve dolor de cabeza -parece que la que se golpeó fui yo- no dormí bien. 

El incidente no pasó a mayores pero el susto nadie me lo quita.
No estuve preparada para una eventualidad. El celular estaba sin pila, el teléfono fijo fuera de lugar y yo no podía caminar. La bolsa que cargo con todos los artilugios para una emergencia estaba abajo. No preví

Esto fue susto y no payasadas, si no fuera porque me quedé a dormir con ella no hubiera estado tranquila. No saber cómo evolucionaría con el madrazo en su cabecita de niña linda me habría tenido intranquila toda la noche.

Dormir con ella, contar cuentos, jugar con el Sr Cara  de Papa y con Mamá Joaquina fue lo que más disfrutamos en su fiesta, la que no dejamos se ensombreciera con el golpe.
-Es la mejor pijamada que he tenido en mi vida, abuela- dijo rodeándome con sus bracitos. 

La apreté fuertemente pensando: mejor ya me quiero regresar a mi casita.













23 comentarios:

  1. Ay MaLquE! Menos mal que no pasó nada!!!

    Becho y abacho =)))

    ResponderEliminar
  2. Te dan cada susto 😨 que corra la respiración. Y mejor tragar los sustos antes que los adivinen los padres. Ayyyyy, Malque!!! Yo tengo unos cuantos almacenados en secreto, jejeje

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. Un día mi hijito se tropezó y cataplun de hocico al suelo, él inmediatamente me miró y yo lo mire como si nada hubiera sucedido, el se levanto y me dijo; ensucie mi pantalón y yo le dije que no se preocupara, lo tome de la mano y seguimos con el paseo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. los niños en ocasiones sufren fuertes accidentes que no deben ocurrir, pero ocurren sin que nadie lo pueda evitar. no debes culparte de nada, son cosas de las que nadie tiene la culpa.

    me alegra de que a pesar de todo pasaron una buena pijamada.

    besos.

    ResponderEliminar
  5. Todos los niños se caen, se golpean y se tropiezan.
    No te sientas mal por ello.
    Ella contigo está segura.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues espérate que crezca...
    No se gana pa sustos con ellos.
    Saluditos, mi pendejoncita.

    Ya fue, ya pasó.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que solo fuera un susto. Un chasco para contar a tus amigos, Malque.

    ResponderEliminar
  8. puff, por como lo cuentas se te tuvo que encoger el alma.
    Por suerte no paso nada.

    ResponderEliminar
  9. Es sólo un pequeño susto, ánimo. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Los porrazos forman parte de su aprendizaje, son inevitables, desgraciadamente y nosotros sufrimos mas que ellos :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  11. "Es la mejor pijamada que he tenido en mi vida, abuela"...quédate con eso.
    No pasó nada y los niños nos dan mil sustos!
    Disfruta de esa niña,tú la cuidas muy bien.
    ; )

    Besos

    ResponderEliminar
  12. La mejor pijamada que ha tenido en su larga vida. Se cree tan mayor.
    Vaya par de soles, la abuela y la nieta.
    Besos para las dos.

    ResponderEliminar
  13. Entiendo tu angustia, soñé añoche que perdía a mi bella en la calle y de la angustía me desperté con el corazón acelerado.

    Creo que en mi vida me he puesto un pijama, soy de las que no se visten para dormir.

    Pero una pijamada como la tuya con ese final de abrazos y fantasía compartida no me la perdería nunca. Seguro que ella siempre la recordará.

    Aunque no reabrí el blog todavía, aprovecho que nos llegó algo del viento del norte que activo mi neurona para comentar, que no para leerte, pues te sigo siempre que puedo.

    Besos,

    ResponderEliminar
  14. Con los niños pasamos muchos sustos, pero también son de goma.... cariñso

    ResponderEliminar
  15. No te voy a comentar ahora el texto Malque .. .ando a las carreras y tu te mereces .. algo más que leerte de pasada
    te dejo un abrazo y mi felicitación en el dia de tu santo ( aunque no se si lo celebras hoy .. aqui si lo es )
    disfruta del finde .. tan pronto pueda vuelvo !

    ResponderEliminar
  16. No lo hubieras podido impedir ni aunque fueras atleta, así pasa y no te sientas culpable, porque no es tu culpa. La ley de gravedad es tremenda a veces.
    Nomás pa la próxima pijamada procuren no andar brincando en las camas, jajajaja.
    Beso de mana

    ResponderEliminar
  17. Los bajitos nos hacen comer cada sustos, se mueven muy rápido y tienen mucha curiosidad. Te cuento que cuando mi hija tenía un año y medio estando en casa de su abu puso sus deditos en un tomacorriente. Se quedó pegada, al instante la abuela atinó a cortar la corriente eléctrica.
    No tuvo consecuencias, aunque noto hoy que es hiperactiva jajaja. Dicen que los niños tienen un Dios aparte.
    Como dijo Genin los porrazos forman parte de su aprendizaje.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. cuántas caídas más Malque quedan... y uno apenas alcanza a estar para ellos
    lleno de ternura maternal he sentido el texto
    y es que esto de ser madre nos aflora aún en los nietos

    abrazos

    ResponderEliminar
  19. Ainssssss!!! como te entiendo, mi nieto mientras gateaba llevaba bien el asunto tapé los enchufes y el mayor peligro fuera, pero ahoraaaaaaa!!! ni mil ojos que tuviera, ando detrás de él todo el tiempo y aún así no puedo evitar alguna caída, por el momento las amortigua el pañal pero he puesto esponjas en todas las esquinas de los muebles, mi costilla dice que me estoy pasando dos pueblos pero qué le digo a una madre novota si viene a buscarlo y lo encuentra con un chichón en la frente?... además, sólo quiero que con sus abuelos tenga recuerdos buenos.
    ¿Te pusiste pijama de muñequitos? me gustó mucho esa costumbre, si algún día viene a dormir te copiaré la idea.
    Besitos amiga

    ResponderEliminar
  20. Ainssssss!!! como te entiendo, mi nieto mientras gateaba llevaba bien el asunto tapé los enchufes y el mayor peligro fuera, pero ahoraaaaaaa!!! ni mil ojos que tuviera, ando detrás de él todo el tiempo y aún así no puedo evitar alguna caída, por el momento las amortigua el pañal pero he puesto esponjas en todas las esquinas de los muebles, mi costilla dice que me estoy pasando dos pueblos pero qué le digo a una madre novota si viene a buscarlo y lo encuentra con un chichón en la frente?... además, sólo quiero que con sus abuelos tenga recuerdos buenos.
    ¿Te pusiste pijama de muñequitos? me gustó mucho esa costumbre, si algún día viene a dormir te copiaré la idea.
    Besitos amiga

    ResponderEliminar
  21. Preciosa Malque de mi vida, te respondí en mi blog.
    Si miras esa webcam de aquí unas horas verás a gente imitando a The Beatles.

    Muakkkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  22. No hay nada más protector para un niño que su abuela, y las caídas forman parte de la vida

    besos

    ResponderEliminar
  23. Hola Flor de María. Los niños tienen que jugar y se caen, se hacen chichones y moratones,... Lo importante es que se levantan y van aprendiendo a no hacer aquello que les fue mal. Duerme tranquila que eres la mejor abuela del mundo mundial.
    Saludos y besossssssssss

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje