Páginas

miércoles, 15 de octubre de 2014

Ubicuo

Algún día volveré a estar en todos lados como al principio que leía y comentaba en mil y un blogs. Era omnipresente como alguna vez me dijo Emilio, "estás en todos lados" decía. Me daba poquito de pena pero era verdad. Me apasionaba ser blogger de tiempo completo. Tomarmela en serio. Escribir hasta altas horas de la noche. Despertar de madrugada y ver las actualizaciones. Platicar con mis amigos. Pasarmela bien. Me ilusionaban los nuevos seguidores. El blog era mi pasión. Vivía en un mundo alterno. "No tienes vida" me dijeron alguna vez los elevados de pensamiento que veían en esto un mero pasatiempo. ¿En dónde se quedaron esas ganas de leer blogs incluso llegar a desvelarme porque me sentía comprometida a contestar cada comentario? La vida cambia, las pasiones también, he dejado de ser omnipresente. Tengo ganas de leer pero tengo más ganas de dormir. Sigo comentando pero muy poco en las noches. Ocasionalmente en el día. Tal vez encontré esa vida que me dijeron buscara. Tal vez he perdido la pasión por escribir. Nada se pierde. Nunca me consideré escritora, el mundo puede seguir girando. Es mejor no serlo porque así no me siento comprometida con nadie. Sinceramente estoy en el limbo. A estas alturas del post no sé qué estoy escribiendo. Ya no soy omnipresente resuena en mi mente. Y como no quiero terminar cantando como Astrid Hadad, me voy a dormir, digo a leer antes de que mis pestañas dejen escapar el sueño que vislumbro muy cercano. Paciencia pues y qué sé yo. Este discurso ya está muy trillado. Es casi igual al que escriben los que se hartaron de esto. Yo no estoy harta, estoy cansada pero no puedo tomar un tiempo sin leer blogs. Es como las pastillas que tomo diario para ver el mundo feliz, no puedo dejar de tomarlas. Doy por sentado que nunca me iré. Tengo mis lapsus estupidus como este en que dejo salir lo que traigo atorado y lo que traigo atorado es mi escasa comentadera. No es disculpa porque en ningún lado es obligatorio comentar pero si me da pena penita pena que me comenten y yo "Lalaralara" como si la virgen me hablara. Mi cerebro cual hipnotista chafa me susurra a la menor provocación, "duerme, "duerme", "duerme". Los lapsus idiotus que tengo llegan a exasperarme. No me entiendo. Quiero leer pero las niñas de mis ojos sólo piensan en sus dulces sueños. ¿Encontré una vida? npi. Buscaré la respuesta en mi intrínseca mente pero será mañana porque ya tengo sueño, la cápsula verde está haciendo efecto y no sé que estoy diciendo. Que nadie se ofenda si digo alguna barbaridad, mi mente no carbura después de las diez y ya son la once. Si, ¿O no? ¿Que horas son mi corazón? ¡Virgen santísima de Guadalupe son las doce y yo despierta! ¡Muero! Las doce y media y sigo con el ojo pelón. Ora si, chaito.

30 comentarios:

  1. Me hecho recordar a una amiga de la oficina que dice tener cerebro solar, si no le entregas los pendientes (léase tareas) antes de las 4:00 pm ya no están listos para hoy sino para mañana, pues una vez que se va el sol su cerebro ya no funciona hasta el día siguiente.

    ResponderEliminar
  2. Todo cambia pero nada muere
    evolucionamos en etapas
    ... hace años en mi otra piel, sentía lo mismo que tú
    y hasta daba saltos y brincos cuando algún amig@ aparecía con sus palabras y me abrazaba el alma
    eso de onmipresete me suena ... no hace mucho tiempo me lo ha dicho una persona que amo, me quedé pensando y la verdad me dolió, porque blogs hay mucho estoy donde considero que debo de estar y cuando ya pienso que no debo .. me piro como vampiro.
    Escribir es sacar lastre, lanzar vida , compartir inquietudes, emociones y en cierta manera regalar momentos que muchas veces uno no sabe como expresar y que son muy parecidos
    Y si una a veces por cansancio ( y no hablo de físico o si ) le cuesta comentar o dar réplicas .. o ... o ... o pero necesita alimentarse de las palabras ajenas , aunque muchas veces sea en silencio
    Yo necesito, en serio y no es peloteo , las tuyas .. y mucho
    un abrazo y sueña lindo .. vale?

    ResponderEliminar
  3. Como dices, no es obligatorio comentar. A mí también me gusta comentar todos los blogs que sigo y responder todos los comentarios que me hacen pero, si no se puede, no se puede... Un besote!!!

    ResponderEliminar
  4. Con tranquilidad, sin aceleraciones, sabemos que siempre andás por acá... Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. En el limbo no se está mal, besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. me gusta tu escrito porque es autentico
    Y escribir nos limpia de insanidades
    no tenemos que ir al sicologo
    o al siquiatra
    nos lavamos la mierda o la felicidad
    escribiendo viviendo llorando o amando
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  7. No hay que dejar que le quite el tiempo a uno para la vida fuera de Internet, creo que si uno se organiza, hay tiempo para todo, eso siempre que a uno le siga gustando este mundo, de lo contrario se deja y en paz, no es como dejar de fumar o de esnifar harina blanca, no cuesta tanto, aunque en realidad lo que digo es teoría porque nunca lo he dejado, ni intenciones tengo...jajajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Como siempre lo he dicho Malquerida: tus escritos, un café y un cigarro por la mañana, no existe mejor manera de empezar mi día. Un abrazo...

    ResponderEliminar
  9. Yo nunca espero comentarios, ni se si me leen. Pero cuando cuando llega un aviso de que LA Malquerida ha comentado en mi blog se me hincha mi pecho estrecho que parezco globo a punto de reventar!

    ResponderEliminar
  10. y ¿que tiene de malo estar en todos lados? la vida nos va llevando a otros espacios porque no es malo seguir escribiendo y que mas dá si me leen 50 o ya menos 4 gatos...

    hay que seguir disfrutando... (aunque a veces me pregunto cuando pararé con el mio)


    lo mejor es seguir haciendo lo que nos gusta y no es que termine el gusto tal v

    ResponderEliminar
  11. Tal como dices no es obligatorio comentar. Tú eres de las personas sinceras del mundo bloguer y de las que dice lo que piensa. Tú sigue así, que a veces aunque no comentemos siempre te leemos.

    besos
    carlos

    ResponderEliminar
  12. Yo me fui, y duré unos días.
    Me gustan los blogs y a la vez me ayudan a distraerme.
    He tenido épocas mejores y peores, y bueno, ya no me preocupa, si algún día escribo menos pues será menos y si escribo más pues lo mismo.
    De hecho los blogs sirven de terapia.
    Estoy convencido.
    Ahí no llegan ni Twitter, ni Facebook, (yo no tengo, pero sé como funcionan), creo que estas redes sociales son más para el cotilleo.
    El blog requiere más esfuerzo pero creo que a la vez da un resultado de mayor calidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Tú escribes fascinante en tus insomnios o dormida... puedes hacer lo que quieras, que igual nos deja impactados cada vez que subes una entrada. Como si después te propones comentar hasta como un troll, que para quien visites será un gran honor.
    Besos mana.

    ResponderEliminar
  14. A mí también me pasaba, no tanto como a ti (que es verdad, estabas en todos los blogs habidos y por haber) (y en los ni habidos ni por haber, también), pero también me pasaba, esa vorágine... Pero ahora no me llega el tiempo, o el tiempo se me va en otros menesteres...

    Pero eso sí te digo: eres muy buena escritora, quizá ahora estás en barbecho, pero sea como sea siempre serás muy buena escritora. Y no halago por halagar. Te halago porque es verdad (o por lo menos es mi verdad).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. no te sientas mal Malaque, yo creo que si existe un Dios, también se cansaría de serlo... Pfff a mi me sigue apasionando el ser blogger, aunque no escribo tanto en el blog como en mi cuaderno pero me gusta pasar a leer las entradas.

    ResponderEliminar
  16. Desde que descubri tu blog puedo decirte que soy adicto a tus vivencias y cuentos, escribes de manera fantastica. y como todo en la vida siempre hay cambios asi que no te preocupes tu sigue haciendo lo que te gusta :)

    ResponderEliminar
  17. Todo lo que hagas me parece bien, porque se ve a las claras que eres de las personas que hablas con el corazón.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  18. mis comentarios han tenido a veces finales inesperados en algunos blogs.
    en uno fue eliminado debido -supongo yo- a que la dueña imaginaba a su blog como "el club de tobi" en versión mujeril donde sólo sus allegados tenían derecho a comentar. lo otro es que era en inglés y yo lo hice en castellano.
    en otro mi comentario jamás apareció porque el dueño del blog tiene la idea -supongo otra vez yo- de que los comentarios que llegan a su blog son como correspondencia privada que nadie debe leer.
    y en una tercera oportunidad que comenté, fue lo más extraño que me había ocurrido nunca jamás. la dueña del blog eliminó ya no sólo el comentario, sino ¡el post entero! ¿qué había pasado? que si bien ella sube muy a menudo varios post durante el día, no permite comentarios en los mismos y se había olvidado -al parecer- de cerrar la opción a comentar en dichos post.

    besos.

    ResponderEliminar
  19. Quienes comentamos en tu blog no lo hacemos para ser correspondidos en el nuestro, sino porque nos gusta lo que escribes y porque te queremos. No te agobies.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Mujer yo también soy así noctámulo y desesperado a veces, pero a mi me pasa que solo puedo comentar pocos blogs y soy de pocos comentatrices.

    ResponderEliminar
  21. Duerme lo que puedas.
    Visita los blogs que puedas
    Y haz lo que te de la real gana, bonita¡ te vamos a querer igual
    Bss.

    ResponderEliminar
  22. *este 'maldemuchos/biendepocos' de la la eterna inquietud por la omnipresencia
    halla contrapartidas:
    las que descalabran sin remisión el (¿cómo es eso que alter ego....?)
    nuestro vuestro exclusivo ego, y que dios bueno nos lo conserve, maña mía*

    **leed, dormid, comentad, reid y llorad y henchid el espacio, que aquí quien manda, rige. Y quien rige, sabio fuese!!!!** [P-----R]

    el Draco tiene más razón que un santo

    besos abrazos

    ResponderEliminar
  23. ah, ¡y que óle tu entrada, óle ay, me ha fascinado!!

    ResponderEliminar
  24. Por fin, después de tantos posts, te leo con ganas de irte a dormir!!!! lo estás logrando, Malque. Dormir es muy sano, aunque sea con ayuda de pastillas de colores. A veces incluso durmiendo resuelvo problemas. O también se me ocurren haikus. Duerme querida amiga. Ya tendrás ganas de volver, o no. Ya tendrás ganas de escribir, o no.

    Y comparto eso de sentarse horas y horas a leer blogs. A veces yo tampoco últimamente le dedico el tiempo suficiente. Pero aquí creo que nadie juzga a nadie.
    besos de buenas noches, y que sueñes con los angelitos.

    ResponderEliminar
  25. Algo como lo que cuentas creo que nos pasa a much@s, este mundo paralelo de los blogs nos ha dado mucho, requeriendo para ello una enorme cantidad de tiempo y ahora tenemos la sensación de no tener fuerzas o ganas para seguir en él, porque el pasado ya no es la realidad en la que vivimos.
    No se trata de elegir entre esta vida y la real, sino de darle a ambas el peso que merecen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Asi somos todos hoy estamos afanosos y mañana ni me acuerdo, me imagino que son fases, ciclos y triciclos que uno actue tan diferente en diferentes situaciones. Paciencia y salivita.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Creo que es normal lo que cuentas, yo digo que son etapas y cada una tiene su momento y su luz. Cuando algo se convierte en obligación, ya no se disfruta.
    Un abrazo
    Musa

    ResponderEliminar
  28. Un saludo de lunes, malquerida.
    Besos.

    Haces muy bien es escribir.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje