Páginas

sábado, 10 de diciembre de 2011

Un paso pa´delante y tres pasos para ´tras



Me dijiste Te Amo y todo se fue al traste, ¿qué no ves que me vulneras?

Me desarmaste, volví a mi estado chipilón. Quise tenerte cerca para refugiarme en tu pecho pero estás muy lejos, entonces aguanté como las machas y no dejé que las lágrimas salieran.
¿Para qué me dijiste Te Amo? esas palabras traspasan mi cordura y me dejan al borde de la sensibilidad.

Esta semana no fue muy buena porque pasaron dos cosas que me lastimaron pero tengo que seguir porque es lo que hay.
De una no vale la pena hablar, me he dado cuenta -por fin después de tanto- que en la vida virtual también se llega a lastimar y eso en la vida real duele, pero ya no me importa.

La otra -que no me dejó dormir- es que Natalia pronto entrará a la guardería. Diversas circunstancias se aliaron para que ella deba entrar a ese lugar que en lo particular no me gusta pero no puedo hacer nada.
Juro que doy mi vida -la he dado a tantos que ya no me pertenece- para que Natalia creciera en una familia como se merece.

Esta vez me toca observar.

Mi vida pronto volverá a la normalidad. Ese mismo día La Bella estará separada de mi. No puedo hacer nada, ya no me corresponde actuar, hice todo lo que pude para estar cerca de ella pero no fue suficiente.

Entonces -¡puta madre!- me pongo a llorar porque cuide a sobrinos precisamente para que sus madres no los metieran a la guardería y con Natalia no lo puedo hacer,y héme aquí escribiendo antes que estalle como Magdalena arrepentida.

Natalia es la clase de personas que a todos cae bien y todos quieren porque tiene carisma a sus tres meses de edad. No llora para nada. Está sometida a un tratamiento porque su intestino hermoso no está muy maduro. Entre su madre y yo se lo aplicamos. En lugar de llorar se distrae sonriendo con mis cabellos de vieja loca . Por eso la amo, Natalia es más valiente que yo a su corta edad.
Mi hermosa nació con estrella.

Ya me reconoce, sonríe mucho conmigo, le gusta que la abrace y que la paseé. Cierto que se espanta con mi melena de león pero precisamente mi pelo es lo que le llama la atención.
Cuando llega su madre la observa sin perder detalle. Le digo a Nueris que es porque quiere guardar su imagen cuando se va a trabajar y no sienta la ausencia.
Esa ausencia que no deja de doler cuando se está lejos de la madre.

Hace poco empecé a contar los días que faltan para regresar a casa, esos días son los mismos que faltan para separarme de La Bella.
Ayer dejé de contar.

Y como siempre que algo me pasa, pienso que sería bueno tener una varita mágica para arreglar la situación, pero como eso no es posible, me limitaré a observar como si fuera una película dónde el final no me gusta.

De lo que siempre estaré agradecida con la vida, es que me haya dado la oportunidad de cuidar a La Bella, nadie podrá borrar nunca la huella que dejó en mi.

¿Ya ves, para que me dijiste Te Amo? ya retrocedí tres pasos.










Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales