Páginas

viernes, 27 de septiembre de 2019

Silencio en tres tiempos

Hace unos días, en el cumpleaños de La Bella, estuve muy callada a la hora de la comida -y de la cena y de la partida de pastel y de...- la verdad estoy llegando al punto máximo de mi silencio. Prefiero comer que hablar.

Comimos el plato favorito de mi nieta preparado por las manos mágicas de su madre que al igual que Barry hacen magia con el refrigerador vacío.

Comí sin pronunciar palabra. Mentira, dije algo: "¿Me sirves más por favor?". Es que el mole estaba buenísimo.

Hablaron sobre el nacimiento de La Bella, sus gritos.
"No sé nada de mi pasado" dijo ella al escuchar sus peripecias de recién nacida.
La forma de estirarse, su renuencia a quedar abrigada. No le gustan los suéteres ni nada que la sofoque. Cuando se quita algún abrigo que la obligue a ponerse, grita "libertad" arrojando la prenda donde caiga.

"Quiero ser libre, disfrutar la vida, no quiero ir a la escuela", "¡Libertad!" es su grito de guerra.

-Natalia, ¿te peinas o te peina La Emilia? Le pregunto. Le gusta su pelo suelto al que al igual que yo... Lo preferimos suelto.

-Nooo- responde rápidamente. Me peino sola. Y es que a La Emilia le da tentación nuestro despeine y de inmediato pide un cepillo.

La vida transcurre en los eternos silencios.

-¿Estás enojada? Pregunta cotidiana ante el absurdo silencio que guardo para no decir estupideces o meterme en líos con mi vecino el asesino por algo dicho sin pensar.

Cargo mi culpa con el epíteto inconfundible de alguien que obra sin malicia.

"Pendeja". Expuse a Barry y a mí misma por un sinsentido que no termina.

Shhhh no digas nada mejor guarda silencio y ya.

Si no hablo no digo tonteras viviendo feliz en este silencio pertinaz. Alejada de la música, los amigos y la familia encuentro la verdadera razón de la existencia de las piedras.


Hago mutis, hablé mucho ya.


Chaito.




1 comentario:

  1. Las piedras se limitan a escuchar y en algún caso de calorextremo estallan en un lamento.
    Besos.

    ResponderEliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales