Páginas

martes, 13 de julio de 2021

Memoria in-fecunda

De vez en vez ato al cuello los regalitos de la fortuna. 
Fortuna de conocerte sin haberte visto nunca.
En el para siempre que quieras estaré ahí, en tu almohada donde duermen los amores inocentes.

En los ojos en los que te reflejas por las mañanas separadas por los estremecedores yo habitantes de mi alma.
Desconocidos seres anodinos incapaces de sacar la cabeza de la tierra 
aprisionando en los rizos de las pestañas la imagen perpetua de la historia jamás contada 
en miles de palabras de aire inventadas por mi que no vivo sin ti.
En la irrealidad
del mundo real en el que se mueve en trozos de poesía
el mundo ignoto de la virtualidad.













22 comentarios:

  1. Buenas palabras y mejor memoria. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. este pirata también os dice:

    "fortuna de conocerte sin haberte visto nunca"

    besos filibusteros.

    ResponderEliminar
  3. Eres puro corazón.
    Hoy has escrito suspiros.
    Y emocionas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa composición, así como etérea y soñadora.

    Un abrazo, Malque

    ResponderEliminar
  5. Tú has reproducido tu memoria por medios naturales y has dejado constancia de las emociones que siente tu alma. Afortunada de conocerte sólo por tus escritos, ya sé la persona de gran corazón que eres.
    Abrazossssssssss

    ResponderEliminar
  6. ¡Viva el internet que posibilita estas cosas locas que nos mantienen cuerdos!

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. En el archivo de la memoria hay muchos recuerdos que volvemos a pasar por el corazón una y otra vez...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Muy fecunda, diría yo, en cualquier caso, lo que has parido, me gusta... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Pesa más en mis afectos el que le tengo a mi Malque virtual que el que le tengo a muchos reales.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Se conoce a una persona leyéndola...
    Mi aprecio siempre por ti.
    Un abrazo enorme 🌼

    ResponderEliminar
  11. Hola hermosa, que lindo escribes, a veces se ama lo que no conoces o se conoce lo que se llegará a amar.

    ResponderEliminar
  12. ¿Cómo saber si aquello que hemos olvidado no era lo que debía definirnos como personas dignas de ser?

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  13. Subrayo y copio a DRACO: "fortuna de conocerte sin haberte visto nunca". Besssosss

    ResponderEliminar
  14. Un placer tener la posibilidad de poder conocer escritos que emocionan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Es increíble pero es así de real se conoce y se quiere a las personas de forma virtual,abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  16. Hermoso, y emocionante.

    Abrazo enorme

    ResponderEliminar
  17. Que bonito, realmente es como lo dices, lo releí tres veces seguidas, agradezco tus palabras hacia mi, amiga de letras y aventuras online.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. me encanta leerte me gusta tu libertad de pensamiento un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Ya sabes que de lo mejor que me ha pasado en este mundo es haberte conocido...he tenido esa suerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Cada uno se dedica simplemente a salvar su propio pellejo.