Páginas

lunes, 25 de septiembre de 2017

Ecos de un beso jamás dado


¡Rápido! ¡¡Rápido! Escribe rápido antes de que otra cosa pase. La mera verdá ya quisiera cambiar de página pero los vivimos aquí no podemos aunque quisiésemos.
Estoy parada en una nube trepidante acompañada por el hombre sin memoria ayudándole a no perder sus recuerdos.
La realidad ha sobrepasado a todos. Tiembla cualquier momento. Las réplicas se suceden unas a otras. A veces las sentimos a veces pasan imperceptibles a nuestras rodillas. Todo está revolucionado. La gente se ha volcado a las calles a ayudar, quien diga que México es un país desunido tendría que tragarse sus palabras. Ha sido increíble la ayuda de la gente recorriendo largas distancias con tal de socorrer a poblaciones lejanas a las que la ayuda no ha llegado.
Me da una poca de pena decir que no he colaborado en nada, ¨mucho ayuda el que no estorba¨ me digo so pretexto de padecer pp.  Eso cae cuando veo por televisión a un señor en silla de ruedas sacando escombros de un edificio derruido. Otro sin un pie escarbando con sus manos buscando vida debajo de toneladas de cemento. Me tapo entonces la cara para borrar esas imágenes de mi memoria. Esta vez no he colaborado con nada. Ni un peso he dado. Esta vez trato de convencer al hombre sin memoria que compre básicos para las mujeres damnificadas pero en algún lugar del viaje olvida mi encargo. 

La Casa de los Aviones está dañada, nuestra casa ha visto volver a uno de sus valiosos miembros mientras Protección Civil indica si el departamento es habitable. 

Se supone que hoy volvería todo a la ¨normalidad¨ pero no ha ido posible. Hay muchos edificios dañados, escuelas con cuarteaduras. La gente tiene miedo. La réplica del sábado hizo que muchos salieran como estaban. 

Sustraerse de la realidad es como cerrar los ojos frente a un espejo. No puedes dejar de verte.

Quiero escribir algo que no sea de sismos. 


Érase que se era un lugar lejano a mil millones de años luz habitado por El hombre sin memoria, La mujer encallada en una nube trepidante, perros viejos, loros en alharaca constante y un gato flojo sin edad.
Érase que se eran los habitantes de un cuento imaginario.
Érase que se era una historia de amor que nunca pude escribir.











27 comentarios:

  1. Mucha suerte, mucha fuerza, muchos besos.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Te mando todo el apoyo y la comprensión por no poder ayudar como quisieras.
    Tampoco serviría si te cayeras o lastimaras, complicando así a tu familia.
    Un enorme abrazo y que la situación mejore.

    ResponderEliminar

  3. Tiene que ser terrible...
    Ojalá pronto todo se aquiete...
    El pueblo mexicano estáis dando todo un ejemplo solidaridad y ayuda mutua cuando más se necesita...

    Tengo a mi vera en el escritorio una calaverita chiquita que me trajeron hace unos meses de México.
    Un recuerdo de esa tu tierra tan dura, pero tan linda.
    Te mando todo mi cariño y toda mi energía positiva.

    Un beso y un cálido achuchón.
    Estoy contigo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. PD: Se me había olvidado, pero coincido con 'Toro'... no tienes que sentir vergüenza, ni castigarte por nada, Malque... bastante tienes/tenéis con todo lo que te pasa/os está pasando...

      Eliminar
  4. Sí, parece que México ha dado un ejemplo de solidaridad.
    No te has de avergonzar de nada... no te castigues.
    A ver si acaban las réplicas y todo vuelve a la normalidad.

    Érase que se era un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola Malque, te tengo en mi mente continuamente, a ti y a toda la gente de México.
    La imagen que Mexico está dando de fraternidad es maravillosa, y no debes de angustiarte por ayudar fisicamente, por dios!!
    Te mando un abrazo enormeeeeee

    ResponderEliminar
  6. Aún estás a tiempo. De escribir esa historia de amor, quiero decir.
    No te maltrates. Ya tienes bastante con cuidar de mi amiga Malque.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Imagino que es como vivir arriba de la montaña rusa. No sé cómo aguantan. Mis respetos me cae.
    Fuerte abrazo, Mana. A echarle todos los kilos. A darle chingá!

    ResponderEliminar
  8. Quisiera poder acercarme a ti y a otros amigos de México y abrazarlos con cariño y darles esperanzas, desde estas tierras chilenas con historias de terremotos y maremotos.
    Hasta pronto, Malque.

    ResponderEliminar
  9. Un abrazo grande en estos momentos tan duros, cuidate. 🌸 🌹 💐

    ResponderEliminar
  10. Hola Flor de María. Realmente el pueblo Mejicano es valiente y solidario. Ojalá todo se pare y comience de nuevo la vida. Se reconstruya y se encuentre las personas que aun siguen bajo los escombros.
    No te martirices que haces mucho escribiendo para que otros lo lean/ leamos y ayudemos de la forma que cada uno podamos.
    Abrazossssssssss

    ResponderEliminar
  11. Fuerza México y mexicanos!
    Nos están dando una gran leccion de fortaleza y solidaridad.
    Abrazos desde Colombia

    ResponderEliminar
  12. Y volverás a escribir de otras cosas. Está muy reciente, date tiempo. Un besote!!

    ResponderEliminar
  13. Va a costa mucho a loa gente reponerse de tanto drama... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  14. Anda no te culpes,que no hay caso.

    Y ponte a escribir ese cuento,mujer...
    ; )

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Erase que se era un pueblo magnifico que se ayudaba en momentos difíciles.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Abrazos, Malque. ¡Qué emocionante solidaridad!

    ResponderEliminar
  17. Cada uno hace, lo que buenamente puede, y cada uno con sus dolencias ya tiene bastante. Se puede ayudar de muchas maneras, y no tiene por que ser físicamente. Tu ya lo haces con estradas como estas, así que no te sofoques ni martirices. Todo el apoyo y solidaridad, para tu querido pueblo.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  18. Créeme, que he pensado en vos, y la tragedia. Cuánto caos y dolor para tu pueblo, y angustia para vos. Pero México saldrá adelante.!Viva México, cabrones! UN beso. Carlos

    ResponderEliminar
  19. Ese beso...
    toca darlo... ahora,
    mañana ya suele ser tarde la mayoría de las veces.
    ;)

    Te beso, mi chilanguita de ojos tristes.

    ResponderEliminar
  20. Creo que ha pasado recién una semana o algo así, del terremoto. Todavía está reciente el miedo bajo los pies. Tiempo al tiempo. ¡Vamos México, canta y no llores!

    ResponderEliminar
  21. Hola Malquerida , no te angustias cariño que cada uno hace lo que puede , todo mi admiración a ese gran país que es Mexico , que aún estando como está aún lucha por esas vidas y por volver a levantarse , muy bien por ellos y por ti amiga mía .
    Anda animarte y escribe esa bonita historia de amor , que yo quiero leerla .
    Te deseo un feliz Domingo besos de flor .

    ResponderEliminar
  22. Querida Malque, todo mi cariño y mi admiración, todo un ejemplo.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  23. Malque, algunas veces se puede, otras no.

    Suerte!

    J.

    ResponderEliminar
  24. No solo los mexicanos hablan de los terremotos, en Perú hay una fiebre colectiva y que incluso cree que justo durante la misa del Papa podría ocurrir una terremoto. ¡De locos!

    Por otro lado, uno ayuda según sus posibilidades.

    ResponderEliminar
  25. Bueno, difícil sustraerse a la realidad tan dura de tu México arrodillado por el sismo, pero es bueno buscar otra salidas. Como esa de un buen cuento con espíritu de Anderson, Collodi o los hermanos GRimm. La realidad se nos hace más grata, porque estamos hartos de tanta tragedia. UN beso. carlos

    ResponderEliminar

En realidad nunca me perdí siempre seguí el camino correcto (eb).

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales