Páginas

domingo, 16 de abril de 2017

La libertad de lo efímero

Cuando acepté hacerme cargo de Los Tres Huastecos no pasó por mi mente que eran pájaros y que deben ser libres porque es su naturaleza serlo.
En mi mente sólo cruzó la idea de enseñarles a decir ¨Puto¨. ¿Ay qué quieren? soy de espíritu bizarro con una pizca de estupidez ante lo obvio.
 
Los Tres Huastecos son descendientes de los primeros loros pertenecientes a los antepasados del joven matrimonio al que les fueron heredados y que como toda pareja actual la vida se les va en trabajar para poder vivir sin hacerse cargo de nada más que ellos y el infaltable celular. ¿Ya les conté que volví a arrojar el celular lejos de mi? Si pero de nuevo no tiene ni un rasguño. 
La cosa es que me hice cargo de ellos.
Cuando llegaron muy monos en su jaula me dije a mi misma: ¡Pendeja son pájaros! ¿Ora qué voy a hacer?
Pensé dejarlos libres pero vivo en la ciudad entonces morirían seguramente o serían atrapados por otras personas. No podía hacer eso.
Después pensé donarlos a un zoológico o algo parecido pero en este país las instituciones no tienen buena reputación así que deseché la idea.
No quedaba de otra más que hacerse cargo de ellos. En mi familia fueron aceptados pero no son muy del agrado porque son muy escandalosos.
SabinaCuca es una gritona de lo peor. MiltonSilvio tiene un timbre de voz exageradamente alto. Cuando empieza con su alharaca de inmediato salta un ¨¡Cállate cabrón!¨ Y es que de verdad se necesitan nervios de acero para no salir corriendo. Solamente yo los aguanto porque son míos si es que alguien me cree que puedo ser dueña de un ser vivo.
Panchito es el que menos lata da porque ya está viejito. El gran defecto que tiene es que le grita mucho a su papá.
-¡Papá! ¡Papá! ¡Papá! interminablemente.
-¿Cómo no te has vuelto loca?- preguntaron el otro día.
-Porque ya estoy- respondí con una sonrisa extrañamente exquisita.
Y es que de verdad se necesita estar orate para que una amante de la libertad como yo, tenga pájaros enjaulados. 
No hay de otra. Los regalo a quiénsabequién sin saber qué vida les darán o los dejo conmigo  en su jaula sacándolos de vez en cuando de ella. Tal vez en un golpe de suerte aprendan para qué sirven las alas.
Dentro de sus limitaciones -y las mías- les hago la vida lo más placentera posible incluyendo otorgándoles la libertad que todo ser que respira merece tener. 
Ya después contaré lo que hacen con la libertad que eligieron para sí mismos. Ser pájaros no les quita la capacidad de escoger lo mejor para ellos.
¡Qué es lo mejor para un pájaro enjaulado?
Eso todavía no se los he preguntado porque sé de sobra la respuesta.
Tonta no soy, que parezca es otra cosa.
















17 comentarios:

  1. Lo mejor tal vez sea que a través de las rejas observan la libertad (o lo peor. ¿ quien sabe?).

    Peor sería no tener ningún sitio donde mirar. No lo sé.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. que bueno, en primer lugar que regresaste, pero te fuiste alguna vez???; bueno no lo sabremos
    sobre los pájaros, a mi parecer no deberían estar enjaulados, ellos deberían estar libre volando
    en fin...

    saludos!

    ResponderEliminar
  3. Vaya, pues si que son gritones.
    Hace tiempo tuve siete canarios y no paraban de cantar, en cuento veían la luz del día.
    Pero no podía darles tiempo libre fuera de la jaula, Silvestre y Mia, (mis gatos) madre e hijo, estaban siempre apunto, no hubieran durado vivos ni dos minutos.
    Dan dolor de cabezza, pero también dan compañía.
    Te deseo una buena tarde de domingo y una mejor semana.
    Abrazos.
    Ambar

    ResponderEliminar

  4. De niña, en mi casa y alrededores, había pájaros y otros animales...
    Una vez me hice cargo de cuidar a cien (no exagero)... durante dos semanas...
    Tal cual...

    Ser pájaro es sinónimo de ser libre...
    pero no todos los pájaros han aprendido a serlo, ni saben cómo sobrevivir en/a la libertad...

    Un beso y un cálido abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Las alas de volar y ser libres como libre es el viento!! tus loros te estarán profundamente agradecidos!!
    Abrazo y besos, Malque

    ResponderEliminar
  6. Para no volver a decirte que eres genial, prefiero dejarte una genialidad y así no resulto reiterativo: "Soy de espíritu bizarro con una pizca de estupidez ante lo obvio" (Flor de María, la MaLquErida).

    ResponderEliminar
  7. Una sonrisa extrañamente exquisita.. :))
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Yo detesto tener a alguien enjaulado, aunque sean pájaros...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. nunca tendría aves bullangueras porque me he acostumbrado a un entorno de silencio para hacer mis cosas. hasta athos se echa a dormir y deja de ladrar como loco cuando pasa gente y nos quedamos solos en casa.

    besos.

    ResponderEliminar
  10. Los pájaros nacieron con alas para poder volar,eso pienso,abrazos.

    ResponderEliminar
  11. No los dejes libres, en la selva de cemento su mueren

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Y me quejo yo con un pez, una tortuga un conejo y un perro...

    ResponderEliminar
  13. Tras estar enjaulado tanto tiempo, las alas pierden su instinto primigenio...
    pero volar saben y eso no se olvida, y cualquier día quien sabe si no regresan más. Es como montar en bici ;)

    Un abrazo, MaLquE.

    ResponderEliminar
  14. Todos estamos encarcelados.
    Sólo hay que saber mirar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Yo me siento muchas veces prisionera,con una poquita de libertad.Como esos pajarillos.
    Intento aprovecharla.

    Buen día!

    ResponderEliminar
  16. Quizá ya se hicieron animales de costumbres, jajaja. Ha de ser sencillo y hasta grato recibir el sustento con tan solo aguantar un cállate cabrón esporádico. A uno le dicen "mi alma" y nada fácil que nos resulta vivir.
    Besos, Flor.

    ResponderEliminar
  17. Me hiciste reír, yo creo que Los Tres Huastecos no han podido encontrar mejor lugar que contigo.
    Y Panchito, jajaja, qué bueno ...

    Un besazo, querida Malque.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje