Páginas

domingo, 23 de abril de 2017

Cabeza de Escorpión

Terminaron las vacaciones. Vuelve el ruido. Caos de los lunes. Tremendo calor. Vuelta a las tareas. Normalidad. Llega Mayo con sus moscas zumbonas. Lluvias precoces de la mano de arañas panteoneras. Teje que teje tejedorita. La abuela teje una capa para las madrugadas de Agosto. Se avecinan festivales. Día del Niño, Día de la Madre, Día del Maestro, Día del Trabajo, Día del Estudiante. Te faltó el Día de las Mentes Ociosas. Mayo es un cataclismo de celebraciones. Son los últimos días de actividad normal en las escuelas después el fin del ciclo escolar llega como tornado. Vivimos demasiado rápido. Apenas me estaba acostumbrando a la sin rutina de las vacaciones cuando ¡Madres! Es hora de retomar lo habitual de los días. Prisas, prisas, prisas. En un mundo sin memoria las prisas no tienen sentido. Pecesito Jirafa ¿Qué harás mañana? Escoger los vestidos, tenerlos preparados. Quien vuelve no es el mismo que se fue. La nada no cambia. El todo deja rastros en la vida. Soy lo que dejas en mi. La música alimenta las horas solitarias. De Saloon y Lucybell. Cabeza de Escorpión y Mataz. Alguien recordó a Cinderella Star. Si Enrique la hubiese conocido en esa época hubiese caído rendido a sus pies. Las letras de sus canciones habrían sido escritas sobre las piernas adolescentes. La historia sería otra y no ésta. Caracolas de sueños. Bendecida. Vacaciones, música, amigas, hermanas, hijas, nietas. Aquellas y estas descubriendo el complejo mundo de la convivencia. La música une recuerdos. Epílogo fugaz. La historia de Flor de Loto. Era un lugar destinado para los fracasados y perdedores en la vida. Una especie de derrotados y causas pérdidas. Tristeza y melancolía bordando dos corazones como el cursi Tú y Yo de los cojines matrimoniales enraizados en los pueblos viejos. Las costumbres perecen con el olvido de las rutinas. No queda más que seguir pellizcándole recuerdos al descanso de días pasados. Dormirse con los acordes de la melodía hecha sin querer para ti. Poesía sobre la piel. Hasta el fin. Buenas noches tengan vuestras mercedes.

20 comentarios:

  1. si las trasnacionales pudieran celebrarían todos los días del año con tal de vender a como dé lugar.

    y la verdad que sí, es todo un ajetreo cuando comienzan las clases.

    besos

    ResponderEliminar
  2. Con eso me quedo, como síntesis de este deliciosoa frenesí de actividad: "soy lo que dejas en mí"
    Es decir, toda una plenitud sin tregua.
    Mal le cae al Mayo lo que Abril no aprovechó....
    Llegará un momento en que todo sea destejer los apresuramientos. Ya verás.
    Besos, querida Malque

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. El reto consiste en no vivir rápido.
    Hay que negarse.
    Apartarse del rebaño y sus rutinas.
    Alejarse.
    Es posible.
    Yo busco sitios donde hay paz, silencio y ninguna prisa.
    Y de vez en cuando los encuentro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Espero que las noches hayan sido también buenas para Vuecencia.
    Beso.

    ResponderEliminar
  6. Hay que dejar que la vida se balancee con tranquilidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Y por si fuera poco, Mayo nos da la inmensa felicidad que embarga a toda la humanidad por celebrarse el dia de mi nacimiento...
    ¡Viva Mayo! jajajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. De Saloon y Lucybell, genial que cite a dos bandas Chilenas, similares entre si, pero no tengo duda que le gustan debido a la similitud que tiene con Bunbury, vuelve la realidad y con ella las responsabilidades, aca el uno de mayo iniciamos con el día del trabajador...

    saludos y abrazos!

    ResponderEliminar

  9. No tener que hacer listas de cosas pendientes, no hacer nada, sin prisas... disfrutar de tiempo sin reloj...

    Un beso y un cálido abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Qué hermoso es dormirse al roró de esa melodía que sin más, sin un por qué ha nacido para una. Saber escucharla y abrazarla.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Sí, Malque, vivir sin prisas, calma ...
    Pero celebrar el Día de la Madre me encanta.
    :)

    Gracias.

    Buenas noches (me hiciste reír con "vuestras mercedes").

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  12. ¡Ándele! A correr otra vez desde que asoma el alba. Tan a gustito que estábamos y se nos acabó el corrido, mana. Yo que ya mestaba acostumbrando a mi vidita de reina. Hay que ir al jale otra vez.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hola hermosa, pues que te digo, llevo dos días de vuelta al trabajo y ya sali del chongo con mis compañeras por la organización del día del niño.No quiero ni pensar en las otras celebraciones, creo que odio mayo, aun con todas sus celebraciones.Y bueno, Enrique, es Enrique, se cuece aparte jeje. Besos

    ResponderEliminar
  14. Me parece a mí que el enjambre en el que vivimos, es difícil de apartar, y si se consigue dura poco, porque al final acabamos enlatados como las sardinas.

    Besos Malque

    ResponderEliminar
  15. ¡Bienvenida de nuevo al ruedo!

    Un día que no pude acceder a tu blog pensé que habías cumplido con tu amenaza de irte, pero me gusto haberme equivocado.

    ResponderEliminar
  16. Todo ese ajetreo en calma, es vida.
    Y la poesía sobre la piel, hasta el fín, sí, meciéndonos las agujas del segundero.
    Nunca se regresa con la misma mirada...
    Te abrazo, chaparrita.

    ResponderEliminar
  17. Poesía hasta el fin, ¡eso!
    Como la araña, tejiendo sin parar.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje