Páginas

sábado, 10 de septiembre de 2016

El enigma del ratón desnudo

Algunas veces me dan ganas de salir corriendo de aquí pero luego recuerdo que no tengo adónde ir y me quedo sentada.

Otras veces quisiera no ser la que cargue con la responsabilidad de guiar a La Bella por el camino correcto pero tengo presente el papel que juego en esta familia y asumo el reto por más que en las noches me saque un tache en la evaluación del día. Para Natalia no debe ser muy grato ver a su abuela dormida la mayor parte del tiempo mientras ella quiere jugar y bailar y reír.
La imperfección como un estado natural del ser humano me lleva a aceptar que a pesar de ser lo que hay no soy tan mal ejemplo. Las virtudes como la risa debieran ser contagiosas.

Otras tantas quisiera ser rana y tirarme en la piedra más aguda del río pero soy nomás una señora recostada en el diván de la marmota esperando a que venga una ola grande y me lleve al otro lado nomás para ver que hay más allá. Los ríos no hacen olas ¿o sí? sepa la bola.

Otra vez quisiera agarrar al toro por los cuernos y decir hasta aquí llegué pero recuerdo que no sólo es decisión mía y aunque siga habiendo cornadas no es momento de cortarme la coleta.

Una vez tuve ganas de aprender esperanto pero cuando le eché un vistazo a la primera lección me salí a  hurtadillas. Se acabó el pretexto para conversar contigo.

Hay veces que quiero decirte Te quiero pero los malditos peros forman un nudo en la garganta haciendo que me atragante con tantos que no te he dicho.

Tres veces he escapado de mi casa pero cuando veo lo mal que se lo pasa uno fuera regreso con el rabo entre las patas.

Muchas veces he querido decirte adiós para siempre pero lo tuyo y lo mío va más allá de un adiós solitario.

Alguna vez quise comenzar una vida nueva pero siendo yo la misma protagonista no hay manera. Siempre seré yo.

A veces quisiera que sonara mi teléfono y que llamara alguien inesperado pero me da miedo que del otro lado escuchen la trémula voz que poseo y termino por taparme los oídos. Es más fácil hablar por whatsapp porque mi voz no tiembla.

Una vez quise averiguar la aparición de un ratón desnudo en el patio trasero pero cuando me puse a divagar sobre cómo fue que llegó ahí, me da escalofríos.

Muchas veces quise hablarle a mi psicóloga favorita pero el motivo que no me permitía hacerlo era más fuerte que mis ganas de escucharla. Cuando la vea estoy segura que después de tanto tiempo me dirá que estoy sana. Me dará de alta, me abrazará acariciándome el pelo y me dirá hasta luego Flor. Nos marcharemos Barry, Laura y yo tomados de la mano, contentos y felices de haber superado la prueba más dura que el destino nos ha puesto hasta hoy.

Hubo una vez una reina carente de imaginación que acostumbraba a escribir tonteras después de sus largas noches de insomnio encerrada en el diván de las memorias idas.



Fin
















34 comentarios:

  1. Primera!!!
    Creo que siempre vuelves... no por miedo a lo que hay delante... lo desconocido... sino por miedo a perder lo que tienes detrás de ti... tu familia, la bella... esa linda familia que está detrás de ti para amarte y ayudarte en esta caótica vida ...pero vida llena de gente que te ama.
    Beso mi Malque...
    Realmente te admiro mucho,
    Para qué la psicologa? si ya tienes blog.
    Pdta. Realmente me encanta la manera en que dejas fluir lo que tienes en la cabeza...

    ResponderEliminar
  2. Alguna vez quise comenzar una vida nueva pero siendo yo la misma protagonista no hay manera. Siempre seré yo.

    Jajaja
    Dices verdades.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¿Tonteras? Has dicho tantas cosas de enjundia que te escribiría un carta de dos folios.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Eres tan sabia...

    Siempre aprendo de ti, lo sabes?

    Y además tienes un gran corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pues menos mal que la reina no tenía imaginación, porque si llega a tenerla a sus súbditos de la boca abierta se les caería la baba todavía más.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué cierto lo del whatsapp...
    Y tantas otras cosas,Malque.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Necesaria, más que contingente, querida Malque.
    Volver, no necesitas porque siemore te tenemos ahí, a este y al otro lado del espejo.
    Grande!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Necesaria, más que contingente, querida Malque.
    Volver, no necesitas porque siemore te tenemos ahí, a este y al otro lado del espejo.
    Grande!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  11. Tantas veces...
    sabiduría
    cierta y certera.
    Siempre...
    vos misma.

    Gracias por el cuento del 'Ratón y su enigma al desnudo'... ;)

    Un beso y un cálido abrazo!

    :)

    ResponderEliminar
  12. Yo quisiera escucharte.

    Así tal cuál

    Y sra a mi tb me tiembla la voz.. Sépalo

    Abrazos, sabia hermosa!!

    ResponderEliminar
  13. Y desde hace un tiempito me debes algo en otro lado... Buscame!!

    ResponderEliminar
  14. tienes algunos deseos truncados que es bueno que no se hayan llevado a término.

    besos.

    ResponderEliminar
  15. Pues si lo que escribes son tonteras yo soy el Papa Genín... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  16. Es difícil escaparse de donde a uno lo quieren.

    ResponderEliminar
  17. ¿Carente de imaginación? No tiene pinta...

    Me ha encantado lo de que las virtudes como la risa debieran ser contagiosas. Toda la razón.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. Un domingo elegido al ahazar, y de rodillas ante tu dios, ¿te atreverías a decirle que no tienes adónde ir? No es menester que contestes. Gracias. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  19. Tú no te vas, porque aunque te hicieras invisible, dejas estos profundos escritos flotando en el espacio y serán alcanzados por miradas ávidas de belleza.

    Siempre fascinante, Malque. ¿Serán los hongos de tu frondoso bosque?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Yo me quedo con esas "Muchas veces"... aunque ni cumpla ninguna...

    ;)

    Besos, pendejoncita linda.

    ResponderEliminar
  21. Mira sabes que? tu eres muy sabia,abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Te iba a comentar exactamente lo mismo que Chaly porque esa frase me ha parecido genial. Bueno, todo el texto, como siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Por muchas cosas que te pasen siempre seras tu, ya que es tu parte física la que cambia, pero la emocional esta dentro y seguirá allí siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Eres linda Flor de María, ni más, ni menos.
    He ido a buscar el origen de "sepa la bola", yo creo que sí hacen olas, hacen lo que tú quieras :))

    Gracias, Malque, eres sabia.

    Un beso, con mucho cariño.
    Y para Bella :))

    ResponderEliminar
  25. Solo me atrevo hoy a dejarte un beso, sabia, loca, bella...

    ResponderEliminar
  26. "Hubo una vez una reina carente de imaginación que acostumbraba a escribir tonteras después de sus largas noches de insomnio encerrada en el diván de las memorias idas".

    ¿Carente de imaginación? Disculpa, pero hace como 500 años que tienes este blog. Yo no sé de donde extraes tanta motivación y material. ¡Al contrario, lo que te sobra es imaginación! Aunque sea para exacerbar tus dolores y frustraciones.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
  27. Lo bueno de tus insomnios son tus entradas, ricas de tus particularidades interiores. Eres sorpresa a cada rato y una chica muy dulce.
    Un abrazo fuerte, mana

    ResponderEliminar
  28. si fueran tonterías lo que escribes, no estaríamos aquí,
    leyéndote y comentándote-
    UN abrazo.
    Carlos

    ResponderEliminar
  29. Hola Malque, aquí leyéndote y saludándote... gracias por pasar :)

    ResponderEliminar
  30. me sigue encantando la forma en la que escribes malque, sobretodo porque no me he cansado de leerte, aprecio mucho tus letras me hacen cambiar un poco mi perspectiva, te mando un abrazo gigante y que vengan mas insomnios si ellos son los causantes de estos grandes cuentos cortos...

    ResponderEliminar
  31. Hola Malque! Primera vez que me paso por acá, me gustaron mucho tus escritos... Escribes muy bien.
    Me encantaría te pasaras por el mío y quizá darle una leída? Es sobre mis relatos eróticos explícitos, estoy intentando actualizarlo más a seguido :)

    Un saludo! Voy a pasarme más por estos lares.
    http://www.relatosdeburo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  32. Lo del ratón desnudo, me ha chocado; a mí estos bichos, también me dan malos rollos.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  33. Siempre luchadora...genia, me alegra volver a leerte!

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje