Páginas

jueves, 4 de agosto de 2016

Desmemoria del hoy. Si ¿o no?

Desperté con el pánico pellizcándome la lengua. ¿Qué día es hoy? Malditos sueños medicados no me traten así. ¿Qué día es hoy? Todos los días tienen una particularidad. Debo recordar qué hice ayer. Dios de las conchas marinas dime por qué me pierdo en la penumbra de los días deshabitados. ¿Qué hice ayer? Bañaron a los perros ¿y eso qué? El lunes escribí, el martes ¿qué hice el martes dios mío? Las frases aprendidas a fuerza de repetirlas no me abandonan. Clamo a un Dios sin cara ni cuerpo. ¡Ah ya sé! El martes mis débiles manos soltaron el tarro del azúcar. Las hormigas brincaban de gusto pero apagué su alegría con un chorro de cloro. Iba a llorar pero eso no sirve de nada. Además Barry corrió a ver qué había pasado. -No pasa nada Chiki ahorita lo limpiamos- dijo acariciando furtivo mi mano. 'tonces dejo el llanto para otro día. Fue un accidente que a cualquiera le pasa. Si bla bla pero yo no soy cualquiera, soy Flor de María, reina del drama y de amores imposibles y bla bla bla. Ese día también el garrafón lleno de agua cayó sobre mi pie. ¡Ptm! Me dolieron hasta las ganas de permanecer. Barry me recriminó. Barry mi esposo. Barry mi amigo. Barry mi cuidador. Barry el amor de mi vida. Barry el que está conmigo despertándome cuando los demonios me atacan en sueños. ¿Qué día recobré la conciencia hasta las diez de la mañana? ¿Fue el lunes o el martes? Ayer no hice nada para recordar. Situarme en el tiempo viendo el calendario no me saca de mis dudas. Olvido arrancar las hojas. Olvido cómo se va vestido a trabajar Barry. Dios de las onomatopeyas silenciosas apiádate de mi. Trata de recordar qué día es pendeja, mira que la madrugada se hace corta y todavía tienes que echarte otro sueñito. Ahora que Natalia no está -la música del abuelo Enrique la entristece- he vuelto a lo de antes. Perder el tiempo pensando pura idiotez. Enrique tiene la culpa, ha vuelto a meterse en mi cabeza. La importancia de vivir el presente sin límites de ninguna especie. Considerando que soy una viejita melodramática mis vaguedades fluyen en el hubiera. ¿Hoy toca regar las plantas? Si así es entonces es jueves. Metódico desperdicio de días o no. Sin mirar el calendario dejaré que la duda se aclare cuando sea menester. Estoy de vacaciones, puedo darme el lujo de no existir más que en espíritu. No me vayan a tocar so pena de desaparecer entre mis letras. La memoria de mis días se cubre de teflón. Sin más vuelvo a dormir oyendo a lo lejos el pitido de La Bestia con sus techos cargados de ilusiones. ¿De verdad a los que viven sin importarías el tiempo les dará curiosidad qué día es hoy? ¿Hoy me toca la pastilla de acción prolongada? Creo que es jueves. Ay diosito tengo pánico. Todos mis olvidos tienen reparación mientras no olvide quién soy. ¿Y si soy otra diferente a la del espejo? El plan es no olvidar el plan. Ojalá que cuando abra de nuevo los ojos me ubique en mi realidad de señora llevadora de absurdeces los espacios vacíos. Es Agosto mes de las flores de María. Como dice Serrat, volveré Sabina, volveré chilanguita de ojos tristes. Click.

19 comentarios:

  1. eres mucho más lucida que muchos que presumen de serlo

    te dejo un beso para tu mañana

    volveré .. espero


    muuuackkks


    https://www.youtube.com/watch?v=v8Hw6yAaeBw

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deja el primer enlace es una c.c jaja
      https://www.youtube.com/watch?v=hBgKBJVm1p0

      Eliminar
  2. Los dias de la semana para mi son todos iguales no tienen asignadas labores, si tengo ganas hago lo primero que me ocurre y si no se me ocurre nada no es motivo de despelote.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Te quiero mucho, Malque.
    Linda Flor de María.
    Nunca dices absurdeces. Jamás.
    Siempre doy gracias a Dios por encontrarte.
    Y me recuerdas siempre, cuando hablas de esa ternura con Barry, a mi padre y a mi madre. Cuando mi padre se atragantaba, cuando ya estaba muy malito y no podía tomar nada sólido, mi madre se
    moría, se ponía nerviosa. Se querían tanto, que esa lección la llevo grabada. Se quisieron siempre, se amaban. Crecí en un hogar con mucho amor, entre ellos, con mis hermanos y conmigo, entre todos.
    Esto que escribes: "-No pasa nada Chiki ahorita lo limpiamos- dijo acariciando furtivo mi mano". Esto es la maravilla de las maravillas.
    Me haces llorar de emoción.
    ¿Qué es el tiempo, Malque? ¿Qué sabemos?
    Lo que tú nos dejas es lo importante. El Amor. Nada más.
    "Dios de las onomatopeyas silenciosas", qué maravilla, cómo le nombras, porque lo llevas muy dentro. Dios silencioso, Dios Padre/Madre (Dios no tiene sexo), Dios AMOR.
    Bendito sea Dios, bendito su santo nombre.
    El Dios que habita en nuestro corazón, dentro, hasta el fondo, que nos conoce, y que nos ama como somos.
    Es un escrito precioso, todo, de principio a fin.

    Un beso, grande como mi montaña, con todo mi cariño y mi corazón.
    Y para toda tu familia :)
    Sois un AMOR.
    Muchas gracias. Siempre, mi querida Malque.
    Te quiero mucho.

    ResponderEliminar
  4. Si tú te preocupas por no recordar lo que hiciste ayer... ¿debo deducir que debería preocuparme por no recordar a la hora de la cena lo que he comido a mediodía?
    El abuelo Enrique andaba el otro día en el Pirineo, a unos pocos kilómetros de aquí, su tierra. Me acordé de ti cuando escuché la noticia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Solo alguien con una lucidez especial puede escribir una entrada tan maravillosa como esta, así que tranquila, te sobra lucidez para dar y regalar... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Yo no sé si olvido o no me fijo o no me importa nada...
    Intenta que no te importe.
    Eres Flor de María, nada más y nada menos.
    Reina de todo lo que se mueve y respira.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. "-No pasa nada Chiki ahorita lo limpiamos- dijo acariciando furtivo mi mano. 'tonces dejo el llanto para otro día."
    Yo con este fragmento ya tengo para un día entero.
    Click Malque.

    Y un beso.

    ResponderEliminar
  8. Venga, que ya llega prontito la Bella... y olvidarás hasta que el tiempo existió un día y la nada era un absurdo cotidiano.
    Besos atemporales, carnalita linda.

    ResponderEliminar
  9. Tu lucidez es mayor de la que imaginas,abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tu texto, mi Bienquerida, me puso en otro contexto, con lo del tiempo, de qué día es hoy, que no lo recuerdo, porque me ha llegado la peste del olvido de los fármacos: cómo recordaban en los tiempos prístinos los días, si la cuantificación vino con el postivismo. Antes no habían estos días de nombradía planetaria. Cómo acordarse de lo inmediato o lo de un pasado prolongado. Pienso, que no se mataban por el tiempo, sino por estar.
    Bella, quizás no importe el tiempo, sino fluir la vida. UN beso, desde mi cubil colombiano.

    ResponderEliminar
  11. Tus mejores pastillas son escribir y escribir, tú te curas y nosotros también. Besetes.

    ResponderEliminar
  12. ... de color negro azabache. El olvido encuentra camino. Recuerda. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  13. La solución está en que escribas todos los días, sabrás que día es por lo escrito y porque quedará registrado en la web para ser consultado desde cualquier lugar.

    ResponderEliminar

  14. A mí me gustaría muchas veces que me diera igual en que día vivo, poder olvidarme de la agenda y/o el calendario...

    Barry es un gran hombre.
    Está a la altura de su compañera,
    de su'Amor'.

    Un beso y un cálido abrazo!

    PD: No es mala idea la de 'Elmo Nofeo'.

    ResponderEliminar
  15. No te preocupes tanto, malquerida, que cuando se está cesante se siente (casi) lo mismo: la sensación de que todos los días son iguales al anterior, y de que el día de mañana será igual al de hoy. Un hoy vacío y sin proyecciones, un hoy repleto de incertidumbres y desesperanzas. En tu texto se pueden ver reflejado millones de desempleados. No sé si sirve de consuelo, pero no te sientas tan sola en tu cruzada a través de días extraños.

    ResponderEliminar
  16. Yo nunca sé en qué día vivo. Y olvido mucho. No te preocupes, mientras escribas como escribes tu mente no puede estar más lúcida.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  17. en tu caso el calendario es importante por la medicación que tomas y que tienes que tener presente. no te preocupes, que ahí están el calendario y la hora (hasta en tu misma pc) para ayudarte.

    besos.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje