Páginas

miércoles, 27 de marzo de 2013

Lalaralara!



Así tengo mis ojeras


Hace muchas noches que el insomnio no me daba tan fuerte. No he dormido nada. Ya intente varios métodos y sigo despierta. Son las cuatro de la mañana -hora del Diablo- según mis ancestros. Pronto será hora de levantarse. (Repetí hora en el mismo renglón, ni modo, mi cerebro no carbura). Quiero que ya amanezca. Conté los tic tacs del tiempo pero me aburre que no terminan. Me duele mucho la pierna. Me quiero bañar, quiero dormir. Quiero una mama que me arrulle. A falta de ella me puse a escribir en el iPpad porque si lo hago desde la computadora me pongo a ver otras cosas. Vi dos películas pero ninguna logro dormirme. Ya hasta rece las oraciones olvidadas de mi niñez católica. El iPad no escribe con acentos o si pero sepasumadre donde están. Barry ya se despertó tres veces y me vio feo, será mejor que me vaya. No voy a maldecir el dolor de la pierna, lo que haré es... No se. Pinches acentos.







Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales