Páginas

viernes, 3 de diciembre de 2010

Clímax.





La luna hermosa, brillante se esconde tras el espejo.
Desnuda y ansiosa, espera a  que llegue su eterno enamorado. 

Con tres gotas de perfume puesto en su níveo cuerpo se acomoda el pelo con los finos dedos acompañada de la oscuridad, su cómplice en las escasas noches de amor.

El cielo se ilumina cuando el amante llega  radiante y con una sonrisa, a posar sus rayos sobre el cuerpo casi virgen de la Luna. La sorprende con un halo de caricias envueltas en regalo  entre sus manos, mirando a la hermosa con intenso amor.

Poco a poco se van acercando, haciendo que sus corazones luchen por permanecer en su lugar. Las estrellas voltean disimuladas sonriendo pícaras entre si mientras los árboles ocultan a los pajarillos curiosos  la imagen de los amantes.

Los besos contenidos durante mucho tiempo, son prodigados en todo el cuerpo haciendo estallar en mil emociones cada palmo de la piel.
Él acaricia la fría tez de su amada. 
Ella cierra los ojos en el momento sublime, sintiendo el calor recorrerle las entrañas.

Un fuerte resplandor brota al estremecerse los dos en la entrega. La luz del deseo satisfecho brota de sus cuerpos con la unión de sus sueños largamente postergados. 

Entrelazadas las manos llegan juntos a un eclipse total que durara tanto como la eternidad.











Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales