Páginas

domingo, 12 de mayo de 2019

Volando con colibríes

De pronto un día me vestí con los ojos cerrados. Del perchero habitual tomé un cuerpo que no era el mío. El que me puse tenía la espalda encorvada como si cargase algo muy pesado. 
Mi espalda estaba derecha.
Las manos arrugadas llenas de pecas. Manos suaves. 
Así no eran las mías.
El vientre firme desapareció tras un abdomen un tanto abultado. 
Como de quién carece de consecuencias.
Las piernas con moretes salidos de sepa dónde. 
Las mías firmes de tanto ejercicio, desaparecieron para dar paso a un par de muslos delgaduchos. 
Los pies rechonchos, cansados, con cicatrices del tiempo en la piel blanquecina no existen más. 
Princesa morena de piel azteca. Loba solitaria venida a menos.
De mis ojos no hablo, a veces tienen la mirada perdida en mundos extraños visitados por las noches bajo los influjos de pastillas coloridas.
La memoria se ha vuelto corta. Recuerdo el ayer.. El antes de ayer se evaporó en la bruma de los olvidos.
Los amores se volvieron poesía incomprensible igual que la musa que antes fui.
Y con todo lo fuerte que pueda ser parece que el tiempo se acordó que existía. 
Ese cuerpo no es mío, pertenece a una mujer cansada, avejentada que no soy yo.

La vida se vuelve simple. Necesito apenas aire para existir. Un par de alientos versados con mi nombre y el vuelo de un colibrí.













15 comentarios:

  1. Que vuelen muchos años esos colibríes para darle aire a tus pulmones para respirar, sangre a tu cerebro para tenerlo tan lúcido e impulso a tu mano para seguir escribiendo. Y a nosotros para que podamos verlo y leerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Querida mía en las cosas simples erradica la verdadera belleza
    esa no se aja, no se arruga , no se encorva
    la carne ( la de todos ) será polvo algún día , ahí vamos todos por mucho que el bisturí se empeñe en engañar a unos cuant@s
    pero tu alma no la ha hecho ningún cirujano, sigue bella, intacta , libre como ese vuelo del colibrí imperceptible para muchas miradas que solo ven lo grandioso

    besos y gracias por tu belleza , ayuda, impulsa y abraza


    ResponderEliminar
  3. El alama de colibrí, asomando entre los falsos trajes que nos visten. Precioso post

    Un abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
  4. A mi me gustas tal y como te describes con tus ojos y sentimientos, pero habría que saber como te perciben los que te tienen cerca.
    Cierto, con los años, uno no necesita casi nada para vivir, que no sobrevivir, O si...
    ¿Será que solo estamos sobreviviendo?
    Aunque eso es bastante, sobrevivir...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Te sigue adornando la poesía.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Un texto muy poético. El tiempo va pasando para todos y vamos necesitando menos cosas. Lo más importante es que podamos seguir volando como los colibríes y si no es posible porque ellos son rápidos, pues volar como palomas o gorriones recién nacidos que sus primeros vuelos son torpes, pero volar siempre hay que intentarlo.
    Un abrazo lleno de cariño

    ResponderEliminar
  7. Esa simpleza que necesitas para vivir es el reflejo de la grandeza de tu alma.
    Un abrazo llenos de colibrís.

    ResponderEliminar
  8. Yo aquí admirada de como escribes,abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Destilas pura poesía. Te admiro.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. cuando todo parece difícil, emerges a pesar de todo para salir airosa y decir, "aquí estoy". eso es lo bueno.

    besos.

    ResponderEliminar
  11. Eres bella.
    :)

    Un beso, mi querida Malque.

    ResponderEliminar
  12. Hola hermosa, y ahora no tenemos ya ni eso, aire, con esta mala contingencia. Tu puedes volar a donde sea para eso eres una diosa. Besos.

    ResponderEliminar
  13. El canceroso (Sergio Hernandez)

    El canceroso
    aunque con algunos dolores
    disfrutaba de sus últimos días.
    Una inyección por la mañana
    dos o tres por la tarde.
    Algunos amigos
    con sus rostros especialmente acomodados a las
    circunstancias
    irrumpían en su habitación.
    Se conversaba del tiempo,
    de los increíbles progresos de la ciencia médica,
    de lo mejorado que estaba el semblante del
    paciente, de los proyectos de la reforma agraria,
    de los conflictos entre marxismo y capitalismo,
    de los últimos viajes espaciales...
    a lo que el canceroso respondía
    con un discreto silencio
    ya que él
    a través de la ventana
    observaba un ciruelo florido.

    ResponderEliminar
  14. Siempre q veo un colibrí me acuerdo de dos personas,una eres tú.

    ResponderEliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales