Páginas

domingo, 6 de enero de 2019

Ya vienen los christmas...

Este pasado año la casa no se vistió de Navidad, no hubo ni un rincón anunciando las fiestas de diciembre. La rueda de la fortuna nos mantuvo abajo. No lo suficiente porque sobrevivimos. Tampoco hubo cena navideña. Lo que tuvimos con un visitante sorpresa fue un conato, un asomo a una Navidad sui géneris. Más que cenar sandwiches preparados al vapor era irnos a dormir. Sacar plática de recuerdos añejos de una persona en común no fue suficiente. A poco todos nos mirábamos con cara de "quiero ir a dormir'. Abrazos sacados del diván de los forzados. Sonrisas raras. Y un hasta mañana. Buenas noches. Con permiso. No hicimos sentir mal al visitante. Estuvo entretenido con su celular. Una cena rara como colofón a un año visitado por la muerte. ¿Para qué recordar lo malo si con lo bueno tenemos? No hubo cena de Fin de Año tampoco. No hubo atragantamiento con las uvas, ni deseos expresados al vapor. Ni conteo del diez al cero. No hubo eso. Hubo algo mejor un día después. Paseo con la familia por las calles céntricas de la ciudad. Seis horas a puro golpe de calcetín. ¿Quién creen que se quejó? ¡Sacto! ¡Nadie! Cómo pude resistir el tanto ni yo misma lo sé. Bueno si lo sé. Estaba con mi familia. Incompleta. Los originales. Los otros miembros andaban de paseíllo por las lejanas tierras del sureste del país. Luego llega el día del último estirón. El fin de, Guadalupe Reyes es hoy. Un día antes del regreso a la vida cotidiana. Este día es el primero en muchos años que no pongo mi zapato al pie del piel navideño. Este año no habrá regalos dentro del tenis viejo. El pasado año sobrevivimos a la peor crisis de nuestra historia familiar sin una sola baja. Falta mi Alter Ego perro pero eso es otro cantar. Estuvo Guantes ña minina hermosa adoptada por Laura. De aí en fuera estuvimos todos como siempre. No concebimos la vida de otra forma. Barry, los hijos, las mascotas. Natalia, Cridsty. Todos estamos en el frente de batalla. La lucha por salir airosos del diario cotidiano sin bajas. Los amigos entrañables que no vemos. Los ángeles piadosos ayudando a sus semejantes. Las cartas dulces, los regalos inesperados cruzando océanos. Acercamirntos familiares. Los te quiero inauditos. Poemas vivos en flor.En la víspera de la rutina despierto de madrugada y dale que dale me pongo a escribir lo que me sale del alma. Escribo ahora que puedo soltando quereres, estrofas sin diseño, amores sin pulir. Escribo lo que pasa en la gloria de mis días. Y como dice Enrique "lo demás será siempre lo de menos". Buen año. Salud ante todo. Lo que se dice vivir nomás con el apoyo de todos los brazos que me rodean. Termino con un gracias como dice Emilio. Vuelvo a dormir. Hoy hay que ir a misa por la muerte de Dn Antonio. Después la vida nos espera juntos como hasta hoy ha sido. Nos leemos en otro instante de nuestras vidas. Hasta pronto compañeros. Click!

13 comentarios:

  1. Los que se van nos dejan agujeros en el alma. Las fiestas navideñas se convierten en noches de zozobra y añoranzas. La vida, sin embargo, sigue adelante, con el paso fuerte, con horizontes nuevos.

    Por un año nuevo con la salud que te permita reír a carcajadas, por cualquier nimiedad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es la salud la que termina mangoneando cualquier atisbo de felicidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. No te preocupes.
    La fiesta más importante del años es Halloween.
    Las otras son para disimular.

    Salud niña.

    ResponderEliminar
  4. Hay una sensación generalizada de que poco a poco la navidad va perdiendo su brillo, su interés, su centralidad, en los días finales del año... Tal vez vaya siendo hora de reemplazarla por alguna otra festividad más cercana.
    Al menos pudieron celebrarla a su manera.

    Saludos y suerte.

    J.

    ResponderEliminar
  5. Felices sueños. Te quiero. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  6. Hace mucho que no paso por tu espacio, también mi año fue muy duro y la oscura golpeó a mi puerta. Tampoco festejé ninguna de las fiestas. Nunca me importaron y menos ahora.
    Sí quiero desearte buenos augurios para este nuevo año y dejarte un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  7. actualmente los que más disfrutan de las fiestas navideñas, son las grandes tiendas, las avícolas y la empresa eléctrica.

    a mí, la navidad me llegó de golpe pues ni cuenta me dí.

    besos

    ResponderEliminar
  8. Estuviste muy bien acompañada, y eso es lo más importante.

    Un beso, querida Malque, y que este Año sea bueno para ti y los tuyos.
    ¡Hasta pronto!
    Click.
    :)

    ResponderEliminar
  9. Lo más importante que disfrutaste del paseo con tu familia. Realmente hemos ido metiendo que en las navidades lo más importante son las cenas y comidas. Cada día del año cenamos y comemos pero no con la exageración de estos días. Ahora toca hacer régimen por los atracones que nos hemos dado. Somo idiotas los humanos. Darnos unos días el capricho de atiborrarse a dulces y comidas, para ahora ponerse a plan porque el colesterol se ha subido por las nubes; o porque nos queda más justa la ropa. Estupidez humana.
    Abrazos enormes

    ResponderEliminar

  10. "Todos estamos en el frente de batalla. La lucha por salir airosos del diario cotidiano sin bajas. Los amigos entrañables que no vemos. Los ángeles piadosos ayudando a sus semejantes. Las cartas dulces, los regalos inesperados cruzando océanos. Acercamirntos familiares. Los te quiero inauditos. Poemas vivos en flor.En la víspera de la rutina despierto de madrugada y dale que dale me pongo a escribir lo que me sale del alma."
    Sí... =como dice Enrique "lo demás será siempre lo de menos".=
    Muy cierto y certero.

    Buen año, Malque.
    Y que la salud aguante.

    Un beso y un cálido abrazo.

    ResponderEliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales