Páginas

miércoles, 28 de febrero de 2018

Redundancia en el amanecer

Quise tener una madre que me preparara un espantoso y nutritivo caldito de pollo con verduritas -¡Puagh!- zanahorias, papa, calabaza y una bien torneada y apetecible pierna de pollo. Es más me lo hubiese comido con limón y todos esos menjurjes que le agregan al caldo de pollo pa' que regrese a la vida. Caldo de pollo para el alma. Qué tan enferma pude haber estado para creer que con eso sanaría. Pero recordé que -literal- no tengo madre desde hace mucho tiempo. Usé todas las reservas de defensas que tenía para ir al concierto de Enrique. Las enfermedades oportunista atacaron mi gracioso cuerpo. Gripe, tos de perro callejero, alergia en la piel y una conjuntivitis marca diablo fue lo que coseché. Cuatro desgraciados días con la tos reventando mi garganta. La incontinencia y la tos no hacen buena pareja. Ahí andaba yo como alma en pena por la casa. Mostrando lo débil que puedo ser. No dejaba dormir a nadie. Quise una mamá que me curara con sus remedios ancestrales. Tomate asado, trocitos de tela y una cobijita muy abrigadora. "Duérmete, mañana amaneces mejor para que puedas andar de latosa con tus hermanos", habría dicho mi madre. Pero no tengo madre y se acabó. No tengo madre peto si a Barry. Él quiso curarme con sus remedios. Tecito de canela con harto harto limón. Sin bañarme -¿qué? ¿no me tengo que bañar? antes muerta que mugrosa, ¿No señor!- guardar reposo. Barry ya no puede con las mascotas y conmigo. No me lo dice pero yo lo veo. Su cara, su cuerpo flaco, la sonrosa que está perdiendo. No podía más, tengo que hacer algo me dije. ¿Qué hice? Pedir socorro. ¡Barry ayúdame por favor! No encontramos a la señora médica cuando la buscamos. ¿Qué hacer? pues nada, entre Crisdty y Barry hicieron lo que pudieron conmigo. Gracias a ellos estoy saliendo de esta. No he comido caldito espantoso de pollo para reanima muertos. Tampoco he bebido té de canela pero me estoy recuperando. Voy lento, al menos ya puedo dormir. La conjuntivitis va cediendo. La tos -como dirían mis ancestros- está emperrada en no irse pero poco a poco paco peco poco pico. Ando en calidad de zombie. Tengo voz de borracho. Nadie me entiende. Se salvan porque no puedo gritar. Por cierto sucedió algo muy curioso un día después del concierto. Laura tuiteó algo al respecto. Un muchacho le contestó el tuit. Un muchacho que nos vendió algo me reconoció. No por ser la MaLquEridA sino por ser una pinche viejita comprando pósters de su artista preferido. Chido ¿No?
Estoy enferma amigos, pero no sufran por mi, de esta creo me salvo. Si no he muerto de pp menos será de las pinches enfermedades oportunistas que me agarraron con la guardia baja. Me he acostumbrado a no salir como mis chihuahuas y cuando lo hago me enfermo igual que les pasa a ellos. Soy un perrito de casa. ¡Pum! ¡Cuaz! ¡Molees! Quiero una mamá.

19 comentarios:

  1. Hola tú. Perdón, no siempre llego el primero y quería hacerme notar. Por cierto: ¿Quién es Enrique? Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Yo también estoy necesitando una mamá, que sobre todo, me mime mucho, que vida mas perra, al menos... a veces...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  3. En esas aglomeraciones uno pilla cualquier cosa

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ya verás cómo te mejoras pronto y que te quiten lo bailado con Enrique. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Ay, sí, a veces deseamos ser niños otra vez, no tener que preocuparnos de nada, que nos cuiden.
    Que te mejores pronto, Malque.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Todos necesitamos una madre alguna vez que nos cuide y nos mime.

    Besos.
    Que te mejores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Mejora pronto, Flor de María.
    Espero que hayas disfrutado mucho del concierto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Al menos disfrustastes del concierto, tu mamá te sigue cuidadndo, ¡Seguro!
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, ya pasó lo peor no?

    Yo también te reconocería.
    Eres inconfundible.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Disfrutaste del concierto, y ahora te recuperarás pronto con tantos cuidados.
    Me gustó mucho lo de 'cobijita muy abrigadora'.
    :)
    El té con limón es de lo mejor. También es muy bueno agua bien caliente, mezclada con zumo de limón y miel.

    Un beso, querida Malque.
    Fui a buscar chido (bonito).
    :)

    ResponderEliminar
  11. Hola! He estado ausente más de una semana por un problema personal por fin resuelto! Así que de a poquito me voy poniendo al día con las lecturas!
    A estas alturas estarás mejor Malque.. seguro que sí.
    Un besazo abrigador con olorcito a limón y canela.

    ResponderEliminar
  12. Ay ay ay ay con ay, la madre que nos mima!!!

    Cuídate bien, Malque!

    ResponderEliminar
  13. Cuídate mucho que como dicen por Málaga “no hay mal que 100 años dure ni cuerpo que lo resista”. 😘

    ResponderEliminar
  14. Yo te llevaría ese caldito :))

    Cuidate y muchos besos, Malque.

    ResponderEliminar
  15. todos los que ya no la tenemos, queremos a mamá de vuelta de vez en cuando.

    espero de todo corazón que te mejores rápidamente.

    besos

    ResponderEliminar
  16. No hay mal que cien años dure. Con el tiempo y una caña, pescador.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Lo más importante es que has podido con ello. Eres dura de roer :-) Y si has disfrutado del concierto que te quiten lo bailao. Cuando los imposibles no pueden ser, lo mejor que nos cuiden los que tenemos más cerca o nosotros mismos. Poco a poco iras cogiendo más fuerzas.
    Me encanta como lo escribes porque es serio lo que dices, pero lo cuentas de tal manera, que levantas el ánimo a quienes lo tengan por los suelos. Y mira que has estado bien enfermita. Eres única en esta especie humana.
    Abrazossssssssss

    ResponderEliminar

  18. Eres una ternura con tos... eso es lo que eres.

    Yo también he tenido mi ración de virus varios estos últimos meses... tres veces casi seguidas... están muy prolíficos los jodidos...

    Un beso y un cálido achuchón antivirus.

    :)

    ResponderEliminar
  19. Pero fuiste a verlo... a tu Enrique, y estabas di-vi-na con tu camiseta y esa sonrisa.
    Y eso ni la pinche tos puede empañarlo.

    Mi abrazo, chilanguita de ojos tristes.

    ResponderEliminar

Por qué siempre conviene alegrar a la gente, también de vez en cuando está bien asustar un poco.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje