Páginas

domingo, 19 de noviembre de 2017

¿Qué? ¿Qué de qué o qué?

Nadie dijo que la felicidad fuera eterna ¿O si? Dura lo que tiene que durar y ya está A lo que te truje chencha. Hay que empezar mil veces si es necesario. ¿Dónde me quedé? Ah si. Como les iba diciendo, hoy me tocó preparar mi desayuno. Con la nevera vacía no hay más de donde escoger. Huevos y tortillas. Debo de dar gracias por tener huevos -siempre- y tortillas. Ni hablar mujer trais puñal eso o te quedas escuchando a los grillos. No pos ni modo. Prepárate tus huevos y tu cafecito. Eres todo lo que hay. Pero ¿Huevos? ¿Es neta? Cierto que hay millones sin siquiera tener un huevo pero mejor prefiero que me mienten la madre -nocierto- a desayunar huevo. Luego hay que lavar los platos con cloro para que no dejen ese olor tan particular que hace vomitivos a los huevos. Entonces ya saben. Si un día se les ocurre invitarme a desayunar plicito que no sean huevos. -Limosnera y con garrote- Como de todo -menos bróculi ni verdura hervida- de ai en fuera acepto incluso un pinche bolillo duro pero huevos no por favor. No pregunten qué desayune porque seguramente acertarán. ¡Huevos! ¡No por favor! ¡Quiero un sandwich de aire! Seré inconsciente o no, de todos modos ya estoy muy lejos del bien y el mal. ¡Quiero desayunar! ¡Que nadie se acerque, a menos que quiera perder la cabeza!

27 comentarios:

  1. ¡Afortunada, hay algo para desayunar! Que ni un refri por rellenar arrebate tu felicidad... Tienes refri.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Los huevos para desayunar a mi me gustan, pero si quieres, yo te invito y eliges el menú que te apetezca.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, O.K un sandwich de aire, pero con pan integral ¿Si? :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. ¿Y esos huevos fritos con patatas fritas y un trozo de jamón o chorizo no te apetecen? No los como casi nunca, pero me parecen un placer de dioses.

    ResponderEliminar
  5. Fui a mirar el bolillo y la verdad es que tiene muy buena pinta.
    Y '¿es neta?', tampoco lo conocía, ni 'a lo que te truje chencha', me gustan estos modismos.

    Te invito a lo que quieras. Tú eliges.

    Un besazo, querida Malque.

    ResponderEliminar
  6. Que nadie se acerque, jajjajjaja

    Porque no puedo que si no, jajjaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Yo te invito, si aceptas, a una buena ensaladica de tomates, alegrados con ajo y perejil, y aceite de olivas arbequina...
    Con unas rebanadas de pan de hogaza
    ¡¡!y, porfa!!!!, unos huevos fritos, con puntillas y un pedacico de longaniza de Barbastro....
    No se va a enterar nadie...

    ResponderEliminar
  8. Jsjjaja no me acerco!
    Coincidimos : huevos pa’ desayunar NOOOO
    ; )

    Un beso sin freír.

    ResponderEliminar
  9. No puedo con los huevos en el desayuno, Malque. A ver si te apece lo que a mi me gusta, sino pide lo que te apetezca.

    Necesito despertarme con él aroma de un té chai con miel, pero sin leche, o un café negro, pan recién tostado con aceite de oliva y una pizquita de sal, o un cruasant de los buenos con mantequilla y mermelada. Un bol de frutas fresca cortada a trocitos con canela y zumo de naranja.

    Eso es un desayuno regio para mí, aunque no suelo comer en grandes cantidades un poquito de todo me va.

    Hacía mucho que no pasaba por aquí, pero intuyo que tu tierna mala leche sigue intacta, ¡que nadie se acerque!...

    Un beso,

    ResponderEliminar

  10. A mí no me importaría perder la poca (cabeza) que me queda... con tal de tenerla cerquica.
    No soy de salado para desayunar (así que huevos como que no...), en todo caso a partir del almuerzo (a media mañana).
    Para empezar el día: Café cortado (con poca leche) bien calentito y si algo lo acompaña (los fines de semana), que sea dulce (nueces, ciruelas pasas, tostadas -sin mantequilla- con mermelada de arándanos silvestres y zumo de naranja sin azúcar).

    Yo te dejo para desayunar...
    Un beso y un cálido achuchón!

    :)

    ResponderEliminar
  11. Un sándwich de lo que te apetezca y un café con leche ¿qué te parece? 🍞 ☕ bon appetit.
    Besos 🌹

    ResponderEliminar
  12. Anotado; nada de huevos. Pero... ¿de codorniz tampoco?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  13. también me gusta empezar el día con una buena taza de café y dejar el té para el resto del día; más bien frío un huevo en alguna noche cuando estoy demasiado cansado y quiero mantenerme despierto para no dormirme frente a la pc.

    besos.

    ResponderEliminar
  14. Me gustan los huevos a la hora que sea, pero de pronto me dio asco: pensándolo bien, son pollos abortados. En fin, ya se me va a pasar. Cuando me vuelva el hambre jaja

    ResponderEliminar
  15. No eres tiquismiquis que se diga. Y la nevera vacía. Beso.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  16. No entendí mucho esa costumbre anglosajona de comer huevos de buena mañana, para mi es algo demasiado contundente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. A mi me gustan para desayunar tostadas de pan con aceite de oliva y café con leche.

    Lo otro lo veo empachoso.


    Besos.

    ResponderEliminar
  18. A mí lo de desayunar huevos o cualquier otra cosa salada como que tampoco me llama. Soy más de dulce al despertar. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. Muy a los lejos desayuno huevos con tocinos, pero lo normal es una buena porción de frutas diversas en un plato.
    Un abrazo, Querida.

    ResponderEliminar
  20. Hola Flor de María. Bueno, los huevos son muy ricos aunque yo no los desayuno. El desayuno es lo más fuerte que tenemos que hacer para aguantar bien el día. Yo desayuno lo que me apetece. Ayer desayuné un cocido madrileño :-) Hoy ya tomé sopa de cocido calentita con fideos :-) y son las siete de la mañana. A lo mejor mañana me hago un huevo frito aunque solo puedo comer la yema, la clara me da alergia. Suelo desayunar algo que me sobre de la comida del día anterior.
    Un sandwich de aire no está mal.
    Abrazos fuertessssss

    ResponderEliminar
  21. ¿Huevos en el desayuno? ¡Jamás de los jamases!
    Me gustan las tostadas de pan con semillas con una buena capa de mermelada casera. ¿Eso te atrae, con un café con leche bien grande?
    Besos, linda Flor.

    ResponderEliminar
  22. Y unas berenjenas fritas en compañía de los huevos, y una buena sartén de patatas fritas.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  23. A mi denme un buen café....
    saludos Malque

    ResponderEliminar
  24. Cuando me levanto tengo que hacer café, sólo el aroma que se extiende por la casa ya me ayuda a sentir que estoy viva. Luego es el mejor momento del día: me tomo una naranja o un kiwi, un sandwich de queso y disfruto del café leyendo el periódico. Si te apetece nunca digo no a una buena compañía.
    Un abrazo grande y mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  25. Pues fíjate que unos huevos rancheritos para mí sí... con su agüita de mango o de guayaba o de lo que sea bien fructosa, y unos taquitos...
    Venga pa Ud, mi Doñita lo que le apetezca.
    Es fácil complacer a quien se deje... dicen.
    Que a próxima invito yo en La Blanca.
    Ve preparándote, reina del país de los hongos.
    Besos, mi chilanguita.

    ResponderEliminar

Por qué siempre conviene alegrar a la gente, también de vez en cuando está bien asustar un poco.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje