Páginas

jueves, 3 de diciembre de 2009

No creo en Santa.





El frío matutino daba de lleno en su cara, cortando como dagas afiladas su delicada piel.
Las mejillas sonrosadas y los labios morados, daban cuenta del terrible frío que se sentía a esa hora de la mañana. Las manitas moradas y los dedos engarrotados por la brizna que caía en el monte, cercano a su casa, estaban atenazadas, agarrando fuertemente su alma.. Las pequeñas gotas de rocío se quedaban entre sus largas y tupidas pestañas, ocasionando que sus hermanos se rieran porque parecían copos de nieve en su carita, daba ternura verla. Tan chiquita, tan desválida,con sus ojitos muy abiertos, tratando de comerse toda la belleza que aparecía ante sus ojos. pero con una fortaleza interior que hoy asusta al ver como esa misma fortaleza la ha llevado a caminos insospechados.

Un día salieron al monte, su padre hermanos y ella... Flor.

Era una mañana decembrina. La niebla no les dejaba ver más alla de su nariz, y se escondían entre ella para asustar un poco a su padre. Se separaban y con gritos, como en la oscuridad, a tientas se encontraban. Con risas y risas de felicidad, aunque con un grito, su padre los volvía a juntar, como borreguitos siguiendo a su pastor.

Mi padre nos había levantado temprano para ir a escoger el árbol de navidad. Nos tapábamos muy bien para no enfermarnos. Aunque nuestros pequeños cuerpos acostumbrados a las bajas temperaturas,
no resintían el frío, siempre había que cuidarse para no faltar a la escuela que era el oasis de nuestras travesuras.

Llegábamos al monte y empezábamos a correr para encontrar el mejor árbol, el que nos gustara a todos. Cuando ya estábamos de acuerdo en cual queríamos, mi padre con su gran serrucho y ayudado por los gemelos, lo cortaban y lo subían al carrito de baleros que teníamos para acarrear la leña que se necesitaba en  casa.

Adornarlo era casi una proeza, mis padres no tenian dinero para gastos superfluos, así que había que arreglárnosla con lo que sobraba de años anteriores.
Buscábamos esferas, papel de tiras de colores, pelo de ángel y una serie de foquitos que con mucho esfuerzo mi padre compraba para que el árbol se viera alegre.

Todos participábamos en adornarlo, hasta que quedábamos satisfechos. Mi padre conectaba los focos y en ese momento la casa se llenaba de paz, como si de pronto conectara la alegría a la casa. Era época de tranquilidad, había que quedarnos quietos y no pelearnos. Misión imposible para una casa llena de niños traviesos.
Casi siempre era una tregua pactada... sin hablar. Sabíamos que siempre debíamos portarnos bien, pero más en esa época, cuando pensábamos que todo era felicidad en el mundo feliz en el que vivíamos mis hermanos y yo.

Hubo un 24 de diciembre muy especial.
Fuímos a cenar a casa de la abuela Candelaria. Con ella vivía mi tío el menor y mi otra tía con su hija pequeña. Vivían bien, todo lo contrario a nosotros, que éramos muchos hermanos y encima pobres.
Pedíamos de todo para comer, aunque mi madre nos regañaba porque decía que mis tíos iban a decir que estábamos muertos de hambre. No era eso, era que había mucha comida y queríamos acabar con toda. En casa nunca sobraba y si bien es cierto que no padecimos hambre, si nos quedamos muchas veces con ganas de más.

Comimos de todo hasta hartarnos. Para volver a comer igual, había que esperar otro año, así que era mejor acabar con todo ahora, que el año entrante ya veríamos.

Cerca de la medianoche, mandaron a dormir a la hija de mi tía porque iba a llegar Santa Claus y no le traerían nada si no se dormía. A nosotros no nos mandaron a dormir.
Al saber que iba a llegar Santa Claus y ver que estábamos en casa rica, la niña más pequeña de los hermanos, se fué a dormir también, podría ser que llegara Santa en esa casa y le dejara lo que siempre soñó... una muñeca que caminaba agarrada de la mano de su pequeña dueña.

Se durmió junto a su prima, con la esperanza puesta en una cartita escrita en su memoria. ¨Querido Santa Claus, solo te pido por favor que me traigas una muñeca que camine sola... por favor¨.

Al otro día, la prima se despertó y al ver la cantidad de juguetes que le había traído Santa, no daba crédito.
La niñita también se despertó, pero en el árbol no había nada para ella. No podía creerlo, ¿por qué si había dormido en casa rica?, ¿por qué si ahí había estado Santa?, ¿por qué si le había traído juguetes a su primita, por qué a ella no?... fueron preguntas que se hizo toda su vida y que hasta hace poco entendió.

Esa niñita ahora, arregla su árbol navideño como más le plazca. Le compran lo que pida para adornarlo, siempre es diferente cada año, con muchas... muchas luces para encender la navidad y la alegría en su casa.
No importa que Santa no llegue.
De cualquier forma nunca creyó en él.
De cualquier forma, Santa no le puede traer lo que ella quiere...






26 comentarios:

  1. AY MALQUE!!!
    ME HICISTE LLORAR...
    POR SUERTE NUETRA NIÑEZ FUE BASTANTE BUENA CON RESPECTO A LAS NAVIDADES...
    PERO DESDE QUE SE ENFERMO MAMA, PASARON A SER EL PEOR DIA DEL AÑO, ASI QUE CREEME QUE TE ENTIENDO EL SENTIMIENTO.
    MUCHOS BESOS!!!

    ResponderEliminar
  2. Cuando era niño, en mi casa nunca hubo esa tradición del pino de navidad, los regalos y santa claus. Me enteré de todo esto cuando nacieron mis primeros sobrinos y sus papás les fueron inculcando esta tradición. Aún recuerdo que sentía yo una sensación muy extraña de haber sido privado de algo... pero ya pasó.

    ResponderEliminar
  3. me dejaste tan fría como las mañanas en que salias al monte. sé que es lo que puedes pedirle a Santa, pero tambien sé que él no trae la felicidad que en tu casa abunda.
    me quede pensando en que paso por la cabeza de tus tíos si sabian que iban a tener niños en casa por que no tener un detallito con ellos, ya sé, seguro alguna vez le pidieron un corazón sensible a santa y como se portaban mal nunca se los trajo.

    besos navideños con olor a manzana y canela.

    ResponderEliminar
  4. santa es medio lento ya sabes que està viejito y a parte tiene la enfermedad del Aleman, por eso ni el se acuerda de el ni la gente tampoco... esta retrasado en sus pedidos, pero igual algun dìa, si aùn te interesa la muñeca llega, hay que ayudarle tantito y si tu puedes, porque no regalartela solita, asì no dependes de santa para ser feliz... el pasado ya està atras, es momento de tener lo que soñaste si puedes y quieres obviamente

    ResponderEliminar
  5. huy, sigues con estos posts y me enfrentaré a mi infancia.
    Me hiciste llorar, el santa ese nunca fue muy cuate del neno pero como que a últimas fechas se ha puesto a mano.

    Un super abrazo apapachador.

    ResponderEliminar
  6. Mientras te leía, imaginaba cuantos niños piensan igual. Algunos solicitan tan solo una cena o un juguete con un valor accesible.

    Un abrazo gigante, virtual!!

    ResponderEliminar
  7. aaay Malquerida, qué triste y qué injusto pero asi pasa: d niña tuve una navidad en la que me pasó lo mismo y tampoco supe lo que habia pasado .. senti horrible y demas de que yo nunca creí en snta, tampoco en el niño dios, sólo ponia mis esperanzas en que ls reyes me trajeran algo y si, ellos no se olvidaban de mi, jajajaja

    Un abrazo grande Malqueridaa!!

    xD

    ResponderEliminar
  8. no se si sea mala madre.. pero por esa misma razon mis hijas saben que santa es un mito, una leyenda.. que el verdadero santa es su padre..

    es feisimo que de niña sabes que eres buena (ok, no la mas buena pero te portas bien) cumples con tus deberes, no peleas, eres bien portada y que aun asi en esa fecha santa te "ignore" mientras que a otras niñas que no se portan tan bien como tu le traen todo lo que piden.. es traumatizante..


    soy la grinch =(


    saludotes!!

    ResponderEliminar
  9. Se me han salido las de cocodrilo... Yo también creía en santa clos, pero hasta cierto punto...

    No creo que se valga hacer eso, la verdad que no.

    Un beso... Y hay que aprender a disfrutar la navidad, yo la llegué a odiar durante un buen rato, pero ya pasó (espero).

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Pues mi papá llegaba con juguetes los días 15 de diciembre (día de pago de aguinaldo) era ateo y no le gustaba que creyeramos en mitos. Mi mamá nos decía que se lo había encontrado en las tortillas o en el super. Era chido porque todos nos envidiaban...malo el 25 que todos estrenaban cosas y para nosotros ya había pasado la euforia de lo regalado.

    Triste historia, pero, creo que la navidad la disfruto muchísimo ahora, sin cosas religiosas solamente estando con la gente que quiero y regalándoles lo que ellos necesitan. Aunque no quiera gastar siempre se siente bien ver la cara de alegría al ver una caja envuelta.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. me pusiste la piel chinita..


    Saludos!!

    ResponderEliminar
  12. Pues a mi nunca me trajedron santa clos, si acaso reyes pero tmbm no creas que eran asi regalos por montones, nunca tuve el nenucoo que tanto quise :( o la cabagge pacth no tampoco. Pero bueno era feliz con lo poquito qu eme daban, claro habia vecinos que les traian por montonos, pero bueno. Recuerdo el ultimo año que escribi mi carta y toda la cosa y cuando desperte no habia nada :( por ningun lado y es que ya ese año me dijeron que ya tava grande y ya no me traerian reyes :(

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. I celebrate the Saturnalia event, not christmas.

    ;)

    ResponderEliminar
  14. EL VERDADERO SENTIDO DE LA NAVIDAD ES ESTAR JUNTOS TODOS, COMO BORREGUITOS CON LOS PASTORES(ME ENCANTO LA ANALOGIA) PERO EL VERDADERO SENTIDO DE LA NAVIDAD ES RECORDAR AL JOVEN CARPINTERO QUE CAMBIO LA MANERA DE VER AL MUNDO..
    ES UNA EPOCA DE DAR, NO DE RECIBIR.
    NO TE PUEDE TRAER LO QUE UNO PIDA, ES PARA TRATAR DE DAR LO QUE UNO NECESITA A TUS SERES QUERIDOS UN ABRAZO, UN BESO, UNA MUESTRA DE AFECTO ESO EL DINERO NO LO COMPRA.
    BESOS FLOR, BESOS MALQUE.
    FELIZ NAVIDAD ADELANTADA :D

    ResponderEliminar
  15. Santa siempre llegaba a mi casa muy tarde...llegaba a mediados de enero cóincidentemente cuando mi papá se acordaba que yo existia...

    la verdad que por el esfuerzo de mi madrenunca me falto nada en la navidad...pero asi aprendi que el verdadero sentido de la navidad era compartir en familia...

    ResponderEliminar
  16. Mi Malque:

    Yo si creo en Santa, aunque nadie nunca me haya hablado de el en mi infancia y tuviera que descubrirlo por mi misma ya de adulta y lejos de mi tierra… Yo si creo en el aunque intentaron escaqueármelo con leyes absurdas… Yo si creo en el aunque me haya traido mi primer regalo navideño a los 30 años… Y espero que mis hijos también.

    (Estoy de regreso)
    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Me quito el sombrero Flor, usted si sabe como relatar las historias, muy padre, oye, la de la foto del post de abajo eres tu???, solo curiosidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Y que fue aquello que Flor espero y nunca llego???

    ResponderEliminar
  19. ¿Quien puede confiar en un hombre que se viste tan estrafalariamente y anda a deshoras de la noche metiendose en casa ajenas?

    =)

    ResponderEliminar
  20. Elina. En realidad las navidades fueron buenas, pero esa particularmente la recuerdo mal.

    Saludos.


    elbibis. en mi casa lo que llegaban eran Los reyes magos, santa claus, no.

    Creo que si te quitaron un poco de ilusión infantil.

    Besos querido amigo.


    Ann: no sé qué pasó por la cabeza de mis tíos, me hago esa pregunta ahora mismo, no los entiendo.

    La felicidad abunda en casa, pero cuando eres pequeño, lo que quieres es ser feliz con ilusiones y esas son las que traía santa claus.

    Cuídate.


    Alma: Si yo me regalo la muñeca, entonces no me la habrá traído santa y eso es lo que quiero.
    Claro que me la puedo comprar, pero quiero que me la traiga santa aunque no sé si todavía existen, al igual que santa.

    Besos.


    neno: ¿Enfrentarte a tu infancia?, mmm. entiendo un poco.

    Besos.


    Saqy: Hay muchos, solo que cuando estás pidiendo algo para ti, por lo general no piensas en los demás niños.

    Besos virtuales.


    Pashmina: Yo también era cliente de los reyes magos, y aunque nunca me trajeron lo que pedí, si agradezco lo que de buen grado me traían.

    Gracias por pasar.


    Kako: Es bueno hablarles a los niños con la verdad pero siento que a veces un pequeña ilusión, no les hace daño.

    Igual siempre me porté bien, bueno no mucho, pero había otros peor y es lo que uno no entendía.

    Saludos y besos.


    Moka: Si la disfruto, pero ya de grande, de pequeña sufrí un poco, pero ya pasó.

    Besos.


    Kózmica: Nunca supimos quienes eran los reyes magos hasta que íbamos creciendo y ya no había forma de que nos trajeran nada.

    Ahora las navidades son mejores, aunque siempre queda el recuerdo de las pasadas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Diana: Gracias.


    Ely: ¿Nenuco?, ¿Cabagge?, me recuerdas los muñecos que mi hija pedía, a veces se me olvida que ustedes son muy jóvenes.

    Saludos.


    7 Words: ¿No la celebras?, bueno, no todos lo hacen.
    ¿Me explicarás luego eso?

    Saludos.


    Profe: Pero cuando eres pequeño, no entiendes el que es época de dar, tu solo quieres recibir jeje

    Y ya de grande, es cuando entiendes realmente el significado.

    Gracias Profe.


    Lords: Entonces, tu ya les enseñarás a tus hijos que tienen un padre que siempre se ocupará de que sean felices y además enseñarles el sentido real de la navidad.

    Abrazos.


    Pelusin: Yo no creo en él desafortunadamente, Pelusina.

    Abrazos, espero verte entonces y paso a tu blog.


    malhcechecito: Muchas gracias por tus palabras, y si, soy yo la de la foto.


    Saludos.


    Karlita: Una muñeca que caminaba sola.

    Besos.


    Arañita: Yo al igual que muchos niñitos, jeje

    ResponderEliminar
  22. El tema de las navidades, en mi familia siempre han habido los guardianes de la navidad y mas que santo clos y todo el tema lo que se ha buscado es justo el estar juntos, el tener una cena divertida y en paz…te mando un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  23. Yo por eso siempre creí en los Reyes Magos, que se vasha santa a la merga u__u"

    Creo que el regalo que más me ha gustado ha sido mi guitarra eléctrica...


    Saludos

    ResponderEliminar
  24. mmm ash! santa nunca me trajo na
    siempre eran los reyes magos, y yo les ponia unas cubetas llenas de agua, afuera de mi casita, porque, oye!!! el elefante, el camello y el caballo seguro tarerian sed!!!
    imaginate venir desde tan lejos!!!!
    aunque nunca me trajeran lo que les pedia, pero siempre me dejaban algo y una cartita.
    ah que bonitos recuerdos, gracias por hacerme revivirlos!!!

    muak!
    saludos desde mi pequeño bosque.

    ResponderEliminar
  25. Toño: La navidad es para pasarla con la familia en buena onda y si no hay esa buena vubra, lo que nosotros hacemos es no ir, es mejor para todos.

    Saludos.


    MK: Por eso santa, me cae más gordo que su humanidad, jeje.


    Besos.


    Duna: Que tierna, mira que dejarle agua para los tres animalitos, habla de un corazón infantil muy tierno.

    Te felicito por eso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Malque:

    Me ha dejado trsite este post!

    =(


    Si en mis manos estuviera cambiaria algunas cosas para que fueras más feliz, pero como no puedo te mando mi afecto y elevo plegarias para que de hoy en adelante todo sea mejor para ti

    Te quiero mi Madre Virtual

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje