Páginas

lunes, 29 de febrero de 2016

Hoy toca descansar a mi Dios

Hoy es lunes por si no se habían dado cuenta. Bajé a escribir algo. Una idea, un cuento. Tengo muchisisímas ganas de construir un "poema" como antes ¿te acuerdas? Gastado de tanto mirar el cielo raso de mi recámara ha desaparecido dando lugar a las penumbras. Inciertos totales. Estrellas ignotas. Miradas perdidas en mis días-madrugadas. Quería escribir algo bonito, ligero, que se pudiera leer facilito pero bien dicen que cuando hay hambre no se puede pensar. Olviden el hambre de comer. Hablo de hambre de sentimientos. No me reconozco, la paciencia me está sacando a flote. ¡Perderán la cabeza! mi grito de guerra. ¡Todos a temblar! MaLquEridA ordena. MaLquEridA exige. MaLquEridA tiene un deseo. Llegan los ojos de un hombre a traspasar las capas de un cuerpo ajado y enfermo, descubriendo en él la belleza que enamora. Me levanto a escribir, tengo una idea. De prisa MaLquEridA el tiempo es oro. No lo malgastes en lamentos profundos. Deja descansar a tú dios. ¡Pronto! No olvides el inicio. Títulos de desconfianza. Inhibe tú fortaleza. Textos a por amor escritos. Abril sin madrugadas es a no existir un tiempo de botones en flor. Trece escalones. Vista al frente. Sillón de la marmota. ¿Olvidaste la andadera? Eso importa poco, llegaste hasta aquí. Esto es la rueda de la fortuna en su nivel mas bajo, pronto volverá a subir. Recobrarás la certidumbre inaceptable de un ocaso. Puesta de sol a las ocho de la noche. Derramo gotas de sudor dulce, ¿será que siempre ha sido así? El cuerpo tiembla, las ideas maravillosas se pierden en el cotidiano esfuerzo. Muñeca de trapo, lombriz de tierra sin fuerzas. Cobarde mujer rota en mil pedazos. Escribe tus historias a la sin sentido. Teclea versos de amor imposibles. Haz de ti algo bueno. Lengua dormida no maldigas. Rueda fortuna. Abajo yaces. Sentada en el sillón de la marmota tú esfuerzo no ha valido la pena. Él llora por mi. Mi pasado también a Él se lo llevó entre las patas. Puños cerrados. Impotencia viril. Los hombres a veces lloran por su eterno amor eterno. ¡Oh no! Haz olvidado la computadora. Te queda escribir en el ipad obsoleto lo poco que recuerdes. Sacude la melena, abre los ojos, mira de soslayo lo que la vida te ofrece. No te rindas, toca ser la fuerte esta vez. No dejes que Él pierda la risa ni la esperanza a renglón seguido. Poco importa si nadie te entiende. Dedos de amor callados no sucumban al sueño. Hoy se celebra el Día de las enfermedades raras. 29 de febrero. Tan raras son que lo celebran cada cuatro años. ¡Eitale! ¡Momento! No empieces, es lunes. Los lunes se trata de ser ligeros. De tomar aire y pisar fuerte. A lo mejor tanto ensayar la vida da como resultado ser un pilar que sostenga a esta familia que se tambalea como yo cuando camino. Cuando escribo. Cuando vivo. Hoy doy el día a mi Dios, veamos qué sola puedo hacer.

sábado, 20 de febrero de 2016

Tendré cuidado en decir Te quiero

La señora que me ayudó a cruzar la calle se llama Yolanda. Tengo en el corazón un algo que lastima. Para llegar a querer mi amistad es necesario traspasar los límites que me impongo. No es que me sienta la muy muy, es que soy bastante chocante y eso queridos, pocos lo aguantan. La separación es inminente. Barry cumplió la promesa hecha ayer. Cené una deliciosa hamburguesa. El precio a pagar es muy alto, estoy despierta. Extraño al Papa Pancho y su bola de achichincles lagartijos. Acabo de leer: Si el diablo no existe no hay necesidad de un dios. Dios según las reglas ortográficas. Me duele la barriga y el dedo gordo del pie izquierdo. Preguntas por qué hasta ahora. Yo qué sé. Estoy tirada en la cama, de panza escribo con el iPad en el suelo. Ella es tan alegre. Me vio paralizada a mitad de la calle y no dudó en ayudarme. -¿Para dónde va?- dijo tomándome del brazo. ¡Trágame pinche tierra! Con el dedito izquierdo señalé la acera de enfrente. Tragué una bocanada del aire helado que azotaba mi cara para no llorar. Elo lado flaco subió de peso. Me siento desnuda cuando externo mis sentimientos -no hablo de lo que dejo aquí, esto es otra cosa- y alguien los lee. Laura ha crecido como escritora y como persona. Estoy segura que algún día tendrá un libro. Soy mercenaria de las letras. Vomito párrafos como si de morir se tratara. Estaría como pendeja mire y mire a qué hora llega la hora final. Le digo "te amo", él dice "yo también". ¿Yo también qué? Mis amigos no pronuncian mi nombre en voz alta. Creo nunca traspasarán la barrera del silencio amistoso. Olvido subir la andadera, así menos llegaré al cuarto de baño. Me pasa como a Marco, tienden a ignorarme. Las hojas muertas. El frío entume los huesos, porque sépanlo de una vez, tengo huesos no soy de goma. Adriana nos cuida de nuevo, me reconforta pero no debo acostumbrarme. El impacto que provoca a primera vista los artilugios que uso para caminar impiden que hagan preguntas tontas. ¿Cómo estás? O sea jelouuuu. Mejor traeme un pastel con cerezas. ¡Gracias Ángel del Cielo! ¡Alegría! ¡Gracias hijo de dios hoy no voy a la escuela! Grita y corre Natalia por mi recámara al enterarse que su miss enfermó y no asistirá a clases. La percepción que tenía del Papa cambió, ya no me cae tan mal. Vamos todos a luchar por el mismo fin, ¡Siii! El whatsapp nos está uniendo. Y yo que pensé eras cantante. El abuelo Enrique es muy guapo abuelita. Yo sé mi niña, yo sé, de otra manera no me habría fijado en él. Soy muy valiente, no le tengo miedo a las cucarachas. Bueno si me asustan. Es un poquito triste saber quienes no quieren ser tus amigos. Para aminorarlo digo que es mejor sola que mal acompañada. No baso mi felicidad en tener mil. Ella reza por mi, muchas gracias. Otra ella me tiene presente en su vida sin conocerme. Otras ellas me mandan saludos, besos y abrazos. Dejé de ver esto como un castigo. Todavía no encuentro cómo etiquetarlo. Cuando me quedé sin teléfono, sin cable, sin celular; sin madre, me robaba -en complicidad con Barry- la señal de Adriana parándome frente a su casa. Acúsome ¡oh padre impío! de ser ladrona de wi-fi. Mis mayúsculas denotan la importancia que tienen para mi los algos y los alguien. Siento en estos tiempos como si fuera nube y el viento desgajara mi piel en mil hilitos de algodón o mejor no. Siento como si fuera un fantasma desapareciendo. No tengo pies. Poco a poquito no existiré en nadie, difuminada evito ser recordada. El algo no deja huella. Ya no quiero que nadie me recuerde. ¿Epitafio dices? El mío es este: Dios me hizo desgraciada pero no se me da la gana. Ya te lo dije. ¿Quién vencerá? Yo me retiro. Quizá mañana pase a leer lo que escribí, puede que me retracte aunque ya para qué, de los arrepentidos está lleno el cielo. Mejor no volver, así no ha lugar para arrepentirse. Cruda mercenaria sin inspiración. Los poetas ya no tienen en quién soñar. El fin.

sábado, 6 de febrero de 2016

Los violadores del verso*

Tengo tanta comezón en la espalda igualito a como cuando me empezaron a salir las alas. Digo alas de escribir no crean que alas de verdad. No no no no, alas vocingleras tal cual las de los esquizofrénicos. No hay barrotes para la imaginación. 
Señorita psicóloga favorita ¿puede ser mi juez si acaso haya a lugar tal hecho?
Gracias.

Como cuando salgo a la calle con La Bella. El otro día nos encontramos un dragón de fétido aliento. Sacaba humo por la nariz. El dejo a su paso era con olor a pasto quemado.. Las alas las llevaba en la cabeza. Mercurio moderno con alitas de humo.
Aquí les llaman fumadores de yerba. El populachi les llama mariguanos. Yo les digo dragones. Hay que mantenerse apartados de ellos pequeña.
Lejos lejitos lejos.

La teoría de mi amigo contra la falta de sueño: No hay insomnio que aguante tres masturbadas. No lo he puesto en práctica, si él lo dice lo creeré a pie juntillas. Faltaba más, que no se diga que los chilangos somos así quién sabe cómo.

Y dice la niña: Abuela te voy enseñar a bailar. Levanta los pies y bájalos, muchas veces, como si estuvieras matando cucarachas. Luego brinca muy alto, anda abuelita si puedes. Luego te das una vuelta como si estuvieras en ballet. Tú dices que todo se puede.
Hazlo abuela.
¿Bailar dices Natalia?

Poetas en perspectiva. El sí pero mejor no. Inventamos mundos paralelos. Coexistiendo en letras. El uno sin el otro. 
  • Amor que de versos nutre la vida que no existe. Azahares y flores de loto. Extraño paraíso. Olores y matices. Candidez otoñal.


Versos en pequeñas dosis, inmunes, silenciosos atacando el corazón con besos tristones. Ay por qué morir de amor si solitos lo hacemos sin tanto dolor.

No dejes que la imaginación muera, sorbitos de vida en dosis exactas por las mañanas.
Píldoras de sugestión en pequeñas cantidades que no hacen daño.
Receta sin firma, algo así como clandestino.

Maurice White murió de lo que dicen nadie muere.
En cambio a mi se me salieron tres lágrimas.












*Nada nuevo hay bajo el sol.






jueves, 4 de febrero de 2016

Urgente necesidad


No quiero ver a nadie. No quiero que me mires, no quiero que me abraces ¿No ves que voy a llorar?
No quiero que veas en lo que me he convertido. ¿Por qué mejor no me guardas en tus pupilas como era antes? Además mi casa tiene todavía huellas de la navidad pasada y polvo en las esquinas. Y hoy es jueves de regar plantas y tengo la mañana ocupada y mis brazos caídos. Además no soy yo antes de las diez de la mañana.

Babo Alejandro ladrará porque no se acuerda de ti y Tiki no dejará que te me acerques y Los tes huastecos no nos dejaran hablar y no escucharás el susurro de mi voz y puede darme una crisis porque voy a estar sometida a un estrés agobiante tratando de esquivar tu mirada y le diré a Barry que responda por mi y además amanecí con cara de pez globo además no me quiero peinar y no quiero que me veas porque no. 

Nadie entiende mi deseo de ser invisible cuando quieren visitarme. Les juro que no soy apta para que me vean corazones sensibles ni hermanos menores.
Mejor hay que hablar nomás por teléfono, te juro que esta vez no me negaré a hablar contigo. 

Hoy no estoy para nadie por favor, mejor otro día. Cuando caiga el domingo entre semana estaré sin pena para ti y te abrazaré como cuando eras pequeño y te abrazaba como a mi hijo. Hijo-hermano. 
No quiero que me veas lo jurito que no. ¿Cómo te lo hago entender? Voy a herir tu alma con mi recuerdo. Vas a olvidar mi imagen de hermana mayor para dar paso a la de hoy. No deseo eso para ti. Conserva mejor la imagen de hermana regañona. Era mejor que esto que verás. No quiero por favor.


¨Yo no soy lo que antes fui ni lo que solía ser, soy un cuadro de tristeza arrumbado en la pared¨.










lunes, 1 de febrero de 2016

Apenas dices sí y lueguito te arrepientes

¿Existe la cura para todos los males? Si, las farmacéuticas la poseen pero dándola a conocer se les acaba el negocio. ¡Viva! Acabas de descubrir el hilo negro.

Business are business. 

En la fábrica de vidas a alguien se le averió la maquinaria. Soy poseedora de un cuerpo defectuoso. Me saqué la lotería pero al contrario. No me considero hipocondríaca, más bien estoy sana pero al revés. Colgar este traje humano en el perchero del "nunca usar" o mejor echarlo en el recipiente de residuos peligrosos.
Si.
¿Por qué un cuerpo que debería estar sano -según la vida que ha llevado- está enfermo? Mens sana in corpore sano. Ahhh me acordé de las clases de latín. Alguna vez señoras y señores fui a la escuela. Tuve amigos y compañeras. Libros y cuadernos exhaustos de tanta letra. Tuve siete pesos para mi pasaje.

También tuve una madre triste.

Pienso que el cuerpo nunca se acoplará a mi mente. Sin ser egocéntrica -digo cada cosa que dios guarde la hora- mi mente es una joya engarzada en anillo de latón, de los que pagas cincuenta centavos por un chicle y debajo viene el número del premio que ganaste. Quimeras infantiles. Joyas en agrestes manos de barro incierto.

Las niñas no comen chicle porque se les caen los calzones. Si mami. 

Mente lúcida perdida en cabeza revuelta. ¿Qué piensas? ¿Por qué en letras eres tan elocuente y en la vida real no hablas? Código de aceptación. A nadie interesa la apología al dolor y al sufrimiento.

Todos los días damas y caballeros la pelea comienza con el pie autónomo. ¿Pa' ónde jalamos hoy? Luchar contra uno mismo por ser aceptado. Me acepto como soy pero nomás poquito. ¿Contra quién vamos hoy? Mejor hay que tomarnos de las manos y ya no luchar. ¿Y si nos abrazamos? No porque me da pena pegar mi pecho al tuyo.

Decir que estoy loca ya no es cool.

Ya nadie es normal. Ni chiste tiene. Nunca voy a saber si nací en la época equivocada. Bien mirado, debajo de tanto drama he sido muy feliz. El cuerpo. haiga sido como haiga sido, ha estado conmigo. "Yo soy tu amigo fiel". Algo bueno debe haber en él. Un recoveco sano estará escondido en el punto más álgido de este costal de huesos.

Me voy a voltear para no verte y puedas caminar.

¿Saben? He vivido la vida como he querido, siempre por el camino recto. Sana escogí ser cuando supe que dependía de mi serlo. Luego valió madres todo porque con esa vida sin vicios formé esto que ahora soy. Un diccionario de enfermedades.

¿Si pudieras cambiar de cuerpo lo harías?

No porque soy necia. El destino no me va a ganar. ¿Y si ya ganó? Además este cuerpo lleva grabado el amor y sus vanaglorias pasajeras.

El amor es una cosa esplendorosa hasta que te cae la esposa,

Como diría en otros tiempos adjudicándome una frase que encontré por ahí: De haber sabido ni nazco. Estás fregada por todos lados. ¿qué tal que soy un experimento de Chuchín o un capricho de Lucy? Bájale tres rayitas a tu ego, no eres importante. Digo como para saber que existes, no.

Namás escribes y sueñas con ser una musa famosa.

Así las cosas, dios me hizo desgraciada pero no se me da la gana. Como dice Emilio: sean felices, se les quiere. (Hoy soy un poco yo y más nadie).

Ya me voy, ¡adiós!














Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje