Páginas

lunes, 31 de diciembre de 2012

La Bella e io




Heredera al trono


Lo mejor de la vida está en mi corazón lo demás será
siempre lo de menos.




Reina Hongo y su compinche



Hasta pronto, debo salvar al mundo.


















domingo, 30 de diciembre de 2012

Del significado de lo que no se ve






Soy melancólica y qué chingados. Escribo puras cosas tristes y me carga la chingada porque sí. No sé que decir, me siento confundida. Y no se trata de hablar de lo mal que la vida va o de lo bello que me rodea pero tengo tantas cosas atoradas y no hay manera de sacarlas. Cada día soy más introspectiva. Encuentro menos qué decir y más que callar. Las putas palabras se quedaron agarradas de la chingada y no salen.

Se trata que de pronto le encuentro un significado diferente a todo y que muy pocos entienden.
Las rosas rojas por ejemplo me significan un sello de amistad reciente que irá más allá de la muerte Los alhelíes o el tiempo perdido dignifican mi autoestima. Encuentro que lo que poseo se lo puede cargar la chingada en un abrir y cerrar de ojos al borde de una imagen. Quedarme con las manos vacías me significa un adiós definitivo. Agosto yace entre los ires y venires de una presencia inmune a la tristeza.
Las fotografías pueden suponer momentos lindos porque nadie retrata los hechos tristes pero también pueden significar la pérdida del todo.

La gente en esta época todo lo ve bonito pero la aguda mirada que tengo muestra mi lado vulnerable. Si soy feliz en el momento debo vivir pleno porque mañana puede ya no existir. En unos instantes la vida cambia y todo se lo lleva el carajo. Hoy eres pero mañana ya no.

Tuve la oportunidad de estar al borde del abismo de la mano de dos personas importantes en mi vida. Y digo oportunidad porque saberme al lado de ellos en ese momento me deja más feliz que si nos hubiésemos reído mucho.
La sensación de vacío que se siente en el estómago no la puedo describir. Saber que por todo lo que se ha luchado puede perderse por un momento ciego me enchina la piel. 
Estamos -los que sabemos- entre las patas de los caballos. En la cuerda floja sin red que nos salve. 
Una de esas personas está tratando de encontrar el significado al algo perdido que siente que no tiene pero que para mi y para muchos nunca ha perdido: La dignidad.
La otra persona está tan allegada a mi que si se derrumba caigo con ella sin dudarlo ni un instante con todo lo que eso conlleva. Eso significaría perder lo más bello y puro que he tenido en esta puta vida: La sonrisa de La Bella. Por eso escribí ayer en fb: Vivir sin ti es como estar en el paraíso y después hundirse en el infierno. 
Como sea que fuere, ahí estaré hasta que no quieran saber más de mí, se los digo así como dice el pinche sacerdote o quien chingados lo diga: Hasta que la muerte nos separe así esta llegue en el momento de estrecharnos la mano.

Siento que he defraudado a mucha gente. Esa sensación no me la puedo quitar de encima, pero aplico la frase de que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra,  al menos no me siento tan mal de vivir en esta sociedad hipócrita en la que cada vez quepo menos y en la que debo actuar como una más.

La vida me sorprende conociendo personas fuera de lo común a las que he de agradecer lo que aportan a mi vida. Enseñanzas surrealistas que me dejan impactada pero que sin dudar me dicen mucho de lo que no puedo ver.

He aprendido a escoger a mis amigos a los que sin empacho puedo decirles que los amo. La vida es así. No puedo olvidar que un día fui deshechada y que gracias a eso me volví más selectiva.
La gente me enseñó que la amistad es tan voluble como el viento pero que la mía cuando la doy puede ser sujeta a toda prueba y salir airosa así sea llena de lugares comunes.

Me encabrona encontrar muchas malqueridas -malcogidas también- pero ese nombre es mio y puede ser que muchas se llamen igual y no lo puedo evitar. Ser la MaLquEridA -nada original- suena para muchos de forma común pero me encabrono aunque sea a lo pendejo. la MaLquEridA significa mi alter ego genuino y saber de otras me pienso son una mala copia aunque yo sea una.

Un nuevo año no significa ser otra persona, significa ser la misma en otro día y que todos esos propósitos con los que nos atragantamos como con las uvas son palabras inútiles dichas en un momento de falaz alegría para mañana volver a la rutina egoísta del valemadrismo innato.

Hoy disfruto lo que tengo porque si lo pierdo podré volverme loca pero habré aprendido algo que aunque   no sepa qué fue lo que aprendí
Este año nos fue de su puta madre pero con todo eso estamos y eso ya es ganancia.






¨Obvio saben de quien es la pintura, gracias.














viernes, 28 de diciembre de 2012

Un poco buenita en una mañana de diciembre





Dicen que cuando uno hace una buena obra no se debe decir porque pierde todo significado la buena acción pero como a mi me vale madre lo que digan voy a decir lo que sucedió.

Ayer tocó a mi puerta un niño de cerca de siete años pidiéndome cortar el pasto de la entrada. En la banqueta con una bicicleta al lado se encontraba su hermano -supongo- de más o menos catorce años de edad -ni modo que de perro- esperando.

Ver al niñito con su playera más chica que su pequeño cuerpo me dio mucha ternura así que sin pensarlo pregunté cuanto me cobraba diciéndole que si sin esperar la respuesta.
Como si no fuera yo, me fui a la cocina a destapar la dulcera. Metí casi todos los dulces que había en una bolsa de celofán, le puse un moñito, dejándola en el sillón en tanto terminaban de cortar el pasto.
Después fui a donde tengo mi alcancía -que casi siempre está vacía- y saqué lo que me cobrarían más unas monedas de más para el niño grande y otras tantas para el pequeñuelo.

Cuando tocaron el timbre para avisar que habían terminado, abrí la puerta con la bolsa de dulces en una mano y en la otra el dinero.
El niñito al ver la bolsa estiró la mano metiéndola entre la reja -que estaba cerrada- tomándola sin que yo pudiera decir nada, sorprendiéndose del obsequio pero saboreándolo de antemano.
Le di el dinero para su hermano y las demás monedas para él. Diciéndome ¨Gracias señora¨ se fueron muy contentos.
Sé que lo que les di es muy poco y aunque era dinero para el regalo de La Bella me sentí muy bien habérselos dado porque se lo ganaron trabajando y porque no había malicia en sus caras de niños tristes.

La satisfacción que me queda es muy grande como cuando un día que hacía mucho frío me quité la chamarra -mi favorita de todos los tiempos- para dársela a un indigente que se nos cruzó en la calle -a Barry y a mi- tiritando y pidiéndonos algo para comer. Sin pensar me la quité -la chamarra- dándosela ante el asombro de Barry -no suelo hacer obras buenas y menos cuando hay alguien junto a mi- diciéndole que se cubriera. Agradecido el muchacho se la puso y se fue a comprar algo con las monedas que mi esposito le dio.
Barry me ofreció la suya pero no acepté porque él no tenía culpa de mi acción así que muriendo de frío seguimos caminando.

Y es parecida -la satisfacción- a la misma que sentí cuando una señora me platicó lo mucho que estaba sufriendo para poder llevar algo de dinero a su casa y no encontraba trabajo. Estaba enferma, su cara y manos se veían muy maltratadas. Me sentí mal porque yo me quejaba del intenso calor y de lo mucho que me faltaba para llegar a casa cuando ella de verdad lo estaba pasando mal.
Sin pensar abrí mi cartera y le di casi todo mi dinero, dejando un poco por si necesitaba para llegar a la casa. (Siempre me ha dado miedo andar sin dinero en la calle porque pienso que me puedo perder y no sabría que hacer sin un centavo en la bolsa).

No sé, son pocas las veces que hago cosas buenas, quizás por eso las recuerdo. 

Quise compartirlas porque lo bien que me hicieron sentir las sonrisas y el agradecimiento de esa gente es tanta que no puedo quedármelas para mi solita.

Y las cuento no para que me alaben y digan que soy una linda y que tengo un corazón de oro y patatí patatá sino porque en ocasiones puedo ver que soy un poco -muy poco- buenita y que andar deprimiéndome por cosas vanas no vale la pena como el ver que cada vez me cuesta más trabajo escribir dado que estoy perdiendo el control de mis manos y todo eso que de pronto en una noche decembrina me hace llorar.

Igual cuando ya no pueda escribir y me convierta en un mueble más de la decoración de mi casa podré sonreír al recordar que contribuí un poquitito nomás a hacer felices a cuatro personas.
Eso si seré un mueble feliz -poquito- tampoco es que me agrade ser un ente inanimado.

Algo es algo digo yo.












miércoles, 26 de diciembre de 2012

Notitas tan sin embargo




Babo Alejandro



La burra no era arisca, los palos la hicieron...

*No entiendo a la gente que le gusta oír mentiras para que la verdad no les duela. Yo prefiero que me digan ¨Ya no te quiero¨ o que me digan cualquier verdad por muy dura que sea a vivir instalada en falsas ilusiones. No sé si soy rara pero no entiendo a la gente.

Mal de muchos...

*Ayer pregunté a la otra abuela de Natalia si a ella también le pega y la pellizca mi hermosa así como a mi y  respondió que si. Respiré tranquila porque al menos no soy la única que saca la furia de La Bella. Creo es algo que tiene que ver con los mimos. A Natalia parece no gustarle que la traten con cariño, le gusta el desmadre. Cuestión de carácter que desde ahorita ya se asoma en mi hermosa.

Más vale paso que dure y no trote que canse...

*Santa no tiene por costumbre llegar a mi casa pero esta vez -supongo se perdió- y dejó un regalo choncho que de tan espectacular aún no asimilamos.
Fui la encargada de abrir el regalo con dedicatoria a Barry quien al verlo, me abrazó dos veces y después siguió viendo la televisión.

Santo que no es visto no es adorado...

El lunes creo -he perdido la noción del tiempo- Laura me regaló un ¨Pajarito del Amor¨ que me gustó mucho. 
Ella se pone triste porque dice que no la tomamos en cuenta para nada porque ya no vive aquí. Le digo que es normal que eso pase y no es que no le tomemos en cuenta pero si no vive aquí es obvio que hagamos cosas sin ella y no es porque no la queramos.



Mi Pajarito del Amor vía Lau



Perro que ladra no muerde...

*Ayer atropellaron a Babo Alejandro -el chihuahua joven- porque tiene la pinche costumbre de salir como alma que lleva el diablo cuando abrimos la puerta que da a la calle.
Afortunadamente como es una cerrada donde vivimos, el coche iba a baja velocidad pero lo alcanzó a golpear en la cabeza.
Sobra decir que todos nos asustamos.
Mucha gente critica que queramos mucho a nuestros chihuahuas y ahora también al gato, incluso ven mal que les pongamos nombre de personas pero a nosotros nos vale madre. Tenemos más de ellos que de la misma gente que nos critica.

Ahora es cuando chile verde, haz de dar sabor al caldo...

*Hace tiempo en un ataque de furia -que casi ya no me dan- borré mis contactos del celular. No quería saber nada de nadie.
Puede ser que no nací para ser la amiga que se necesita.y también puede ser que eso caiga mal en algunas personas y que no tengo excusa pero prefiero decir lo que pasó a contar una mentira.
Pero en fin que más da si los ataques de furia no se pueden controlar y son muy pocos los que pueden entender sobre ellos.

No te quejes porque el viento va en contra tuya, mejor aprende a volar...

*Este año la crisis nos pegó de a madres. Nunca me sentí tan pobre. Estoy acostumbrada a que todo me den, cuando eso no pasa me siento perro sin patas y este año fue muy duro en cuanto a eso pero aprendí a valorar lo que tengo. Aprendí a compartir y a no ser tan egoísta.
Es fácil acostumbrarse a la vida cómoda y cuesta un madral a tener apenas lo suficiente para sobrevivir pero gracias a mi familia las cosas no son tan difíciles aunque nos sintamos en la olla.

*Ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre...

Este año murieron varios de los Apellidos Ilustres, eso no me asusta pero si me hace pensar que no hay que dejar nada pendiente o los que se quedan corren el riesgo de que se los cargue la chingada.
Lo último que me gustaría sería que después de muerta siga dando problemas así que puse manos a la obra y he dejado todo resuelto.
No tengo nada así que repartí mi afecto entre todos los que me aman sin condición. Ahora ellos ya saben lo que los quiero sin necesidad de dejar cosas materiales que tuve a bien dar a quien las necesita de verdad en este mes de diciembre.

*Al que madruga... encuentra todo cerrado...

El 2013 no se ve tan duro pero como no sé predecir el futuro mejor me callo no vaya a ser que pase lo que en Caborca y que termine tragándome mis palabras.

Es todo.













jueves, 20 de diciembre de 2012

Goliat





Goliat buscando abrigo


Cada vez soy más huraña. Me cuesta trabajo entablar conversación con alguien. Es más fácil hablar con las piedras que conmigo. Me quedo sola porque no digo nada.
¿Qué decir a alguien al que es la primera vez que veo y con la que no tengo ningún lazo de afectividad? 

En la reunión con ilustres desconocidos del sábado pasado supe que no había lugar para mi porque no me gustaba estar ahí y así no había manera de sentirme a gusto.
-Intégrate- decía Kiku pero no podía hablar con nadie, ni siquiera podía decir nada. Sonreía como tonta sin decir nada.
Barry se sentía un poco igual que yo de desubicado pero su carácter lo sacó adelante. Aún así dejamos que las diferencias sociales nos delimitarán  y nos sentimos fuera de lugar en esa casa lujosa.

Las relaciones humanas son tan complejas que prefiero evitarlas, más si son con personas de un nivel de vida muy superior al nuestro. Sé comportarme y actuar a la altura pero me siento como una mala copia de ¨nuevo rico¨ que no encaja porque su origen se le ve en la piel.

Para no sentirme como náufrago en esas situaciones busco algo o alguien que me salve.

Quise hacer migas con una niña de cerca de diez años a la que sonreía pero me ignoraba porque estaba más entretenida en comer galletas con una madre de pasta que sabía muy rico.

Busqué a alguien más.

Encontré a Goliat, un chihuahua diminuto al que no le importaba si hablaba o no, sólo quería que lo arroparan porque tenía mucho frío. 
Así fue como me hice amiga de él y no de la gente amable y sencilla que hubo en la reunión y con la que no pude sentir afinidad.

Soy un ente antisocial, ejemplo del individualismo en el que siempre me he movido y del que no puedo -ni quiero- escapar.

No logro olvidar las traiciones añejas de las que fui objeto, eso hace que tenga puesta una coraza que muy pocos pueden o se animan a quitar. 
No permito que los malos recuerdos bloqueen mi vida pero sé de antemano que por el status social de la gente de la reunión no volveré a ver, así que no importa, fui feliz conociendo a Goliat al que recordaré más que los nombres de las personas con las que ¨conviví¨ y con la que sin pasármelo mal debido a mi timidez no creo que tengan lugar en mi memoria. Y no por ellos que me trataron muy bien sino porque yo no quiero y así no hay nada que hacer.

Tengo la opción de escoger a mis amigos y ahí no encontré a nadie afín a mi o no me tomé la molestia de buscar a alguien más.
En ocasiones pienso que voy en retroceso pero es lo que hay y no me agobio. Ya no me preocupa como va la vida, la vivo como me gusta y con quien me gusta y es todo. No busco explicaciones ni disculpas, la vida es así y ya. Si no hice amigos en esa reunión no pasa nada.










martes, 18 de diciembre de 2012

Subversiva







No hay nada mejor que reírse de uno mismo antes que nos cargue la chingada


A pocas horas de empezar este 18 de diciembre, llevo tantas muestras de afecto por mi cumpleaños que he llegado al límite de mis palabras. Ya no sé qué decir ante tanta buena vibra de las personas que me aman y me estiman.

Seguramente recibiré varios regalos que he tenido a bien pedir -porque tengo la opción que yo misma me he dado- de escoger y pedir lo que quiera como siempre lo he hecho.
Pero sin duda uno de los obsequios que nunca se me va a olvidar en este día y que he recibido muy tempranito, es la visible muestra de que el parkinson ha tomado de rehén el lado derecho de mi cuerpo.

No me voy a azotar ni me pondré a llorar porque sé que esto es lo que sigue aunque no me esperaba este obsequio y menos en este día.
De alguna manera la vida siempre me ha dado -en los momentos más alegres- un revés para darme a entender que es ella quien manda y no yo con mi inherente soberbia de quien no entiende que nadie puede contra el destino marcado.

Los pies sobre la tierra pero nunca enterrados en ella.

Muy en mi interior sé que él ganará la batalla. Batalla que perdí desde el instante mismo que apareció -pero shhh! que no lo sepa- porque sé no podré contra él.
Pero resulta que nunca me he dejado de nadie y menos lo haré de alguien que se adueña de mi cuerpo sin mi consentimiento.
La vida juega rudo conmigo pero no podrá porque así lo decido YO. Esto no arruinará el día que cada año espero con mucha ilusión: Mi cumpleaños.

La vida se hizo para los triunfadores y yo no me quedo en la orilla como nunca lo he hecho.

Gracias por estar ahí siempre... como siempre.












lunes, 17 de diciembre de 2012

Para empezar el año




Calixto cuando se hizo parte de mi nueva vida.



No cuento los años que vivo sino la forma en que los vivo
Bitácora siempreviva de la vida que va
Hoy el mejor regalo
Mañana el mejor día del resto de los que me quedan
Ya no sumo años a la vida... sumo vida a lo que me resta
Con risas y besos lo mejor está por venir
Lo último se saborea más
Y lo último acaba de empezar
Inútil sería decir que voy a cambiar cuando sé que lo que soy lo llevo implícito en la piel, vano intento querer ser lo que nunca seré
Sigo siendo YO hasta el final.
Vida...
Mi vida que se suma a lo que fui ayer pero que sigo siendo hoy y que no morirá mañana porque ha quedado escrita en el libro de vida de alguien surrealista que vivió en un mundo que nadie cree que exista.
Gracias por ser parte de mi vida... hasta el fin.













sábado, 15 de diciembre de 2012

Cazadora de moscos errantes




La Srita Lamar y su sobrina RosaLee


Pues ahorita quisiera ser la Srita, Kelly Lamar-Brown, la araña patona que vivía en la sala. Si fuera ella no tendría que estar preocupada por asistir a una reunión con gente desconocida en un lugar lejano y desconocido. 
Aunque a decir verdad, si fuera la Srita, Lamar ya estaría muerta, porque acuérdense que alguien la asesinó en un cuento que le escribí.
Preferiría quedarme a tejer mi tela de araña y mirar desde lo alto la manera de cazar un mosco errante. Esperarlo pacientemente y cuando su zumbido amenazador inundara mis oídos ¡Plas! me lo como ipso facto.

Pero como soy la MaLquEridA debo ir revisar el armario -vulgo ropero- para ver que debo usar para asistir a una reunión con gente desconocida en un lugar lejano y desconocido.

Deseo ser una araña patona solitaria viviendo en lo alto de la sala sin preocupaciones de más nada que cazar moscos errantes sin preocuparme por socializar.
Voy a cerrar los ojos y cuando los abra espero ser la araña patona que vive en el baño de abajo.






¡Tarán!











jueves, 13 de diciembre de 2012

Dn Juan citadino






Qué difícil es aceptar que me amen por lo que soy y no porque estoy enferma.
No quiero escribir hoy.
No quiero decir que me enteré que Barry ha llorado por mi porque no puede ayudarme a sanar. Porque quisiera que fuera la Flor activa de antes. Porque le da pena que no pueda andar sola en la calle. Porque le desespera que no coma. 
-¡Te va a cargar la chingada- me dijo ayer. 
Pero no sabe que estando conmigo todo es más sencillo. 
Y aún con todo y mi actitud valemadrista y mi indiferencia hacía él, sigue a mi lado porque supe -aunque siempre he sabido- que me ama.

-¡Cuidado!- me dijo ayer una conocida mutua. Se puede cansar.

Ya no quiero escribir nada porque empiezo a sentirme un perro sin patas que debía ser condenada a que se la coman todas las ratas del mundo.

Mejor se hubiera casado con Edith o con Patricia o con Rosa o con Blanca la de la entrada o con la resbalosa de Rosalba o con Esmeralda la hija de mi padrino o con Hilda la que iba en su escuela o con Ninfa la de la otra cuadra o con Lidia la que fue novia de su amigo o con Lupe la chaparra o con Mariquita la del último piso o con Elvis la oaxaqueña grandota que se lo comía con los ojos o con cualquiera de las hermanitas huevo -Clara y Emma- o con Rosenda la jefa de Archivo o con Lupe la trompuda o Teresa la hermana de Emma la de refacciones que le gustaba enseñar los calzones o La Cuata que vende mercancía robada o cualquiera de todas las que no me acuerdo estaría mejor que conmigo.

¡Palurdetas resbalosas! ¡Avechuchas arribistas! ¡Féminas descastadas! Este Dn Juan citadino no es para ustedes ¡Gaznápiras! 
Este Dn Juan nació para casarse con una casi provinciana modosita y persignada que no rompe un plato pero que se sabe todas las posiciones del Kama Sutra porque lo aprendió en línea y que le hace ver su suerte cada día que amanece.

Por eso dije que no quería escribir nada.
Quiero que me coma un perro porque no merezco su amor ni sus cuidados ni más nada. Mejor se hubiera ido con Chucha la de la tiendita, mínimo tendría un negocio.















domingo, 9 de diciembre de 2012

Karma, Némesis o lo que sea llamado Natalia




Carita angelical



Una de las grandes dudas que debo resolver antes que se acabe el mundo es el por qué Natalia me pega cada vez que me ve.
Escuchar mi voz, sentir mi presencia o acercarme hace que se enoje y me tire golpecillos. Ya no digamos que la abrace porque entonces mis ojos o mi boca que es lo más cercano a su manecita dan cuenta de su furia.

Cuando viene a visitarnos casi no le hago caso. Apenas le doy un beso ni tampoco la abrazo ni la consiento. ¿Para qué soy abuela si no puedo hacer nada de eso? Mejor que me coma un perro.

Así que computadora en mano me puse a investigar el por qué los bebés pegan. El caso es que no entendí ni madres, lo que me quedó claro es que esa actitud les dura entre el primer año hasta cerca de los tres. En mi mente digo que ya me chingué porque La Bella tiene un año, así que me faltan dos para que me agarre a madrazos.
Imaginaba que Natalia correría a abrazarme cuando me viera y sí, si corre pero para alejarse de mi

Dicen que no debo tomarlo personal -antes pensaba que así era- porque a su otra abuela y a Laura les hace lo mismo pero quisiera que fuera conmigo como lo es con su abuelo que al verlo le estira las manecitas o lo abraza. 
Eso lo hace nadamás cuando sus papás se lo piden porque se mueren de la pena que La Bella me pegue,  ¡Qué chiste!
Antes me dolía hasta lo más hondo del alma su desdén, ahora me duele una capa más arriba. 

Tenía la vaga idea de que al ser abuela me iba a sentar en la mecedora a comer dulces con mis nietos, contarles un cuento y abrazarlos cuando sus padres los regañaran pero ya vi que con la hermosa eso no será así. Con ella debo ponerme una armadura para que sus golpes no duelan además de aguantar darle un millón de besos.

Abuela que no bese a sus nietos y no les apriete los cachetes no es abuela.

No pienso que es el karma que viene a cobrarme todas las que debo. Lo que si creo es que Natalia me está haciendo ver lo que es amar a Dios en tierra de indios.

Amén.

Creo que ella es mi némesis envuelta en sonrisas y palabras dulces.

¿Ya les dije que me dice Agüeita? 















viernes, 7 de diciembre de 2012

El tamaño del miedo





Hoy no voy a quejarme de todo. Hoy va a ser diferente para que no digan que soy muy quejona. Hoy voy a agradecer a los señores taxistas hijos de su pinche madre que asaltaron a Laura y la abandonaron a un paso de la chingada.
Y quiero agradecerles que no le hayan hecho más nada que robarle la computadora porque no tienen una puta idea del daño que le -nos- hubieran causado a una persona que como muchas tiene que salir a trabajar. No quiero escribir todo el coraje que les tengo -de todos modos no lo leerán- pero de verdad hoy envenenaron mi corazón con odio hacia ustedes putos.

Gracias señores ladrones, por mi pueden irse derechito al infierno a este ritmo porque no me queda más que eso, la frustración de no poder hacerles nada porque creanlo que si por mi fuera les arrancaría las uñas, les echaría limón y chile de árbol molido y después los curaría para volver a hacerles lo mismo. Sólo así sabrían el tamaño del miedo que le causaron a mi hija. No tendría misericordia, lo haría hasta que pidieran clemencia y aún así no me tentaría el corazón.

Y no me importa que piensen que soy desalmada. Cuando una cosa de estas pasa, la rabia e impotencia suele salir en carretonadas de groserías y malos deseos.

Quiero que sufran. Deseo que todo lo malo que hagan se les convierta en piedras, no los deje caminar el peso de sus culpas y se queden para siempre sumergidos hasta el fondo en el pantano de su vida. Y no es maldición, es deseo. Sus actos viles me hacen ponerme a la altura de las circunstancias, ¡Jamás a su altura!
Por qué tener misericordia con alguien a quien le importa una pura y dos con sal lastimar a seres vulnerables  haciéndoles paladear el sabor del miedo. Eso señores, es tener poca madre y ustedes merecen lo peor que la vida les pueda dar.

Y no me voy a poner a analizar su vida, ni si de pequeños sufrieron y por eso se convirtieron en lacras. Cuando uno tiene el alma buena ni el más puerco lodo los ensucia.

Gracias.












miércoles, 5 de diciembre de 2012

Pongámonos serios, soy una Escribidora





You are on!!

¡Felicidades!, es tu logro... ¡Grítaselo al mundo!

Pocos -muy pocos- saben que uno de mis sueños virtuales era el pertenecer un día a un colectivo muy especial en donde escriben hombres y mujeres de los que he aprendido mucho: Escribidores y Literaturos.(link púchenle)

MauVenom -de quien recibí la invitación- IvaniUS, La Pelusa, Jolie, Marichuy, Lumpenpo, etc. gente a las que se les da escribir como el respirar. La élite -para mi- de los colectivos. Todos ellos amigos entrañables de mis inicios virtuales.
Podría escribir tantas anécdotas con ellos pero de eso no se trata. Se trata de que estoy muy emocionada porque me siento muy agradecida de la publicación de mi post a unos días de mi cumpleaños

Casi cuatro años pasaron para ver un escrito mio en ese blog. ¿Qué más puedo pedir?
Un texto muy especial para un blog muy especial. El secreto del cuervo fue escrito una noche de introspección ardua y característica de quien nada entiende de la vida y el cual es publicado hoy en el colectivo.

Gracias Escribidores, gracias Mau por dejarme saborear la gloria de la pertenencia de un blog que significa mucho para mi por quienes en él escriben.











18




Deseos:

1.- La comida especial con toda mi familia
2.- Un abrazo de Natalia 
3.- La presencia de mis hijos 
4.- La llamada muy esperada de mi mejor amigo 
5.- La carta de alguien que vive en España y a quien quiero mucho
6.- El tocadiscos para escuchar por primera vez el vinilo de Bunbury que me obsequiaron el Día de las Madres
7.- Un regalo tan esperado a través del tiempo y del espacio y que por fin voy a tener frente a mi aunque sea con monitor de por medio.
8.- Un poco más de vida inútil para hacerla útil de la cual yo seré la única responsable.
9.- Mi regreso a las clases de yoga que dependen de alguien muy importante para mi

Es todo.










lunes, 3 de diciembre de 2012

Como alas de cristal







Pedir perdón a Laura porque no me dejé abrazar ayer. Arrepentirme y querer hacerlo cuando ya no está.
Pedir perdón al Pogh porque supo de mi furia sin saber el porqué. Escribirle para decir que no es mi culpa ser enojona.
Pedir perdón a Barry porque a pesar que lo que dijo me lastimó. El sentido en que tomé las palabras no era como lo hice. Aún así mi enojo persiste porque aún no lo aclaro con él.
Pedir perdón a Bruno porque con todo y que está lastimado lo maltraté sin consideración. Es el único al que le he ofrecido disculpas y su noble corazón me perdonó.

Me pregunto si en vez de PEDIR, OFREZCO disculpas, empezará de ahí mi redención. Y me pongo a pensar si de tanto suplicar perdón a mi familia, algún día la indulgencia desaparecerá entre sus labios como el alma de las mariposas huye de entre los dedos y ya no habrá un Sí para un perdón que de tanto decirlo ha perdido su valor entre mis labios.

Quizás me exijo una perfección que no tengo.











sábado, 1 de diciembre de 2012

¡Santa María, dame puntería!






Hacía mucho que esto no sucedía. Dejar de hablarle a Barry por algo que dijo y me enfadó. No sé si estoy enojada o molesta pero no me gusta sentir esto que traigo en el pecho que no sé qué es.

Mientras tanto todo transcurre entre silencios, ya mañana será otro día.

Sigo en el modo de limpieza profunda. 

Hoy tocó sacar libros, revistas, trabajos de la universidad de Bruno y Laura. Es íncreible la cantidad de papeles que se acumulan en el transcurso de la vida. 

Encontramos muchos recuerdos. Fotos, tarjetas, cartas, exámenes. 

Por cierto nos dio mucha risa un examen de Bruno en el que sacó seis y con un clip el maestro le adjuntó el acordeón que usó para resolverlo. (A Bruno le costaba más trabajo estudiar mientras que Laura siempre sacó nueves y dieces. Hasta ¡Felicidades! le ponían sus maestros).
Un día sufrí un desmayo debido a que recibí una queja de los profesores de Bruno cuando iba en la secundaria. 
Se volvió un desmadre. Teníamos que ir cada semana -de lunes a viernes- a cuidar a los chamacos porque no les hacían caso a los maestros. Estando una mamá ahí se detenían un poco en hacer fechorías. ¡Ah que jijos de la chingada eran!
Bruno era muy mujeriego -si es que en la adolescencia eso existe- me sacó canas verdes por eso. Había ocasiones en que se tardaba mucho en llegar de la escuela. Aí iba muy preocupada pensando que le podía haber pasado algo. Me lo encontraba a las afueras del colegio con la noviecita en turno. Y yo con mi cara de pocos amigos: ¿A qué hora Bruno? Entonces se despedía de su amiga y se regresaba conmigo muy modosito. Pinche chamaco. 

Laura fue muy diferente, Siempre fue estudiosa, no daba lata, era muy educada (No sé a quien se parece) Con ella los diplomas estaban asegurados. Barry era el encargado de recibirlos junto con ella por su alto desempeño.
Puto Barry, ya me acordé que estoy enojada contigo.

Pero todo eso ha pasado. Ya quedan sólo recuerdos de esos pequeñitos que formaron su vida mientras yo me quedo con la satisfacción de haber criado a dos seres humanos sensibles y trabajadores.

En casa cada vez hay más espacio. Cada quien se ha llevado sus propios recuerdos en tanto yo me muevo libre como una especie de barquito. Solté amarras dejando que la vida me lleve a donde quiera, de todos modos el puerto al que he de llegar estará ahí esperando a por mi.

Chau.














jueves, 29 de noviembre de 2012

MaLquEriDiciOuS





Pues ya está, es un abrir y cerrar de ojos y sin pensar he regalado casi toda mi ropa, zapatos, bolsos de  mano, abrigos y perfumes que tenía como tesoros guardados en mi closet.

Me quité un peso de encima. Los lastres materiales han quedado atrás.
Muchos de esos objetos fueron caprichos momentáneos que en raras ocasiones fueron usados.

No sé si a Barry le dé el supiritaco pero él ha dicho que se conforma con verme tranquila y ahora lo estoy. 
Me he quedado casi con lo que llevo puesto.
Lo que saqué -todo en buen estado- le servirá a alguien, a alguien más y a alguien más porque me encargué que fuera así.
Repartí a quien quise ayudar. Yo digo, no sé de esos menesteres.
Intento no ser mezquina y lo estoy logrando. Ya no me pesa regalar mis cosas. ¿Para qué las quiero guardadas si le pueden servir a alguien más?

Voy por los lastres emocionales. Esos está más cabrón sacarlos pero, ¿quién dijo miedo?










martes, 27 de noviembre de 2012

¡Toma chango tu banana!






Dice el neurólogo que estoy muy bien. Que tengo muy buen semblante -mejor que el de la última vez- y que estoy de mejor humor. Que siga con mi vida normal.

Me recetó pastillas para dormir durante cuatro meses. 

Investigué y vi que dichas pastillas aumentan cuatro veces el riesgo de muerte. Que es mejor comerse un plátano siendo más efectivo y natural. Además ayuda contra la depresión, colesterol y más.

Lo que no entendí es porqué Barry se frotó las manos cuando le dije que desde hoy me voy a comer un plátano todas las noches.













domingo, 25 de noviembre de 2012

Silencio he oído una voz es posible que alguien se acuerde de mi...*



Esta no soy yo, es Flor hace años.


Esta incertidumbre no la soporto, como extraño cuando era más pequeño...*

Quiero irme, desaparecer por un tiempo o para siempre pero irme.
No sé cómo hacerlo.
Me come la puta nostalgia y me pongo a llorar pensando en que voy a dejar de hacer cosas que me gustan pero que son necesarias.
Me estoy poniendo gorda -¿o deberé decir más gorda?- Mi panza se asemeja a la de Santa Claus y me da vergüenza que me vean.
La vida sedentaria se ha posado en mi abdomen.
Me miro y me doy lástima.

En ningún momento estaba solo y todo parecía tan perfecto...*

Cuando estoy triste tiendo a decirme cosas feas. A verme fea y no puedo evitarlo. Ahora no estoy fea porque me corté el pelo y me veo muy mona amén de que Nueris me regaló unos aretes hermosos que se me ven muy bien en mi carita redonda pero igual me veo al espejo y me siento fea.
No dejo ni que Barry me toque. Estoy fea y panzona.
Fui fanática del ejercicio, ahora lo abomino.
No quiero hacer nada por mi y si yo no hago nada, nadie lo hará pues entonces dejaré que me lleve la tristeza.
Me pregunto qué haré cuando en las madrugadas el insomnio me de lata. Contaré las vueltas que dan las manecillas del reloj hasta completar las horas muertas.

Siempre parecía estar seguro, ninguna decisión sin calcular, pensaba que sería absurdo responder, ¿Dudar?, quizás...* 

Muchos no lo abran notado pero ya casi no comento en los blogs porque el tedio me abruma la mente y se me hace una falta de respeto contestar cualquier bobada. Necesito distraerme y apago la computadora.
Entonces lo que hago cuando no estoy aquí es ordenar una y otra vez mi ordenada casa. Leer algún libro y morirme de aburrimiento encerrada en mi recámara.

Ayer Laura me habló sobre la Asociación del Parkinson -a la que juré nunca entraría- y contemplamos la opción de pertenecer a ella. Hay eventos y actividades que ayudan a la gente como yo -como si la gente como yo no fuésemos iguales que los otros- y además los orientan. Ver a otros en mi misma situación puede que me mate o me reviva.
Si me mata pues adiós y si me revive pues ¿qué bueno? Me da mucha pena con mi hija porque hace muchas cosas por mi pero su entusiasmo se estrella en mi valemadrizmo cotidiano.
Si yo no me ayudo nadie lo hará por mi.

Laura dice que hubo un pequeño maratón, incluso hay un video en donde se ve a la gente ¨correr¨ Emmm... perdón, la gente como yo hace mucho no podemos correr así que uno hace que ¨corre¨ y da su mejor esfuerzo, gana su medalla y el aplauso del respetable.

Necesito que me eches una mano, estos días se me hacen cuesta arriba, ya no veo el horizonte nada claro y cada paso que doy me debilita...*

Estoy cansada de estar enferma, de la vida, de la apatía que me ha inundado, de todo.
Soy una bonita cansada y fea.
En muchas ocasiones me han dicho -compañeros bloggers- que mis posts les han ayudado a salir de momentos críticos, no entiendo porqué si yo los escribo, a mi no me sirven.
Quisiera tener el suficiente valor para irme y botar todo pero me falta fuerza de voluntad y la profunda  querencia que le tengo a esta madre.
Últimamente hablo mucho de ausencias sin darme cuenta que es mi propia ausencia la que me estorba.
¿Cómo se hace para irse sin miedo a que el olvido llegue?
¿Qué me impide irme? 
¿Por qué no me voy como muchos lo hacen? sin decir adiós y sin mirar atrás.

...pero sé que si me das un poco de tu cariño lo demás no va a importar.*

Quisiera no ser tan analítica, no pensar tanto las cosas pero no puedo, algo que se llama agradecimiento me lo impide.
Agradecida con la gente que me lee, con la que me comenta. Con la que opina, con la que no. Agradecida hasta con mis detractores que muy a su pesar me leen para poder criticarme. Ya saben, la que es linda es linda.
Soy una desgraciada pero agradecida... y no sé cómo irme así como lo digo... para siempre jamás.
Irme sin volver la vista atrás, como si el paso dado no hubiera dejado huella.
Irme como si sólo hubiera sido un mal sueño de la gente que me leyó y que al abrir los ojos se le olvide que existí.

Necesito volver a nacer, cosa fácil en un lugar llamado El país de los Hongos.







Ya saben, las frases en cursiva son de la melodía ¿Dudar?, quizás de Enrique Bunbury, ¿de quién más podría ser? Él siempre ha estado conmigo.








sábado, 24 de noviembre de 2012

Nada es verdad, nada es mentira y bla bla bla





Nadie ha vivido al tope si en su casa no ha tenido dos hombres enfermos al mismo tiempo. Eso es adrenalina pura no payasadas.

Uno de los mayores retos a los que me ha enfrentado el destino sucedió ayer cuando al buen Barry se le ocurrió que le cocinara arroz.

¡ARROZ!

Los ojos se me saltaron, los calzones se me cayeron, el corazón se paralizó. ¡Gulp!

¡Por dios! ¿Quién en esta vida le pide a su hermosa esposa que le prepare arroz? NADIE a menos claro que el buen hombre esté enfermo y la hermosa y bella consorte quiera agradarle, pm.

Seguramente aquel que pide que le preparen arroz nunca en su =)(/&(= vida lo ha hecho. No sabe que debe  tener un cuidado adecuado y saber exactamente las proporciones precisas para que el platillo salga esponjadito y de rechupete.

Un buen amigo me decía ayer que si conocía la cocina -con eso de que nunca entro ahí- 
-Claro que la conozco- respondí.

Y es verdad, la cocina es donde se guardan todos esos hermosos objetos que sirven para presumir con las visitas cuando llegan a comer y actuamos como si de veras fuéramos muy educaditos.
¡Madres! Si cuando comemos sin cubiertos sabe más rico. Eso de chuparse los dedos o los huesitos del pollo es casi casi un orgasmo culinario. Casi, tampoco es para tanto.

En fin, la cocina también encierra aparatejos que facilitan el trabajo de las mamás que se quiebran la cabeza pensando qué hacer de comer.
Ahí también se guardan las croquetas de los chihuahuas, las de Calixto y todos esos artilugios que sirven para preparar brebajes mágicos, léase malteadas, cafés, thés y bla bla bla. ¡Ah si y aguas de frutas!
Y es el lugar dónde el buen Barry prepara mi desayuno para asegurarse de que por lo menos eso coma en todo el día. Ya saben, eso no se me da.

En la cocina a veces -muy pocas- renacen los aromas deliciosos con los que atraía a mi familia a la hora de la comida pero se esfuman tan pronto como dura un suspiro.
.
Así pues, sí conozco la cocina.

Pero de eso no se trata esto.

Se trata de que poniendo al límite mi paciencia y tolerancia, el día de ayer -con dos hombres enfermos en casa- tuve que preparar un arroz blanco que salió de pocas pocas pulgas. Eso es según quien se lo coma, opina sobre ello.

He aquí las expresiones de los comensales:

Barry: -Este arroz parece engrudo, no me lo voy a comer, me voy a enfermar más. ¿Tú me quieres matar o qué? ¿Cuánta agua le pusiste? ¿Acaso no sabes preparar arroz? Mejor no me lo como.

Bruno: Está muy rico mamá, ¿me sirves más? 
Es verdad Honguito te salió muy bueno, no le hagas caso al Barry.

la MaLquEridA: Soy muy valiente pero este arroz me pone friki, mejor no me lo como, no vaya a pasar lo que en Caborca.

Benito Tiki: Gruar grusr putosgrrr grrrtodos

Babo Alejandro: Ababababa grrr dénmelo grrr a mi grrar me lo grrr como todo ababababaa, ¿No ven que estoy muy flaco? abababa grrrr.




Calixto: Miau miau miau no miau me gusta miauuuu el arroz miauuuuuu. Dénselo miauuuuu al Babo puto miauuuuu que siempre miauuuuuu me corretea miauuuuuu.

Laura: No opino porque no vive aquí.

Y es que ya se me olvidó cuantas tazas de agua son por cada taza de arroz. Me acuerdo que era una-una pero Barry dice que es 1-2 y así lo hice porque él preguntó a las que saben -Cocineras expertas a las que el arroz les sale muy rico- ¡Ay si ay si! ¡Mis huevos también saben rico y no presumo!

Así pues, visto lo visto, la cacerola quedó prácticamente llena. No sé qué voy a hacer. Pero es que de verdad yo no tuve la culpa. Dije claramente que no cocino y si antes me salía delicioso era porque tenía el toque especial que da el amar la cocina.

Hoy la amo pero solamente cuando Barry me llama a desayunar.

Al rato llega una víctim... digo Laura que al igual que Babo Alejandro se come todo lo que le doy así sean piedras o engrudo en forma de arroz.





¿Gustan? Acuérdense que la comida no se tira y los amigo están en las buenas, las malas, las peores y en situaciones extremas como esta.

¿Les sirvo una cucharada aunque sea? Pueden pasársela con agua o si no pueden cerrar los ojos y así no ven lo que se comen. Digan que si, acuérdense también que hay mucha gente que no tiene qué comer en el mundo.

¿Si?














viernes, 23 de noviembre de 2012

El estigma de ser ¨buena¨





-Tú eres muy buena, de verdad- Me dijo ayer Barry cuando discutíamos si debíamos hacer algo que no hacemos nunca y que es comulgar.
Fieles a lo que somos -prófugos de la religión- nos cuestionamos si merecemos comulgar dado que hacemos cosas que no debiéramos, entre ellas no asistir a la iglesia debido a motivos que no viene al caso mencionar.

Se cumplió un mes de la muerte de la abuela y pude ver en la reunión familiar cuanto quieren a mi hijo. Después del accidente, las manos solícitas para ayudarlo a caminar se multiplican.

También pude ver que el auxiliarme a levantar, a cargar un objeto, a caminar se ha vuelto cotidiano. Sin que me sienta mal por ello, acepto la ayuda sintiéndome extraña. Tantas atenciones me abruman.

Ayer en la iglesia, hincados uno frente al otro respondí: -Yo no soy buena- y sonreí dándole un golpecillo con el codo.

Viéndome a los ojos repitió -De verdad te digo que tu si eres buena- me dijo sin quitar la vista de encima. Supe entonces que no nos decimos todo. Siempre queda algo pero que si  hablamos dañaría irremediablemente al otro. Algo que quizás cambiaría la percepción de cómo nos vemos. Vernos a los ojos es como asomarnos a lo más recóndito de nuestras almas.

Un día le hice una pregunta a Barry quien respondió con un -¿Por qué quieres dañarte? Fue entonces cuando decidí no volver a preguntar algo que no sé si sea obvio pero que quería saber.

Me quedo pensando en sus palabras y me doy cuenta que cargo con un estigma: Barry y los demás creen que soy buena pero no saben que soy humana y como tal tengo muchos yerros.

¿Qué es ser buena?

Atiendo mi casa, mi familia, mis hijos. Eso es normal. No espero que me aplaudan pero también hago muchas cosas que no son bien vistas, luego entonces eso me hace ser mala.

Ser caprichosa, voluble, mala mujer y demás epítetos me llevarían al infierno según la iglesia. Actúo como un ser normal y sin embargo Barry cree que soy buena.

Le digo que el bueno es él porque me cuida, me atiende, ha estado todo el tiempo conmigo sin chistar. Bueno, alguna vez ha lanzado algunas quejas de ya estar cansado pero lo entiendo, soy una carga muy pesada yo lo sé y sin embargo sigue conmigo. Y ni siquiera es por obligación sino que porque muy a mi pesar veo que me ama.

Y digo muy a mi pesar porque tanto amor me abruma -de nuevo- porque siento que no le correspondo como debiera y que aún cuando trate de compensarlo siempre quedo a deber.
No me victimizo para que me compadezcan, sólo digo lo que creo. Y lo que creo es que pocos por no decir ninguno, aceptarían ser compañeros de vida míos. 

Tampoco pienso por los demás pero al César lo que es del César y adiós que te vaya bien.

Por eso digo que él sí es bueno.

Ayer cuando  viéndome a los ojos me dijo -Tú Sí eres buena- no sabe que la carga que traigo a cuestas se hizo más pesada.
Pecadillos estúpidos, inconsciencias subliminales, vergüenzas preconcebidas. Decir que Si siempre aunque mi mente diga que debo decir No.

Dejar de pensar en lo que es bueno y en lo que es malo me llevaría a tomar sin ataduras el sitio que me corresponde, el de un ser humano normal que hace lo que siente y asume las consecuencias de sus actos así sea perder lo que más ama en el mundo.

Si todo se basara en ser buena o mala, elegiría sin duda ser mala porque eso me llevaría a querer ser buena, algo que muchos creen que soy pero no han visto bien mis ojos y mis ojos dicen lo que muy pocos pueden ver.
















miércoles, 21 de noviembre de 2012

Algo que soñé para quien nunca soñé





Debido al accidente de mi hijo La Bella debía quedarse en casa una semana. Tendría tiempo para convivir con ella y que se acostumbrase más a mi pero algunos sucesos lo impidieron y debieron marcharse anoche pero tuve la fortuna antes de eso de cuidarla casi todo el día.

Dado que está aprendiendo a caminar hay que andar tras ella todo el tiempo. Ha aprendido a subir las escaleras así que me he convertido en su guardaespaldas.
Estamos viendo hacer algunas modificaciones a la casa para que no haya algún accidente.
Ayer sin más en un parpadeo agarró camino a subirse. Pude detenerla a tiempo pero el esfuerzo hizo que me saliera sangre de la nariz.

Y aí estoy con mi tapón sanguíneo y mi muñequita en brazos. Lo bueno que fue poca sangre y pasó rápido el susto porque La Bella ya no se queda quieta. No hay tiempo para lamerse las heridas. Ve mi nariz y en su lenguaje japonés me dice algo que no descifro pero le contesto y queda conforme.

Para mantenerla un rato tranquila, me puse a leerle un cuento. Con gran asombro vi que se quedaba muy atenta a lo que decía. 
Cuando hablo gesticulo mucho, modulo la voz para mantenerla atenta y pude lograrlo. Le leí Los 3 cerditos y El traje nuevo del rey pero ella quería mantener abierta la página en el cuento de Jorge y el Dragón. Con su consabido grito ¡Ahhhh! supe que debía esperar.

Seguí leyendo y entonces pensé en que no se me había ocurrido leerle uno de mis cuentos. Sé que no me entiende pero el mantenerla atenta es muy emotivo para mi.

Lo que debo hacer es elegir qué cuento. Se me ha venido a la mente el de las hormigas. En fin, buscaré algunos.

¡Qué emoción!

Nunca pensé que llegara el momento en que le leería a alguien a quien nunca soñé contarle los cuentos que siempre soñé.

Tal vez tenga palabras nuevas pero muchas lo son para ella. Quizás no sepa quienes son los bichitos de los que hablo pero los conocerá de mi mano.

Quizás los cuentos no le gusten o quizás si.

¿Y eso qué importa? El público estará muy atento y eso ya es más que suficiente para mi aunque ese público sea sólo una niñita geniuda como su abuela.











martes, 20 de noviembre de 2012

La loca de los gatos y el número mil




Llegó un jueves de la semana que no viví. Estaba calentándose arriba del boiler del vecino. Esa mañana -muy de mañana- salí como siempre a ver el cielo. Me gusta mirarlo porque aún no se ensucia con la contaminación. Busco desde donde estoy, la estrella que pienso que es mi madre. Después de verla, entro de nuevo a mi casita pero esa madrugada un maullido me llamó la atención y fue como lo vi.






Tiene los ojos azules muy claros, algo así como el mar. Claritos claritos. Extraño sortilegio fue entrar en su mirada de gato vagamundo.

Estiré mi manecita para tocarlo- cosa cuasi imposible- y él se acercó a olfatearme. Caminó por toda la protección sin atreverse a bajar lo cual agradecí porque no me gustan los gatos. ¿Por qué? No sé pero siempre digo que no me gustan los gatos.

Después de observarme por un rato, caminó sin atreverse a bajar. Yo le decía: ¨Bishito, bishito¨ Y él me veía con cara de ¨No mames¨.



Se le ocurrió entonces la fantástica idea de bajar al patio. Yo lo veía con miedo. La verdad que en la vida había tenido ningún acercamiento con algún minino y lo dejé hacer para saber hasta dónde llegaba su atrevimiento.
Pues bien, se metió hasta la cocina y sin ningún reparo se puso a comer las croquetas de Babo Alejandro. 

¡Hábrase visto gato confianzudo!




Cuando lo vi pensé:  Ahhh pobrecito tiene hambre. Entonces le di de comer pero en el patio. Al terminar se empezó a enredar entre mis pies. Me quedé muy quieta sin saber qué hacer. Me sudaba hasta el apellido y le hablé a Bruno para que viera al gato ronroneando por entre los pies de su madre. Su rabo se ponía muy duro y se metía entre mis piernas ¡Gulp!





Desde entonces cada que salgo, Calixto -así lo bautizó Barry- llega todas las mañanas y tardes y noches y mediodías a comer o beber agua.

Cuando Babo Alejandro y Benito Tiki lo ven le ponen una corretiza de poca madre pero no puedo hacer nada. Supongo es natural en ellos perseguir gatos y más si estos entran a su casa con ese garbo que tienen los mininos, así como diciendo -¡Ya llegó su padre cabrones! pero presto a corre a la primera señal de avistamiento de mis perritos preciositos.


Me dijeron que el gran error fue haberle dado de comer. Que Calixto ya no se irá porque sabe que aquí tiene comida pero, ¿Quién puede resistirse a alimentar a este minino y su carita de desvalido? Yo no pude.
No lo voy a meter porque no puedo atender, familia, casa, perros y ahora un gato pero si Calixto se enseña a que su casa es únicamente afuera podrá quedarse el tiempo que quiera, así qué...
Dicen que un gato atrae más gatos -sepa la madre si sea cierto- pero espero que no. Calixto se me enreda en los pies y ha estado a punto de tirarme varias veces y eso puede ser muy peligroso en mi situación. Además que no me imagino andando por la vida con mi bola de bichos enredados en mis pies. Ya nadamás me faltaría parecer loca.
Y ya es todo ¿Chido no?

¡Hoy es mi post 1000 ohhh!





Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje