Páginas

jueves, 27 de julio de 2017

Saluton al vi

Cuando alguien llega a este blog lleno de palabras gastadas, empanizadas con polvo de olvido.
Énfasis en polvo sombrío.
Diluyen la entendedera en palabras sin sentido.
Ecuánime y culto lector sal de aquí antes de arrepentirte por el vacío 
inocuo de un texto surrealista quizá.
¿Eh?
Hay palabras que no se llevan bien. Me lo dijo el otro día un escribidor borracho.

¡Knock! ¡Knock! ¡Knock!
-¿Enibary jom?- pregunta el despistado que llegó puchando uno y otro link.

Nadie responde. 

Entran echando un vistazo a lo inmediato. Posts desgastados, olorosos silencios tatemados por infiernitos volubles.
Mirada perdida en un lugar del infinito.

-Jai, ¿Can yu hir me?- 

Última fecha del texto. Uhhh esto huele a abandono.
Para mi el abandono empieza en el instante mismo que huyo de aquí.
Mi segunda vida,

Si les llama la atención leen los diferentes escritos que adornan el blog en pasmoso estilo churrigueresco junto con imágenes desnudas de tanto mirar.

Mirada de soslayo que enamoró a uno que otro masoquista despistado cuando no se sabía de qué color era tu alma. Incluso en letras el amor se da a desear. Pa´ que no se diga que los amorosos pululan por aquí. Es cosa diferente en la igualdad. 
Me conquista ese sentir -según tú- pero no te lo digo para que no corras peligro de caer de lo alto de tu ladrillo.
 Querencia ignota. Amores sustentables. De amor se tiñe la calma.

Alueguito se mira que sencilla no es por más que las palabras dictadas por el espíritu de un escritor frustrado en las noches aciagas de plenilunio cuando el sueño se demora en otros ojos.
Si la ves amigo dile que no se corte el pelo.

-¡Jelou!- 
Asoma la cabeza alguien cotidiano. Taciturno lector costumbrista. Don let mi daugn plis. Te lo digo a ti silencioso artista de letras pausadas. Y a ti, a ti, a ti, y a ti, y al de más allá, y al de acullá. ¿De qué tamaño es tu infierno?

Te vas. Se van. Te fuiste. Mejor no entro, esto huele a naftalina y a miados de gato.

Después de acariciar con esos ojos que arden de tanto mirar el amor eterno las últimas letras. Sales de este proyecto de escribicionista un tanto desolada por los cambios de miradas. Acróbatas del desafío diario de no enloquecer ante tanto que se lee en este mundo quesque virtual. Salir airoso del vertedero de lágrimas de algunos, victimistas otros, poetas vanguardistas, heroínas de mijitos, padres amorosos, solteros infalibles, groseros victoriosos. Yo sin ti y tú sin mi sobreviviendo los viernes a la vista de un acantilado. Tan cerca.. Tan lejos.

-Hola tú-

De puntillas pa´ no despertar a los espectros cierras con sigilo la puerta con un click suavecito.

Atrás de esta, sin haber hecho el mínimo ruido me dejo caer como caricatura pegadita a la pared donde todo el tiempo estuve mirándote. Mirándolos. 
Ojos impávidos.

Suspiro -arrojo de valor tardío- musito: No se extraña lo que no se ha ido. Siempre he estado aquí en obligado silencio para no boicotear la vida perfecta que afuera construyo con zapatillas nuevas. 

Presta estoy a la consigna de lo estipulado. 
Tu Dios se ha puesto de mi lado. 
Aquí sigo sin esperar la muerte que un día ha de llegar.
Amas la vida. 
Secreto de confesión guardado en las entrañas
porque no quiero que piensen que tengo corazón.
¿Y aluego qué sería de mi?

















miércoles, 12 de julio de 2017

Historias vagabundas

Esto es una carrera de resistencia. No gana el más fuerte. Tampoco el que más dinero tiene. El dinero y la familia son un plus con el que pocos -muy pocos- cuentan. Resisten un poco más pero no es garantía de ganar. Podría decir que la actitud ayuda pero estaría mintiendo. Igual da. Los últimos días del ciclo escolar se ven muy lejanos. Voy a vender todo menos mis hongos. ¡Oferta! Somos --hoy especialmente- tres zombis deambulando por la casa fría. Húmeda. La lluvia nos tiene en sus manos. No me quejo estoy en mi hábitat, ¿Qué más puedo pedir? Nada. Ah si, ya me acordé. Quiero un café calientito. Comida caliente. Es todo. Es poco pero es mucho. Es todo. Los saludo desde este lugar del mundo. Me voy. Hoy no hay iPad para nadie. Si la vida marcha hoy recobraré la parte esencial de la casa. Mi cocina. Hoy espero también perder el miedo a entrar. Hasta luego, hoy algunos alguienes esperan por mi. Hoy para empezar pido un café caliente pero no servico en mi cama -ni que estuviera enferma- lo quiero cerquita de ellos. Es todo. Sonrían' la vida es bella -dicen a mi no me lo crean- yo por mi parte desde lo alto de mi cama sonrío -como dice alguien- voy a tomar el mundo por montera. Eso haré. Y si no pues no y ya está. Hoy no hay avisos ni disculpas ni reproches. Con la venia de ustedes largome allá abajo. Chido

martes, 4 de julio de 2017

Entonces...







.. no encontré el acta de matrimonio para saber qué día me casé. Lo que recordé entre tanto revoltijo de añoranzas -apenas supe porque yo ni en cuenta, la hermana favorita de Barry no fue a la boda -muero de risa ¡Por Dios!-. (No se rían para una hermana favorita no es cosa de risa). 

Qué se puede esperar de mi si en la boda por la iglesia perdí las moneditas esas que dan pa´que no falte ek dinero -ahora entiendo todo-  y el tocado y... pero nunca la vergüenza. Ah también perdí los anillos. ¿Qué? No me vean feo ¿A poco a ustedes nunca se les ha perdido nada? 

 El asuntechi -diría Chaly- es la razón del porqué no encontré el acta susodicha. ¡Nunca fuimos al Registro Civil por ella! Cabría aquí un ¡Mátenme o algo! Peo nah, esa no es razón válida para morir. Nomás tengo una copia -la que dan para después recoger la original- que he guardado toda mi pinche vida. Pinche de pinche no crean que porque de verdad ha sido pinche. Digo perra vida pero a Emilio no le gusta que diga así' tonces le cambio el "perra" por el "pinche" se oye más mono ¿No? 

 Como sea Barry y yo moriremos juntos para finalmente separarnos en el adiós verdadero. Y es que no puedo pedir que sus cenizas y las mías sean mezcladas para seguir juntos por toda la eternidad porque -ustedes lo saben por mi- soy muy voluble y al rato voy a regresar de los infiernos a pedir a Los Hijos de Suchi separen las cenizas de Barry ¡Que yo quiero las mías, joder, y a ver cómo le hacen! Por eso mejor seguiremos juntos peto no revueltos. Él amando a las flacas, huesudas lombricientas y yo a Enrique. Claro que en el fondo peto muy requete en el fondo seguiremos amándonos.(Eso digo yo. A él me abstendré de preguntárselo no vaya a ser el diablo y ora si deveritas se los juro me suicido arrojándome desde lo alto de mi cama o mínimo muero poco a poco de dolor sangrante de mi corazón bendito si me entero que ha dejado de amarme ay). 

 Orita vengo nomás no me esperen parados porque se van a cansar.









sábado, 1 de julio de 2017

¿Qué día fue?

  1. Nos casamos un día de julio. Él porque sí. Yo ¿Por qué no? Fue un día de julio. Un viernes. Los padres serios. Los novios serios (no era para menos). Los invitados serios. ¡Cuanta seriedad! Como en los pueblos todos nos fuimos caminando al registro civil (¿Se escribe con mayúsculas? Npi). Regresamos igual pero casados. El juez nos leyó la epístola de Melchor Ocampo. Si si si, esa que dice básicamente que el hombre fuerte y viril debe proteger al débil o sea su mujer. Esta debe ser tierna, compasiva y OBEDIENTE (Permítanme morir tres veces de la risa. ¿Yo obediente? Habrase visto tal desatino. Barry y yo debimos haber estado sordos, no encuentro otra explicación a nuestra seriedad de entonces. Ya me imagino al buen Barry con su látigo de amo azotando mi espalda de esclava mientras yo beso el suelo que pisa. Si amo... Usted manda, yo obedezco. (Permiso, voy a morir de nuevo de risa). Oigan, ahora que recuerdo. Nadie estuvo feliz en la vida si no ¿Por qué nadie está sonriendo en las fotos? Después de todo eso llegamos a casita paterna. No pregunten qué pasó porque ni me acuerdo. Lo que si recuerdo es que mi hermana mayor puso un mantel blanco donde novios e invitados estampamos nuestra firma. Tiempo después mi hermana las bordó (Ya saben ustedes, las hermanas mayores de antes hacían maravillas de la nada) y me lo obsequio. Mucho tiempo guardé el mantelito hasta que un día dije: Chingue su madre lo voy a usar para qué lo quiero guardado. El tiempo y mi uso desmedido de cloro (Si fuera psicóloga habría encontrado en él la razón de mis demonios). Decía que el uso y el cloro hicieron que el mantelito se fuera desgarrando algo así como al amor eterno le sucede. ¿Dónde quedó ese trapito? Sepa la bola. El olvido terminó con él. La cosa es que leí en twitter las estupideces esas de los nosécómonombrarlos marcando tendencia cos sus "Bienvenido julio", "Sorpréndeme julio" y toda esa sarta de tonterías que me niego a creer sean optimistas los que lo escriben. Yo creo han de ser pendejos. No encuentro otra explicación a semejante barrabasada. Se me acaba de ocurrir algo para poner en aprietos a Barry. Le voy a preguntar: Cariño mío ¿Sabes qué fecha es hoy? Obvio me va a decir que no. Si yo no sé el día que vivo él menos. Los hados de la desmemoria nos han tomado bajo su protección. Barry no va a saber qué día es hoy, entonces le voy a preguntar: Sol de mi vida ¿Qué día nos casamos por el civil? No lo va a saber porque como la mayoría de los hombres olvidan las fechas importantes. Eso haré en cuanto se despierte. Mientras tanto voy a leer de nuevo la epístola esa caduca para reirme todo lo que no el día de mi boda. Si acaso dejo que la duda me carcoma, iré al baúl semivacío de los papeles importantes. Buscaré hasta el fondo el acta de matrimonio y veré la fecha impresa. Si, eso haré. Después de una larga vida juntos sabré ¡Por fin! Qué día empezamos a vivir una vida que muchos decían no duraría por mi carácter altanero y caprichoso pero mírenme aquí sigo con el alma en los labios amando al hombre que ha sido el amor de mi vida pero ¡Malditos peros! nunca lo ha creído. Así es esto. Ni siquiera a Enrique amé tanto. Mi vida es un verdadero culebrón de los buenos no de los de ahora. Absurdos y ñoños. Y ya, se acabo por hoy. Al rato corrijo errores y hago sus debidas pausas. Me ha entrado la ueprgente necesidad de saber qué día me casé. (ni estas).

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje