Páginas

jueves, 24 de diciembre de 2009

Hoy como ayer... como mañana... como antes.



No hago recuento de las cosas que me pasaron en el año, nunca lo hago.  Y sin embargo, particularmente este año ha sido de sucesos muy importantes en mi vida, que me marcarán para lo que me resta.
Los recuerdos que me lastimaban los he dejado atrás, ya no lastiman... ya no duelen más.
Me siento tan liviana que siento que algo me falta. Traía mucho peso en mi costal, tanto que mi espalda estaba ya cansada y en cualquier momento caería sin poder levantarme más.
Estoy aprendiendo a ver a los ojos a los que quiero, a sentirme sin culpas, a entender que todo lo malo que pasó, no fué por mi causa... yo no lo provoqué.
Ahora lo entiendo.

He hablado con uno de mis hermanos gemelos, al que desde hace 26 años no veo. Me he sentido reconfortada al volver a escuchar su voz, una voz cansada que ya no reconocí.
Me ha hablado de sus hijos, de su familia, de su salud muy deteriorada. Otra vez el fantasma de la muerte joven se aparece para recordarme que esta cerca... me asusta.

Platiqué con el mucho tiempo. Hoy de nuevo lo internan para hacerle unos estudios del corazón. Corazón cansado de tanto amar.
Me despedí de él y le aseguré que después de tanto tiempo voy a estar al pendiente de su salud. Si estoy en la computadora la mayor parte del día, que por lo menos sirva para estar al tanto de los hermanos que están lejos.
Así lo haré.

Hoy es navidad.
Mi espiritú grinch ha aparecido. Decidí no pasar la noche con mi familia... con mis hermanos.
Hoy por lo menos quiero empezar no siendo hipócrita y hacer lo que me nace. Ahora no me nace estar con mi familia. No tengo rencores... solo no estar.
Hoy decido lo que siento que es mejor para mi y Barry y mis hijos me han apoyado.

Este día  para muchos importante, para mi será uno más. Estaré con la familia de Barry y cenaré tranquila. Abrazaré a mi familia... a la verdadera. Le daré un abrazo muy fuerte a Barry que es el pilar más fuerte en mi vida. Besaré a Muny por ser mi hijo. Agradeceré a Kiku ser mi hija y ser la base más fuerte de mi vida.
No me gusta la navidad, pero la disfrutaré.

Ayer disfrutaba estas fechas con mis padres, con mis hermanos. Romper las piñatas era la parte más divertida de la última posada.

Mañana recordaré todo lo que hice, lo que disfruté y lo que no.

Hoy también pasará.

Hoy quisiera que por fin Santa Claus se decidiera a traer la muñeca que camina agarrada de mi manecita. Un sueño que no he podido apartar al pasar los años.
Hoy aunque suene materialista... quiero una muñeca que camine de mi mano. Aunque eso no signifique la navidad, para mi lo es. Un sueño de niña que aún no se cumple.
Quiero despertar con la muñeca debajo de mi árbol de navidad.
Mis sueños se van cumpliendo de a poco... se están acabando.

Aún sigo siendo niña,,, una niña que se resiste a crecer a pesar de los años.
Hoy quiero elegir ser niña y ser feliz.






Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales