Páginas

martes, 31 de mayo de 2011

Por si las moscas...








El calor inclemente no ha dado tregua a mi pequeño cuerpo que ayer por fin quedó derrotado por semejante ola de calor.
El dolor de cabeza aunado a las altas temperaturas hicieron que fuera a dar con todos mis huesos al hospital donde me pusieron oxigeno y un medicamento que además de hacerme pesada la lengua orillaron a que me dieran otro piquete en mi ya de por si picoteados brazos que parecen coladeras de tanto hoyo.

Y héte aquí que estando en el hospital como condenado al cadalso no supe en que momento una horda de mosquitos tomaron por asalto mi hermosa cara, enterrando sus filosos estiletes que me dejaron la cara como zona de guerra.

Ahora además de padecer el dolor de cabeza infrahumano que de a poco ha ido aminorando el medicamento mi cara tiene tantos granos que parezco puberta en etapa cogeril, la doctora ha preguntado de donde salieron tantos granos y ha insinuado que puede ser que todo ese escuadrón de mosquitos me haya causado el dolor de cabeza o provocado una alergia que me llevó al hospital.

Si de por si el que llegue la noche en esta época del año me mantiene despierta por tanto calor no dejo de pensar en que esta noche me vuelva a poner mal, de lo que estoy segura es que no lo resistiré. 

Por si las moscas tengo preparado un arsenal con el cual vencer al enemigo: ventiladores, abanicos, limones, aspirinas, plaquitas anti-moscos, hielo, toallitas y un par de guardianes a los que no he dejado dormir desde que empezó este infernal calor, estos dolores de cabeza no se los deseo a nadie o tal vez a los políticos, puede ser que el dolor los sensibilice un poco.

Por si las moscas sepan que los quiero amigos.






lunes, 30 de mayo de 2011

Comunicación exitosa.







Mira Chikis, el motor de un cuarto es el que necesito para ponerle al refrigerador de la Sra. Farías, como es un congelador grande necesita de un motor de 1/4 ligero ¿entiendes?

Si -contesta Chikis- claro

Pero el que estoy buscando es el de 1/5 que es para el congelador de la Sra. Campech, para ella le serviría el Enbraco pero ese no me gusta ponerlo porque a pesar de que es muy bueno hay que adaptarlo entonces mejor le pongo del original para no tener problemas ¿ahám?

Emmm, si, entiendo-contesta Chikis- clarísimo.

Acúerdame de comprar el de 1/2 caballo para la vitrina de nomeacuerdoquien.

Si, está bien Barry yo te recuerdo- Dice Chikis.

¿?

Oye Barry ¿podemos comprar un bolso mochila? es que el mio ya no sirve.

¿Sabes cual motor mejor compraré? el Danfus es muy bueno.

-Y cuando hayamos comprado el bolso mochila me llevas a la Ciudadela para comprar unas blusas indígenas de las que necesito Barry? es que las que tengo ya están muy vistas.

¿Muy vistas?, si tienes un montón además ni sales ¿quién te las ve?

-Yo y eso es más que suficiente

Está bien Chikis- pero fíjate la señora del motor dice que es muy cara la reparación, debería ver lo que cuesta la soldadura, los adaptadores, el motor y todo lo demás, ya no se puede cobrar menos ¿o no?

No Barry- oye ¿y después de comprar el motor podemos ir a comer?

-Claro- pero déjame terminar, la Sra. Campech insiste en que le haga un descuento por los años que lleva conmigo, imagínate a veces si se puede pero esta vez no creo.

Oye Barry- ¿y si vamos después a buscar libros, crees que podamos?

-Si Chiquita pero ahora no me distraigas, ven vamos a ver el motor.

-Ya me cansé Barry

-Ya llegamos Chikis, saliendo te compro todo lo que quieras ¿si?

¿Todo lo que quiera?

-Si-

Bueno, vamos pero dijiste todo lo que quiera ¿eh? y no vale arrepentirse.

Y así fuimos a comprar el motor de nomeacuerdoquien y a comer y a comprar muchas cosas para mi.

Si siempre he dicho que Barry y yo tenemos una muy buena comunicación y que nos entendemos muy bien, sólo es seguirle la corriente porque en eso de motores y refrigeradores no sé ni madres.

Yo lo escucho y él no y así nos llevamos muy bien o él no me escucha y yo si y nos seguimos llevando bien, pero si siempre lo he dicho, la comunicación es primordial en el matrimonio ¿o no Barry?

¿Eh?

¿Qué dices Chikis?








domingo, 29 de mayo de 2011

Donkey.

.






Ya
no
quiero
ir
a la
escuela.

No me gusta, ya no me emociona, prefiero quedarme tirada en el pasto buscando figuras en las nubes pero si me tiro Benito Tiki me lame los pies o quiere que le haga cariños y Babo Alejandro se echa en mi panza o me quiere coger la pierna y no me dejan en paz.

No estoy dando lo que debiera, ni me importa, no aprendo los verbos en inglés, llevo planas y planas y ninguno se me pega, los que se me pegan no me los preguntan, mñeh.
No me gusta estudiar, prefiero terminar de leer el libro de José Agustín, o revisar el blog, o mirar cuanto me han crecido las uñas, o deleitarme con el perfume que me regaló mi hijo el diez de mayo.

Soy mala alumna contrario a lo que era de pequeña, quizás porque en ese entonces estaba en juego mi futuro hoy lo único que está en juego es nada.
Saco seis o cinco de calificación, en la escala de Jean Claude seis es igual a tres o sea repruebo. En mi salón hay una reina de verbos que saca puro diez mñeh, si ella es reina yo vendría siendo una bellaca, palurda.
Para que no me regañen en casa les digo que después de seis todo es vanidad y se ríen conmigo pero es para que no me digan nada.

Ya
no
quiero
ir
a
la
escuela
nunca
de
los
nunca
jamás
de
los
jamases.

Ya no quiero hacer tareas, ya no me importa pelearme con nadie, ni odiar a Sonia ni a Martha, a la que sigo odiando es a la vozdeflauta que me cansa su voz de pito, ya ni me interesan los hombres que van, al fin que están muy feos que se los queden sus esposas, yo ya tengo a Barry y a mi Ángel de la Guarda y a Enrique y a Damián y a Jason y a Jesús y a no sé cuantos más.

Ya no quiero ir a la escuela, me quiero desaparecer y que el mundo olvide que existí así mañana ya no me levantaría temprano ni nada de nada, putos verbos.














sábado, 28 de mayo de 2011

Pedro y medio.







Son casi las tres de la mañana, el sueño a huido de mi como tantas otras noches, el calor no me deja dormir, me pongo a escribir dejando que mis dedos hablen, me pregunto si algún día dejarán de sentir ese cosquilleo inquieto que no puedo controlar.
Se oye el tic tac del reloj marcando el paso de las horas que no dejan huella. la respiración tranquila de Barry que descansa a mi lado. Escucho el suave latir de mi corazón descansando después de un día muy pesado, los grillos están dormidos. A lo lejos se oye el ruido de una motocicleta, ¿quién andará a estas horas de la madrugada en la calle?

Se escucha también el silbato del vigilante, de pronto viene a mi memoria ¨Pedro y medio¨ el sereno que cuidaba la colonia en la etapa infantil en la casa paterna.

Pedro y medio-el velador de la colonia- tenía una estatura gigantesca, una voz de trueno, manos grandes y gordas y una panza descomunal en la que pensábamos traía a los niños que se habían portado mal y que se había comido por no querer dormir.

Mi madre cansada de la friega diaria queriendo descansar cuando llegaba la noche nos decía que si no nos callábamos Pedro y medio nos comería pasando a formar parte de su desayuno, palabras mágicas que hacían que todo quedara en silencio en cuestión de nada, bajo las sábanas temblábamos imaginando que en cualquier momento entraría haciéndonos pasto de sus crueles colmillos.

Cuando los domingos pasaba a cobrar el buen resguardo que hacía a nuestra seguridad, mamá le preguntaba que cómo le había ido en su búsqueda de niños latosos, con voz cavernosa decía que solo había comido uno o dos niños sobándose la panza, señal con la que nosotros corríamos a escondernos de sus tentadoras fauces.
Su uniforme color caqui y su gorra cada vez le quedaban más chicas, creíamos que era porque comía muchos niños, inocencia de chamacos.

Pedro y medio era un tipo bonachón, su gran estatura y su voluminoso cuerpo lo habían hecho pedir trabajo de velador, todos le tenían miedo a pesar que era muy bueno, era incapaz de hacerle daño a nadie.

Los fantasmas vagabundos del pueblo lo dejaban pasar escondiéndose en las ramas de los árboles, los perros mansitos se echaban a su paso, los borrachos se escondían en los quicios de las puertas cuando estaban muy bebidos, algunas ocasiones detrás de las cortinas lo veíamos pasar enchinándose la piel al escuchar el silbato con el que anunciaba su paso.

¨Las tres de la mañana y todo sereno¨ gritaba para infundir más temor, nosotros temblando en nuestra camita pedíamos a todos los santos del cielo y a nuestro ángel de la guarda que nos protegiera, imagínábamos que metía la mano por la ventana de la calle y sin misericordia nos comería.

Pedro y medio desapareció un día en que el viento fuerte del olvido azotó con furia nuestras ventanas, el eco de su silbato dejó de oírse en las madrugadas, la voz de trueno desapareció para siempre quedándose escondida entre las paredes de las casas, en el sótano de la escuela, en la orilla de la carretera.

Y aquí estoy rescatando del olvido a un ser que se quedó grabado en la infancia con letras de miedo pero que al recordarlo me ha hecho sonreír porque Pedro y medio con todo y su descomunal figura, era incapaz de hacerle daño a nadie.





miércoles, 25 de mayo de 2011

Ritual de una madre para bañar y que duerma tranquilo un hijo de los tantos que dios le mandó.







Tranquila, teniendo la calma que puede tener una madre con tantos hijos, jalándole uno la falda para pedir una poca de atención o atender la queja de un hermano menor que ha sido castigado con un zape por el hermano mayor, o hacer la trenza que se ha deshecho con el juego del viento entre los cabellos, metida en el bullicio de una algarabía que no tiene fin, la madre llena una olla grande con agua poniéndola en el fogón a calentar, va a la cocina espantándose a los hijos que la siguen como moscas a la miel, deshoja una lechuga orejona, la pone bajo el chorro de la llave para que quede bien limpia depositándola en el agua con la que bañará al bebé recién nacido que dios tuvo a bien mandar.

Prepara la tina encima de una mesa, teniendo mucho cuidado de que ningún hijo se le atraviese y pudiera quemarlo, llega con la olla vaciándola en la tina dejando que las hojas de lechuga caigan también.
Desnuda al bebé en la cama, lo cubre con una manta de cielo bordada con punto de cruz en las largas noches de espera, toma entre sus brazos al bebé, con el dedo índice toca el agua para saber si está templada, dibuja en la mollera del niño una cruz imaginaria encomendándole a dios que el bebé esté bien.

Lava primero la cabeza con una franela blanca y un poco de jabón sin perfume cuidando que no le entre a los ojos que verán todas las maravillas que la vida le tiene preparada, le seca bien el poco pelo, quitándole la manta para meterlo a la tina, el bebé se ha quedado dormido al arrullo de la voz de la madre, siendo despertado cuando toca el agua tibia. Se deja querer sin emitir un solo llanto, le gusta estar en los brazos de su madre, sabe que está a salvo entre ellos, chapotea un poco siendo calmado por ella con un susurro.

La madre canta quedito redondeles que transportan a un mundo de sueños al bebé que poco a poco entre el agua va quedándose dormido.
Termina de bañarlo, lo seca con una toalla suave, lo viste sin dejar de cantar quedito. Camisetas, chambritas, calcetines, pañales de franela bordados en la orilla, fajero y un gorro de color combinado con los zapatos tejidos forman el atuendo del niño que se resiste a despertar a cada movimiento de la madre quien sentada ya  saca uno de sus pechos para alimentar con el líquido subliminal que transportara al bebé a la nave de los sueños.
Duerme succionando poco a poco la vida que ella le transmite junto con la paz de unos brazos tibios, cierra los ojos al fin sonriendo a veces haciendo que la madre con ojos de diosa agradezca tener un lindo bebé.

Duerme, la lechuga ha hecho efecto, dormirá toda la noche para que mamá tenga fuerzas suficientes al otro día para atender a los hijos que también requieren su atención.
Madre al fin conoce los extraños secretos que puede tener una lechuga para darle al bebé un plácido sueño, secretos que han sido transmitidos de generación en generación y que aprenden con mucha atención esas niñas que están viendo como se es una linda madre.













* El hermoso bebé de la foto es el nieto del ciber-amigo que nació el sábado.

martes, 24 de mayo de 2011

Fer Manda (Yo no perdí, él me ganó).









Las apuestas nunca han sido mi fuerte, apuesto sólo por apostar, por darle en la torre a alguien, me gusta porque en la mayoría de los casos pierdo pero la adrenalina generada hace que valga la pena la incertidumbre.
Y aí voy yo y mi bocota a apostar en el juego Monarcas-Pumas por el título del fútbol mexicano, con Fer del blog (Entre paréntesis) que le va a pumas, yo le voy poquito a monarcas pero solo poquito, en realidad no le voy a ninguno pero quise apostar.

Y apuesto...

Me dispongo a ver el partido el domingo con un traidor (Barry que no me apoyó, ay si ay si apoyo a mi hija mñeh) y con mi partner de siempre que me apoya en mis apuestas, gracias Bruno.

Menté madres al primer gol de pumas, después metió gol monarcas, respiré aliviada, algo es algo digo yo, vamos empatados, pero snif entonces snif el pendejo de Vilar no pudo hacer nada ante Javier Cortés que barrió con la defensa, desbordó por el lado derecho, se quitó a tres jugadores de monarcas y ¡GOOOOOLAZO! snif, metió el gol de su vida snif con el que hizo que ganaran snif y el pendejo de Vilar no pudo hacer ni madres snif y se tragó el gol snif.

Ganaron ¡maldición!, así que aquí estoy escribiendo algo de los pumas, snif, pero como no me sé rajar pues cumplo la apuesta, todo fuera como eso, al fin que y qué snif.

Jamás vuelvo a apostar nada lo juro, es más ¿cuánto apuestan?








*Imagen robada de google snif.

sábado, 21 de mayo de 2011

Te quiero para siempre jamás.








Que difícil es expresar palabras bellas de unas manos acostumbradas a escribir tristezas y melancolías, no sé cómo podría contar la felicidad que siento al leerte tan feliz e ilusionado pero no puedo hacerlo, quiero gritar y gritar, anunciar al mundo la felicidad que da el que un bebé llegue a alegrar aún más el mundo feliz en el que ya vives, pero temo no saber cómo.

Quisiera estar cerca de ti para saber qué es lo que se siente ver nacer al hijo de tu hijo, robarte una poca de esa felicidad inherente a ti para que cuando llegue el mio sepa cómo reaccionar pero es tu felicidad y no tengo derecho a robarte una poca siquiera, pero si puedo compartirla, escribir sobre su nacimiento, sobre el nieto de esa Alma Gemela que existe en algún lugar del universo y la cual conocí gracias a este maravilloso mundo virtual que me abrió las puertas al sitio en el que estás.

Puedo imaginar tus nervios, la forma en la que tratarás de distraer a todos para que la llegada de él no sea tan larga pero tu mismo no podrás controlarte.
Puedo imaginarte cargándolo, mirándolo con esos ojos tan tiernos de borrego a medio morir como es la mirada de los abuelos, puedo ver las lágrimas que rodaran por tus chonchas mejillas ¿y sabes? me enternece saber que tienes corazón de pollo, pégalo a tu corazón para que sienta la alegría de llegar a este mundo.

Querido amigo, dale un beso a ese tierno bebé, abrázalo con todas tus fuerzas y dile que en algún lugar del mundo pronto nacerá una bebé que traerá la felicidad a esta otra alma gemela que te desea todo lo mejor para ti y tu familia pero sobre todo lo mejor para ese bebé que está pidiendo abrir sus ojos a un mundo feliz que ya le espera.

Te quiero para siempre jamás amigo... para siempre jamás.












viernes, 20 de mayo de 2011

Lampiña o peludona.






Pasaba la media noche, recostada en el sillón, con sólo un camisón pequeñito de esos que despiertan al amor, a las bajas pasiones, a los instintos lujuriosos, descansaba haciendo que la diminuta prenda dejara a la vista mis torneadas piernas quedando lo demás a la imaginación, el calor sofocante y la quietud de la noche hacían que dormitara esperando que llegara el nuevo día para terminar con el suplicio de una semana sin mucha actividad.
La lámpara del buró alumbraba la oscuridad de mi recámara dibujando en las paredes seres extraños, formas humanas, penes grand... ah no eso no se veía.

Los ojos semicerrados no podían ver que alguien se acercaba peligrosamente a mi, sentí como poco a poco iba tocando mis muslos, me estremecí al instante que mi piel se erizaba, los pechos despertaron de su letargo a la suave caricia queriendo salir de su prisión de seda, me moví un poco intentando no sentir, el calor agobiante no me dejaba fuerzas para una noche de sexo salvaje como el que se veía venir. 

Imaginaba que era Enrique con su cuerpo flacucho que me invitaba a los placeres carnales, lo veía caminando hacía mi mientras se iba despojando de su ropa, las caricias casi imperceptibles en mis muslos hicieron que abriera levemente las piernas mientras seguía sintiendo como sus dedos se dirigían hacía arriba pasando por la cueva del placer sin asomarse, me pareció extraño pero seguí disfrutando el recorrido por mi piel, hasta que se situó en medio de mis senos, la súbita sensación tan real hizo que abriera los ojos, vi una cabeza grande, brillante que parecía invitarme a besarla, ahhh! gemí primero y después solté un grito desgarrador parecido al que lanza uno cuando llega a los límites del placer -es lo que me ha contado la prima de una amiga no sé yo- entonces con los ojos bien abiertos vi a una pinche araña panteonera que estaba encima de mi, grité tan fuerte que desperté a todo el fraccionamiento. Con gran valor, fuerza y coraje que anida en mi solté un manotazo haciendo que la araña panteonera jija de su madre volara hasta los confines del cielo de las arañas panteoneras, con eso de que las lluvias comenzaron, ha proliferado una cantidad de arañas de todos tamaños grandes, chicas, gordas, flacas, lampiñas, peludas, cabeza grande, cabeza chica en fin parece que las hacen al mayoreo y yo que estaba soñando que por fin Enrique me haría suya, plop!









miércoles, 18 de mayo de 2011

¿Guau?










Uno
Dos
Tres
Cuatro... cuatro partes en las que debo partir mis pastillas.

Blanca
Blanca redonda
Blanca delgada
Blanca gorda
Rosa pálido, todas debo cortarlas para tomar la dosis exacta.

Las pastillas de Benito Tiki mi chihuahua también van partidas en cuatro y también son blancas, somos tan parecidos, él está enfermo de hipertensión igual que yo, él es gruñón yo tambor, no nos gusta que nos abracen pero ahí estamos pegados cuando nadie nos fuma. Cuando llega alguien él ladra yo miento madres.

Tiki se la pasa dando vueltas en su camita, rascándola para acomodar su cobijita, yo doy vueltas en la mía, él me muerde mis pompitas tersas de piel de durazno, yo no le muerdo las suyas peludas, no.
Somos gemelos sólo que él es perro, yo soy perrucha pero porque soy peleonera no más.

Corto las pastillas de mi Tiki porque soy su enfermera oficial, parto mis pastillas y también las de él teniendo cuidado que no se mezclen, todo pareciera normal, las pastillas de Tiki en una tapa especial, las mías en el frasco, ¿entonces en qué chingado momento me tomé las de Tiki y le di las mías a él? 

Todo podrá ir bien mientras no empiece esconder mi comida debajo del cojín u orine levantando la patita o le huela el asshole a Babito o me quiera coger las piernas de las visitas o persiga mi rabito o aulle cuando suena el teléfono, algo tendré que hacer sino la próxima en visitar al veterinario seré yo.
¿Porqué sólo a mi me pasan estas cosas? grrr.

















martes, 17 de mayo de 2011

Dulcinea y el remedo de Rocinante.









¿No quiere un caballo señito?, me dijeron varios hombres que ofrecían llevar a los visitantes a la cima del volcán. ¡Ni madres! fue lo primero que dije porque en mi pinche vida he estado cerca de un cuaco y no iba a ser esa mi primera vez.
No va a subir a pie señito yo sé lo que le digo, me quedé viendo desafiante al tipo y emprendí la subida a tan empinada cuesta, mis piecesitos se hacían chuecos porque no estoy acostumbrada a caminar entre piedras.

¡Súbase señito! me dijo el campesino cuando vio que me quedé parada viendo lo difícil del camino, pero no iba a subirme a un pobre cuaco que estaba en los huesos. Podía contarle las costillas, estaba tan esqueleto  que imaginé iba a caer de panza con las patas abiertas-el caballo no yo-tan pronto pusiera mi hermosa anatomía en semejante jamelgo.

No pasa nada, es juerte aunque no parezca-decía el anciano-  mientras mis ojos pedían perdón al intento de caballo que me miraba con ojos de no mames me voy a pandear. Llenando de aire mis pulmones sin volver a mirar a los ojos del caballito, me crucé el bolso, me subí no sin antes querer caer del otro lado porque en mi pinche vida me había subido más que a los caballos de feria que ni relinchan siquiera.

Y ahí voy a lomo de cuaco, con el viejillo agarrando la rienda mientras yo me detenía hasta con los dientes para no caer e irme a estrellar a las rocas que el volcán había expulsado vaya saber su madre cuando.
La subida estaba tan llena de rocas, lodo y hoyancos que el pobre jamelgo esquivaba gracias al sabio manejo del campesino que no sé cómo chingados no se cansaba. Yo no más ver la empinada cuesta ya iba sacando la lengua, él viejo y el caballo iban tan frescos como las lechugas o al menos nunca oí que se quejaran pero si vi la sonrisa burlona del pinche matusalén que se reía en sus adentros.

Llegué o deberé decir llegamos sanos y salvos hasta un santuario quenorecuerdocomosellama y ahí pude bajar y descansar al pobre caballito que seguramente cuando me bajé ha de haber respirado tranquilo al descargar semejante dama, lo malo que todavía faltaba el regreso, pinche madre quién me dijo que ese remedo de Rocinante era más fuerte que yo ni siquiera bufó.

Y vale madre ahí voy pa´bajo de nuevo pidiendo a dios y a todos sus santos anexos y convexos que se acordaran que un día hice algo bueno y que me lo valieran para no estrellar mis huesos-porque tengo, muy escondidos bajo mi carnosidad pero tengo-pero dios se acordó de un día lejano que rezongué a mi madre, empezaron a caer gotas de lluvia, ora si ya valí madre le dije a Sancho Panza digo a Barry que como buen jinete ni se inmutaba ante el camino lodoso, ah chinga ahora resulta que sabe conducir caballos, achis.

Por fin llegamos al lugar de partida después de haber pasado las de Caín en el pinche camino, me bajé pero el cuaco se movió, el viejillo no me pudo detener, Sancho no me alcanzó y si, caí con mis quinientos huesos y un collar de calaveras como dice Quique en la tierra, pinche madre en mi méndiga vida me vuelvo a subir a ningún animal de cuatro patas pendejos ¿o seré yo la pendeja?, será el sereno pero no me vuelvo a subir a un jamelgo a menos que alguien me quiera robar a lomo de su caballo bayo, ahí si ni me quejaré, auch!




+de soslayo











lunes, 16 de mayo de 2011

¡Ssssssssssálvese quien pueda!

.







Essssssssstoy muy enojada
voy a desssssssstruir al mundo y regressssssssso
ssssssssssssi antesssssss no me muerdo
y me enveneno mordiéndome a mi misssssssma.





domingo, 15 de mayo de 2011

Síndrome del nido vacío o lo que es lo mismo los hijos se fueron a la chingada y ya no voy con ellos.



Síndrome del nido vacío, había oído esta frase antes, sé lo que significa pero no me había puesto a pensar en ella hasta hoy que mis hijos se fueron a ver el partido de fútbol entre Chivas-Pumas de los cuales son seguidores cada uno y ¡NO NOS LLEVARON! ni a Barry ni a mi.
Yo quería ir a ese partido aunque no le vaya a ninguno de los dos, bueno le voy a Chivas cuando se enfrentan pero no le digo a Kiku porque se enoja.

En fin yo no importo pero Barry si porque es Chiva antes que ser católico y le dolió, supongo que esto así será de hoy en adelante, los hijos crecieron, no necesitan más de nosotros, debemos estar conscientes de ello. Los hijos volarán a donde deba ser, el hogar volverá a ser casa como leí por ahí, bueno por ahí no porque nadie lee por ahí, lo leí normal.
Barry me dijo que iríamos a desayunar cuando regresara de trabajar pero lo sentí como premio de consolación porque estuve sola todo el día de ayer y hoy va el día por el mismo camino.

¨Los hijos algún día se irán y sufrirás mucho¨ me dijo mi cuñada, mñeh si no sufro lo que digo es que de pronto me vi sola, con los demás haciendo su vida y yo estaba tirada en mi sillón favorito que ya odio porque  he pasado mucho tiempo últimamente en él.

Lo que si no sé es como se llama cuando el esposo se va a beber después de una semana pesada de trabajo y deja a su esposita hermosa y linda esperándolo hasta altas horas de la madrugada, ¿será síndrome?, puede ser el síndrome de ¨me voy a beber una copa para desestresarme de todo lo que trabajé en la semana y merecido me lo tengo¨, ¿o será síndrome de la cama vacía porque el esposo anda en un bar? no sé.

No me quejo, me quedo con mis perros que como bien dice mi querido amigo, ¨ellos no te abandonarán jamás hagas lo que hagas y seas como seas¨  aunque la realidad es otra, los chihuahuas están conmigo porque no hay nadie más, sabido es que cuando llega alguien me abandonan de inmediato, ¡perros!
El único fiel es Jason Enrique mi pez beta, lo malo que a él no lo puedo tener junto a mi porque si lo saco de la pecera se muere, que mal plan.

No importa mis hijos no me abandonan se van a hacer su vida lejos, lo que me preocupa es que hace tanto tiempo dejé mi vida a un lado que ya no recuerdo donde se quedó.














viernes, 13 de mayo de 2011

... ahí fue cuando hice Gulp!





Hacía demasiado calor, sin tener nada importante que hacer había estado leyendo por unos momentos pero mi mente divagaba-cosa rara en mi- y me puse a ver la televisión, sin encontrar nada interesante terminé por apagarla. Tomé una revista comencé a leer sobre la beatificación del Papa, las narcofosas, corrupción y patatí patatá, como ya estoy hasta la madre de tanta información de esa índole, encendí la computadora buscando a alguien en el msn.

Encontré a un buen amigo* que hace mucho tiempo no ¨veía¨ estaba conectado y lo saludé. Entre risas y las ganas de vernos empezamos a ponernos cariñosos.
Me dijo cositas sucias y me acariciaba-bueno al monitor- yo me quedé asustada.
Comenzó a bailarme sin que pudiera hacer nada, atónita no dejaba de ver el baile cadencioso que estaba haciendo. Empezó a desabotonarse la camisa hasta quitársela, después desabrochó el cierre del pantalón con movimientos lentos y sugestivos, yo tenía la boca abierta porque nunca en la vida he visto un streptease, al acercarse al monitor cerré la boca no vaya a ser el diablo.

Se acariciaba el velludo pecho, se bajó el pantalón dejando a la vista unos boxers de esos pegaditos que dejaban ver algo muy grande que quería salir a toda costa.
Abría y cerraba mis ojos pero después ya no porque me estaba perdiendo de algo muy bueno así que mejor los dejé muy abiertos, qué tal si me preguntaba algo y no iba a saber que decir, de pronto se volteó dándose nalgaditas sin dejar de bailar y me aventó un beso.
Empecé a morderme los labios porque algo me estaba ocurriendo, sentía cosquillas en una parte de mi hermoso cuerpo, el corazón comenzó a latir de prisa pero no dejaba de ver el espectáculo que tenía ante mis ojos.  
Mi amigo* se acercó al monitor chupándose los labios, ahí fue cuando hice ¡gulp! y empecé a jadear hasta llegar a un grito que parecía que me iba a venir... un paro cardíaco porque Benito Tiki mi chihuahua me mordió mi piecesito, me desperté y ya.













*Por cuestiones de seguridad el nombre de mi amigo será omitido para librarlo de los madrazos de Barry.
**Imagen tomada de google no vayan a creer que es de mi amigo y le caigan proposiciones indecorosas.

miércoles, 11 de mayo de 2011

El santo triste.






Soy un santo menor, uno de los qui´se encuentran arrinconados en el lugar más oscuro di´las iglesias donde los ratones son los únicos que si´acercan olisqueando nuestros pieces y orinando las túnicas, pinches ratones me tienen mu harto.

Yo quería ser grande, del tamaño di dios, comencé a hacer milagros sin medida pero algo salió mal. Cumplía todo lo que me pedían, empecé trayéndole el esposo a la Juana, tenía diez años que no sabía nada d´el, se jue quesque a buscar una vida mejor pa´l otro lado, se lo traje nomás que pus vino con otra, yo qué culpa, ella me lo pidió yo si´lo traje.

O el novio que li conseguí a Casilda la solterona del pueblo, fea como la chingada, tenía bigote cerrero y unas cejas qui parecían azotadores di lo gruesas qui staban pero pus li conseguí un tipo de no mal ver pero era joto, se dio cuenta cuando un día li pidió prestado un vestido de tul medio gacho y unas medias d´hilo nylon, ¿pos qué culpa tengo yo?

Todos los milagros me salían a medias, staba seguro que les ponía bien harta atención pa´ entender lo que querían pero pus aluego algo se me cuatrapiaba in la cabeza qui´a la hora de hacer el milagro no salía bien parado.

Aluego me empezaron a agarrar coraje cuando los campesinos pidieron agua pa´que la siembra se diera buena, yo pensé que si les echaba muncha pos se pondrían contentos pero pus quesque se inundaron las milpas y la cosecha se perdió, chinga otro milagro que me sale mal.

L´ultimo que pasó jue cuando vino esa niña, la Rosa esa que decían que tenía agua en la panza porque le crecía mucho, su mama quiría qui la curara, pero pus cómo  si la niña se había dado sus buenas cogidas con Juan el tlachiquero qui olía como la chingada pero pos cuando hay amor que importan los olores. Y pos la curé, bueno se curó solita a los nueve meses trayendo al mundo un hijo que olía a pulque, aí jue donde empezaron a regar el chisme qui yo era de mala suerte y comenzaron a dejar de pedirme milagritos.

Todo mi sale mal.

A este paso lo más qui conseguiré será qui no mi saquen di´la iglesia. Aí stoy todos los días tratando de hacer las cosas bien pero pus no me salen. Ora hasta el pinche sacristán mi ha agarrado tirria, ya hasta mi quitó la cajita de las limosnas porqui no si mi acerca naiden ni siquiera un despistado.
Ayer vino murmurando y rascándose la cabeza porque di hace tiempo el vino di consagrar si´ha estado desapareciendo y piensa que alguien si mete en la noche a robarlo o que el pagrecito se lo toma.

Tovía tengo qui aguantar como los dimás santos si mi quedan viendo como diciéndome ¨mira pendejo yo si sé hacer milagros¨, yo nomás mi quedo con mi cara triste, mesmamente como si´quedan los pobres de penas di muerte, ¡me lleva la qui mi trajo!

Pero no li´aunque, todito si´mi olvida con el agüita que encontré a un lado del altar, tá re güena, mi hace olvidar que un día quise ser dios, pero mi quedé en pendejo.








lunes, 9 de mayo de 2011

No tengo madre.




Por rudo que parezca así es, hace tanto tiempo que mi madre tuvo a mal morirse que pienso nací sin madre.
Quedé sola cuando más la necesitaba pero las madres se mueren cuando a uno le hacen más falta, y la mía me hizo falta de a madres.
El diez de mayo para mi pasa sin pena ni gloria a no ser por lo que discretamente y sin querer les hago saber  a mis retoños que quiero para ese día, soy madre interesada y presumo de ello, no me gusta pasar por abnegada. Nada de que ¨conque vengas a verme estoy feliz¨, no, si quieres verme vienes sino no nadie te obliga de todos modos soy feliz, no baso mi felicidad en otros, bueno algunas veces cuando alguien me hace falta.
No me gusta que me regalen flores, las flores son para los muertos y yo maltrecha pero sigo viva además pobrecitas que tengan que cortarlas por ser un día diferente.
No acepto que me regalen cosas para la casa, es día de las MADRES no de la casa así que... ¿plancha? ah chinga eso no es regalo eso es una burla.
¿Qué vamos a hacer de comer ese día?, ¿vamos?, no, yo no hago nada, oiganme no, eso no se vale. Luego todos se van y se queda el tiradero, no por favor. Al menos eso es lo que veo en casa de mi suegra, yo no quiero eso para mi.

Pido... 

pido... 

pido... al menos ese día pido lo que se me antoje. Muchos me critican porque pido pero no le veo nada de malo si veo que pueden comprarme lo que quiero, lo pido y si no... también, caray es una vez al año. Sé que en mis circunstancias no estoy como para pedir pero qué tanto es tantito?

Una bolsa de última moda, aunque no salga de la misma pero tener una nueva es uno de mis placeres culposos. Que si blusas o pantalones frescos para poder andar sin tanto calor aunque en el closet ya no quepa una blusa más, de tantas que tengo termino por andar siempre con la misma. Que si el perfume que me caracteriza que cuesta mucho trabajo conseguir... si, ése quiero si no no me traigas otro. Que si ahora quiero el último disco de Enrique Bunbury aunque ya lo tenga en mil versiones diferentes o en último caso el libro favorito que mi sensei me recomendó.

No soy madre de las que dicen que se conforman conque sus hijos se porten bien y saquen buenas notas en la escuela, no, perdón pero esa es su obligación así que no hay nada que hablar en cuanto a eso.
Tampoco soy de las que dicen que no me regalen nada, ¡NO!, soy madre interesada, quiero que me regalen todo lo que pida y más. ¿Qué si soy  interesada?, pues si, pero supongo que puedo pedir lo que quiera, que ellos me lo den ya es otra cosa.

No me gusta hacerme la víctima (a veces si porque me funciona) pero por lo general dejo que me consientan, hasta Barry que no soy su mamá me complace en todo lo que pido.
Sé que no tengo madre -literal- pero de vez en cuando me gusta sentirme reina, abomino de los días implantados pero el día de las madres es sagrado para mi.
Y es que no hay placer más grande que el que me pregunten: ¿Qué quieres que te regale? y lo mejor de todo es la satisfacción de que pueda tener en mis manos lo que tanto quiero al fin y al cabo cuando tengo mucho de lo mismo se lo regalo a mis cuñadas, hasta eso no soy egoísta, pero sólo cuando yo quiera no cuando los demás me digan que para eso pienso y decido por mi.

Por eso digo que no tengo madre.







Los Escribicionistas.












Catorce personajes tan disímbolos entre si como sus nombres: Destroyer, Dr. Gonzo, Úrsula Amaranta. Una heroína trágica NTQVCA.
Una mujer con ganas de hacer algo nuevo RoS. Un hombre extraño, tan extraño como su nombre: Fototropismo que antes de oírlo nunca me había entrado la curiosidad por saber que querría decir fototropismo, hora lo sé. Me ha impactado su personalidad fuerte.
Unos tipos jóvenes e irreverentes de esos a los cuales hay que arrimarse para robarles una poca de energía y juventud amén de desparpajo con la que alimentar el espíritu: Pinchesendic, Fer Manda.
Una pareja romántica de la cual tengo una insana curiosidad por saber como se conocieron: Siracusa y Dark Ángel.
Un PHERRO amigo que quiere ser malo y no le es muy grato que le llame PHERRITO porque le resta la fiereza que quiere aparentar aunque sea más manso que no menso que mis chihuahuas.
Otro pirata que llegó surcando los mares con su barco lleno de poesía y en el que se han subido varios ya -entre ellos yo- para enseñarnos que la fiereza se lleva bien con el amor: Capitán Tintasangre.
Un tipo que me ha sorprendido y al cual ya conocía de tiempo atrás, con un nuevo nombre un poco irreverente: OJT.
Y junto con ellos una loca MaLquEridA que ha aceptado un reto: pertenecer a un colectivo llamado Escribicionistas.
Cada uno sacando a flote su personalidad, su timidez, su alegría, su yo.
Después de una semana de presentación en la que cada uno habló de su compañero de día, arrancamos hoy con entusiasmo y muchas ganas.

Catorce sujetos que tienen en común el querer escribir. Catorce personalidades diferentes que ya dieron muestra del carácter de cada uno en la primera reunión.
Escribicionistas empieza hoy y quise darles-darnos-la bienvenida presentándolos desde aquí.

Un placer.














sábado, 7 de mayo de 2011

Dulce sollozo de celofán.






No sé porque nadie me cree cuando digo que las envolturas de los dulces de celofán me hablan, ya sé que suena difícil pero así es. A esta edad nadie cree nada a los adolescentes. Tengo doce años y todos piensan que estoy loca.
En las noches cuando mamá está lavando los trastos de la cena, ando revisando minuciosamente cada tramo del piso de tierra firme de mi casa, debo cuidar bien que no haya ni una basurita, ni una envoltura de dulce tirada porque me empiezan a ver con sus ojos tristes. ¿Piensan que estoy loca? No, de verdad les digo, los papeles y las basuritas sienten y sino ¿por qué a mi me hablan?
Mamá dice que no debo decir eso porque sino me encerrarán en el manicomio y como siempre he tenido miedo de separarme de ella peor será porque no me dejarán verla nunca más.
No debo decirle a nadie so pena que me juzguen loca, que las envolturas de los dulces me hablan.

Mis hermanos se burlan de mi, en ocasiones tiran papeles para que yo los vea y empiece mi sufrimiento. Me tapo los oídos o me doy la vuelta para no oír sus súplicas pero hacen tanto ruido sus voces de celofán que debo correr lo más lejos  para acallar los gritos de ayuda. Me escondo debajo de las escaleras y empiezo a cantar esa canción que mamita me enseñó para espantar las voces : 

¨Vamos a la huerta de toro toronjil
a ver al milano comiendo perejil
el milano no está aquí
está en su vergel
abriendo la rosa y cerrando el clavel¨.

Cuando ya no escucho las voces regreso cansada de tanto gritar y cantar, mis hermanos muertos de risa me preguntan qué es lo que me dicen las envolturas, ¿porqué ellos no las oyen, será que son de otro planeta?, no sé pero me lastima su insensibilidad con las basurillas.
Mi padre sentado en la cocina con su mirada dura se toca la hebilla del cinturón para advertirme que no debo caer en las provocaciones de mis hermanos pero no puedo resistirlo, debo recoger las envolturas o no podré dormir.
Con su voz fuerte me ha dicho ¨¡La basura no habla! ¿entiendes eso? ¡No habla! No quiero verte recoger nada o te daré de cintarazos ¿oíste?.

Bajo la mirada vigilante de todos me resisto a levantar nada, espero que se apaguen las luces, que se duerman y de puntitas sin hacer ruido ni moverme mucho para no despertar a mi hermana que duerme al lado, me levanto y voy a recoger las envolturas, una a una las voy juntando, oyendo como agradecidas acarician mis manos con su ruido dulce.
Las deposito en la chimenea, ahí donde se encuentra el frasco de polvo de neón, así tendrán luz y no sentirán miedo hasta que mamá limpie en la mañana y las bote a la basura donde reirán porque ya estarán todas juntas.
Dice mamá que las basuras no hablan que son voces en mi conciencia que piden ayuda para salir de mi cuerpo, yo no sé que sea pero al ver las envolturas en el suelo, las siento desprotegidas, con frío, desamparadas y lo que se me ocurre para evitar su sufrimiento es recogerlas y dejarlas en la chimenea, así puedo dormir tranquila y sus gritos no me despertarán a media noche.

Mamita siente que morirá de tristeza porque no puede verme actuar diferente a todos sus hijos, me  acaricia la frente y dice que no me preocupe, que siempre estará conmigo para defenderme de todo y de todos, yo me dejo querer y metida en su pecho aspirando su olor me quedo tranquila, sollozando quedito.

Pero madre ha muerto dejándome sola, sintiendo el vacío que una madre produce al irse. Las voces de las basurillas no me distraen ya, posiblemente mamá las metió en su ataúd para que no me asusten.
Mamita ya no está para defenderme de los tipos que quieren llevarme a un lugar donde hay otros como yo, que hablan y ríen con alguien que los demás no ven.
Quiero quedarme tranquila para no escuchar las voces pidiéndome recogerlas, no soportaría oírlas más pero no pude evitar sentir un escalofrío al ver esa envoltura de celofán en el patio mirándome con sus ojos a punto de soltar el llanto...
Corro a las escaleras tapándome los oídos y meciéndome mientras grito tan fuerte como puedo:

¨Vamos a la huerta de toro toronjil
a ver al milano comiendo perejil...¨











*Imagen tomada de google.

viernes, 6 de mayo de 2011

Que si, que de amor si se muere.









(Cuento de viernes)


¡Que si!
¡Yo lo vi!
¡Lo juro!

Estaba tirado en el suelo, la sangre se escapaba gota a gota de su pecho formando un río rojo que se iba convirtiendo en un mar de muerte.
Había sido herido por una flecha, cuando me acerqué a verlo tenía una sonrisa estúpida iluminando su mortecino rostro.

¡Yo lo vi!

Era Cupido que se había herido con una de sus flechas en el corazón.¡Yo lo vi!, mi corazón estaba junto al suyo.














miércoles, 4 de mayo de 2011

La Bestia en mi mundo color de rosa.

.




Son las cuatro de la mañana, la hora del diablo, la hora en que Lucifer deja en paz sus artilugios con los que atrae las almas al inframundo y se pone a hacer el recuento de los que cayeron en sus garras.
Suena a lo lejos el silbido de La Bestia, el tren que lleva sobre su lomo a cientos de migrantes con el miedo y la zozobra arraigados en sus cuerpos, pero con un rayito tenue de esperanza.
Llevan la mirada fija en la imagen de sus familias diciéndoles adiós, con lágrimas en los ojos muchos de ellos no saben que ese adiós será definitivo.
Hombres, mujeres y niños hermanándose en un mismo fin, salir de la pobreza en la que viven.

He visto a esas personas cuando regresamos a casa, en mi mundito color de rosa no sabía que los jóvenes solitarios con un morral lleno de sueños que veo al lado de las vías, son migrantes, muchos de ellos  centroamericanos que en mi país vienen a sufrir lo que la mayoría de los mexicanos sufren en Estados Unidos. Algo diferente tenían que me llamaban la atención, quizás su color de piel o su pelo o quizás su soledad. La mayoría que he visto son jóvenes solitarios viendo al infinito. Acercándose a los coches para pedir unas monedas y comprar algo porque en el camino han sido robados, ultrajados, humillados. En México hacemos lo que nos hacen en estados unidos y me llena de vergüenza.

En mi mundito color de rosa, con lágrimas de telenovela no imagino el dolor de las madres al separarse de sus hijos.
Puede ser que me enoje con los míos o que sienta que no me quieren o que están en contra mía por estupideces pero pensar no volver a saber de ellos me enchina la piel y algo se me atora en la garganta. No los imagino solos y su alma en un mundo que no es de ellos. 
Pensar que esos muchachos se sientan solos y no tener el seno de una madre para llorar sus miedos, unas manos tiernas que los acaricien y den seguridad, escuchar palabras salidas de la boca amada para acallar los temores. Acariciar la cabeza y enjugar sus lágrimas con cariñitos de ¨No pasa nada, aquí estoy mi niño, no tengas miedo nada pasará¨. 

Pero la realidad es otra, esos jóvenes van en el lomo de La Bestia dejando que el paisaje llene sus ojos. Soñando en la mejor vida que tendrán cuando lleguen allá, soñando en lo felices que serán lejos de la miseria que los arroja de su tierra.

Son las cuatro de la mañana y me he enterado apenas que ese tren que todas las mañanas escucho es La Bestia, el tren que en su lomo lleva miles de sueños muchos de los cuales serán solo eso... sueños que no se harán realidad.
Hoy he escuchado el silbido de la bestia y agradezco poder abrazar a mis hijos.












*Imagen tomada de google.

martes, 3 de mayo de 2011

Frialdad.

.





Ojalá tuvieras cara para reír contigo
o tuvieras manos para acariciar mis mejillas.
Quizá si tuvieras boca para decirme palabras lindas
o tuvieras piel para sentirte.

Pero no,
eres una máquina,
una fría máquina que da caricias
a mi alma virtual.












domingo, 1 de mayo de 2011

Me arrincono pa´ llorarte (neuronas en fuga).






Dicen los médicos que el ochenta por ciento de mis neuronas emprendió la fuga de mi cerebro hace cerca de dos años o sea que estoy viviendo con el veinte por cierto restante. El veinte por ciento que debo exprimir al máximo.

Dice el muy guapo y joven neurólogo que el tratamiento que me dieron y con el que empecé el ataque debieron dármelo después o sea erraron la táctica, gracias.
Dicen que esa medicina me sana pero es contraproducente porque mientras me da una mejor calidad de vida, acelera el proceso de la enfermedad, el joven neurólogo va ir eliminando poco a poco el medicamento pero el daño está hecho, gracias.

Dicen que debo agradecer porque yo no estoy tan mal como otros que hemos visto y a los cuales admiro la gran valentía que tienen para vivir así, yo no tengo pasta de héroe, gracias.
Dicen que mi neurólogo está muy joven para ser especialista, que posiblemente esté experimentando conmigo y con nuevas drogas, no lo sé, quizás el tiempo u otro neurólogo me diga si estuvo acertado el tratamiento, el tiempo lo dirá o la desaparición de las neuronas que emprendieron la fuga en re menor o mejor dicho en do mejor.

Escribió  PHERRITO ayer en mi post ¨tratar de ser felices todo el tiempo aunque es muy difícil a veces¨ y así es, no puedo ser feliz todo el tiempo y ahora he despertado con el temor de mañana y del próximo sábado y de los próximos estudios y de...¨ lo único que quiero ahora es desahogarme, gracias.

Es muy difícil para mi sonreír siempre pero hay veces en que pienso que esto va a valer madre, ayer lo hablé con mi hijo, sé que se pone triste y quizás por eso se puso a jugar conmigo. También sé que los canso y que ya no quisieran saber de la enfermedad pero es innegable que está ahí fastidiándome la vida y la de los míos, ¿gracias?.

Y estoy aquí escribiendo en esta mañana de domingo después de estar batallando conmigo misma si escribía o no un post lleno de amargura pero decidí que es mi blog y escribo lo que quiera y hoy quiero escribir que estoy triste, que estoy llorando, que no quiero que mis neuronas sigan muriendo, que estoy cansada, y que lo demás no sé si lo podré aguantar.

Tengo pensados dos posts que quiero escribir a dos grandes amigos a quienes quiero mucho pero me da pa´ bajo la depresión, sólo quiero que el tiempo se detenga para disfrutar a mi familia como ayer cuando fuimos a ver Thor que está de pocas pulgas.
Dijo Bee Borjas también ayer : ¨...escribir y a crear sin temor a las críticas¨ y eso hago ahora mismo, escribo para desahogarme sin importar que me critiquen el traer de nuevo el tema de la enfermedad.

No puedo dejar de llorar y de esconder mis lágrimas para que Barry no las vea porque ayer me dijo algo que me dolió mucho y no se me puede olvidar, eso y la soledad en la que me siento cuando creo que el mundo esta en mi contra, gracias.

Si hubiera tenido la oportunidad de elegir entre la enfermedad y La Casona del Terror hubiera escogido La Casona al menos sé como vencer a esos monstruos, gracias.

Y ahora, limpiaré mis lágrimas, sonreiré y estaré como dice mi Ángel de la Guarda, riendo por fuera pero con el alma hecha pedazos¨, ¿gracias?.






Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje