Páginas

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Wake up!




Día 1

Buenos días... ¿cómo amaneció el hombre más guapo del mundo?
A ver dígame...







lunes, 28 de noviembre de 2011

Restableciendo contacto



Probando... probando... probando...
Contesten,
cambio...

Aquí la MaLquErida hablando desde el País de las Mariposas
cambio...

Señal intermitente...
pocas probabilidades de contacto
cambio...

Princesa requiere mucha atención
cambio...

Estableceré contacto pronto
cambio...

Miedo al olvido
cambio,
pocas probabilidades de respuesta...

Contesten...
Aquí yo, ¿allá quién?
Cambio...

Contesten...







+problemas para firmar mi post, cambio y fuera.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Bumblebee






Las mariposas monarca viajan miles de kilómetros buscando un sitio con mejores condiciones de vida para reproducirse. 
Ellas han hecho un alto en este rincón perdido donde vivo porque se han detenido en mi panza. Andan revoloteando sin darme sosiego.
Voy a su país, volaré como ellas pero la distancia que viaje será nada comparada a la que recorran.

Ni tiempo me dará a cansarme.

En El País de las Mariposas yo seré un abejorro alegre y zumbón con su computadora en las patitas y una bebita amarrada a sus espaldas. Zumba que zumba por todos los rincones, oyendo su aparatejo, dejando que una abejita le enseñe con su sonrisa las maravillas escondidas en sus ojos inocentes.
Husmearemos atardeceres amarillos y veremos la vida a través de la inocencia de sus ojos rasgados.

Ni las patitas me temblarán y quizá... quizá pueda escribir entonces sin letras cambiadas y lenguajes nuevos que inundan mi teclado en un desaforado tamborileo.
Tendré a quien contarle mis chistes bobos y se reirá conmigo al fin que es muy risueña.

Zum zum zum la vida se ve mejor cuando se vive sin miedo y con una sonrisa.
No tengo miedo.













viernes, 25 de noviembre de 2011

Ligera de equipaje






Muchas veces han sido las que me he separado de mi familia a lo largo de mi vida por cuestiones de viaje. Idas a lugares dónde la vida en ocasiones ha sido buena y otras no tanto.
Esta vez parece ser la mejor de todas, me iré un tiempo a cuidar a La Bella y aunque no estaré con mi familia directa, el hecho de estar con ella alivia toda nostalgia que pueda haber.

Tengo nervios, estoy acostumbrada a que mi familia me consienta mucho y a que todo lo que diga o pida se cumpla de inmediato. Soy reina para ellos.

Allá seré de nuevo lo que hace mucho olvidé: La Flor normal que debe valerse por si misma, que debe recordar que tiene dos manos y debe reaprender a usarlas. 













Oye...ya ven.






¿Dónde estás? Necesito saberlo. Toque mi cama y no te encontré. Estaba tu fría ausencia. No se oye ningún ruido. No te duermas. ¿Quieres que te platique algo? Me voy a portar bien. No... no son sólo palabras. Lo prometo. Ya quiero que vengas. ¿Te canto mi canción de inglés para que te rías? Ya quiero oír el motor del coche. Me siento sola. Ya ven. La noche es muy larga. Mañana me arrepentiré de haber escrito esto. Te necesito. ¿Dónde estás? Me siento vulnerable. ¿Por qué las horas duran mucho? Hace frío. No quiero pensar. ¿Te dije que te amo? Por favor. Ya es hora. ¿Es broma? Pediré un deseo a esa estrella que pasó corriendo. Necesito tocarte. La vida se me va en tu ausencia. ¿Estás bien? Ya  quiero que sea de día. Si no escribo me volveré loca. El silencio me mata. ¿Oyes ese ruido? Son mis dientes. Ya quiero que vengas. te extraño. Pinches minutos que no avanzan. ¿Oyes otra vez? Son mis dientes de nuevo. Oye... ya quiero abrazarte. Es mucho tiempo y no apareces. No quiero pensar ¿Y si escribo un cuento? No... no tengo cabeza ahora para eso. ¿Te dije que amé el día que escribí la carta que a nadie gustó? A ti si te gustó, qué bueno, era para ti pero me da pena externar mis sentimientos. No se oye el perro solitario, aquel que le ladra a la vida. ¿Ya vienes? Quiero abrazarte.  Dormí un poco abrazando a Chema pero tu ausencia me despertó. Ya... ya quiero que vengas. ¿Dónde estás? Acaba de aparecer la nena, no quiero preocuparla. Oí un ruido en la puerta, ¿eres tu? Me voy a asomar. No... no eres tu. Una palomilla chocó en la ventana. Ya, ¿no ves que estoy angustiada porque no sé dónde madres estás? Quiero seguir escribiendo para no pensar. Pronto amanecerá. Ya no tengo letras. ¿Te dije que te amo? No me acuerdo. Te amo por si acaso. Se oye un motor, espera me asomo. No... no eres tu maldición! ¡Que ya vengaaas! ¿Eres tu? un motor... falsa alarma. Puta madre, la paciencia no es mi fuerte. Quisiera tener una varita mágica para aparecerte en este momento ¡Tarán! ¿? No sirvió. ¡Ya sé! Con una bola mágica puedo saber dónde estás, pero de dónde la saco. Alguien se va, se oye el motor de su coche. Esto ya lo había vivido. Mis dedos no tienen mucha fuerza. 2.51 lo último que supe de ti. Ya pasó mucho tiempo. ¿Estás bien? Ya no quiero oír mis dientes. Voy a caminar, la incertidumbre me está matando.  Pero... no puedo salir, es de madrugada. Hagamos un trato, voy a cerrar los ojos y cuando los abra estarás aquí, va? Shhh! se oye el ruido de una avioneta, quién sabe qué andarán buscando. ¿Por qué no apareciste? Ya abrí los ojos desde hace rato, pasaron dos horas desde entonces. ¿Por qué no llegas? No ves que mi corazón te extraña. Último intento, voy a cerrar los ojos, contaré hasta tres y apareces eh? pero de verdad porque ya quiero gritar. A ver... uno... dos... tres... ¿Dónde estás? No quiero que te pase nada. Todo estará bien, todo debe estar bien. Bruno se despertó y sabrá que no estás. Seremos tres los angustiados. Pinche palomilla no deja de estrellarse en la ventana. Cuando llegues te voy a comer a besos, es lo menos que te mereces ¿A qué no sabes qué estoy haciendo? Acompaño a la nena como si estuviera con ella. Ella en el celular y yo en la computadora, bendita tecnología.

Oye... ya ven, ¿por qué no me contestas?



Actualización: ¡Pinche Barry me las vas a pagar! A una reina no se le hace sufrir asht! ¡Esto te saldrá caro! ¿Qué horas son estas de llegar? ¿Por qué no me contestas el celular? Y yo abrazando al Chema en tu ausencia, no mamar. Pero qué bueno que llegaste, ahora te toca hacer el desayuno para que se te quite. ¡Ay no! no empieces a contarme tus pato aventuras Barry no please quiero dormir. ¡Ay no!




















jueves, 24 de noviembre de 2011

¡KO!






A ver cariño mio, cómo te explico. Quiero aprender  a boxear porque necesito perfeccionar unos golpes que no me han dado resultado.
La vez pasada que te pegué en los eggs no te dí bien porque me agarraste la mano y lloré. Eso no vale porque mi frustración se quedó atorada en mi manita.
Luego cuando quise picarte los ojos, te agachaste y me fui de bruces contra el sillón. Eso no debe ser, como buen caballero que eres debías haber dejado que te picara (los ojos).

Pero lo que más me enojó fue cuando te quería dar la patada en la espinilla, me agarraste el tobillo y casi me caigo. Oye eso no se hace, debes dejar que te pegue.

Lo peor de todo es que si no te pego ando como león enjaulado, ¿tu no quieres eso verdad? Entonces por favor déjate pegar.
Además qué tanto es tantito, mis golpes son como si una abejita te picara. O como si espantaras a un mosquito zumbón.
No entiendo por qué debo hacer tanto para convencerte si lo que quiero nada más es que me compres el perfume que vi la última vez y que me hizo ojitos. Esta reina no puede estar pensando todo el tiempo en componer el mundo también debo emplear un poco en conservar mi belleza.
Te has vuelto muy codo querido mio y eso no conviene a mis intereses de reina caprichosa.

Te propongo un trato Barry. Si entro a boxeo prometo no agarrarte de sparring ni nada de eso. Entrenaría contigo un poquito en las noches. Me pondría esa batita pequeña que te gusta. Untaría el aceite de almendras que usamos cuando ejem ejem ejem, para que resbale el este ... el que me gusta. El... emmm ya se me olvidó su nombre científico.

Luego, te enseñaría esa técnica efectiva que uso para que me digas a todo que si. No me convendría enseñártela ( la técnica ) porque me dirías a todo que no.
Si no aceptas tendré que usar el arma infalible que empleo para casos extremos que es la de darte besos por todos lados. Si, mira, por el celular, por tu correo, por carta, entregados en propia mano, en tu pañuelo, en fin, casos extremos, ¿entiendes?

Ahora que si no quieres que entrene boxeo ni nada como es tu costumbre, aprenderé kick boxing, entonces sabrás de lo que es capaz esta pequeñita que te dará hasta donde más te duele. O sea en la cartera, porque ah que chinga contigo cuando te pido que me compres la última versión de mi perfume favorito. Ni modo que quieras que huela a sol o a camionero o a perro mojado. Soy nena debo oler rico como flor bella y sensual que soy.

¿Entiendes ahora por qué quiero aprender a boxear? 











martes, 22 de noviembre de 2011

Something stupid





No sé si llorar o carcajearme debido al concurso en la clase de inglés. A Jean Claude se le ocurrió ponernos a cantar, ¿así o más gracioso? Me siento como en mis días de primaria.

Dividió al salón en tres equipos. Cada uno debe cantar una melodía elegida por él. Uno cantará New York New York. Otro equipo, My Way, dónde está Sonia que canta como señora de iglesia. Tan agudo que me dan ganas de apretarle algo o mínimo darle un mandarriazo para que se calle. Lo único que falta es que todos alcemos las manos alabando al señor, ¡por dios!

Al tercer equipo le tocó, Something Stupid, como es la más difícil porque es más rápida la cantarán los más inteligentes o sea nosotros. 

El equipo consta de 8 miembros, a saber: Rocío que repite siempre la última frase que dice... parece que trae integrado el eco. Su amiga, mmm se me acaba de olvidar cómo se llama. Aris quién casi no conozco. Es más si la veo en la calle me vale madre porque ni enterada que va en mi clase.
El mamón de Daniel quién se cree parido por Dios. Su madre -de Daniel no de Dios- que es más relax. Otra muchacha que se llama Eva, Ada o sepa la madre cómo. Es de las que no hacen ruido, como tan sin embargo, X digo yo.

Mi hermana y yo que si de mamonas se trata las dos somos muy parecidas. Supongo que por eso no le caemos bien a Daniel porque somos igual que él. Ni podemos dormir de la preocupación de su desdén hacía nosotras.
Lo que pasa en realidad es que somos las reinas mamonas, con eso digo todo.

Tenemos que cantar Something Stupid, melodía cursilona pero ni modo. La cantan Robbie Williams y Nicole Kidman, rosita en su máxima expresión. Verlos me producen sueño. Hubiera querido una canción más metalera pero no soy la teacher y no puedo escoger.

Para ensayar, tenemos que llegar temprano para afinar y expulsar los gallos mañaneros. Obvio vamos a ganar porque no nací para perder. Estoy en el equipo Non Plus Ultra de english ´tonces hay que ensayar. 
Se me dificultan las frases rápidas pero la he cantado todo el día, no creo fallar. Si fallo... pues fallé ja.

Lo que he pensado para no estropear la canción es que voy a cantar quedito. Dicen los que me han oído que lo hago como si rezara. Inténtenlo y sabrán cómo me oigo.
Lo que puedo hacer si no, es hacer como si estuviera cantando. Como muñeca ventrílocua. Es que tengo la voz como de borracho con agruras y si encima tengo las maracas integradas pos ´toy jodida.

De lo que si estoy segura es que si ganamos... no vamos a perder,. ¡Hip hip hurra!





















*Imagen robada de google, si es tuya que bien, sino no.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Hoy no estoy para nadie





Hoy no se trabaja, ¿Por qué? no sé, bueno si sé pero no entiendo eso de los puentes largos, que no se trabaje cuando más se necesita y todo eso que dicen los que no están de acuerdo con nada. Por cierto qué chinga que Obrador sea de nuevo candidato para presidente de la república, en fin, cada quien con su desmadre (perdón, ya no voy a decir groserías) y como este blog no es de política porque de eso entiendo menos que el inglés no diré más. 

Como yo no descanso ni un día del año porque soy una madre abnegada y trabajadora que mantiene su casa pulcra y limpia, bien arreglada y patatí patatá, hoy me voy a quedar tirada en el sillón viendo pasar la vida. Sin mascotas que atender, ni marido que besar ni hijos que cuidar o problemas mundanos que resolver como la gran incógnita de saber qué preparar para la comida.

Hoy me desaparezco del mundo, y como humilde no soy, por favor no me extrañen.













domingo, 20 de noviembre de 2011

El hombre más guapo del mundo






¿Cómo decirte que te amo sin parecer cursi?

He estado pensando todo este tiempo qué escribirte pero no puedo, el amor que siento por ti me hace decir puras cosas melosas pero eso es lo que me inspiras.

¿Ya te he dicho que la mitad de mi vida te pertenece?.

A veces me siento con tanta responsabilidad al hablar contigo porque me inhibe esa fuerte personalidad que tienes y la manera de mirar al no admitir réplica. Pero me armo de valor al enfrentarte cuando nos enojamos aunque tiemble de miedo y te diga lo que pienso sosteniéndote la mirada, porque así es como se debe de hacer, hablar de frente sin titubeos para decir lo que uno siente por muy bello o feo que sea.
Quiero decirte que en ocasiones me inspiras miedo y sabes bien lo que eso significa. Chingao! te amo y las palabras no salen de mi para decirte lo que significas para este Honguito tuyo.

En las mañanas en ese ritual que sin querer hemos implantado al despedirnos, te guardo en mis ojos e imaginariamente te acompaño en el camino.

Me da miedo perderte, esa sensación de vacío que me queda se vuelve a llenar cuando regresas y me abrazas.

Cuando te vas por unos días y me preguntas si te extrañé, siempre respondo que no pero te recuerdo muchas veces en el día. Al pensar en ti o cuando me hablas por teléfono, me haces sonreír con sólo escuchar tu voz.

Hace poco dijiste que te diera de regalo un escrito así que héme aquí en la madrugada tratando de idear algo que te diga todo lo que te quiero.
Qué díficil es desnudar mis sentimientos ante ti. Quiero decirte tantas cosas que las palabras se niegan a salir sin dejarme continuar.

¿Ya te dije que te admiro?

Esa capacidad tuya para ver hacía el futuro me hace sentir orgullosa. Las ganas de salir adelante me maravillan porque a pesar de tu juventud tienes muy bien puestos los pies sobre la tierra. Te amo lo sabes y la fortaleza que tienes me hace sentir orgullosa de ti. Cuando volviste a la escuela después de haberte graduado para seguir superándote, me quedé pensando de dónde es que sacas tantas ganas de ser alguien si yo no he podido seguir en mis clases porque todo me da flojera. Y pienso entonces que es de tu padre. Nadie mejor que él para enseñarte el poder de la superación. Soy muy afortunada al tenerlos en mi vida.

Puede que esto que te escribo le duela a alguien pero ella comprenderá -cuando sea madre- el lazo que nos une.

He tenido muchos momentos de dicha contigo pero los que nos han fortalecido han sido esos en los que los dos hemos llorado abrazados. En que hemos sentido que el mundo está en nuestra contra y como seres desvalidos nos apoyamos con abrazos mudos.

¿Sabes? Quería escribirte un cuento, trataba sobre un Búho muy inteligente que usaba lentes porque no podía ver bien las cosas extraordinarias que lo rodeaban. Entre ellas la familia que lo sacaba adelante en los momentos bajos. Una hermana tan hermosa que ni ella se lo cree, siempre escondiéndose detrás de esa rudeza para que no la lastimen. Un padre trabajador que sin quererlo es el mejor ejemplo que tienes para salir adelante. Mis respetos para él que ha sacado adelante a esos pedazos de hijos que tengo. Y entre ellos una madre que con todo y su dureza hizo un buen trabajo al haber parido a estos excelentes hijos que la vida le dio.

Mira, ese Búho se llamaba Bruno. Era muy sensible y tuvo que construirse una capa transparente para que tanta cosa fea que veía a su alrededor no lo lastimara, así se protegía del dolor pero podía ver de dónde llegaba el siguiente madrazo y estar prevenido con su poder aniquilante de tristezas. En mi cuento, Bruno era muy alegre y feliz, muchas cosas le valían madre. En ocasiones era un poco irresponsable, entonces su padre le hacía ver lo bueno y malo de la vida y escoger su mejor opción. Bruno tiene la capacidad de entender rápido lo que le conviene. 
Su familia lo admiraba porque sabía levantarse de los golpes que la pinche vida le daba, además de que sabía  torear la vida con una sonrisa.

Una cosa que le afectó desde pequeño, fue el hecho de usar lentes a tan temprana edad y anhelar ver bien, para lo cual está luchando hoy mismo porque ese día llegue pronto, ¿Y sabes por qué? Porque el búho Bruno tiene una lechucita que casi acaba de nacer.
Esa lechucita se ha vuelto la luz de sus ojos y no quiere perderse ningún momento a su lado, por eso cada día se esfuerza en todo lo que hace.

Y así continuaba mi cuento pero lo sentí como si las letras estuvieran muy manoseadas, mejor me senté aquí a escribir lo que mi corazón siente por ti.
Y lo que ahora mismo está sintiendo es el gran amor que te tengo.

Te amo tanto Bruno que le pido a la vida un poco más de tiempo para poder verte correteando a La Bella.
Cuando me preguntas cuánto te quiero, te respondo que el amor que siento por ti no tiene medida y si la tiene yo la inventé porque sólo yo te puedo querer así.

Te amo y amaré hasta el final de los tiempos hijo mío. Cuando ya no haya más amor que dar ni más honguitos  que te recuerden que en algún sitio, en este mundo habita alguien que da la vida por ti.

He desnudado mi alma ante tus ojos de japonés risueño, ya sabes por dónde atacarme. Dime Te amo y pondré el mundo a tus pies, como antes... como ahora.
Ah pero eso si, de a gratis nada ya sabes, hay que luchar para ganarse todo. Hacer tu recámara, levantar tu ropa y bla bla bla. Todas esas cosas que siempre te digo pero que nunca haces porque con tu méndiga sonrisa me desarmas pinche chamaco.

Te amo Bruno, gracias por darme el orgullo de ser tu madre, ¡FELIZ CUMPLEAÑOS HIJO!















viernes, 18 de noviembre de 2011

Obscenidad

(Cuento común de un lugar cualquiera)




Los viernes me parecen aburridamente obscenos. Me dan ganas de agarrar los calendarios y borrar los viernes sosos.
Clima sin sentido, no hace frío, no hace calor, está nublado y gris como día desolado. Así como cuando estás en el bar tomándote una copa solo... así. Sin sol que se haya asomado. Sin luna queriendo ver el paseo de la gente. Eso no pasa hoy. Los viernes deberían ser cortados con filosa cuchilla que acabe para siempre con días feos.

Y es que los viernes son tan sin chiste que en lugar de vivirlos, prefiero que pasen desapercibidos. No voy a la escuela. No hay nadie cerca. Todos afuera deambulan sacudiéndose la semana, mientras yo estoy aquí rumiando la  estúpida melancolía que se apodera de mi los viernes y me abandona los domingos en la noche.

Los niños en las calles gritan hasta aturdirme, si se callaran un momento. Prefiero oír los pájaros en la azotea llamando a la cena que mezclados con el ruido de la sirena vigilante de la policía me producen un raro sentimiento.

Héme aquí, escribiendo cosas inciertas , aturdida en mi propio silencio. Blandiendo mi arma ante el panorama que se crece desolador.

Las pocas palabras que logro escribir, salen como semen estéril. Palabras eyaculadoras de desgano. Espermas queriendo entrar a un día alegre que no existe. Se pierden en el camino de la redención de  quejidos nonatos. Palabras en que una y otra vez logran erguirse como fenómenos sin pies ni cabeza. Así como ahorita en que mis dedos dicen lo que no puedo gritar.

El fin de semana comienza con un viernes abrupto que se estrella en las mañanas con palabras dichas por bocas atiborradas de lipstick. Llenan con caricias superfluas la piel cetrina. Caricias que a nadie pertenecen, caricias prestadas a seiscientos la hora. Caricias al fin que a nadie engañan. Palabras, caricias, besos enfermos de soledad. Palabras que en asociación pueden hacer reír o llorar según lo dicten las yemas de mis dedos.

Oliendo a alcohol y cerveza las palabras se encierran en un tufo embriagador y maloliente. Perfume caro envuelto en colores chillantes.

Los viernes parecen nubes desvalagadas sin sentido. Como si quisieran ir a algún lado pero no hay viento que las empuje. Haciendo una forma y otra más. Borrándose en su propia soledad. Quedándose difuminadas en el cielo cerrado de gris sucio.
Ah si los viernes no existieran querría que otro día desapareciera. Los viernes son como los domingos pero entre semana. Días tan sin embargo que si no existieran ni los echaría en falta.

Los viernes son el anuncio de mi soledad maldecida. Maldita no, maldecida por bocas rojas. Los viernes son el inicio de mi propio desconsuelo. 
Los viernes son días obscenos, desnudos de sentimiento caduco e inmerso en su propia volatilidad de días sin sentido.
Así como hoy que al paso de las horas, ansío agarrarme de un clavo ardiente para saber que estoy viva en un viernes descolorido.












+Imagen robada de google, si es tuya me dices o no, igual da.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Tanteando el terreno

Prospecto 1

-Emmm... este... Barry... emmm... estoy embarazada

-¿Ya le avisaste el padre?

-Tu eres

-Ah chinga, ¿yo cuándo?

-Snif!







Prospecto 2

-Emmm... hola

-Hola

-Este... quiero decirte algo

-¿Estás chipil?

-No, estoy embarazada de ti

-Ah chinga, No nena tu te equivocas, yo no te conocí en la playa ya ya. Ese hijo no es mío

-Pero no he estado con nadie más.

-Eso dices

-¿Qué le voy a decir a mi familia?

-Que es obra del espíritu santo

-Snif







Prospecto 3

-Emmm... hola... este... quiero decirte algo

-Dime

-Estoy embarazada

-¿En serio?

-Si

-Tu eres el padre

-¿Yo? bueno si tu lo dices está bien, le daré mi apellido, quiero que se llame Leonardo

-Yo quiero que se llame José María

-Se llamará José María Leonardo

-¿Lo querrás más que a tus otros hijos?

-No, lo querré igual

-Gracias, pensé que no te harías cargo

-No me conoces, él será el hijo que siempre soñé tener. Tengo puras hijas ya sabes

-Si

-Gracias, te quiero

-Igual










Epílogo:

-¿Estoy embarazada doctor?

-No señora, lo que usted tiene es la presión alta por eso se marea y tiene náuseas.









-Ya decía yo que eso no era posible, aí será para la otra

-Para la otra no, usted ya no puede tener hijos, pero puede comprarse unos perros para que le hagan compañía y le ayudarán a bla bla bla...
Ande váyase con cuidado y no deje de tomarse las pastillas.

-Si, si, si, wathever... Y yo que ya tenía al padre de mi hijo imaginario.






martes, 15 de noviembre de 2011

Really?

.


No, no son mis pechos, son hongos boobs.

Si tengo nauseas, estoy mareada y tengo ganas de hacer guácara, ¿Será que estoy embarazada?

¡¡¡NO!!!

A mi edad en lugar de tener hijos, tendría nietos.

Ojalá no me den ganas de tejer chambritas ni de dar pecho porque sé de más de uno que gustoso querría probar mis turgencias hermosas y no son precisamente bebés.
De por si tengo que andar quitándome de encima las manos de un pulpo que duerme conmigo. Ahora que pensándolo bien...

Ahorita regreso se me acaba de ocurrir una idea.














El Pelos



Laurel

La lluvia atípica que anoche cayó, hizo que la gente corriera buscando refugio o llegar a sus casas tan pronto como pudieran. 
Corren  tropezando sin mirar a quien se llevan entre los pies.

El Pelos estaba cerca de un puesto de tacos esperando que alguien se condoliera de él y le aventara un trozo de algo así sea el papel con olor a comida. Por lo menos el olor llegará a su panza vacía.

El Pelos vaga sin rumbo por las calles desde hace varios días. Desde que sus amos lo sacaron a la calle porque se le ocurrió jugar con alambres que resultaron ser de la lavadora, ocasionando un gasto imprevisto a sus dueños.

Unas manos crueles lo levantaron en vilo dejándolo fuera de la casa, azotando la puerta en la nariz. El Pelos no comprendía qué había pasado.
Las manos que lo acariciaron cuando era una bolita con ojos, lo echaban a la calle con la misma fuerza con la que lo habían amado.

Se cansó de arañar la puerta, de ladrar lastimosamente. De aullar en las noches porque le dan miedo los árboles de forma monstruosa.
Nadie le hizo caso, nadie se condolió de él, antes al contrario, una cubetada de agua fría le hizo comprender que nunca más habría de entrar al lugar donde había sido muy feliz.

¿Qué es lo que tiene en la cabeza esa gente que echa a la calle a los perros, abandonándolos sin descaro?

Alguna vez, cuando no razonaba mis actos, eché a la calle a La Paloma. Me habían cansado sus ladridos y su forma de quererme repegándose a mis pies.
La abandoné y me arrepiento de ello pero no hay solución para remediar ese acto ruin que empaña mi vida.

Al ver al Pelos me doy cuenta lo mala que puedo llegar a ser. Trato de paliar un poco mi vergüenza ayudando a otros perros. 
Dándoles algo de comer, todavía no me atrevo a acariciarlos, la mordida en el tobillo me hace tener precaución al acercarme.

Lo vi sucio y mojado. Hambriento y con la mirada triste suplicando un poco de comida. Pero nadie se fija en nadie, menos en un perro sucio y maloliente.

Pobre Pelos, qué pinta lastimosa lleva.

Tan chiquito enfrentarse a la vida en las calles donde las oportunidades de sobrevivir son mínimas. Si tiene suerte que alguien pueda ver bajo la mugre lo bello que es, se lo llevará a su casa o un alma caritativa lo llevará a un refugio para perros callejeros como ocurrió con Laurel, el perro al que ayudaba en Milagros Caninos.
Los malditos de sus dueños, le amarraron la mandíbula en la defensa, arrancándosela de tajo, dejándolo desangrado en la calle, hasta que alguien lo llevó al refugio, salvándole la vida.
Me dicen que porqué en lugar de ayudar a los perros no ayudo a la gente. La respuesta es obvia, a la gente la ayudan o ellos mismos se buscan la vida.

¿Y los perros? 

A ellos pocos les tienden la mano, menos si son callejeros. Nadie se conduele de su dolor.

Pobre Pelos, pobre Paloma, pobre Laurel, pagando culpas que no deben.

Debían los perritos cargar un chip con los datos del dueño para saber quién fue el inhumano que los abandonó y hacerles pagar con sangre ese acto cobarde.

Yo entre ellas. 

Ya no puedo ayudar a Laurel. En la lista de prioridades está primero mi salud que la de él. ¿Qué se puede hacer si soy como él? dependo de mi familia para sobrevivir. Al menos a mi alguien me ayuda pero ellos no tienen a nadie.

Nunca me cansaré de pedir perdón a La Paloma por haberla abandonado a su suerte, ni a Laurel por no poder seguir ayudándole. Quizás queriendo a mis chihuahuas pueda limpiar un poco la pena que me da recordar el haberla dejado lejos para que nunca más me encontrara. Me da pena no poder ayudar a Laurel, sé que debo hacer un esfuerzo para seguir cuidándolo pero no está en mi lista de prioridades.

Que pena me doy.

En lugar de seguir lamentándome buscaré una solución, no quiero ponerme a la altura de la gente desalmada que arroja a los perritos a la calle.
No quiero volver a ser de esos inhumanos, no se supera con nada la vergüenza de haber arrojado un perro a la calle.
Con nada.


















sábado, 12 de noviembre de 2011

Todavía te extraño Catalina




¿Sabes por qué te extraño Catalina? Porque eres mi mamá, o mejor dicho, eras porque ya no estás. Ya no existes en este mundo, pero de que te extraño júralo.

Es que mira má desde que te fuiste siento que me falta algo, como si me hubieran quitado un cachito de vida, ¿Sabes cómo se siente eso? Así como cuando nos separábamos ¿Te acuerdas? Pues así. Sentía muy feo que me arrancaran de tus brazos. Tuvo que pasar una vida para entender el por qué.
Además, ¿Sabes algo?, es que fíjate, desde que te fuiste nadie me ha abrazado así como tu. Ha de ser porque eras mi mamá je. Te extraño un madral. Ah no, perdón no debo decir groserías eso me enseñaste. Pero es difícil no decirlas cuando estoy inconforme ¿Me perdonas? Pero no le digas a papá ¿Lo prometes? Él si me regañaría.

Recuerdo muchas cosas que decías, hasta parecía el cuento ese de los consejos que una madre azteca le daba a su hija.

Hace poco que regresé a cocinar, recuerdo que decías debía hacerlo de buena gana para que a mis hijos les gustara lo que preparaba, pero es que mamá, no me gusta cocinar, me desespero. Tu hijo consentido dice que tengo tu sazón pero más bien yo creo que lo dice porque me quiere. ¿Ves? sigue sin gustarme la cocina.

¿Te acuerdas que no me gustaba barrer ni trapear? Prefería lavar los trastes. También seguro recordarás que hablaba con los sartenes y las cazuelas jeje ya desde entonces estaba loca.

Oye má, ¿A qué no sabes? 

Escribo cosas. No... no me regañes porque digo lo que no debiera pero es que solamente así me desahogo. ¡Ay mamá es que de plano mi vida es un caos o mejor dicho es mi mente la que es un vertedero de ideas que no termino de acomodar y se hace marañas, así como cuando me sentabas en el patio a hacerme las trenzas y me desenredabas el pelo je. No terminabas nunca de trenzarlo de tanto que tengo.

Hace dos años escribí un libro. Puede que te sientas orgullosa. Lo tengo en la sala, ¿Sabes para qué? Para que mis nietos y todo el que quiera saber de mi sepa lo azotada que era.

Oye má... es que te extraño.

Mira, dicen que no debo recordarte cada rato para que do quiera que estés, te encuentres tranquila, pero es que... tú tienes la culpa para qué te moriste.
No quería decirte pero hace mucho olvidé tu aroma. Lo guardé mucho tiempo en mi nariz pero llegaron nuevos olores y  te fui perdiendo entre ellos.
Lo que nunca se borrará será tu mirada en mí mamita, quiero llorar pero no lo haré porque sé que no te gustaría.

Mami es que... es imposible no hacerlo, perdón.

¿Te digo algo feo? Es que mira, estaba anotando la fecha de hoy ¿Sabes? Hoy es 12 de noviembre, hoy hace la mitad de mi vida que no estás. Casi lo olvido, perdón es que estaba caminando entre nubes por las pastillas.
Hoy es tu no-cumpleaños madre. Hoy cumples de esos aniversarios que nadie quiere pero que todos cumpliremos. Ni modines me dirías.

Esta semana fue medio mala porque anduve dopada por la migraña. Apenas en la madrugada recordé que existo, ´tonces veniste a mi mente, ya sabes, recurro a ti cuando el agua me llega al cuello. No debiera platicarte mis problemas pero no tengo más quién para decirlo.

Tuve una mañana buena. Más despejada recordé que día es hoy, pero no te preocupes mami estoy bien. Tu ¨consen¨ me cuida. ¿Si sabes? Y tus nietos obvio., hasta mis perros me cuidan con eso te digo todo. ¿Te dije que también tengo amigos imaginarios? Un madral- perdón- chorrocientos. Ellos también me cuidan má.

Me acabo de quedar sola, ¿Te digo que estoy haciendo? Diciendo una y mil veces mamá. Hace tanto que no lo digo... hace tanto que no estás... hace tanto tiempo. ¿Madre exististe alguna vez o eres producto de mi imaginación?

¿Ya te dije que te extraño? Nadie más nunca me ha dicho Sol como tu. Tampoco me dicen hija, ni Florencia, ni Flor de María, pero...

´ta güeno Catalina, prometo no extrañarte tanto.









jueves, 10 de noviembre de 2011

Hormiguito, Hormiguita, Hormigo, Hormiga y sus mascotas perros

.



Érase que se era en la casa de la familia Hormiga Crown, en una noche fría, llegó Hormiguito del trabajo,  saludó a Hormiguita y a Hormigo que se encontraban viendo la televisión.
Hormiguito subió a su recámara a cambiarse, se puso pants, ah no, se puso short y una playera sin manga, tenis y ya. 
Bajó a hacer ejercicio en la caminadora.

Hormigo y Hormiguita se quedaron viendo, como diciendo: MMMta ya va a empezar y siguieron comiendo  las enmoladas muy ricas que mamá Hormiga cocinó extrañamente porque ya no le gusta meterse a la cocina a menos que su amado le prepare algo.

Hormiguito comenzó a darle duro a la caminadora. ¿Cuánto tiempo? sepa la bola, algo así como lo que duran dos programas de Two and a Half Men.
A él le gusta mucho caminar, si por él fuera dejaría su coche guardado, se iría caminando a trabajar y a respirar aire puro... puro smog, porque hay mucha contaminación.
A Hormiguita no le gusta caminar, está segura que si en este tiempo no existiera el coche, ella lo habría inventado y sino por lo menos hubiera inventado una silla motorizada, mmm ¿Ya la inventaron la silla motorizada?, sepa la bola.

Hormiguito no quiere que su familia sea gorda y les pone el ejemplo llegando de trabajar. Llega muy cansado pero se da ánimos para hacer ejercicio y motivar a su familia.
Le cuesta mucho trabajo porque Hormiguita no le hace caso y Hormigo secunda a su mamá.
Las mascotas perros suspiran aliviados porque ellos no tienen que hacer ejercicio, su complexión es delgada y no engordan a menos que coman mucho y eso no es posible. Hormiga les da de comer y si a ella se le olvida hacerlo, en ocasiones también se le olvida que sus mascotas comen.



Vamos reina hongo, vamos a caminar anda!


-Haz cinco minutos en la caminadora Querida mía, anda- dice papá Hormiguito. Hormiguita lo manda a la chingada -en su mente obvio- 
-Estoy cansada esposo mío mira que tuve un día muy pesado leyendo 53674480382 blogs que sigo y eso me tiene exhausta.

-No pongas pretextos, anda, ya puse el cronómetro cinco minutos, anda.

Hormiguita refunfuñando comienza a caminar cuando sin haber pasado un minuto exclama enseñando la lengua -Ya me cansé querido, mira como sudo.

-Nada, no llevas ni un minuto y no estás sudando, vi que te echaste agua no seas tramposa-

Hormigo se ríe al ver que su madre no quiere hacer ejercicio.

-Ahorita sigues tu hijo Hormigo- dice mientras a hijo Hormigo se le borra la sonrisa

-Si papi- dice mientras sigue viendo la televisión

-Barry- digo, Hormiguito ya me cansé esposo mio

-Pero Hormiga, no llevas ni dos minutos por dios-

-Este reloj está descompuesto-dice la hermosa- no avanza

-Sigue y deja de quejarte-dice Hormiguito mientras se ríe al ver que Hormiguita ya no puede más

-¿Ya esposito queridito amorcito preciosito guapito mio?

-Está bien cariño mío, mañana sigues- responde Hormiguito mientras ayuda a bajarse de la caminadora a su hermosa amada porque tiende a medir el suelo con su cuerpo últimamente, y no vaya a ser que la bese el diablo.

Y así fue como otro día más Hormiguita se salvó de hacer ejercicio en la caminadora, ya mañana buscará otro pretexto porque esos no le faltan, es muy buena para inventarlos.

Moraleja: 
Hormiguita cree que es muy lista y en realidad lo es porque sabe que si no hace ejercicio se va ir deteriorando más y más, su familia es lo que no quiere, pero tiene que luchar contra si misma y le cuesta mucho trabajo.
Desean que ella siga siendo fuerte para poder hacer muchas cosas pendientes. Tienen que luchar con la apatía de Hormiguita que le pide permiso a un pie para mover el otro. Eso es tan difícil como querer hacerla que toque un gusano o le guste la cumbia, eso nunca será.

Ella sabe lo que tiene que hacer pero es muy floja para hacer ejercicio, tendrán que buscar un motivo muy fuerte para que deje por un tiempo esa computadora y se dedique a sus terapias para que deje de caminar como robot.

Y ya, con permiso, Hormiguita ya se va a la caminadora, su esposito le puso música de Bunbury para que haga ejercicio.
Ya voy... esposo... ya voy... asht! ¿A quién se le ocurrió inventar la caminadora? 











martes, 8 de noviembre de 2011

Se busca






¿Alguien lo ha visto?

Es mi neurólogo (El de la foto no es pero ah como se le parece)

Señas particulares: Es alto (Cualquiera es más alto que yo, lo digo siempre)
Ojos: Tiene dos y son cafés
Nariz: Bonita
Tiene barba de candado (¿Saben que me matan las barbas de candado?)
Boca: Sensual y besable
Cuerpo: Bien proporcionado, delgadito, fácil cabe en mis brazos
Pies: También tiene dos y calza grande, como del 7 o algo así. Me parece que calza más grande que Barry de eso pude darme cuenta.
Manos: Velludas y largas
¿Qué más? Mmmm ¡Ah si! huele rico, como a mi me gusta que huelan los hombres guapos así como él.
Voz: De hombre, delicada pero hombre al fin.
Tiene cara de niño que necesita ternura y comprensión por eso me ofrecí para dárselas (La ternura y comprensión)

Es medio despistado pero no importa porque cuando lo hace se queda viendo fijamente mis ojos, me ruboriza y no sé para dónde mirar. Sabe que pierdo la cabeza si me mira y no deja de hacerlo. Los calzones se me hacen yo-yo por eso cuando voy a las citas no me pongo.

Cuando estoy en la sala de espera, tarda mucho en llamarme pero porque estoy segura que quiere dedicarme  todo el tiempo y que nada ni nadie nos interrumpa. 
No es cierto -como dice Barry- que pierde mi carnet como la última vez que no lo encontraba y lo traía en la bolsa de la bata, a cualquiera le puede suceder y más si se es todo hermoso como él.
Comprendo que sea distraído, siendo tan guapo e inteligente debe estar muy atareado pensando en mi y en cómo ayudarme, puede que eso lo ponga nervioso.

La última vez que lo vi fue... ya no me acuerdo, creo que fue la última y no he sabido más de él. Ah si! anda de vacaciones por eso no me contesta el celular, pero ya necesito verlo porque me dijo que le hablara en la primera semana de octubre (Pero se me olvidó) y ya es noviembre.

Si lo ven por favor díganle que sin él muero, que me hace falta y que lo necesito o me volveré loca de remate. Que ya no quiero ser adicta pero no sé cómo dejar de serlo. Lo que ya no recuerdo es si él me ayuda en la adicción o es la terapeuta. Eso lo olvidé por completo.

Porfis no le digan a Barry porque sino me va acompañar a la cita y no podré perderme en sus... digo no podré hacer bien la terapia o en lo que sea para lo que lo ando buscando.

Favor de comunicarse a mi teléfono si saben algo de él o de mi porque sin él tengo perdido el rumbo. Debo hallarlo pronto o me perderé en el vicio.

Por su colaboración Gracias.


















*El de la foto es el actor Rodrigo de la Rosa, si, ese mero es el que se parece a mi neurólogo.

sábado, 5 de noviembre de 2011

José Jacinto tiene hijitos







Si José Jacinto fuera humano sería así como mi amigo Pepe, muy alegre. En las mañanas se levanta como diciendo ¨Hoy elijo ser feliz¨ -José Jacinto, no mi amigo Pepe- se la pasa cantando y haciendo felices a los demás con sus trinos. Lo he visto como sacude sus plumas, alzando la mirada empieza a sacar el Do de pecho tan fino que arranca suspiros a las flores en forma de corazones de aire.

Hace poco estaba muy triste porque mis dientes parecen maracas, me dijo que los suyos también suenan pero sé que no, a nadie le suenan los dientes como maracas a menos que sea yo o mi perro Babo Alejandro. Ya no sé si fue mi amigo o el pájaro el que me lo dijo. Desvarío en ocasiones en que la realidad se pierde entre la nebulosa locura y la luna se asemeja al sol en cambios iridiscentes.

Su canto es muy hermoso- el de José Jacinto no el de Pepe- a Pepe nunca lo he escuchado cantar pero dice que canta como Juan Gabriel: ¨Queridaaaaa...¨ 

Hoy el pájaro me hizo muy feliz -sin albur- es que lo vi en la mañana cuando estaba cantando. Después le dio de comer a sus hijitos que tienen su nido en la azotea vecina. Voló hasta la antena y desde ahí oteó el horizonte.

Me dio mucha ternura. 

Bajó a las plantas sorteando los tendederos. Buscó bichejos para sus polluelos dándoselos en los piquitos, casi lloro.
Las hormigas y grillos corrieron despavoridos cuando vieron su silueta en el piso. Lástima que las arañas ni se dieron cuenta y cuando menos lo pensaron ¡Pas! las atrapó con su largo pico.
La que se escapó fue Romualda la cochinilla gorda del helecho pero para su mala suerte terminó bajo las patas de Tiki que se puso a jugar con ella como al gato y al ratón. A Tiki se le ocurrió abrazarla demasiado fuerte y ¡Caput! Adiós Romualda.

Yolanda y Gudelia, las lombrices gordas y coloradas sacaron su cabeza pero al ver al pájaro ¡Papas! que se echan a correr. En realidad no corrieron porque no tienen patas, más bien se arrastraron debajo de la lavadora.

Siguiendo con José Jacinto, en el charquito que se hace en el patio se dio un buen baño. Yo lo veía sin moverme detrás de la cortina. Se sacudió, se quitó los corucos como si se sacudiera las pelusas, después unos cuantos picotazos -imaginé que se arreglaba el pelo frente al espejo- y emprendió de nuevo el vuelo hacía con sus hijos.

José Jacinto es un zenzontle de bello canto que vive en mi calentador. La otra noche lo prendí -el calentador no a José Jacinto- y salió volando con las plumas quemadas. ¡Perdón pajarito! No sabía que vivías ahí. Salió disparado por el flamazo quedando con unas cuantas plumas achicharradas así como cuando me quemé la cara por culpa de alguien que estoy viendo pero no quiero decir su nombre y que se llama Barry.

El calorcito hace que sea un buen sitio para tener su casita calientita todo el día y la noche, la noche y el día. No entiendo por qué no duerme en su nido, quizás será que se separó de María Rosa, la zenzontle su esposa. Me quedó verso sin esfuerzo.

Inventa canciones con el piar que hacen sus hijos. El sentimiento que le da a las notas hace que se me asomen las lágrimas. Esa escena me trae a la memoria a una niña que hablaba con un zenzontle encerrado en una jaula grande... así como ella.

Algo tiene José Jacinto que me recuerda a mi amigo Pepe, puede ser su canto alegre, el movimiento incesante de un lado a otro construyendo, inventando, moviéndose como si el alma se le fuera entre el aire que respira.
Hace feliz a los que le rodean. Me pregunto cómo es que alguien puede ser tan optimista siempre, yo no puedo por más que quiera. ¿Y si es mi cara seria la que espanta a las sonrisas? O el peso de las nostalgias borró la risa de mi cara. Sepa la bola. 

El zenzontle tiene su mirada alegre por eso lo relacioné con Pepe. Cuando lo vi le dije: Te vas a llamar José Jacinto. El pájaro me vio y dijo ¡Achis! y se fue.
El no lo sabe pero desde que llegó, mi vida ha cambiado tanto que sin él no viviría más en este mundo. El pájaro alegra mi vida en las mañanas para aguantar el paso de una vida metódica.

Seguí con mi monólogo matutino.

José por Pepe y porque tengo muchos amigos que se llaman así y Jacinto porque me recuerda al pueblito campirano donde nací y que no termino más de olvidar.

Hace mucho un pájaro tan grande no me llamaba la atención. Vi uno grandotote hace poco -no es albur recuerden- casi me desmayo.
Barry dice que era un zopilote, yo digo que no sé que era porque no salía de mi sorpresa. Era un pájaro grande negro de plumaje brilloso. Él viene de visita en las mañanas despertándome con sus gorjeos. Es un pájaro solitario, nunca lo he visto con nadie más, ni siquiera con los cuervos que arañan las noches.

Se ha hecho habitual que los pajaritos lleguen a mi casa. Colibríes que bailan ante mis ojos mientras pido un deseo difícil de cumplir. Coconitas buscando migas sin asustarse cuando paso junto a ellas. Cuervos que no sé de dónde salieron. Pájaros madrugadores que no cantan nada más hacen alboroto para despertar al mundo. Picaflores buscando amores inconclusos.

Pájaros... muchos pájaros. Parece primavera en un sitio dónde el invierno empieza a vestir mi casa de fríos y olores añejos. De zenzontles y niñas perdidas en la memoria de mis olvidos.

De mi casa que no siendo mía la he hecho propia dejando las huellas de mi vida en los rincones de la ausencia que llega con mi cordura.















viernes, 4 de noviembre de 2011

La cochinilla coja

.




¡Mira Barry, mira!

¡Bruno mira rápido!

¡Rápido, tómame una foto!

¡Otra vez Barry, mira!

Cuando era pequeña, mi madre decía que iba a ser contorsionista porque podía hacer posiciones que ni en el Kamasutra se habían inventado.
Podía poner los pies detrás de mi cabeza, o enredearme como cochinilla. Tocar sentada el suelo con mi frente y muchas muchas más, eso era cuando era pequeña.

Sin nada qué hacer, hace poco, intenté tocarme la nariz con el dedo gordo del pie, ¡SI PUDE! Cierto que en lugar de cochinilla parezco vaca pero no importa porque recuperé mis poderes contorsionistas de cuando era bebé.
Pude tocarme la frente sin mucho esfuerzo.

¡Mira Barry!

¡¡Rápido, mira!

¡Barry!

¡Ba...!

¡CRACK!

¿Qué pasó?

¡AY!

¿Qué te pasó Chikis?

¡Ay!

Me tronó algo en mi rodillita, ¡Ay!

Te estoy diciendo pero pareces chiquita

¡Ay me duele!

Algo tronó en mi rodillita y se me hizo una bola. Barry me regañó, Bruno se río de mi y yo parezco cochinilla coja.
Me dolía tanto que tuve que decirle a Barry que me pusiera ungüento mamario, del que le ponen a las ubres a las vacas paranoséqué. 
No... no me la puso en las ubres digo en los senos, me lo puso en la rodilla.
Tuve que aguantar la letanía de ¨Te lo dije¨ ¨Pareces chiquita¨ ¨Apenas puedes caminar y andas haciendo tus ridiculeces¨eso y más... mucho más.

¿Ya qué? 

Ando coja, ojalá nadie me coj... digo ojalá me alivie pronto. Necesito un bastón, Barry dice que me presta el suyo pero está muy grandote jeje.



Yo lo que quiero es aliviarme porque voy a ir a recoger mi patín del diablo y con bastón no voy a poder jugar,
Además voy a ir a ver los alebrijes y debo aliviarme.

Como han pasado los años... Mi vida se divide en antes y después y el antes siempre fue mejor porque en el después siempre salgo madreada por mi inconsciencia, uts!

Perno no importa, me pude tocar la nariz y la frente y nadie pudo aí stá.









jueves, 3 de noviembre de 2011

Ayer no hablé de muertos






Desde que recuerdo todos los días de muertos he colocado la ofrenda en mi casa porque pienso que los difuntos vienen a visitarnos en ese día.

Esta vez no lo hice. 

Pedí perdón a mis padres y demás porque no hubo comida, ni cerveza, ni café ni cigarros ni nada. Una veladora solitaria en la jardinera de la ventana para que pudieran recordar el camino a mi casa fue la única señal que había en un Día de Difuntos diferente a los que suelo pasar.

Me quedé en la sala en la noche pensando todo lo que estoy pasando- hoy no quiero hablar de eso- porque no se me da la gana.
Los ruidos empiezan a hacerse presentes, las sombras que aparecen en las escaleras se diluyen entre mis recuerdos. Esta vez no me da miedo oír ruidos extraños ni ver fantasmas.
Tengo una bruja en la sala con ojos diabólicos que me miraba fijamente, tuve que levantarme a voltearla porque no me dejaba concentrar en dormirme.
Simona, la muñeca de Natalia la Bella me veía desde el taburete e igual tuve que sentarla en el sillón del escritorio, esa manía de los muñecos de no dejarme dormir.
Cuando llega la hora de pegar los ojos, procuro que los peluches que tengo no me vean o tendré pesadillas. No estoy loca -juro que no- cuando los muñecos me ven, tengo sueños horribles, incluso tengo en la cabecera de mi cama un atrapa sueños para que pueda dormir.

El dolor de cabeza ha vuelto y ya ni las aspirinas hacen efecto. La adicción a esta hizo que el sábado tomara seis pastillas en menos de doce horas. No quiero decir lo que mi familia me dijo. Siempre me regañan, los entiendo yo haría lo mismo Cada vez el dolor es más fuerte, quisiera que hubiera algo con que desaparecer la migraña. Cortarme la cabeza puede ser pero es una manera muy radical.

Haciendo gala de mi humor, pedí ayer un pastillero grande fashion pero me mandaron a la chingada porque dicen que ya tengo demasiados. Yo nada más quería uno fashion asht qué tanto es tantito.

Quizás es que me estoy haciendo vieja.

Ayer la abuela quiso conocer a Natalia porque de nuevo se ha puesto mal. Abrir la cortina y ver un ataúd la ha dejado sin dormir dos días, hubo que sedarla para que pudiera descansar.
Mi hermano sufrió un infarto y nosotros no sabíamos. Tenemos la burda idea de no avisar a nadie cuando nos ponemos mal o la calaca nos lleve. Mi hermana menor fue atropellada y tampoco sabíamos. La hermana mayor la operaron y no sabíamos. Yo no quise avisarles cuando estuve en el hospital con migraña severa. Puta manera de pensar en no querer que nadie sepa de nosotros cuando nos pongamos mal. De alguna manera esos seres huraños y solitarios que somos no nos da opción a que nadie vea como nos lamemos las heridas. El orgullo hace que nadie vea el momento en que estamos caídos.

No entiendo por qué noviembre trae siempre cosas malas -en ese mes mi madre falleció- no puedo entenderlo.

Tengo que escribir todo lo malo porque de esa forma saco todo lo que traigo guardado, lo dejo de recuerdo en letras para que cuando lo vuelva a leer me dé cuenta lo azotada que soy.

Hoy Natalia se va lejos y no sé cuando volveremos a verla. -Es lo que hay- me dijo alguna vez una amiga que ya no está. Tengo que aguantar su ausencia. Me han prometido en diciembre ir a verlas y eso me ha dejado un poco tranquila. Es que no sé cómo actuar, es la primera vez que tengo nieta, ni siquiera sé si debo actuar, ni siquiera sé cómo se es abuela, ni siquiera tuve abuelos. Ni siquiera nada.

Natalia estuvo conmigo cuatro días y la amé tanto... la amo tanto.
Toca ser fuerte y reír, aguanto eso y más, toca ser feliz porque mañana quien sabe.






















miércoles, 2 de noviembre de 2011

¡Yupi! ¡Yupi! ¡Yupi!

Después de pasar una noche de perros y comprobar por millonésima vez que los ángeles si existen, me encontré con que gané un premio por una calaverita que hice ¡Yupi!
Me lo gané en el blog de  Avecilla








En un día de noviembre cuando frío tanto hacía
forcejeando Ave con el novio que mano larga tenía
¡Tate ya! le decía, deja esa manía
que si sigues fregando te mando con la calaca de tu tía.

¡Basta ya! dijo Elbert solo un beso te daría
pero si te pones rejega no nos casaremos algún día
¡Venga entonces! dijo Ave
estudia seguridad industrial y dale una leída a temas de calidad
que si entiendes eso nadie nos podrá separar.

¡Changos! dijo Elbert que difícil me la pones
pero por lo menos un adelantito dame para que me emocione
Nel, dijo Ave
si adelanto te doy
después ya no me respondes.



¡Gané! ¡Gané! ¡Gané! La la ra la rá ¡Soy feliz!






Ya es de día, ya no tengo miedo, gracias a los que estuvieron conmigo. ¡¡¡GRACIAS!!! los quiero chorromillones a todos.







Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje