Páginas

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Vorágine

Después de tanto tiempo de haberse implementado en México los simulacros sobre los sismos, nos tocó ayer a Barry y a mi participar en uno. Eran las once de la mañana. Al escuchar la alarma salimos ordenadamente de la tienda. Llegamos al punto de reunión tranquilos, en calma. Tomaron una foto mientras nos agradecían haber participado. La piel se me puso de gallina al ser parte de algo que ni remotamente pensé sucedería. Dos horas después ocurría el segundo terremoto más terrible que me haya tocado sentir. Panchito el loro y su aletear desesperado me pusieron en alerta. Colgando el pico se esforzaba por erguirse. Lo vi. Quise enderezarlo pero una fuerza violenta me arrebato la jaula de las manos. ¡Qué diablos! Tardé poco en darme cuenta lo que pasaba. Las jaulas, plantas, agua, el Sr. Calavera, todo se movía muy fuerte. ¡Está temblando! Grité. Los pp cuando nos encontramos en situaciones caóticas o peligrosas reaccionamos haciendo lo que de cotidiano olvidamos. Correr. ¿De dóndemadres salen las fuerzas para hacerlo? Npi. El caso es que corrí del patio trasero a la sala. Me encontraba sola. En la vida voy a olvidar el crujir de las paredes. El sismo fue trepidatorio, no había forma de sostenerse de nada. Para ese entonces ya estaba llorando cuando la puerta se abrió. Barry entró para detener mi loca carrera con sus brazos. Tranquilizándome con mi cabeza en su pecho acariciaba mi miedo. Pude ver dentro de mis sollozos a través de la ventana a una mamá parada a media calle abrazando a sus hijos. Todo esto ocurrió en menos de tres minutos. Pusimos las noticias alarmados. 7.1 de magnitud tuvo el sismo. Por suerte teníamos el coche para ese entonces Nataliia ocupaba nuestros apuros. Volvió a suceder el milagro. Al ver a las madres asustadas corriendo hacía la escuela, hice lo mismo bajando del coche. Dentro del plantel había un caos muy bien organizado. El rumor de las voces de los niños rodeando a sus misses hacía que se oyera una especie de zumbido tétrico que hizo poner los pelos de punta. Una miss me preguntó por quién iba. Barry ya se había adelantado por ella. Natalia consolaba a su amiguita tres años mayor que ella. "Me preocupa abuela -decía con su vocecilla- está muy asustada mi amiga". salimos in mochila, todo quedó dentro de la escuela. Ya bajo resguardo contactamos a tosan familia. Somos afortunados de nuevo, no nos pasó nada no así a mucha gente que quedó atrapada bajo los escombros. Esta vez hubo muchas víctimas. No puedo dejar de pensar en la escuela que se derrumbó cerca de La Casa de los Aviones. Fue esa zona la más afectada de la ciudad. Era impactante ver como de los escombros sacaban a los niños. Tiemblo nomás de pensar en lo asustados que están los ue aún permanecen bajo los escombros. Algunos mandaban mensajes a sus familias pidiendo los rescaten. Impactante. Ya está amaneciendo. La cifra de muertos aumentó considerablemente. Me dediqué a retuitear todo lo que podía. Lo sucedido hace unos días con mis chihuahuas me hizo poner especial atención en las mascotas perdidas en el derrumbe. las caritas de los perros me dolían. Me duelen los niños. Me duele la gente. Me duelen las mascotas. Es horrible niños, muy espantoso. Quisiera fuera una de esas pesadillas recurrentes que desaparecen al abrir los ojos. Hoy tenía cita en el Hospital Español para valorarme y saber si soy candidata a operarme del cerebro. No voy a ir eso es obvio. Todo lo sucedido es demasiado para digerirlo. Demasiado para olvidar. Hice una promesa. Estoy lista para cumplir. No tengo miedo. Gracias por leerme.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Ahora que...

Ahora que todo es más claro quiero decirles a aquellos que amablemente se han interesado por mi salud y la de mi familia quiero y escribo que estamos Bien. El terremoto -antenoche creíamos que no había pasado nada- no causó por aquí más que susto. No así en Chiapas y Oaxaca -dos de los estados al sur más bonitos y pobres del país- sufrieron muchos daños. Esta vez parece que la muerte no se llevó a mucha gente -sin que nadie se ofenda- -no por eso deja de sentirse el dolor de las ausencias- no como el pasado temblor de hace 32 años. De alguna manera hemos aprendido a pensar antes de correr. A todos los que se interesaron por mi y mi familia quiero decirles que estamos bien. A los que no preguntaron porque no saben cómo hacerlo -sé que te preocupaste- les agradezco su silencio. Yo tampoco sé qué decir cuando las cosas se ponen feas. Estar sin estar también ayuda. Cuando uno despierta y ve muerte y destrucción se siente agradecida de amanecer en su casita sin un rasguño. Es menester no decir más, luego termino enredándome. Tienes razón "hablo" como Cantinflas chato. Creo sin dudar que México es un país muy fuerte. A pesar de que digan que nos vale madre todo. A pesar de temblores, políticos corruptos, narcos y demás sanguijuelas México sobrevive. Por algo ha de ser. Ahora que estoy despierta y con la mente lúcida escribo mi pensamiento. Después ya hablaremos si la vida nos sigue dando una oportunidad.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Cómo puedo pagar...

Dicen que a los héroes les mandan ángeles a que les ayuden a obtener un logro. Sin ser heroína he sido bendecids con ángeles desconocidos. Algunos no me leen, no saben que tengo un blog. La mayoría de los que si me leen, conocen de mi. Saben de la enfermedad que padezco. Me hab tendido la mano. Lo más probable es que a muchos de ellos no llegue a conocerlos. Reconozco también la enorme ayuda de algunos Miembros de Los Apellidos Ilustres han hecho por mi lo que yo no haría por ellos. Regalarme su tiempo. Atravesar la ciudad en su día de descanso, prestar suu casa, sentarme a su mesa, donar sus ganancias. Eso lo han hecho por mi. Los amigos desconocidos tendiéndome la mano cuando estuve sola mientras la muerte era la única salida. Respira... Respira... Concéntrate en eso. Yo sin dejar de llorar por el dolor de la puñalada recibida. El ángel en la lejanía ayudó a este ser perdido en lágrimas. Los amigos -cuando digo amigos también digo amigas- respetando mis largos silencios. Cuando me enojo, cuando me río, cuando sueño, cuando muero busco la soledad de mis silencios. Los incondicionales Barry, Laura, Bruno tan grandote y tan temeroso de no saber qué hacer en las crisis más que con su mano de oso sostener la de su madre sin verla porque se asusta como niño ante el dolor. Un día mi psicóloga favorita -el primer ángel al que mi soberbia aceptó ayuda- me dijo: Hay que aprender a dejarse ayudar. No se ayuda por lástima. Es por tomar la oportunidad de ayudar a alguien porque nace hacerlo. Ante la pregunta vana favorita de mi incredulidad ¿Por qué me ayudas?. Porque me nace -dicen- porque te quiero. Eso compañeros cuesta mucho aceptar. Que me quieran como soy. Por lo que soy. Aceptando como soy. Eso no cabe en mi solitaria neurona. Que alguien me quiera a pesar de lo que soy, hubo un cantante mexicano al que le fue otorgada la gracia -Dios tiene favoritos- de escribir una canción de agradecimiento antes de morir. José Alfredo Jiménez. Gracias se llama la melodía. Si tienen un ratito búsquenla en Youtube. Les pondría el link peo tampoco he aprendido a hacerlo. Hagan de cuenta que soy José Alfredo cantàvdoles esa canción. Gracias les digo acostada en mi insomnio. Gracias por regalarme su tiempo, sus palabras, su cariño. Muchas gracias àngeles desconocidos que pasan por aquí a leer mis necedades. Pido perdón por no saber estar. Por desaparecer en los momentos importantes buenos o malos. Perdón por extenuar Mi odio contra el mundo que no entiendo. Gracias por no dejar envenenarse por mi mala leche. Absolutamente gracias a todos. GRACIAS.

sábado, 2 de septiembre de 2017

La vie en rose según mis propias palabras

No hay consuelo que valga niños. Categórico ha sido la advertencia. O me alineo por la derecha o me carga la chingada. Después de preguntar tres veces como estaba, la especialista dio su veredicto: está a un brinquito de la diabetes. Fuera refrescos, azúcar, dulces, jugo de frutas, chocolate, gelatina, frutos sabrosos, pasteles, pan dulce, galletitas. Todo el sabor de la vida me han prohibido. Nada es lo que voy a comer. Aumenté dos kilos y medio después de Permanecer por mucho tiempo en mi peso. Estoy segura soy el experimento de una mente amorfa. Si no ¿Por qué a mi? No me vengan con explicaciones anodinas. Total, no digan que la verdura es rica. Si fuera así desde hace mucho sería una vaca bien formada. Con mis marchitas negras y toda la cosa. La verdura no me gusta, sabe a comida de hospital. Voy a parecer vaca rumiando puro verde. ¡Puagh! en mi papel de enferma sin cura Barry había consentido darme de comer lo que quisiera. Es cuestión de tiempo. Ya me lo dijeron. El sedentarismo ha instalado su cuartel general en mi cuerpo. Mis antepasados -Los Apellidos Ilustres- me heredaron la diabetes -¿No podían ser como los demás heredándome mucho dinero?- No hay consuelo que mengúe mis penas. Voy a ser una flaca sana malhumorada. Como es costumbre Barry accedió a mi petición de comer todo lo que me de la regalada gana hasta el lunes. El maldito lunes desaparecerá el dulce de mi vida. Mejor que me orine un perro. Llevo el mismito camino del Alter Ego, mi Tiki, el perro con el que hice el gran pacto de amor, adelgazó mucho. Puedo ponerme a tocar la marimba oaxaqueña con los huesos de sus costillas. Si si si si, voy a estar sana según. ¿Quién puede vivir sin dulce? Me quedan dos días para tragar todo lo que se me antoje. El lunes el fiscal verdugo del Barry junto con sus secuaces -vulgo mis hijos- y huestes que le acompañan me quitaràn la alegría de la vida. "Es por tu bien", "la diabetes es cosa seria", "Si no te cuidas tú nadie lo hará por ti". Mucho bla bla bla. Mejor morir. Voy a ser una vaca flaca enojona. Dejaré de ser musa del poeta trashumante. Los poetas no le cantan versos a las vacas. Y no me vengan con que a la larga el beneficio es para todos. Si yo estoy bien todos lo estarán también. Blah pamplinas. Desde mi lecho de reina os digo mi furia caerà sobre todo aquel que ose negarme una delicia. Mi puto dios ha de haber dicho: 'amos a darle una calentadita a esta pendeja que no se crea que la vida es miel sobre hojuelas. ¿Ya se acostumbró al pp? ¡Perfecto! Vamos a sacarla de su zona de confort. Voy a darle otra probadita de lo que es vivir sin contemplaciones. Aí te va otra prueba pinche Flor de María, MaLquEridA mojigata. A ver qué haces. Pinche dios, tú dale al fin que aquí está tu pendeja. Dos días señores y señoras. Dos días para ser feliz pero un poco desgraciada. Mientras espero la llegada del lunes rumiando nubes ¿Hay alguien que pueda ayudarme a llegar al baño? ¿Alguien? ¿Nadie? Blah para eso me gustaban. Una vida sin dulce es igual a una flor sin aroma. Ya me voy. el pp ya se dio cuenta que desperté y que estoy escribiendo. Vaya a ser la de malas y vuelva a borrar entradas sin querer. Siento algo que me aprisiona el pecho. Algo llamado desasosiego. Soy vacamusa sin chiste. Chaito. Hasta mañana. Juro ante las voces aparentes que quiero un día despertar y ver que todo fue un pinche sueño. Aí luego nos leemos. No escriban tanto porque no puedo terminar de ponerme al corriente. Hay mucho por leer oigan. ¿Quiën me ayuda a llegar al badrum? ¿Nadie? Qué gachos. Gracias los que llegaron hasta aquí. A los que no pues no. Un placer. ¿Enibary hir? ¿Por qué yo otra vez?¿Ya es mañana o seguimos en el hoy?¿Muuu?















viernes, 1 de septiembre de 2017

29 de agosto

Para hacer poesía se necesita ver la vida a través de la piel. Sentir el amor con ternura desquiciada. Para hacer poesía se necesita perder todos los sentidos. Abandonarse al amor. Entregar el alma al dueño o dueña de los suspiros.
Para hacer poesía uno tiene que ser ciego o si no ver el mundo con inocencia. La muerte ocupa junto al amor un papel protagónico. Yo soy amiga de la muerte pero igual que a los amigos uno los deja un poquito en el olvido pa´ no fastidiarlos con lloros bobos.

En otra vida quise construir poesía.  Mis dedos empezaban a manejar diestros palabritas de amor sin mucha miel porque a pesar de ser amor, mucho dulce hace daño. Me salían las palabras fácil. No se escondían como el dinero que ante el agobio uno busca hasta por debajo de las piedras.

Un día quise sin soñar ser poeta -que no poetisa- dejaba a mi piel hablar. No había lágrimas en mi poesía. Tampoco dolor ni quebranto. La querencia era reina en mis ¨versos¨ de amor. Un día algo pasó. Mi piel dejó de sentir. Mis dedos dejaron a la mente hablar. Mi boceto de poesía se perdió en un mar de dudas con una piedra atada en el pescuezo. Se fue a las profundidades del mar. No sé nadar. El mar tiene todos mis respetos. Nadie se suicida en él por miedo a que diga que si.

La poesía con sus versos, con rima sin risa ni cursilerías chocantes se aburrieron de esperar a que esta musa sin poeta escribiera el poema que la consagraría ante el amor. La poesía es algo a lo que los elegidos tienen acceso inmediato. Cortarse las venas no vale. La poesía escrita con sangre de amor termina por suicidarse.
He dejado de expresar mis querencias en una intentona de versos. No tiene sentido un poema sin amor. Además quién puede construir poesía con términos equivocados. Empezando por ¨construir¨.
La poesía no es un edificio. La poesía se vive. La poesía se siente. El poema es amor. Amor de literatura. Hay que sentarse a la orilla de mi mar a esperar saltar una palabrita de amor. Escribirlas rápido rápido que se te escurre entre los dedos.
Mi poesía habita en un mar seco. Me quedé con la caña de pescar y un balde de peces vacío. Dejé de escribir conatos de poesía cuando dejé de sentir. No trates de entenderme soy mujer, menos siendo la MaLquEridA. El entender habita en los espejos. Hablo un idioma extraño. El amor requiere desnudar el alma y la mera verdá me da mucha vergüenza que vean mis miserias.

Un 29 de agosto de hace mucho tiempo.


Gracias infinitas por leerme.



(Pr un temblor de manos borré esta entrada. No pude rescatar os comentarios. Lo lamento, el pp se inmiscuye en todos lados).










Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje