Páginas

domingo, 28 de junio de 2015

Nada más no me toques por favor

Flor de piel

Desnuda tu cuerpo bajo la mirada crítica de tus ojos. Deja que el espejo emita su opinión. No los cierres,  nada puede ser tan malo. No tienes sino la vida marcada en la piel.

Discurre sobre el cuerpo ajado las palabras que ya nadie te ha de decir. Recréate en ellas como caricias sutiles de un amor evaporado en el tiempo. ¿Amor contrito? Amor nomás cuando se trata de ti y de mi.

Incautas percepciones de amor confuso.

¿Qué tanto tienes para ofrecer? Amor de amigos, de cuates, fraterno nunca de hermano. Nada que suene literal. El amor se explica.

Has faltado al principal precepto que es el no estar nunca ausente. El nunca como forma de violencia. Ausencias de amor esclarecidas. Mira te voy a contar. Había una vez...
Mantengamos el amor en su debida apariencia. La pareja perfecta. ¿Quién por amor no hiere? Regocijémonos en el arte sublime de la mutua desolación o mejor contemplación, suena menos feo y engaña más.

Enamor-arte de felicidad.

Nada es más de lo que puedo dar. A ti como ser ávido de cariño. Te quieren ¿si sabes? ¿por qué no te dejas? Otro gallo cantaría. Serías feliz. ¿Quién dice que no lo soy?

Hurga en tus entrañas, quizás encuentres lo que no andabas buscando.

¿Era acaso un pretexto? Ya lo tienes. No bajes los párpados. Atente a las consecuencias. Acaso se disfruta más la ausencia. 

Noche circunstancial. Galería incierta. 

Se suceden las imágenes ante la pantalla sobria. Los nombres, los recuerdos. Eran los tiempos de la pandilla de los que viven allá lejos. El otro lado del río tienes muchas cosas que contar. Han preguntado por ti. ¿Tienes miedo? No debía preguntar, tienes miedo de todo. Corazón perpetrado tras la capa del ¨así estoy bien¨. Te muerdes los labios. Disimula la sonrisa bajo una mueca de introspección.

¿Te acuerdas cuando fumos a bailar al bar aquel de sombras escondidas? Sonaba entre brumas un jazz suave, incitante. Te veías tan bonita con ese vestido negro entallado marcando la nada por debajo. 
Imagin-arte. . .Yo tampoco. El bar nunca existió.
Ni tú.

La sencillez como forma de expresión.

En los primeros tiempos eras toda tú. Me gustabas más, no escribías tan complicado. No soy yo, son mis dedos. 
¿Por qué no aceptas que hay algunos a quienes les tocas el alma? Los triunfos también se escriben desde las derrotas.
No soy yo, son mis dedos los que me han formado. La que está frente al espejo. ¿No te gusta lo que ves? Espera a desnudarte.

Tal vez...
Si quieres puedo formarte excelsa pero no serías tú. Las canas. los ojos tristes, tus escasas virtudes. Tus miles de defectos. Y ese pie, ay ese pie. ¿Por qué no tienes miradas para ti? El mundo sería otro. Sin ti pero conmigo diferente.


Anda ve, alguien aguarda por la que eres. Escribe tú historia de amor. No dejes que la incertidumbre navegue en el mar incierto de la duda. No te esfuerces por encontrarte. Estás dentro del espejo. Ahí has estado siempre.

Excúseme usted el atrevimiento, quiero que sepa que le quiero tanto como la pluma con la que todos los días escribo a un amor imaginario.

Las palabras yacen sobre un corazón abierto.














martes, 23 de junio de 2015

A SabinaCuca le gusta el mango

No me veo escribiendo de nuevo ¨cuentos¨ como antes. Los leo y pena me da. ¿Cómo pude escribir semejantes cosas? Ya ya pasó. Tranquila.

Relaté cuentos, esbocé poemas -muero de risa- compuse odas a un diente, hice acrósticos a mis antidepresivos. Inventé haikús al aire y otros absurdos menores. 

Lapídenme con versos emotivos para morir feliz. Merezco la horca con soga de seda para acabar refinadita con vestido de manta y encaje de bolillo. Quiero quiero quiero, quererte quiero porque amar no puedo, dije alguna vez. Risas a la millónesima potencia. Lengua de corbata. . 

Iba a postear un texto chusco pero me da pena. Me he convertido en señora seria. Guardo las apariencias. 

No me reconozco en las líneas escritas de hace tiempo. Ah cómo lloraba. Inmolaba mi ser en tres pasos severos. Apapachenme, necesito cariñitos que limpien las marcas de los latigazos que lastimaban mi cuerpo. Monja del Verbo Encarnado desata la lujuria que cargas debajo del pesado hábito, deja ya de sufrir.

Si yo hubiese sido monja sería del convento que está cerca de La casa de los aviones. Cuando paso por ahí huele muy rico, a pan recién horneado. 
También huele a dulce de guayaba. Me dan ganas de decirles: Oigan madres no sean gachas denme de ese dulce que huele tan rico. Pero blah me da pena penita pena.
He visto salir de misa a las santas señoras. Tan juntitas, tan calladas, tan mirada en el suelo. No sonríen. Son tristes. Monjas tristes. Célibes en pos de la gloria en manos del Señor. Mejor no quiero ser monja.

Mis borradores son apología de la risa involuntaria. Cuando ande triste los voy a leer. Muerta de risa reencarnaré en payaso.

Ah triste vida la mía, nadie se dio cuenta que me pinté el pelo. Blanquito man.











domingo, 21 de junio de 2015

Huyendo un poco de ti pa´ no olvidarte

Extraño a mi terapeuta. No la he visto hace tiempo. ¿Dónde estás doctora? Te quiero cerca pa´ que veas lo que no te cuento. La señora de pelo blanco te recuerda en momentos de cruda interior. 

Ella no lo sabe pero me gusta observarla. He aprendido sus gestos de ángel solícito. Ángel de piernas largas y vestido negro. ¿Quién querría tratarme sin paga de por medio? Nadie regala su trabajo. Alma atormentada en busca de una salida y tú ahí rescatándome del algo que me agobia sembrado en el ayer, El algo como excusa para ser contraria a todos los que se jactan de ser diferentes. Yo una de ellas. Todos somos diferentes en la misma medida que somos iguales.

El movimiento de sus manos cual mariposas en vuelo. El ademán tan suyo cuando decimos algo que no queremos que pase. ¿Los psicólogos tendrán psicólogos que les ayuden a limpiar las penas que sus pacientes depositamos en ellos? Se ve tan en paz. Soy un ave con las alas recortadas. El crimen perfecto. ¿Tendré remedio antes de que ella  baje las manos en señal de derrota?

Anotaciones en su Ipad cuando comienzo a hablar. Transformarse en oyente. Le duelen mis penas. Su mirada clavada en el mar de mis pupilas. Mirada de aguas turbias. Mi mar está revuelto de continuo. ¿Por qué si sé quién soy necesito que alguien me lo recuerde? La piedra bajo la que me resguardo de todo mal amén apenas logro mover un milímetro de su posición sempiterna. Y yo arrinconada en el sillón ventilando el alma. Todo es tan necesario. Palmaditas cariñosas de despedida. Besito. Hasta pronto Flor.

Paranoias comunes incrustadas como piedras preciosas en mi corazón de ser imperfecto. ¡Te juro que lo vi! ¨Eso estaba ahí en mi espalda¨. !Necesito que me creas! No lo inventé, lo juro por mi vida si es que vale jurar por eso. No fue mi imaginación. El golpe cuando se posó en mi fue real. No lo soñé. Y lo vi. Claro que lo vi. Lo juro por esta que me socorre cuando quiero que me crean. Mírame a los ojos y dime que me crees.

Ungido el espíritu calmo las ansias de mi fe recién encontrada. Aún debo explorar los recónditos oscuros de mi ser. Todavía no soy la que tanto he estado buscando.

*Contestaré sólo en presencia de mi abogado.










miércoles, 17 de junio de 2015

De actitudes precarias y espíritus combativos

Cuando cuentes cuentos cuenta cuantos cuentos cuentas porque si no cuentas cuantos cuentos cuentas no sabrás cuántos cuentos contaste.

¿Le bajo las estrellas pa´adornito de su pelo, seño?

Cuántas estrellas habrá en el universo mundo como decía Jesusa Palancares. El infinito es un número muy grande. Una estrella... dos estrellas... tres estrellas... inmensidad estrellas. 
Pierdo la cuenta por su titilante movimiento. El salvajismo de mis párpados avasallando a las niñas de mis ojos. Cuéntale otra vez en lo que te escribo un verso dosificado.

Beatas de piernas cruzadas.

Tenía un encanto especial el cachito de cielo encerrado arriba de mi cabeza. Caracolas blancas. Perdida la mirada en la oscuridad contaba las que ya había contado. Los grillos tocan hoy. Violines itinerantes. Fin de la gira. Ámonos muchachas con la música pa´ otra parte.

Claroscuro adormecido. 

Los gatos de juerga en la azotea. Peleas de borrachos por una minina de pelaje blanco. Coqueta altanera menea el rabo sentadita esperando ver quién vence para ir a retozar al techo de las azucenas. Tres casas abajo en dirección al callejón. 
Calixto vs El Amarillo, adivina su color. 
Maullidos y golpes al son que me tocan bailo. Dos de tres caídas sin límite de azotones.

Cuento el tiempo. 

Horas, minutos, segundos derechito al abismo desvencijado de las cosas pasadas de moda. Cuento las letras de tu nombre. Cinco menos que las mías. Los ronquidos de Babo Alejandro despiertan la quietud de la casa. La cabeza es una fábrica de monstruos. Y tú que me dominas de las manos. 

Metáforas aniñadas

Comienza la lluvia. Cuento las gotas. Una... dos... tres... cuatro.. cinco.. seis... sieteochonuevediezoncedoc... muchas. Millones de gotitas estrellándose en los charcos futiles del pavimento. Aguaceros. En junio llegaban los gusanos. Muero de miedo. Sus patitas moviéndose en mi brazo. Es cosa de no ser indiferente.

Manía tengo yo de contar del 1 al 9

Sin ceros mi numeración es simple. Del uno al nueve y vuelta a empezar. Tantos nueves y yo sin tres. Si en 18 y en 5 quizá.  En nueve para terminar en 20 o en 29.
Números rojos, acaba de una vez en 15.

Yo aquí y tú mirando pa´otro lado
como mero ejercicio de expresión.
No me quejo de la vida a sus espaldas, le grito sus verdades a la cara.
Cuestión de estilo.














lunes, 15 de junio de 2015

¡Ah chirriones!

Replantear mi vida.
Qué busco y hacía dónde voy.
Recobrar el piso.
Colgar las alas en tanto los humos del egocentrismo se evaporan.
El Alter ego se echa a dormir.
¿Yo? Ando buscando tierra firme.
A tu lugar la MaLquEridA, recobra tus silencios. Deja de airear tu vida. Dedícate a limpiar tu casa que buena falta le hace y piensa.
Recobra lo que perdiste, que es nada y vuelve a tomar tu lugar. A la vera del camino. Los triunfadores te echarán de menos.
¿En serio?

Tarea para hoy: Aprende a usar el Tu y el Tú. Luego hablamos de esa forma tan tuya de creerte el centro del universo. Eres un satélite cualquiera. Compórtate.
-Si-
-¿Si qué?-
-Si señora-

¿A ustedes nunca les enseñaron a no decir "Si" simplemente sino que debe decirse: "Si señor", "Si señora"? Eso es ser bien educado. Yo ya no lo digo. Muchas de las buenos modales que me enseñaron los guardo pa' cuando necesite caber en algún sitio. En la normalidad hablo más así como yo. Sin hipocrecías. Los dobleces son para las telas.

La meritita verdad. Le enseñaré a decirlo a La Bella y a Cuca. Se oye nice. ¨Si señora, ¨No señor¨ y así. También le enseñaré que si no quiere hacer algo no lo tiene que hacer. Si no quiere hablar con alguien hay que respetárselo. Congruencia de actos con palabras. Madurez le llaman.


*Editado hace ratito.



Digan click.





sábado, 13 de junio de 2015

Mitad bruja, mitad abuela con extractos de gracia divina

Mientras tanto en un lugar lejano, una mujer mitad bruja, mitad abuela se deshace ante la eterna duda: ¿Hago ejercicio hoy o empiezo el lunes?

El oráculo ha hablado: EL LUNES.

Acato tus designios ¡oh gran profeta!


Como buena mexicana -que se ponga el saco el que le quede- dejo todo para mañana. Mañana es hoy. Hoy es sábado. Sobrevivo sin terapia. 
Hoy sin haber dormido me tiro en el sillón de la marmota e investigo -todo lo que leo me sitúa en el punto exacto de un lugar común- todo lo que ya sabía del pp. Siempre hay algo nuevo. Por ejemplo, ofrecen la cura milagrosa bajo las manos de un advenedizo digo de un adivino chamán francés.

Cuando uno está desesperado acepta incluso venderse al diablo por la módica suma de un alma. (Ya sabemos que no acudo a adivinos ni creo en supercherías pero si me ofrecen la oportunidad y no me da miedo, le entro como no. Por volver a caminar daría lo que no tengo).

Los pájaros profanos habitantes de mi azotea no han graznado. Estarán dormidos. Extraño la alharaca del despertar. Sus patitas sobre el tragaluz de las escaleras maravillan a Natalia. Tiene tanto qué aprender.

La otra vez me dijo: -¡Eh abuela mira!
-¡Aggggggggghhh! ¡Una mosca! ¡Tírala!
-Pobrecita. Mira, tiene menos de cinco años y ya se murió.

En la palma de su mano yacía una mosca adolescente -yo digo que lo era por el tamaño- muerta patas arriba.

-¡Tírala por dios las moscas se paran en la popó Natalia!
-Pero abuela mírala, tiene menos de cinco años y está muerta.
-¿Cómo sabes que tiene cinco años niña?
-Porque está chiquita.
Diciendo esto guardó la mosca en el bolsillo de la chamarra como si guardara algo muy preciado.

Venciendo mi repulsión, tomé a la mosca adolescente, la deposité suavemente en el agua del inodoro y elevé una oración por su alma. (Mentira, la aventé sin misericordia a la taza del baño) RLM (requiescat la mosca).
Después de acongojarse por ella me platicó que un día agarró un gusano ¡Muero! Moscas y gusanos son mi muerte.

Esa niña, mi niña.

Ayer sin darme cuenta ¨corrí¨ tras de mi Tiki. La Bella corría tras de nosotros cuando de pronto un grito me paró en seco: 
-¡Abuela estás corriendo! ¡Felicidades abuelita! Me abrazó y fui feliz. Si existe dios es Natalia. Mi dios es La Bella. Obra milagros en mi.

Y ya, me voy. Hoy toca a a Laura cuidarme todo el día. 
Hagámosela leve. 

















viernes, 12 de junio de 2015

La semana de los sueños (quintaesencia del Ser Superior)

De los sueños habitantes nocturnos salidos de mi subconsciente hablo hoy. Agoreros de la modorra lanzan sus malas artes hacía mi. Hombres y mujeres. Ramilletes de batas blancas. Artilugios de poder. Dime qué sueñas y te diré que no tengo idea de lo que hablas.

Significado según mi mente letal del primer sueño: Moriré pronto. Eso o me encerrarán detrás de los barrotes del no ser.
Mis otros Yo, dueños de la constante realidad que no veo aprovechan para aprender lo que paso de largo. No seré lo suficientemente sensata para hablar con ellos. Mejor. No estoy preparada.

A la siguiente noche aparecen Laura y su mascota rata. Perro-rata. 

Significado: No es por ofender pero habíamos estado hablando de una ¨amiga¨ de las que uno padece porque son un mal necesario. Lengua bífida reptando a la orilla de nuestros pies descalzos. Lamento ofender a las víboras que pobrecitas no tienen culpa. Cuando estoy muy enojada me convierto en reptil. Me muerdo para que mi veneno no cause ninguna herida. Controlo la lengua, pero ella. Dios salve su alma esgrimiendo el perdón como bandera. Cascabelito-apunten-¡fuego!

Llega la noche. 
La siguiente. 
Tercer capítulo. Drama escaso de profundidad. 

En penumbras alguien cercano a mi, tirado en el suelo, lamenta haberme traicionado. Alta traición viene a la mente. Es todo. Hay cosas que aún soñando se perdonan. Es hablar un poco de lo bueno -no pendejo- que uno puede ser sin remordimientos. Es de bien nacidos otorgarse el perdón a sí mismo. Otorgué un perdón jamás solicitado. Mi Yo inferior dio un paso. Me perdoné a mi misma.

Significado: No lo encuentro. Nadie cercano a mi puede traicionarme de tal manera que parta mi vida en antes y después. No podría soportarlo. Igual y si, uno no sabe los límites de su corazón. La tolerancia ha hecho de mi un ser respetable.

Lueguito, en llegando la cuarta noche se escucha el estertor de un grito acallado por la almohada. Artesanos de los sueños proféticos se solazan en la piel suave que me envuelve. 

Una familia quiere acabar conmigo. Todos sus miembros me persiguen. Es navidad. La avenida cercana al lugar donde se ubica la casa paterna carga con mis decepciones.
Sueño a la abuela. Sentada con un vestido autóctono blanco como el mío me dice llorando que estoy demandada. Me llevo las manos a la cara sorprendida. Volteo a ver a Barry. Cubriéndose la cara con sus manos lamenta me haya enterado. 
-¿Tú lo sabías?- pregunto incrédula. No sabe qué decirme.
La abuela tiene cerca de tres años que murió. Lloraba por mí. 

Comienza la persecución. Veo al hombre causante del problema. Veo a una mujer riéndose de mí. Trato de golpearla pero impacto al aire. 
Ella sigue con su risa burlona. Nunca me ha querido. Tampoco me ha importado. Me tolera por ser quién soy.
Estoy gimiendo bajo mi espantasueños inservible. Nadie acude en mi auxilio. Abro los ojos. Veo el cielo raso. Estoy en mi cama. 

Significado: Npi. No he cometido ningún delito como para merecer una demanda o persecuciones. La interrogante silba en el aire.

Si acaso te sueño...

He dormido siete horas seguidas dos noches consecutivas. Con ayuda de las cápsulas comatosas. Loor al sueño por mi tan amado.

Con pesadillas he pagado el alto costo de dormir toda la noche. ¿Por qué soñaré cosas feas si mi vida es muy liviana? No hago daño a nadie. Los pensamientos oscuros que me habitan los vomito aquí. Sano apenas dar click. En todo caso el daño es hacía mi persona. Nunca a otros. A nadie daño. Si lo hago a los que me leen es culpa de ellos, ¿pa qué lo hacen, sabiendito que lacero su espíritu? Libre soy. Señales qué no sé descifrar.
Semana de sueños feitos. Cartelera de saltimbanquis enanos. Dime tú qué piensas de mi. Si en un acaso me importara te borraré de mis pesadillas.

No debo a nada a nadie. Los besos y abrazos que en algún momento se agolparon en mi boca y se atoraron en mis manecitas los he dado a quien los ha merecido. Los que se hicieron rancios los deseché en el último mezcal. Los besos que no he dado son versos de cartas tan mías deshabitadas. Las palabras el viento se las llevó. Muda estoy.

Abrazo a la distancia a mi segunda familia. La primera es dueña toda de mi.

Los sueños contados no serán hechos realidad. Los buenos no . No sueño cosas bonitas. Afortunadamente Natalia no ha visitado mis debrayes oníricos. Enrique nunca. Tampoco tú al que no he imaginado. Existes en mí nomás.

Esta noche no habrá cápsula del sueño. Veamos cómo amanece el día.

Buenas noches, tardes, días o lo que sea. Imaginemos por un instante el Tú y el Yo consecuente.














miércoles, 10 de junio de 2015

martes, 9 de junio de 2015

O...

O escribo (cuesta hacerlo pero me gusta)
o leo
o comento
o decido cuál pie pongo primero en el suelo
o mejor busco si escribió DRACO (De siempre es el último que leo)
o me baño
o busco pretextos para seguir durmiendo
o preparo el café
o lavo mi cara 
o intento leer de nuevo
o contesto (Esto cuesta trabajo y no es para que agradezcan, es que me tardo mucho. Los dedos temblorosos borran sin querer lo ya escrito. Me desespera comenzar una y otra vez. No es pretexto es realidad).
o busco la ropa que me voy a poner hoy
o me peleo con Barry
o leo noticias en twitter
o miro el amanecer
o te leo sin comentar
o me río de las estupideces que comento ¡Dios de los escritores suicidas apiádate de mí!
o arreglo el uniforme de La Bella
o hago ejercicios en ayunas
o dejo que el cerebro siga en estado catatónico
o me río porque escribí que me hago en los calzones ¡Dios de los esfínteres ten misericordia de mi!
o me pongo feliz porque mi hijo...
o me sigo peleando con Barry. 
O Él se está poniendo neurasténico 
o me arreglo el pelo para que la señorita médica no me pregunte ¿Por qué está tan despeinada Flor? (Ella no sabe que esa es la forma de peinarme. Estilo como yo digo, más bien tan sin embargo).
O me solazo porque vendrá a vivir conmigo Cuca.
o me preocupo porque Calixto no se la vaya a comer
o conservo el secreto que en seguida les platicaré. Ya saben que mi pecho no es bodega y no me guardo nada.
Fíjense:

La semana pasada Barry hizo un enorme esfuerzo comprándome medicamento para un poco más de tres meses.
Mi hermana menor dijo que tuviera cuidado porque habiendo mucha medicina puedo aumentar la dosis sin problema. 
Soy muy cuidadosa en cuanto a eso. Las pastillas no cuestan tres pesos entonces lo que hago para que no se acaben pronto, aguanto como las machas la última dosis. Debo tomarla a las 5 o 6 de la tarde -según como me sienta- de tal manera que sean sólo tres -no cuatro como debe ser- las que tome en el día.

Pues eso. Ayer eran cerca de las siete de la noche. El sol y el calor estaban a todo lo que da. Dios, como detesto el horario de verano y sus días interminables. La noche ha llegado incluso después de las nueve. ¡Horror!
La cosa es que tomé una cuarta pastilla. Shhh no se lo digan a nadie. Es que si no lo hubiera hecho habría tenido que subir a dormirme a las ocho de la noche, con el sol metido en la recámara. Oiganme no, eso es un suicidio. Si de por si estar ¨dormida¨ a las diez dice de mi que soy una gallina. No concibo estar catatónica a las ocho.

En tanto decido qué hacer mientras el pp recuerda que existo... ¿Por qué les estoy diciendo todo esto? npi.

Bueno chao.


















lunes, 8 de junio de 2015

Alfa



Babo Alejandro y su añoranza por la libertad




Sigamos...

Se oye un ruido en mi escritorio. La casa está en silencio. Todos duermen a esta hora de la madrugada. He encendido la luz para ver de dónde proviene. No se ve nada. El ruido sigue. Acerco lo más que puedo el oído. No cesa. Se escucha cercano al monitor de la vieja computadora. Miro bien todo. Nada. Si fuese un ratón se hubiese producido el silencio al momento de acercarme pero nel, el ruido persiste. Suena como si estuviera cayendo una gotita incansable. No hay nada. Levanto los hombros y me voy. No importa. Da igual lo que sea o no. 

He estado pensando en la abuela. En su pelo blanco. En como la peinaba su hija y la cara que ponía cuando terminaba. Si yo hubiese sido ella habría mandado al carajo a mi hija. Primero porque mi pelo es sagrado. Nadie tiene permitido tocarlo. Como el bien más preciado evito que me toquen la cabeza para que nadie vulnere su hermosura. Para muchos mi pelo es un pelo cualquiera para mi es la personalidad que me define. Si si si un pelo no eres tú y bla bla bla.

Soñé que Laura tenía de mascota una rata del tamaño de Babo Alejandro. Le ponía un sutercito y aí andaba por la vida con su mascota-rata.
También soñé a Paco. ¿Qué haces en mis sueños Paco? Él le decía algo a Laura pero no recuerdo qué.
Luego se perdía la mascota-rata. La buscábamos o algo así. La encontrábamos en la calle. Un niño la tenía. No quería regresárnosla pero al final accedió con llanto de por medio a devolverla. Le dejamos un billete de cincuenta en una mesita. ¿Qué hace una mesita en la calle? Sepa la bola, mis sueños son disparatados.

Y por eso me desperté y ya no pude dormir y por eso estoy escribiendo a esta hora acompañada de yasabenquién y el ruido lejano del tronido de cuetes celebrando alguna festividad religiosa.

¿Quién puede estar celebrando a quién a esta hora de la noche?

En tiempos inmemoriales los cuetes me remontaban a la casa paterna. La parroquia cercana con su nube de gente escuchando misa. Dándose la paz con las mujeres de cabeza tapada con rebozos de seda.  Nunca me gustó dar la paz. No me gustaba que gente extraña me diera la mano. Para no darla volteaba al techo haciéndome la disimulada. No es bueno tocarme, menos gente extraña. Cruz cruz. Animadversión al contacto físico.

Entonces...

Miraba a las vírgenes con sus lágrimas eternas. A lo mejor lloraban porque nunca tendrían novio. Celibato en premio para ser venerada. Y los santos fastidiados de tanta pedidera. Los santos serán sordos. Tienen oídos de yeso por eso es que no hacen milagros. Sigo siendo prófuga de la fe.

Como sea, ya me voy a dormir.



Me dices que soy un poco particular... tú si sabes definirme.















sábado, 6 de junio de 2015

Pájaros profanos

Pido que no me lean, hoy no. Esto es una catarsis necesaria y no encuentro manera de hacerla. La señorita médica no está cerca. No hay otra forma a esta hora. Parezco estúpida colgando cartelitos pero ni modo. Hoy amanecí así un poco muy quién sabe cómo.
Sobre advertencia no hay engaño. Déjenme un poco en paz. Mi condición de ser un renglón torcido lo amerita.

Dicho lo dicho no me hago responsable ni admito quejas sobre el detrimento que esto haga en su día. Como siempre les digo, haciendo la frase del Ángel, mía: No dejes que nadie mueva tu paz interior.

Despierta, todo ha cambiado. nada es como habíamos imaginado...*

Lo he notado ausente, distante. Cuando converso con Él  veo su mirada perdida. No me escucha. No me entiende. Las palabras dejaron de ser claras. Y yo...necesito tanto hablar. No con los dedos, hablar con alguien. Contarle mis días. Tengo tanto qué decir y sin embargo quién quiero que me escuche está ausente de mí. Converso a media voz. Le bajé muchas rayitas al volumen.

Pase lo que pase no quedes fuera...

El tiempo se está llegando. Lo que he pedido desde que esto empezó por fin se ve en el horizonte. Sin dramatismos por favor. Me estoy dejando morir, esa es la mera verdad. Nada ya tiene sentido. Lo puedo ver claro como cuando escribo. Las ideas fluyen tranquilas. Estoy consciente.

Todo lo que hago es necesario. No estoy manipulando. Es la verdad. Nada más claro en ello que mis sentimientos ausentes.

Hoy te sientes distinto porque eres distinto...

Se acercan cautelosos los días en que las miserias de mi cuerpo salgan sin control. Alguien tendrá que hacerse cargo. Lo siento por quién asuma ese deshonroso papel. 
Cada día me parezco más a la abuela.
La dignidad se verterá en mi pijama. Al final terminaré siendo la niña que siempre quise. Ya no habrá tiempo de sonreír. Mi cuerpo es un saco de ambigüedades.

... y ahora está tan claro, es un día soleado no hay confusión...

Algo soñé pero no es por eso que estoy así. Es... lo he estado pensando. La última abstinencia me causó mucho daño. No hay remedio. Siempre he tenido claro sobre qué estoy parada. Y esto por más que se vea cabrón no hay para dónde hacerse. La pregunta es si es que quiero hacerme a un lado. 

En el sueño había mucha gente con túnicas blancas. Iban descalzas. Eran hombres y mujeres. ¨A dios gracias¨ no vi niños.
Todos corríamos para todos lados. Las caras asustadas. Manos desesperadas abriéndose paso. Nadie se empujaba. En las carreras nadie chocaba con nadie.

Respira y bébete el aire, ya no hay nadie que te lo pueda quitar...

Abismos a nuestros pies. Corre,  corre. Me veo, no estoy llorando. Tranquila de la mano de nadie sigo. Hay tanta gente de blanco. ¿Qué pasa?

Abro los ojos. 

No fue pesadilla. No desperté llorando agradeciendo la mano salvadora de Barry que como toda su vida ha velado mi sueño. No. No gemí ni tiré golpes ni lloré. Solamente abrí los ojos. Como en película dramática, abrí los ojos tranquila. Ni siquiera tengo miedo. No recuerdo más. La gente corriendo y yo con ella. Olía a drenaje. Es la primera vez que sueño un olor o sea me toca infierno. No esperaba menos.

Olvida, no importa qué digan, si no es alimento que se lo lleve el viento...

Dos veces he soñado algo parecido. La otra vez si estuvo más cabrona porque perdida entre los escombros un hombre de blanco me tendía la mano para ayudarme a salir. El dios de los católicos acudió a mi sin haberlo llamado conscientemente. De la inconsciencia no respondo.

Lo que fue siempre lo mismo y cambió, permanecía oculto en ti y ahora está tan claro...

No puedo reprocharle nada a quien toda su vida me la ha dedicado por eso no le recrimino que esté cansado, su paciencia de santo le merece el cielo si es que este existe. 
No voy a decir que voy a cambiar y hacerle más llevadera esta vida de infortunio con la que fue premiado. No sé si no quiero o no puedo hacerlo. Me cansé de luchar. De ir contracorriente. De tratar de cambiar mi carácter para hacerlos felices. Demasiado para mi. Con los brazos endebles peleo contra algo que de antemano he perdido. Me rindo.

¿Que hay personas que están en peor situación que yo y piden todos los días una oportunidad?
Si, pero eso no me ayuda. Todos tenemos un saco que cargar y nadie puede ayudar a aligerarlo. El mío ya me cansó. Pido tiempo fuera.

Y como dicen los que saben, los sueños, sueños son.

Mientras suceda lo que tenga que suceder voy  a desayunar con mi hijo aunque no sé si quiero ir. Barry no estará. Nueris no está muy contenta conmigo. Ni modo, me hago cargo de mi dicho. Yo y mi bocota.
Tengo tanto qué lavar. El flojo trabaja dos veces ¿verdad que si?
Quiero ir al baño y está tan lejos. Me duele un poco la cabeza. Es todo y normal. Allá ustedes.
Efecto retroactivo.
Hoy no comparto letras ni esquizofrenias. Ya me avergonzaré al rato. Mi siempre exclusivo desacredita a mi nunca. Todo es tan yo.


¡Despierta! ¡Despierta de una vez!




¨*Despierta, Enrique.








jueves, 4 de junio de 2015

Si caí

Ayer -el pasado me condena- cuando sobre mi cabeza caía el agua de la regadera, pensaba escribir: ¡Ya no puedo más! ¡Ya! ¡Dios, ayúdame carajo! eso nomás. Mi reputación me precede. Lograría escribir un texto corto. ¿Yo dije eso? Bórralo bórralo.
¡Albricias, MaLquEridA! Cierra el pico por un rato. Por un fin. El Ya no puedo más dictatorial. Tácito, cínico, descarado. Corto corto, largo largo.

Estuve a punto de llorar (ya saben porqué). Ojo, no lo hice. La Llorona lamenta sus esencias. Intento desterrar las lágrimas para no acabarlas. Quiero que los llantos deveras tengan un motivo para ser. Tal como las alegrías. Escasas, profundas, dramáticas. Que sean corolario de mis abyectas pretensiones de ser lo que quiero.
La verdad sea dicha, mi función en este mundo ha sido corrompida por el deseo de ser diferente. Yo sé yo sé soy diferente. Me refiero a otra diferencia -no pregunten cuál- que yo misma desconozco. Luego (el luego es a mí como el pecado a la penitencia o algo así) cuando lavaba el hermoso pelo de mi nieta pensaba en que el Ya no puedo más se ha convertido en mi grito de derrota. No soy igual que los demás. Mis loas son a la derrota viva. Gritar yo puedo porque callar no debo..

Ya no puedo más repetido en mi mente en los instantes en que más detesto al pp. Por las mañanas las ganas de vivir fallecen al momento de pisar el suelo. Imagino a mis pies como el tipo ese -disculpen la ignorancia que carga sobre sus hombros al mundo (no voy a consultar la wiki, hoy mi ignorancia no tendrá vergüenza). 

Y así. 

Me vestí. Hice lo mismo con mi hermosa. Me despeiné -yo no me peino, dejo que el pelo tome el camino correcto- peiné a La Bella. Ah no, mentira, hizo berrinche y no quiso pero como a la escuela no puede ir con el greñero suelto por aquello de que los piojos andan buscando terreno fértil pues ni modo niña. Te peinas o te peinas. Y se peinó. Dios de los niños berrínchudos, haz caso de mi en las mañanas, mis nervios lo agradecerán. 


La vida según su costumbre se fue dando. El tiempo pasó. Las horas flojas no tuvieron tiempo de descansar. Trajinando toda la mañana olvidé que el Ya no puedo -sin comillas porque me da la gana- existe. Natalia fue la más beneficiada con mi buen humor. La lleve un ratito al parque pero ay los tenis se ensuciaron de lodo. Dios de los cerdos, el lodo es difícil de quitar. ¿Cloro quizá?

Como sea estuvo contenta. Le compré un "cocholate", un juego de sirenas. Hicimos la tarea sin pelear. Ella me dijo: Duerme abuela, se ve que no dormiste bien. Ante esas palabras mis ojos cuasi cerrados se abrieron de inmediato. Alerta. Alerta ¿Por qué la niña quiere que me duerma si siempre llama la atención -cotorrito,cotorrito- cuando Morfeo quiere cerrar mis párpados benditos?

Estar cien por ciento enterada de lo que me rodea es un logro mayúsculo para quienes lo entiendan. Los que no pues no. Me ufano de los pequeños éxitos. Cascabeltos sonando a mi alrededor. Ay tilín tilín. Ay tolón tolón.

En el transcurso del día todo fue a mejor. Fui por La Bella. La llevé a sus vacunas. Sabe horrible dijo ella. Ni modo princesa, esto es así.
Pasamos por el parque. Quiso jugar pero Tlaloc -el dios de la lluvia- le ha proporcionado sendas palizas a las nubes gordas -amantes consuetudinarias- y estas se han puesto a berrear todo el bendito día. Tlaloc ejerce violencia doméstica y yo le aplaudo. Me gusta la lluvia. Claro sin daños a ninguno. 
La otra vez imaginé que la lluvia era porque las nubes gordas levantaban sin pudor sus faldas grises dejando caer sus... no no no no, no podía poner eso. Era demasiado escatológico. La agüita amarilla no es buena para nadie menos en forma de lluvia. Menos en un escrito. Les daría friki. NeXT. 

No lo tuitee. Ni modo, la razón predominó. Mi TL es muy decente. Me importa el qué dirán. ptm ¿Cuándo será el día en que deje de importarme lo que digan o piensen de mi? Instantes macabros de inmolación redundante. Esto no trata sobre eso. Consummatum est. 

Necesito descanso -no eterno todavía-. Quiero quedarme como rana en piedra, Croac croac. Quiero ser poeta - que no poetisa- de la que todos se enamoren. En los tiempos muertos suelo soñar disparates. Diva de los versos con rima y métrica avasallada por amores furtivos. Dime ¿Quién le escribe versos a un hongo, Reina? Las divas se limitan a sonreír y a hacer berrinches. ¿Quieres tú eso?

No me molesta el sol. No me hace daño el ocio. No me hace daño la vida. Amanece.
Vamos a despertar a Calixto.














martes, 2 de junio de 2015

A un lado de tu olvido

Él piensa que decir que escribo desde El Diván de la Marmota es ofensivo porque me refiero a mí misma.
Tengo un humor de la chingada. Mis frases salen de ese humor. Negro para muchos, jocoso para mí. El humor que manejo pocos por decir nadie lo entiende. Hago chistes del pp pero no se ríen. Hacen bien porque saben que puedo mandarlos al carajo a este ritmo. La sanación verdadera comenzará cuando sin menoscabo al autoestima deje de lamentarme de mi suerte infausta.  Ya empecé. ¡Alto! Que no echen las campanas al vuelo, de ahí no paso. 





Esa frase como todas las que se me ocurren surgió un día que no hubo terapia. Estuve sola. No quise hacer nada y me quedé recostada en el diván escribiendo. Me vino a la mente una marmota y ya es todo. Desde mi sillón favorito surgió esa frase que a Él le parece ofensiva. ¿Qué le parecerá la que se me ocurrió para título de este post? Al rato le pregunto para que no se queden con el pendiente.

Tengo problemas con el autoestima. Las terapias con la psicóloga son para hacerme ver de alguna manera que soy valiosa para algunos empezando por mí. No soy marmota ni perro sin patas ni chinche plana. Soy un ser humano, eso sí vinculado al dramatismo intrínseco que me define.

Es un arduo trabajo hacerme ver un ser valioso. Algunas veces me siento en la cima del mundo y ¨algotras¨ soy casi casi un gusano atropellado. Acompañada con el complejo de culpa y los deterioros normales del pp en ocasiones me siento fatal. Otras soy un robot tipi tipi tom tipi tom. Ni  hablar. Así me siento ¿qué quieren? No puedo pensar positivo carajo. ¿Cómo le hago? No es nadita fácil ser yo.

Todos los días es empezar diciéndome que soy una reina que todo lo merece. Cosa es querer dar un paso para que el sol se esconda tras las faldas de la impotencia. Caigo otra vez al abismo del nosirvoparanada. Giro la rueda. ¿Cómo amaneciste hoy? Acostada y en ayunas. 
Así lo digo. La forma en que me siento. Aquella ocasión una marmota. Hoy soy un zombie al ritmo de Salvavidas. Serlo no es tan malo. Si fuera bueno no lo sería.

¡Deja de denostarte! Ya ya voy, está bien. Soy un ser de luz... apagada.

Si la marmota supiera que me comparo con ella se pegaría un tiro ipso facto. Gracias al dios de los obscenos falta mucho para que las marmotas piensen. No cargaré sobre mis hombros con su extinción y eso compañeros es de aplaudirse.

Durmamos.















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje