Páginas

viernes, 4 de diciembre de 2009

Batalla casi ganada.



La reina del país de los hongos, estaba con sus hermanas. Habían ido a una boda y después del festejo, fueron a adquirir recuerdos, esos que siempre compra, pero terminan en el cajón de lo inservible, o bien en algún lugar del castillo, arrumbados.
Ahí es donde empieza esta historia... en la cocina real.

La reina de los hongos, estaba parada en la puerta de su gran cocina. Empezó a recorrer con la mirada cada uno de los trebejos que ahí había. El microondas, la licuadora, el horno, en fin todo lo que en una buena cocina que se precie de serlo, debe haber.

No tenía cacharros viejos, no le gustaba apilar ollas y ollas de sus ancestros,  debido a su gran tamaño ocupaban mucho espacio y en el castillo no había suficiente lugar.

Lo que si le gustaba coleccionar a la reina, eran platos y tazas que se contaban por decenas, debido a esa manía de comprar a cualquier lugar que iba, uno de esos trastos.

La reina detuvo la mirada en algo que le llamó la atención.
Recordó como había adquirido esa especie de placa que tenía grabada una gran verdad, que la reina está siguiendo al pie de la letra.
La última visita de la familia real al Reino de los arcos, le había dejado ese bello recuerdo.
Después de haber caminado bastante trecho , la reina estaba cansada (se cansa rápido), había estado viendo algunas cosas que comprar pero no había nada que le gustara y eso estaba empezando a fastidiarla.
Además sus hermanas se detenían a ver carpetas, manteles y todas esas cosas que a la reina le parecen obsoletas y que no tiene en el castillo ni por asomo.

Estaba a punto de explotar cuando de pronto, Kiku le dijo: ¨mamá, mira esto¨, volteó sus lindos ojos hacía el objeto señalado y antes de que nadie pudiera reaccionar, ya había tomado entre sus manecitas la placa y la admiraba. Le pidió al vendedor que se la diera ( la placa) y el rey Barry y la princesa Kiku, se miraron sorprendidos de su reacción.
Ni siquiera preguntó al rey Barry si la podía comprar, como toda reina, la tomó y le pidió al rey que la pagara.

Fué suficiente, la reina regresó feliz al castillo. Aunque aún no encuentra un buen lugar para ponerla, ella la tiene siempre presente y sigue al pie del mandato su orden:







La reina tiene que cocinar todos los días, pero como la familia real cada vez come menos ( en el castillo), a la reina se le está cumpliendo su deseo... el que está grabado en la placa... el que le dice que hacer ( cuando le conviene), el que la hace la reina más feliz del mundo.







No cocinar, al fin que ella con un sandwich tiene.

18 comentarios:

  1. esoo hay que hacer valer el derecho y el decreto de los sabios reales que si saben lo que dicen.... usted no cocine y esa placa pongala en lugar siempre visible... a quien tan solo piense en romper el precepto al calabozo!!! en este caso a la cocina y que cocine el si señor...

    ResponderEliminar
  2. Mi mamá anda en las mismas. Toda la semana como lo que, sin sabor y sin chiste, cocino y lo que más deseo los fines de semana es llegar a casa de mi mamá a probar esos platillos que tanto me gustaban de niña y adolescente. Mi sorpresa es mayúscula cuando me recibe con pizza, con tortas o con tamales que le quedaron de otro día. Ni modo, llega un momento que se coronan como reinas y ni quien las mueva.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. en donde dices qe fue adquirida?
    no habra otro modelo que diga algo así como " la reyna no lava o no plancha"??
    quiero una!!!
    ademas, tienes que ponerla ya a la vista y cumplir con su mandato.

    pd. tengo antojo de un sandwich!

    besos

    ResponderEliminar
  4. Mi estimada reina, su corazón es muy grande y por eso cocina (no por que tenga que hacerlo, no), a pesar de la ilustre placa que cuelga en esa gran habitación real, que les recuerda a todos sobre su cargo y mandato.

    En mi casa, al parecer todas son reinas, menos yo, y al parecer no las persuade que se me queme hasta el agua jajajajaja.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Mira que bien que la reina esta hacienda valer sus privilegios reales. Me parece muy bien que después de tantos años de servicio en la cocina la reina se tome por fin un retiro y deje la obligación de la cocina! un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Jajajajaja Ay Malque... yo para hacer uso de una placa así aun falta harto tiempo... pero tu disfruta de no cocinar... Ahhh pero que deli es cocinar con este frio... se calienta tan rico la casa ^^

    _Besos

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja coincido con melissa, con este frio si se antoja estar en la cocina :D por cierto yo tmbm quiero un sanwichito se puede n_n*
    andale di que si :D
    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
  8. que la reyna se consienta y no cocine!!, para eso es reyna!

    pero eso si! que nadie le diga uqe rompa con ese mandato

    saluditos!!!

    ResponderEliminar
  9. Mi querida reina de los hongos, empiezo por decirte que la fotografía que está al principioi es tu verdadera cocina real, entonces me inclino porque tu palacio debe ser realmente hermoso!!

    Me encantó tmb que la princesita haya pensado en el bienestar de la reina, que la apapachen y que una de las reglas principales esté plasmada en la cocina, un lugar muy importante (pero que da flojera recoger, jajajaja) de veras que me gustó que te hayan halagado así!! xD


    Te mando un abrazo enoorme y gracias por tus buenos deseos Malquerida, espero poder cumplir mis metas el próximo año, añadiéndolas a las 12 uvas!!

    Saludotes y feliz findee!!

    xD

    ResponderEliminar
  10. amo las cocinas antiguaaaaassssssss


    ... ejem.

    bueno hay que decretar las cosas eso dicen
    quebueno que tienes esa placa¡! ya lo puedes tener por escrito y presumirlo a toda la comarca


    ¬¬ pero no dejes de hacer arroz y mole
    si?????

    ResponderEliminar
  11. jajajajajajaja esta genial MaLquE!

    Cuelgala en la puerta de la cocina.

    ResponderEliminar
  12. pura comida comprada si, si, si jejeje
    saludos malque.
    mmmh se me antojaron unas tortas ahogadas.

    ResponderEliminar
  13. jajaja
    como es posible me rei con una placa

    una gran placa

    y bueno eso me ha pasado me deprimo cuando mi madre me recibe con caldo de posho o sandwich o peor aun hot dogs de verdad me deprime pero debo a ponerme a pensar en que ella cuando no quiere cocinar pues no cocina y hay que respetarla

    gracias por enseñarme eso mi ama

    ResponderEliminar
  14. Cuando su Majestad cocina en realidad devela los secretos de la gastronomía real y de sus hongos comestibles. Una reina nació para ordenar el cosmos, no para quitarle el llanto a las cebollas, ni mucho menos para despeinar a los elotes.
    Una reina no cocina, gobierna el reino de sabores y condimentos.

    Abrazos a mi única reina, besos de este plebeyo y además quesque poeta.

    ResponderEliminar
  15. Jajajajaja con un sandwich tiene... nu mams...

    Nah pues si te soy sincero, yo soy fanático de cocinar, me gusta mucho aunque en realidad son pocas las cosas que sé hacer... pero aprenderé algun dia...

    Un besote y un abrazote

    ResponderEliminar
  16. Es triste que muchas mujeres ya no quieran cocinar... Aclaro que comprendo perfectamente que la vida moderna es muy diferente y a las mujeres les toca cargar con un montón de actividades que pocos maridos desean compartir; no obstante, es triste comer sándwiches, hot dogs, pizzas, guisos comerciales grasosísimos, etc. diariamente. Qué deliciosa, qué exquisita es una comida casera preparada con mucho amor. Cuando tengo tiempo cocino, y creo que no me salen tan mal las cosas. Pero nada iguala el sabor de los alimentos que prepara mi madre, es amor hecho comida.

    ResponderEliminar
  17. eso!!!! mas chingona ella, que ni le preguntó a barry si lo podia comprar ella dijo esta me gusta, esta quiero , esta me la llevo.

    esa es una reyna!!!!
    ash! si pudiera conseguir una que dijera "las hijas mayores en esta casa no tienen que ser el ejemplo a seguir de sus hermanos"
    estaria genial para regalarsela a mi papa. ;)

    saludos desde mi pequeño bosque.

    ResponderEliminar
  18. Divina la Reyna!
    A mi... que me regalen 10 platos, a ver si llega el mensaje. Tenia una cerámica que decía "Cocina cerrada los domingos", y adivina que? Es el día de hacer postres y cosas complicadas que puedo guardar. Ademas, se rompió la plaquita! Espero que te vaya mejor que a mi.
    Que mal me va.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje