Páginas

martes, 30 de abril de 2013

Dando vuelta en la esquina tres calles para abajo




Lo mire de soslayo, así como no queriendo. Fue en abril si mal no recuerdo ¿o fue en marzo? Esta loca cabeza olvida el olvido. Y dime tu que quieres hacer con tu vida. Reparé en él motivada por mi natural curiosidad. Para ser musa no se necesita ser perfecta. El epitelio es demasiado delgado. ¿Eh? Si volviera a nacer cometería las mismas pendejadas. Quisiera ser nada santa y mucho poeta pero sólo soy yo y no sé si sea suficiente. Si el charco no fuera tan grande ya lo habría cruzado. Nadar contracorriente. ¿Ya se te pasó el amor por Enrique? Quiero abrazarte en la vida real. ¿Viste que me dio el asiento una señora? Un par de alas para alcanzar de entre las nubes mis medicinas. Usted está bien, lo malo es que está un poco gorda. ¿Antidoping? Si me dices que si te haré la mas feliz del mundo. La amistad es un libro de hojas blancas. ¿Me amas? Viajar en el transporte público es un crimen. Vivo cerca del infierno de otra manera no me explico tanto calor. Emilio se llama su amigo. Tranquila, pronto pasará. En abril te conocí y tu ni te acuerdas. Faltan cuatro días. Tienes nombre de personaje de Ibargüengoitia. ¿Quieres un sandwich de los que te gustan? Sabina y el Dios de las musas. No temo al ridículo, le temo a que se rían de mi, ¿es lo mismo? Me gustaría que hubieras abrazado más a tus hijos. ¿Te dolió? Mano -me dijo La Bella- y nos conectamos a su mundo. Soy una triste feliz. No sé escribir acentos en el iPad. Hoy es Día del Niño. ¿Caminamos? Es algo que no puedo explicar. Sí. Tómate de mi brazo. Yo quería quererla querer y ella no. Creía que era mujer. Estoy un poco cansado. Cuando abras la puerta de tu casa nunca des la espalda. Te extraño... Yo mas. No soy yo, son mis dedos. Todo lo que quieras si. Creo que eso es trampa. Natalia se quedó conmigo y no lloró. Porque antes que nada eres mi amigo. Un día se fue y al otro regresó. Tu y Yo, Yo y Tu. Externo mis ideas y ustedes obedecen eso no es ser mandona. Gracias. Es hombre. Besitos. ¿Y si es cierto? Mi vida es un melodrama bizarro. Tengo ganas de dormir hasta mañana. Llega en un día. Ya no tengo desde hace mucho. ¿Porqué tienes iPad si eres pobre? Los esposos dejan de hacer el amor y se vuelven amigos. ¿Cual es tu mayor miedo? Si te fijas bien no es fea. ¿Por que los hombres les miran las piernas a las mujeres Barry? Ya que está aquí la voy a pasar con el nutriólogo. ¡Dios, pero si esta más gordo que yo! Si dejaras de preguntar no te estresarías tanto. Me incomoda que la gente se me quede viendo. Las mujeres son más sensibles. ¿Hay musas gordas?










domingo, 28 de abril de 2013

¿A quien le importa salvar a una hormiga?


Imagen de google porque la mía no salió

Creo que ya estoy viejita porque me da pena platicar que salvé a una hormiga.

Estaba en el bote del agua para reciclar. Nadaba desesperada, parecía ahogarse en medio del océano sin ninguna ayuda posible.
Al verla imaginé -innata imaginación- lo que estaría sufriendo si yo estuviera en su lugar, Metí mi dedo al agua y la saqué pero sentir sus patitas moverse fue extraño. Entonces sacudí el dedo cayendo la hormiga al agua del piso.
La vi como si se fuera arrastrando en busca de un sitio seguro que miràndolo bien, siendo un bichito, el patio trasero era un lugar inhóspito para cualquiera de su tamaño.

Para que llegara a un lugar seco o a una planta tendría que caminar mucho, exhausta como estaba dudo que lo lograra. Tomándola con el índice la puse en una hoja de la maceta del rincón.
Se quedó quieta un instante, avanzando después con paso lento por la parte de abajo de la hoja, bajar por el tallo y perderse en la tierra de la maceta.

Me sentí bien porque salvé a una hormiga grande negra (de las que me dan miedo porque pican).

Cuando se lo platiqué a Barry -¿Algún día dejaré de mencionar a Barry?- creí se reiría pero no. Me escuchó con atención y después me mesó los cabellos como si aprobara mi acción o quizá él está tan loco o viejo como yo.

Luego le platiqué que había caído una avispa a la misma agua pero no la pude salvar. Lo que hice fue dejar su cuerpecillo en la orilla del bote. No me puse triste -tampoco es que sea una santa- pero no había nada que hacer.

Por eso pienso que ya estoy vieja porque después de tantos años -no muchos- apenas me doy cuenta del valor que la vida tiene así sea de bicho, planta o ser humano.

Cada uno tenemos todos los días una oportunidad de vivir y no la apreciamos por estar lamentándonos de lo injusta que la vida es con nosotros.

¿Porqué a mi? Preguntaría en otros tiempos.
¿Y porqué no? preguntaría ayer.
Hoy ya no pregunto porque hay cosas que no tienen respuesta.

Y héme aquí un domingo por la noche pensando -gracias a que salvé una hormiga- lo mucho que ha cambiado mi vida y todo el tiempo que desperdicié en enojos sin motivo.

De nada sirve arrepentirme de lo malo que haya hecho si no lo puedo remediar. Arrepentirse de lo inútil que es quejarse ante lo que no puedo cambiar y de todos los bichos que maté porque invadieron mi espacio cuando la realidad es que yo invadí el suyo. No vale.
Prefiero -si se tratase de preferir- ser una vieja loca salvadora de hormigas que una bruja quejona aunque no diste mucho de serlo.
Suena risible pero no lo es, sucede que he descubierto que tengo un corazón viejo que se había olvidado de sentir.
Probablemente me juzguen loca y tendrán razón pero no importa, los años vividos dan fe de ello. Loca siempre he estado pero me resistía a aceptarlo.








sábado, 27 de abril de 2013

¡Soy feliz como una lombriz!




Después de dos largas semanas abrazaré a La Bella: ¡Muy bien!
El tumor de Laura entró en remisión. ¡Excelente!
La  guitarra está en camino: Bien.
El Parkinson no es hereditario: ¡Requetebien!.
Laura se inscribió a la carrera de 5kms. ¡Perfecto!

La maestra de cerámica se está volviendo insufrible con su bla bla bla que no termina: Mal.
Si yo quiero pintar hongos, hongos y millones de veces hongos es mi problema pero no no no ella dice que no, que no más hongos: ¡Requetemal!
No sabe con quien habla por algo me llamo Flor de María y si YO digo que quiero pintar hongos eso haré: ¡Recontra bien!

Como no me quiero enfadar (¿Yo?) porque las noticias que recibí son muy buenas no pensaré en ella. Me enfocaré en algo más productivo para la mente como escribir o yo que sé qué.
Barry dice que ya no lo haga porque se me van a acabar los dedos pero no debe preocuparse porque se me está olvidando como hacerlo y cuando llegue el tiempo solitos dejarán de escribir. 

¨Así que de momento, nada de adiós muchachos...¨

No hay prisa, el fin nunca llega en la víspera.
Por tanto ¡Hoy toca ser feliz!












miércoles, 24 de abril de 2013

Como pompas de jabón







Ser madre tiene sus limites. No puedo ayudar a mis hijos a resolver los problemas verdaderamente importantes a los que se enfrentan porque ya son grandes. Ser mera espectadora no me gusta pero no puedo intervenir por mas obvia que sea la solución y ellos no la vean. Mi papel se reduce en este momento a jugar con Natalia, haciéndole pompas de jabón que atrapa y se le desaparecen en sus manecitas como se esta desapareciendo la oportunidad de crecer bajo el manto de una "familia feliz". 
Como madre observo, no puedo hacer más. 

Quisiera poder hacer uso de mi varita mágica pero esta tan obsoleta como las ideas que se me ocurren. Los poderes se le han ido por los bordes rasgados debido al uso que no le di porque el sentido común estaba de mi lado.
Arrumbada en el rincón de lo viejo, pasó sus mejores años y hoy que la necesito ya no sirve.

Me voy a caminar esperando encontrar la solución a la pregunta del porqué ser madre tiene sus limites por mas que la respuesta ya la sepa. Por algo decía mi añorada madre: Dios no le da alas a los alacranes. Tal vez sea esa la razón por la que mi varita mágica nunca ha funcionado, por el peligro que corre el mundo al tenerla en mis manos.








martes, 23 de abril de 2013

¿Qué día es hoy?




Libro que leo actualmente


Según esto, medio mundo se pone triste porque el otro medio mundo no lee pero quizás el que no lean es porque tienen cosas más importantes que hacer como buscar comida por ejemplo.
No creo que para la gente pobre sea grato leer con el estómago vacío. 

Hablan mucho sobre la gente que no lee pero ¿cuál es la gente a la que se refieren cuando dicen eso? Será a la gente que tiene un poder adquisitivo que le permita darse ese lujo porque los pobres no creo.
En las escuelas poco importa ya fomentar la lectura, la educación de antaño permitía a los estudiantes leer aunque no tuvieran dinero para comprar un libro, fomentaban el uso de las bibliotecas.
La de hoy enseña que deben leer pero teniendo la facilidad del internet uno puede chutarse La Divina Comedia con monitos y así cualquiera presume.

¿Libros virtuales?

La gente de muchos lugares no tiene acceso a las computadoras ya no diré que ni siquiera tienen luz.

Mi queja -soy quejona de nacimiento- sobre este asunto del leer o no leer es hablar en general -si, si estoy hablando igual- cosa que no debe ser porque es cierto que hay gente nice que no lee y hay gente pobre que si. Pero si se fijan bien más de la mitad del mundo está en la pobreza -yo con ellos- ¿así cómo van a leer por dios?
Esos que se quejan que la gente no lee debería donar sus libros porque un libro que no es leído es como un sabio sin discípulos o algo así como yo sin Natalia.
Tampoco es que quiero que donen sus incunables -su dinero les costó- pero si se busca bien encuentran algo. Un libro siempre tiene ganas de ser leído.
Yo no tengo incunables pero si tengo un libro que marcó mi infancia y que donaré a la pequeña biblioteca que le estoy formando a La Bella.





¿Es una idea descabellada regalar libros? puede ser pero no deja de ser una buena opción de ayudar en lugar de criticar.

El desapego de las cosas materiales como estilo de vida.

Por si acaso, les digo que he donado libros a dos bibliotecas de por mi rancho y que en mi testamento habrá una cláusula en la que diga que se hará con los que aún conservo.

Hoy es el Día del Libro.

Las editoriales deberían ir pensando en bajarle un poco el precio a su mercancía -soy de las que les gusta leer a la antigüita- ya que si hay que elegir entre comer y leer yo elijo comer aunque sea una ignorante de quinta pero con la panza llena y el corazón contento. Eso si con los ojos muy abiertos para que no venga cualquiera a lavarme el cerebro creyendo que soy ignorante sólo porque no hablo de los libros que leo.











domingo, 21 de abril de 2013

Lógica


Todo estaba bien
nada estaba mal.

Si todo está bien
nada está mal.
pero no todo está bien
tampoco todo está mal.

Si me fijo bien,
no está del todo mal
aunque tampoco está del todo bien.

Pero si todo no está bien
¿Todo no está mal?

Si todo no está mal
entonces todo está bien
que es al final
lo que debe de importar.










sábado, 20 de abril de 2013

Con una nueva técnica


Hongos pintados por la mestra

Con pincel en mano dibujando figuras imaginarias, la maestra de cerámica me enseña nuevas técnicas de pintura.
Habla mucho. Gesticula mirando  a la ventana. Calla cuando pasa alguien como si quisiera que no escucharan lo que me dice. Hace silencios prolongados mientras ensaya piruetas con el pincel. Tiene ganas que alguien la oiga. Suelo verla sin decir nada, lo que ella quiere es hablar.

Luz madre y Luz hija, son aprendices al igual que yo. Las conocí en la primera clase.  Ellas también tienen bastante que decir porque hablaron mucho y pintaron poco, hasta lloraron cuando contaron la historia de ingratitud que están viviendo. No supe cómo reaccionar al ver sus lágrimas. Seguí en lo mio pero sin dejar de escuchar e interviniendo cuando era necesario. Las hice reír varias veces haciendo que olvidaran un poco su dolor y aconsejándolas sobre algo que de tan obvio no ven. Me sentí bien. Sentí ganas de darles un abrazo o algo pero no llegué a tanto porque el contacto físico no se me da fácil.

Ese día invitaron a comer a la maestra extendiéndome la invitación pero no fui porque no las conozco y no me sentiría bien estando rodeada de gente extraña además que fue una invitación de cortesía.

La maestra habla mucho, yo no. Yo quiero pintar, distraerme un poco. Oír en silencio la voz de mi conciencia sobre el rumbo que llevo hoy día pero acepto la plática como un plus a las clases de cerámica.
Entre charla y charla me enseña nuevas técnicas para pintar hongos -¿qué más podría ser?- pero ensimismada en un soliloquio no se da cuenta que de tanto decirme cómo lograr los efectos deseados ella ha hecho el trabajo. Yo solamente la escuché
.
Hongos pintados por mi, bastante sicodélicos

Después le pedí otros pero eso si los decoré sin su ayuda sino mis clases no tendrían sentido.
¿Quién habrá aprendido realmente? y no hablo de la cerámica.











viernes, 19 de abril de 2013

Me da un poco de risa

Investigando las distancias que vamos a recorrer en la carrera de Pasos Lentos -increíblemente no las sabía- supe que son de 20, 50, 100 y 250 metros. 

¡Son metros no kilómetros!

Me reí un poco -sin ánimo de ofender- por las distancias que suenan ridículas pero Barry -siempre Barry- me puso en mi lugar explicándome las cosas. 
Voy a ¨correr¨ 250m. Puedo hacerlo. Si ¨corro¨ menos no habré hecho ningún esfuerzo y de eso no se trata.

Siento mariposas en el estómago como si estuviera enamorada pero no lo estoy solo es que tengo nervios porque me atacan miles de dudas, por ejemplo.
Cuando salgo a la calle o a cualquier lado siempre tengo un brazo en cual apoyarme. Ese día, aunque esté mi familia estaré sola en la pista y eso señores hace que se me suban los huevos a la garganta, eso no me da risa. Un poco nada más porque no tengo huevos o tal vez si porque sino díganme ¿qué es eso que se me anuda en la garganta de pensar estar sola ahí frente a un gran reto?

Prefiero que me de risa y no miedo.











miércoles, 17 de abril de 2013

Tres cosas






Asumir ante todo una buena actitud para salir avante en la vida.
Adoptar tres puntos principales con los cuales levantarse cada día.
A saber:

Ejercicio básico: 

Muy bien. 
Cada día, todos los días hago ejercicio. Camino mucho y desfallezco pero nadie dijo que me iba a gustar.
Aplauso sonoro para mi de mi.

Visión positiva e imaginación:

Perfecto a medias.
La visión positiva se me nubla. Veo borroso pero bueno, me limpio los ojos y claramente puedo ver lo positivo que tengo y le doy a la vida porque así es.

Imaginación:

Tengo mucha. Puedo construir a cualquier animal, persona o cosa una historia buena, mala o regular según se vaya dando y conforme la imaginación lo permita.

Aplauso normal porque no cumplo del todo bien este punto por la visión borrosa positiva.

Ilusión:

El estímulo de una actividad placentera libera dopamina. Haciendo lo que me gusta libero dicha sustancia y soy muy feliz como cuando tomo mis clases de cerámica -pronto termino la segunda pieza- o cuando veo una serie llamada Mahabaratha la cual me fascina.

Aplausos de pie porque estoy haciendo lo que me gusta.
Y otro aplauso más fuerte porque buscando imágenes encontré el libro en pdf así que comienzo a leerlo hoy mismo.                 

Perfecto.
Entendido y anotado
Aplausos de mi para mi.











martes, 16 de abril de 2013

Come on feel the noise






Enseñar a tocar a Natalia está siendo muy divertido. Como todo niña no quiere que le marquen el ritmo, lo lleva sola. Sin dejar que le enseñen marca el un dos tres con su piecesito derecho.

Para distraerla de un berrinche le dejé que tocara mi teclado. Al oír las primeras notas se quedó muy quieta y sonrío.
Primero vio como manipulé los botones, después empecé a tocar ¨Para Elisa¨ , la melodía que me sé muy bien. Se me quedó viendo -como acostumbra- y con sus manecitas acariciaba las teclas.
Cuando Barry le puso acompañamiento salió el ritmo -herencia del abuelo- que lleva dentro. Empezó a agitar la cabeza mientras aporreaba las teclas llevando el ritmo con los pies.

Por la forma de tocar parece que será rockera como en los lejanos tiempos su abuela lo fue. Ese teclado es la herencia que le voy a dejar para que saque la sensibilidad que lleva dentro porque Natalia le dará duro al teclado pero es un alma sensible, lo pude ver ayer cuando su mano acarició mi cara y viéndome con esos ojitos que me derriten me dijo: Abueita y me besó.








Asumo las consecuencias de mis actos

A esta hora tenía que estar en la cita médica esperando me sacaran sangre como cada seis meses. La razón por la que no asistí es tan estúpida que no la voy a mencionar.
Enumeré lo que podía pasar si no me hacen esos estudios. Además de saber que tengo anemia -me mantengo viva comiendo cualquier cosa- no creo que encontraran nada más -supongo-  lo quiero creer así. Es demasiado tarde para arrepentirse. No fui y es todo.

De vez en cuando me rebelo contra toda la rutina que me ata a esta vida enferma. Hace poco leí de alguien que dejó de medicarse para permanecer vivo y vivir -valga la redundancia- feliz sus últimos días. Yo aún no llego a esa etapa. Vivir sin pastillas me conduciría a la inmovilidad y todavía tengo muchas cosas que hacer.

Por eso hago estas pequeñas rebeliones porque dentro de todo quiero tener por un día el control de mi vida y no dejársela a unos estúpidos medicamentos que me agobian y me dicen que sin ellos soy un cuerpo movido por los hilos de un maldito destino al que no me acostumbro.

Mañana será otro día y la vida seguirá siendo rosa.
Mañana todo se verá diferente.
Mañana porque hoy las horas amanecieron bajoneadas.
Recobraré la sonrisa que se me perdió ayer en la mañana.
Esto es así y no pasa nada y si pasa estoy muy consciente, asumo las consecuencias del no pasa nada.











lunes, 15 de abril de 2013

El cadáver muerto ya fallecido de un ratón adolescente





El sábado pasado amaneció muerto -en el patio del vecino- un ratón adolescente. 
Creímos que Calixto lo había cazado, de hecho lo pensábamos hasta ayer. Le comenté  a Barry que tener al ratón ahí -la casa del vecino está deshabitada- era peligroso porque mi gato descansa en ese patio cuando los chihuahuas lo persiguen y al estar el cadáver muerto ya fallecido al aire libre podría enfermarlo.
Poniendo manos a la obra y mucho equilibrio pudimos meterlo en una bolsa y darle sepultura ratonil, esto es echarlo a la basura como lo indican los cánones de salubridad.

Todo eso muy bien pero desde ayer mi pobre gatito vomitó. Hoy también. 

Me he convertido en experta de síntomas perrunos chihuahueños pero de gatos entiendo menos que nada. Sé que el minino está enfermo y no quiero pensar que por el estado en que se encontraba el ratón adolescente indica que fue envenenado.

¿Los gatos comen ratones?

¡Ya sé! ¡Pero que tonta soy! ¡Lo acabo de recordar!

¡Claro!

Ayer vi que Calixto se estaba comiendo algunas de mis plantas. Los chihuahuas hacen lo mismo -tienen las hojas de las plantitas de las escaleras a medio comer- porque con eso se limpian la panza. Algo así como una especie de purga. ¡Claro! El veterinario nos lo dijo.
Ahora que lo pienso bien, Calixto tiene la misma actitud de mis perritos cuando comen yerba.





¡Fiuuu! Yo que creí que se había envenenado con el ratoncillo. De cualquier manera lo llevaré al veterinario no vaya a ser el diablo y el gatito de verdad esté enfermo por andar cazando ratones. Eso si, estará enfermo pero lo desconfiado no se le quita, me ha puesto el brazo como una coladera.
Lo perdono porque está enfermito.

Abur (como se nota que la inspiración anda de vacaciones)











domingo, 14 de abril de 2013

La vida es así*







En la quietud de esta noche fría y oscura
con la música en el alma,
cuenta me doy que nunca tuve nada.

La razón se ha quedado paralizada en mis entrañas.

Me doy cuenta sin ti,
cuanto tiempo llevo cargando en mis espaldas.

Los ayeres olvidan el mañana.

El espíritu empequeñece
en el momento cumbre
de conocer mis derrotas.

Empiezo a creer.

La vida se me va,
yo me estoy quedando atrás
y tú
como si nada.



*14 de enero de 2011









viernes, 12 de abril de 2013

... dime que es falso que ya nunca escribes*







De un tiempo a esta parte he olvidado escribir mis cuentos de bichos. Será por la llegada de Calixto que grillos violinistas, arañas nice, ejércitos de hormigas, moscos equilibristas, lombrices rockeras, etc. han desaparecido del blog.

Ni idea tengo si los mininos coman bichos pero coincidió la llegada del gato con la desaparición de todos ellos. Caray no se ponen a pensar que eran parte de mi inspiración. Se fueron abandonándome a mi suerte.

El otro día se metió una mosca gorda y zumbona a mi recámara. ¡Viva, una historia nueva!
La mosca zumbona volaba y volaba dando vueltas como loca. Con la ventana abierta no encontraba la salida. Volando en círculos, no podía huir. Pensé que era un poco estúpida porque teniendo semejante escape no lo veía.

Le puse nombre: Joanna Luisa. Inventé que era medio cegatona. Usaba lentes gruesos y un gorrito negro. Vestía de luto porque así visten las moscas panteoneras o zumbonas. Andan de negro en solidaridad con los dolientes. Cargan un libro de oraciones en una bolsita que traen debajo del ala izquierda y agua santa extraída de los pozos del panteón.
No pude imaginar más porque Joanna Luisa encontró la salida.
Me jodió la historia.
Al desaparecer de mi vista no pude seguir imaginando.
Pienso que estando fuera se puso muy feliz mientras respiraba tranquila al haber salido airosa del cuarto y sin un solo rasguño.

En fin, hoy es viernes, tendré mucho tiempo para observar bichos si es que Calixto los deja acercarse o si antes no caigo como mosca fumigada porque me duele todo debido al ejercicio.

Así es.

¿Ustedes no imaginan historias de bichos o soy la única loca?




*Letra de Conductores Suicidas de Joaquín Sabina.











jueves, 11 de abril de 2013

2400 pasos o algo así es que ya se me olvidó






Para que no me cueste trabajo caminar -soy muy floja para eso- cuento los pasos que doy, de esa forma me distraigo y no me canso. Bueno si me canso pero no mucho.

Tengo también otro distractor que me sirve además para motivarme. Es el carrusel de Natalia que ha sido atado en la parte delantera de la caminadora. Cuando voy a desfallecer, lo veo y en friega me animo.
Armada de tenis y la gorra de Barry no necesito más por ahora aunque eso si el día de la competencia voy a correr con un regalo muy especial que espero recibir muy pronto.




Ayer me dijo mi amiga que si la voy a invitar -a ella y a Alex- para echarme porras. Le dije que si aunque muera de pena. 
Con mi familia y amigos apoyándome quién puede perder.

Me ha desanimado saber que correré una distancia simbólica, entiendo que si esperan que lleguemos todos a la meta no le alcanzará al mundo tiempo para ello.

Hoy llegué a 2400 pasos o 2500 -ya lo olvidé- mañana habrá un nuevo reto que debo vencer: seguir viviendo como una persona ¨normal¨.










miércoles, 10 de abril de 2013

Rumpelstiltskin (Cuento narrado a mi manera)





Érase que se era un molinero que lo único que tenía era su molino y una bella hija. Érase que se era que este molinero quería que su hija fuera muy feliz y tuviera todo lo que él no podía darle -clásico de los papás-.
Érase que se era que quiso casarla con un rey. Cuando encontró al indicado le dijo que su hija tejía muy bien, incluso paja y la convertía en hilos de oro.
El rey puso a prueba a la hija encerrándola en un cuarto del castillo con montones de paja que al otro día debía estar tejida y convertida en oro.
Obvio la muchacha no sabía como fregados iba a hacerle porque si bien es cierto que tejía muy bien, no era cierto que convertía en oro la paja así que sin más se puso a llorar como clásica damisela de cuento infantil.
Resulta que aí estaba chille y chille cuando se le apareció un hombrecillo. Le dijo que parara de llorar, que a cambio de su collar de perlas él convertiría lo tejido en hilos de oro.
-¡Ya vas!- dijo la muchacha dejando de berrear y limpiándose los mocos.

Al otro día el rey viendo el tejido dijo: ¡Oh my god!- es verdad.
El molinero le preguntó: -¿Ton´s qué? ¿Te casas con mi´ja?-a lo que el rey respondió dirigiéndose a la chillona digo, a la muchacha:
-Si eres capaz de repetir lo que hiciste anoche te hago mi reina ¡mamacita! (esto no lo dijo él, lo dije yo).

El rey la llevó a otro cuarto lleno de paja cerrando con llave la puerta.

La muchacha vuelta a llorar y vuelta a aparecer el hombrecillo ofreciendo tejer todo a cambio de que  al  nacer su primer hijo se lo entregara.

-¡Papas!- dijo la muchacha sin pensar lo que prometía. Limpiándose los mocos y dejando de llorar se puso feliz.

Al otro día al ver el rey que la muchacha había tejido y convertido en oro todo aceptó casarse con ella.

Y todos ¡lalaralará! bien contentos y felices.

Pasó el tiempo y la reina tuvo a su primer hijo, entonces llegó el hombrecillo a pedir que cumpliera su promesa pero la reina dijo:
-Nel, no quiero-
-¡Cómo no, tu prometiste!- gritaba iracundo el hombrecillo pero la reina instalada en su no no y no.

Enojado dijo: Si adivinas como me llamo te dejo a tu hijo.

Y la reina: ¡mmmta! para saber cómo pinches te llamas está en chino. mmm -¿te llamas Pedro?
-No!
-¿José?
-Nopo
-¿Jesús?
-No
-¿Genín?
-Nel
-¿Gary?
-Tampoco
-¿Compi?
-Nop
-¿Barry?
-Obvio no
Y así le decía nombres y nombres y ninguno era el suyo

Entonces el hombrecillo dijo: -Te doy un día para que adivines como me llamo y si no lo haces me llevaré a tu hijo.
-¡Va!- dijo la reina abrazando a su pequeñito.

Se fue muy enojado y no vio que detrás de él iba un sirviente de la reina quien lo persiguió hasta el centro del bosque donde el hombrecillo hizo una fogata y bailando al rededor de ella cantaba: ¡Nunca podrá adivinar que Rumpelstiltskin me debe llamar!

El lacayo al oír esto se fue en friega de chismoso con la reina.

Al otro día le pregunta:
-¿´tonces ya sabes como me llamo?
-¡Rumpelstiltskin!- dijo ella
-¡Asht!- dijo el hombrecillo y haciendo sus rabietas hizo un hoyo en el piso desapareciendo sin poderse llevar al chamaco.
La reina abrazó a su hijo dando brinquitos de alegría ¡Viva! ¡Yupi! ¡Bravo! y así.

Moraleja: No entendí porque se supone que la reinita prometió algo que no cumplió, eso no se vale. O sea ¿se la perdonaron porque era buena o qué? En todo caso el hombrecillo también fue bueno porque la ayudó a salir del problema. Pero si se lo piensa bien ¿para qué querría a un niño el tipo? Quizás era viudo y necesitaba alguien con quien platicar o sepa la bola.





Pues bueno, este cuento le gusta a Natalia aunque no comprende mucho de lo que le digo, mi forma de narrárselo la entretiene. Espero que cuando sea grande no haga las preguntas que me hice porque entonces ni haciendo un hoyo en el suelo me salvaré de sus cuestionamientos sobre el porqué si alguien actuó bien le pagaron mal o al menos así lo entendí.
Mejor le hubiera contado Ricitos de Oro o mi cuento de Jocelyn, la cochinilla que le gusta comprar zapatos, esos no son tan complicados. ¿o si?









lunes, 8 de abril de 2013

Como obra de teatro en mil actos repetidos

No se trata de ver quien es más valiente, si hombres o mujeres.
Tampoco se trata de ver quien es más solidario.
No se trata de ver quien se arriesga sin pensar.
Tampoco se trata de exponerse.

I.-

Una vecina ve a un sujeto con gorra asomándose a un coche estacionado en la acera de enfrente.
Esa misma vecina mira al tipo abriendo el coche que se encuentra guardado en el garaje de sus vecinos.
Sin temor les habla por teléfono avisando lo que ocurre.

II.- 

Parece que son el blanco perfecto para los delincuentes.
Un muchacho furioso, un señor tratando de proteger a ese muchacho que corre tras el ladrón y una señora que va tras de todos porque lo dicta su instinto.
Son padre, madre e hijo.

III.-

Los afectados persiguen al ladrón
Ninguno lo alcanza
Al delincuente se le cae el celular que recoge otra vecina.

IV.-

Gritos pidiendo ayuda.
Gente asomándose sin intervenir viendo como tres personas corren tras el ratero que desgraciadamente se pone a salvo brincando una cerca y dejando con suma impotencia a esos tres personajes.
Digo desgraciadamente porque si hubiera caído en las manos de los iracundos ciudadanos, el que habría acabado en el hospital hubiera sido otro. 

V.- 

Impotente el vecino joven estrella la mano en una caseta telefónica
El padre lo tranquiliza
La madre no sabe qué hacer, tampoco llora, solamente mira como la mano de su hijo se hincha como globo.

VI.-

Mujeres se solidarizan con los vecinos afectados.
Los hombres marcan su distancia y se retiran, no quieren saber.
La vecina solidaria llama a la policía que nunca llega mientras trata de tranquilizar a los que exhaustos jalan aire desesperadamente.
Visita obligada al médico para atender lesiones.

VII.-

Al final que no es final se estudian diferentes opciones para parar lo que está ocurriendo.
Cambiarse de domicilio que viene siendo la opción más viable.
Encerrarse bajo cerraduras cada vez más difíciles de abrir hasta para ellos.
Regresar al sitio antiguo en el que vivían al que la mujer no quiere volver debido a la enfermedad que mirándolo bien, le apena que vean sus amigas que no es ni por asomo la misma que se fue.
Sabe que si tienen que irse no le pedirán opinión y el sentimiento que tiene pasará a segundo término porque sabe también que la seguridad e integridad de su hijo y su familia es primero.
La mujer no pierde el tiempo odiando a los ladrones porque el odio es inherente a ellos.

Epílogo:

Los tres sentados en la sala piensan como la vida puede cambiar debido a unos tipos buenos para nada. Piensan también en que haber salido tras el ladrón fue muy imprudente pero cuando algo así ocurre muy pocos tienen la capacidad de razonar y medir el peligro.
Piensan que medidas tomar en cuanto al celular que se le cayó al ladrón.

Mientras tanto la vida sigue y la historia no llega a su final el que esperan no pase a mayores como pudo haber sucedido si el hombre y su hijo atrapan al ladrón. Eso si, la mujer lo menos que haría sería patearle los huevos al sujeto en cuestión porque ganas tiene muchas.

Actores principales:
Un hijo
Un padre
Una madre
Una mujer valiente.
Tres hombres 
Cuatro vecinas solidarias.
Dos niños curiosos
y Babo Alejandro.

Actores segundones:

Un delincuente identificado.
Un tipo que vio a la mujer corriendo y se volteó para otro lado
Otro tipo al que se le pidió ayuda pero no se metió (comprensible)

¿Y la policía?








domingo, 7 de abril de 2013

Las horas confusas







Hoy cambia el horario de verano o de invierno, no sé. Hay que adelantar una hora el reloj. Hace mucho calor. Me he despertado a las 3.30am según el iPad. 2.30 am según el reloj de la cocina. No supe qué hora era entonces pregunté en twitter. Siempre he creído que el horario de verano me roba una hora de vida. Me confunde. No sé si voy o ya fui. Es como vivir de nuevo algo que ya viví pero que no he vivido. Así de confuso es para mi. Es de madrugada. Mi vecino de enfrente aplica la misma estrategia que yo, dejamos prendidas las luces de la sala para que no nos abran el coche. La semana pasado lo volvieron a abrir a plena luz del día y con todos nosotros dentro de la casa. Eso es ser desfachatado o temerario porque sabiendo que estamos se arriesgan a que los atrapemos. Ya sabemos quienes son. No sé si sea bueno o malo pero si muy riesgoso. Hace mucho calor. Me duele la garganta. A esta hora de la madrugada los únicos despiertos somos Gerome (el pez) y yo. No debo hacer mucho ruido. Tengo asco, estoy mareada, pareciera como si estuviera embarazada. A estas alturas de la vida en lugar de tener hijos tendría nietos. No me gusta el horario de verano. Dicen que es para que ahorremos luz pero es mentira porque la que ahorro en la tarde la uso en la mañana. Según tiene que ver con La Bolsa o algo así. Esta es la entrada 1600. Me sorprende la cantidad de pendejadas que puedo plasmar en tantos posts. Hace rato soñé que había comenzado la guerra, en realidad fue lo que me despertó. Tengo miedo. Me asomé al patio, Calixto no está. En las madrugadas suele irse de farra pero regresa antes de las siete de la mañana hora del desayuno. Tengo sueño pero no puedo dormir. Escribo mis desvaríos. Dice un amigo de Laura que soy un personaje. Yo digo que no sé. Algunos de sus amigos me leen, me apena un poco porque estoy medio loca, no quiero que vayan a pensar que es de familia. Digo, la única loca soy yo y con eso es suficiente. El reloj de mi computadora dice que son las 3.43 hora del Pacífico. Pa´ su madre entonces qué hora es. Cada día aumento la cantidad de pasos que doy. Estoy motivada. Le voy a dedicar la carrera a mi Amigocha, ella sabe porqué. Es un crimen estar despierta a estas horas en domingo. Al rato voy a andar de mal humor porque tendré sueño. Creo que el hombre es muy poderoso cuando se atreve a meterse con el tiempo y hacer que todos se alineen por la derecha obedeciendo sus oscuros intereses. Quiero mi hora que me robaron no sé en que momento. Si alguien sabe donde está que me diga para ir por ella. No me gusta perder mi tiempo. ¿Qué horas son mi corazón?









viernes, 5 de abril de 2013

¡Japi berdei tu yu may dir fren!







El caso es que hoy es cumpleaños de Barry.

En la mañana le cantamos Las Mañanitas -no le gustan- pero las acepta de todas formas. 
Le pregunté si tuviera oportunidad que le concedieran un deseo qué pediría.
Con su gran sonrisa dijo: Quisiera ser elefante.

-¿Un elefante?- ¿A quién se le ocurre pedir ser un elefante? 
-Para tener una trompa muy grandota y meterla donde quiera- respondió con su habitual doble sentido.

Y es que Barry siempre ha sido así, muy bromista. Si las circunstancias hubieran sido favorables le habría gustado ser payaso, porque siempre busca hacer reír a la gente. 
En situaciones muy difíciles tiene una sonrisa o un chiste que aliviane los momentos bajos. Cuando murió su madre él estuvo muy tranquilo. Contaba anécdotas graciosas vividas con su mamá. Todos reían tapándose la boca porque era un funeral y hay que guardar las apariencias. Barry les decía que no, que rieran sin pena porque eso le habría gustado a ella.

Le envidio su buen carácter. Ya quisiera reírme de todo como él de su nariz la que nunca le ha importado sea lo más notorio de su anatomía.






Cuando le digo cómo es que se ríe de ello dice que no puede hacer nada por cambiarla. Reírse de uno mismo ayuda a ver la vida de manera diferente.
Con Barry es así, te ríes o te ríes.
Y yo que me traumo por mi panza de señora sedentaria y mil cosas más.

Tantos años a su lado y no le he aprendido que la vida es una y hay que pasarla bien si ya estamos aquí. 
Como sea:

¡Felicidades Barry!
¡Larga vida al Rey del País de los Hongos!










Sólo por hoy como los Alcóholicos





No me voy a enojar porque Barry me pida el teléfono de la Sra. Abadí que le habló hace tres millones de años, el cual debo buscar en los archivos de piedra.

Tampoco me voy a enojar porque me pida tener listo el pantalón cargo que cuesta mucho trabajo planchar porque tiene más bolsas que nada y que gracias a que la señora que me ayuda no sabe porque lo echa a perder, debo hacerlo yo.

No me voy a quejar porque pidió una comida especial sabiendo que no cocino. De cualquier forma ya estaba planeado que lo haría por ser su cumple.

Menos me voy a enojar porque íbamos a desayunar juntos pero como siempre pasa, lo deja para mañana.

Hoy no me voy a enojar, aunque lo haga, no se dará cuenta porque ya se fue.

Tomaré aire.
Contaré hasta un millón.
Haré todo lo que me pida con la mejor de las sonrisas.
Pero hoy nada más porque es su cumpleaños.

Yo sé, yo sé, soy muy gruñona. No me gusta que me manden, eso me pone de malas, lo sé y es algo que debo controlar.
Cuando me muera ni los gusanos me van a querer comer pero no me importa porque me van a incinerar precisamente por eso.

Lo bueno que tengo el blog -Barry no me lee- para sacar mis enojos, así con mi mejor sonrisa esperar su regreso con todo listo.

Pero de que soy enojona no hay duda, no me gusta que me digan qué hacer si yo ya lo sé. Soy una pinche vieja gruñona, no digo más.
Voy a buscar el teléfono porque en lugar de hacerlo vine a escribir en mi blogcito amado y no tarda en llamar.
Lo encontraré fácil, si en algo me he convertido es en experta buscadora de teléfonos en el archivo de piedra.

¿Habrá alguna fórmula mágica para quitar lo gruñona? Si alguien la sabe debería compartirla oigan.









miércoles, 3 de abril de 2013

La Carrera de Pasos Lentos





Una vez -estando en el hospital- una señora salió detrás de la enfermera diciendo: -Voy corriendo a alcanzarla- pero deba unos pasos tan cortitos que dije en mi mente -¡no mames! cómo la va a alcanzar con esos pasitos.

No sabía que un día yo estaría en tal situación. 

Los parkinsonianos -como les llamo a los enfermos que como yo padecemos parkinson- se les van acortando los pasos. Caminamos como pinches geishas, con los pasos tan cortitos y lentos que los que no saben de la enfermedad se desesperan porque a veces les estorbamos en su camino.

Anyway,

Dentro de unos días se celebrará el Día del Parkinson (ya hasta tenemos un día como si fuera necesario) y se celebrará (como si fuera para celebrar) con una carrera a la que me voy a inscribir.

Se lo comenté a Barry y a mis hijos. Como es costumbre me apoyan.
Tengo que pagar inscripción (creo, aún no estoy segura) y deberé comprar unos tenis porque los que tengo ya están viejitos.

He ahorrado un poco, entonces pondré una parte para lo que necesite y mi familia dará lo que me falte. Además como es domingo y la pista está cerca de la casa de Laura, planeamos pasar después de la carrera, un domingo en familia como los que últimamente hemos tenido.

Tiendo a subestimarme mucho. A decir que sirvo para una chingada pero nunca digo lo bueno que tengo. Puede que no llegue a la meta. Puede que ni siquiera termine la carrera y puede que me orine en el camino pero también puede que gane. Puede que llegue y puede que no me suceda nada en el transcurso.

Quiero participar porque me quiero demostrar que lo que me propongo lo logro. Quiero creer en mi como nunca antes lo he hecho.
Ya superé muchas etapas de la enfermedad menos la depresión que es la que más me jode la vida pero al menos ya no soy tan neurótica como antes pero bueno, algo es algo dijo un calvo cuando le salió un pelito.
Este es un logro que debo agregar a mi currículo.

Cada día lucho contra mi misma costándome trabajo creer en lo que soy y lo que puedo lograr si yo misma no me bloqueo.
Debo creer en mi, si no lo hago entonces seré una parkinsoniana jodida y eso ya no me lo voy a permitir.

Voy a correr porque eso es algo que ya no puedo hacer.

Y ya, es todo lo que voy a decir porque había prometido no hablar más del parkinson porque se supone es un tema superado y aún cuando todavía me enoja (¿se nota?) supongo que ya es inherente a mi.

Chau pues.










lunes, 1 de abril de 2013

La música amansa a las fieras





Cada vez se acerca más el momento en que tenga a mi cuidado a La Bella. 
En días como hoy en que amanezco en estado depresivo me pregunto qué pasará cuando esté conmigo y el mundo no se vea rosa como todos lo ven.

Me atacan las dudas.

Este fin de semana todo estaba bien.

Hoy amanecí siendo un robot, entonces todo se fue al carajo. 
Conforme va transcurriendo el día las cosas van cambiando a mejor.
Tomé las píldoras de la felicidad. 
Todo volverá a la normalidad dentro de una hora que es el tiempo que tardan en hacer efecto las pastillas.
Mientras tanto escucharé música.

Aquí el punto verdaderamente importante es si soy o no apta para cuidar a Natalia.
Quisiera que las dudas no me atacaran porque tener en mis manos el cuidado de La Bella no admite titubeos.
Es si o si.
Nadie más que yo debe estar convencida que puedo tenerla a mi cargo sin ningún problema.
Y yo digo que si sin pero de por medio.











Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje