Páginas

viernes, 19 de enero de 2018

Des-hojeando la Florecita

Me quiere...
Hace poco la MaLquEridA cumplió nueve años, los mismos -tres meses menos- desde que fui diagnosticada.  Esa puede ser la razón de mi rebeldía ante la enfermedad. la MaLquEridA es sana. Flor de María no.  La no aceptación permite seguir viva.

No me quiere...
Según lo que leí antes de cerrar los ojos debía estar dormida desde hace mucho rato ya. El insomnio sigue adherido a mis pestañas. Una relación de amor domesticado. Mansito pues. En ocasiones me deja dormir. Otras mantiene en el exilio mis memorias con los ojos bien abiertos mirando el cielo raso de la locura.

Me quiere...
Mi amor por Enrique sigue intacto. De eso ni hablar morirá conmigo como el amor de dos extraños que no es amor ni desamor ni nada.  Nomás de cerrar los ojos dejándose llevar por una voz inexistente.

No me quiere...
la MaLquErida abrió sus ojos un día exquisito de enero desafiante. Los gritos de horror y tristeza habían encontrado el camino. Fluir sin cortapisas. Mis letras sucumben a la melancolía que me habita.

Me quiere...
No concibo otra forma de expresarme. No nací para hablar.  Tampoco para escribir. Hacerlo es un oficio que se aprende del sentimiento salido de las venas. Sangrando el olvido indiscriminado torturando los delirios. Un día te das cuenta que le gusta tu forma de contar tus penas a personas sin rostro. Entonces te subes en tus laureles dejándote arrullar por los cantos falsarios de sirenas rococó.
Los otros se vuelven tus amigos de letras.

No me quiere..
Mis vivencias cual pétalos de flor de nopal las he ido deshojando sola pa´que no duela. No permito que nadie arranque mis tristezas. Son mías nomás. Las cuento para limpiarles el cochambre del daño que me hicieron. Lueguito las dejo en el desván de mis derrotas limpiecitas, inmaculadas.

Me quiere...
Poco es el tiempo que me queda. No hablo de morir sino de escribir. Comencé con textos cortos, alocados, duros como la infancia arrebatada en un cerrar de ojos perdidos en el disimulo de la vergüenza.
Después supe que esa forma desatinada de escribir me trajo la plena consciencia de la que huía todos los días frente a mi computadora.
Adorno los relatos con un toque de humor negro y mucha palabrería inútil. Vaya pues que tengo un estilo churrigueresco, anodino tan mío. 

No me quiere...
Poco importa si escribo para alguien o para mi. Al pasar los años a uno no debía quitar el sueño las preguntas hechas con dolo. Allá cada quien, a mi ni me miren. Sabina y Enrique si que saben si no me creen es su problema. 

¿Me quieres?...
Al final de los finales la MaLquEridA fue un invento que nunca existió. ¿Alguien me ha visto a los ojos? 
Nadie me llama en voz alta. Eh MaLquEridA ¿cómo va tu vida? Dicen ¿cómo estás? y ya. No me llaman por mi nombre. Flor de María. 
la MaLquEridA es un personaje más de los miles que habitan este mundo en el que alguien dijo que nadie es sincero.
¡Yo sí!..
aunque no me llame la MaL
quEridA y sea un sueño de esos que uno no quiere recordar.


Pa´no perder la costumbre Enrique me canta al oído Sangre hirviendo.













viernes, 12 de enero de 2018

Me gustas tú

Me gusta tu mirada de soslayo y tu corazón ardiente.
La química desvariada y tu apología sin fondos.
Los sonetos que me inventas y los versos desplumados.
El fragor de tu pecho y tu rústico modo de mirar mis alas.

Me gusta tu hola en las mañanas y tu adiós de madrugada.
Me gusta tu Norte y perderme en tu Sur.
Me gusta el ocaso de tu mirada y los abrazos que me das.
Me gusta el céfiro del atardecer y la quietud de tus labios.

Me gustan tus Te amo quietos y tu sonrisa en desatino.
Me gustan tus manos y sus formas en mi cuerpo.
Me gustan las letras que no me has inventado y los perfumes del azahar.
Me gustan tus silencios y los Te quiero desbocados.

Me gusta tu esencia pero más tu presencia.
Me gustan tus Ya no más y tus No te vayas.
Me gusta el término de tus suspiros y el reposo después del amor.
Me gusta dormir abrazada al perfume de tu almohada y despertar en tus labios.

Me gustan las flores, me gusta el arrullo de los ríos.
El vórtice de tu alma anidando en mi interior.
Me gusta tu nada y me encanta tu todo.
Me gusta saberte camuflado en los girasoles, en los recovecos de tu locura.
En las naranjas silvestres y en el ruido de las caracolas.
En los opacos distantes y en los atardeceres de colores radiantes.

Me gusta en el contigo vivo,
en tu nunca muero.















martes, 9 de enero de 2018

Fuegoficción

Pretendo escribir un texto. Lasmanos no dejan de moverse. Pongo música relajante. Recargo la lap sobre mis piernas, estoy semisentada en mi cama. Es castrante el movimiento de piernas, manos, labios. Dios ¿por qué no me matas y ya?
Ya sée ya sé tú no cumpes antojos ni enderezas jorobados.
Soy un algo sinsentido. Pienso en mis pájaros. Los chihuahuas viejos. Barry me abrazó muchas vecs. Estoy pinchemnete sola en este desmadrito. No, no se ofendan. Una vez dije a Toro que tenemos muchos amigos o pocos visrtuales pero a la hora de la verdad estamos más solos que un puto perro callejero.
Se ha ido el internet otra vez. Se va muxhsas veces por las noches, blah atmbién en el día. El internet es una basura aquí. 

¿Saben? estoy un poco triste, no concibo la forma de salir airosa de esto. Mirne. algún día todo esto acabará ¿después qué voy a hacer?
La muchacha de Guadalajara me envió un regalito por Navidad. Quiero pagar su hermoso gesto pero ella dice que con mi amistad es suficiente. ¡Dios! ni soy buena amiga. Mis largos silencios son desgastantes. Condeno a mis amigos a vivr a la orilla de mi parecer. Voluble soy como las hojas del árbol cualquiiera. 

No tengo tiempo de nada. El efecto dura muy poco. Mis libetades se esfuman en el fuego de lo inmediato. Quiero vivir. Salir. Correr. Caminar de la mano de Barry, de mi familia.

Nada es para siempre. Los enojos hierven en mi sangre. Sale volando el celular por tercera vez esta semana. La lap sin carga, flojera conectarla. Señorita popof tiene usted un par de bellos ojos rsguardados como tesoros bajo la vitrina de sus gafas negras.

Pronto será jueves. Pronto será sábado. Mee hace feliz las manecitas de La Bella abrazada a mi cintura. Abuela te extrañé tanto tanto. Sus lágrimas de emoción huyendo presurosas de sus ojitos tiernos. No llores mi hermosa ya estamos juntas otra vez.

La vida es así. Las familias se separan para seguir junstas de cuando en vez. Es tan fácil ser feliz cosa es que se quiera serlo.
Yo soy feliz pero un poquito desgraciada.

(Texto escrito en off)















sábado, 6 de enero de 2018

De reversa mami de reversa

Después de soltar mi idea a Barry y al jefe de querer vivir sola creí que me echarían un rollo interminable. No ocurrió así. Lo tomaron como si tal cosa, quizás porque saben que eso es algo imposible de llevar a cabo. Barry es mis pies y mis manos. ¿Cómo me muevo sin él? La mitad de mi supervivencia depende de él. La otra mitad de mi. Digamos que la cabeza -el último bastión de mi libertad se ha doblegado a una cinta en el pelo- las ideas poco me pertenecen. Giran aleteando alocadas, disparatadas al rededor de la razón. Metódica. Pienso luego existo. La vida así tiene sentido. Me sitúo al lado de la buena gente. Mi melena alborotada cayó a los pies de la cordura. Leona peinada. Sello personal. Entonces me levanto de la cama y digo "Hoy no voy a pedir ayuda". Invento métodos para hacer mis labores sola. Barry es mi esposo -luz de mi alma pero no se lo digan- Barry no es mi sirviente. El pelo atado me ha trasladado al mundo de la cuasi perfección. Nomás falta mis zapatitos de medio tacón, ropa de señora seria. Dama modosita de mirar altivo. Fuerte, transgresor. Un rizo caído sobre la frente. El pelo rubio cenizo claro no. 18 de Miss Clairol surte efecto. El pelo blanco ya no está. Sepultado bajo brochazos de inspiración mundana rejuvenece mi rostro. La lucha se hace. Me dijeron dos veces "bonita". ¿Quién se resiste a eso? "Te ves hermosa cuando ríes". Han dejado de ser amantes para ser amigos. Y bueno esto va de todo. De la felicidad de dormir con Laura a un lado. De la seguridad de tener a Barry en casa. De la alegría que me da la presencia del jefe sin su pinche celular. Del enorme cariño que le tengo a Cridsty. De la ilusión del gran amor de mi Bella. ¿Saben? la MaLquEridA se está quedando sola. ¿Saben otra cosa muchisisisisísimo mejor? No llora. Tranquila sentadita en el sillón de la marmota ve pasar la vida como quien disfruta mirar el mar. A veces me enojo aventando cosas al carajo -cuando nadie me ve- se esfuma la furia teniendo que recoger el regadero de berrinches. La vida niños es muy quiénsabecómo. El día que la entienda será cuando muera. Y eso no lo sabré porque seré un cadáver muerto ya fallecido. ¿Saben lo que me ha enseñado a escribir tanta tontería? A evolucionar. Ya no soy una chiva cerrera. O si. Sigo siendo chiva pero "leída y escribida". Abur niños pasen buena noche.

miércoles, 3 de enero de 2018

Aún queda tiempo para darnos besos

El objetivo es claro, mudarme de aquí. Los deseos de independizarme suenan absurdos. En mi situación es imposible si lo vemos desde el punto en que dependo de alguien para subsistir. Quiero irme lejos con mis mascotas. La mera verdá ya no cabemos en ningún sitio. Los chihuahuas están viejos. Son quietos y silenciosos como yo pero nomás llega alguien y se acabó la paz. Ni hablar de Los 3 Huastecos. Son escandalosos como la chingada pero pues ¿Qué se le hace? Hacen mucho ruido. Hay que ser pacientes para aguantar el griterío. Mi gato Calixto es el más tranquilo. Nadie se acuerda de él más que cuando araña la puerta pa' pedir cariñitos. Y yo pos la mera verdá soy una piedra en el zapato. Me enojan situaciones fuera de mi alcance para resolver. Veo lo que pasa y pienso: ¿Por qué chingados no ven lo que yo?

Estas semanas fueron de ocio. Que bonito es no hacer nada y después de no hacer nada descansar. Hice lo que quise. El ocio ordenado es mi mayor fortuna. Con eso no quiere decir que estoy como reina esperando ser atendida. No.

Comencé a preparar mis alimentos sin pedir ayuda. Atiendo a las mascotas. Las limpio, les doy de comer y todo eso. Las trato como quisiera que de vieja fuera tratada.

Fui "contratada" para "trabajar" ordenando documentos. Una especie de archivo. La paga sería simbólica. El objetivo era mantenerme ocupada. Empecé bien. Luego Laura me ayudó. Fue una labor sencilla, eso no quita que haya sido pesada. Al final mi "jefe" -no se admiten comentarios- me dijo que no funcionaria como su asistente. Yo lo mandé a la chingada obviamente. Expuse mis puntos sin ser aceptados. Bah ni me importa. Entregué el trabajo en tiempo y forma. Estaba tan feliz de haber terminado que olvidé cobrar. Hoy lo haré. Ese dinero irá al apartado de medicinas a donde también es depositada la ganancia de los sábados. Ese día ayudo a dos miembros de Los Apellidos Ilustres a vender cosas donadas por otros miembros del mismo clan para recaudar dinero para las medicinas.

No había reparado en lo que sin decir nada he recibido su ayuda. No soy malagradecida, soy un poco cegatona ante lo obvio. Colaborando no me siento parásito nomás estirando la manita.
El carácter huraño no sirve para cuando es menester tratar con gente. Más aún cuando una de Los Apellidos Ilustres puede vender en menos de lo que canta un gallo piedras si es necesario. Todavía más, el cliente se va convencido de haber hecho su mejor compra.

El sábado anterior vendí "mucho" solitita. Para cuando llegó mi hermana llevaba buena venta pa' haber sido yo la vendedora.
El otro fin de semana casi casi nos íbamos en ceros. Después fue llegando la gente. No nos fue mal, pudo haber sido peor.

Ya sin estrés ni agobios estoy tirada aquí escribiendo porque no encontré algo mejor que hacer.  La rutina vuelve a aparecer en mi vida. Voy a darle tres patadas en el trasero antes que la modorra haga de mi un ser inútil.

Mientras pregunto a mis pies si hoy van a obedecer intentaré sacar a Los 3 Huastecos. Al fin ahorita el escándalo que hagan será música para mis oídos.

Entonces muchachos cuídense.
Ai nos vemos luego cuando se me quite lo voluble.
Gracias a todos los que se preocuparon
A los que se quedaron
A los silenciosos
A los que escriben el día que les gusta vivir
A los incomprendidos,
A los solitarios.
A los que les gusta la MaLquEridA.
A los que no pues no.



Chaíto.









Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales