Páginas

jueves, 28 de junio de 2018

Soldaditos de lluvia

Ha llovido toda la noche. El sonido del agua deshaciéndose en trocitos me arrulló en sus brazos tibios de verano nocturno. Cerca de las tres de la mañana el ruido de las gotas sobre el tejado me hicieron despertar. Miles de soldaditos de botas lustrosas caían sobre la noche haciendo mucho ruido. Convertidos en gotas de lluvia se dejaban caer uno tras otro con el paracaídas abierto. ¿Alguien ha contado las gotas de lluvia? Soldados de agua abrazados para no separarse jamás.
Plas plas plas. Onomatopeya del silencio.
Quedan los ojos cerrados. Trenzadas las pestañas no dejan salir el "ser normal" que soy cuando despierto. Vapores del sueño induciéndome a la sensación bendita de ser como todos. No tiemblo ni estoy rígida. El dolor no me abandona eso debo decirlo. ¿Qué será una vida sin dolor?
Enclaustradas las palabras se agolpan por salir. Quieren escapar de los grilletes callados al que las he condenado.
Plas plas plas. Es lluvia. La lluvia hermosa me gusta tanto.
Blah pero luego pienso como señora antigua. Los pobres que no tienen casa. Los perritos abandonados de ojos tristes. Niños de carita llena de mocos mojarán sus huesos débiles. Los soldados de lluvia atacan sin piedad las frágiles carnes.
 Entonces escondo dentro de mi ser el gozo permitido de imaginar los miles de soldados cayendo sobre el tejado. No quiero sentir culpa por eso. La gente sana ama la lluvia. Me gusta pero no mojarme. "No le tengas miedo" dice Barry cuando me mira un poquito olvidada sentadita en mi sillón. "Vamos a caminar" remata con sonrisa enamorada de alguien que ya no existe. Nadie ama a las mujeres de pelo blanco. A nadie en particular. Mi pelito ha crecido tanto como nunca lo tuve en mi etapa de bruja. Madame Mim beauty. ¿La conocen? No me digan que no.
 El otro día las prisas comíeron ansias de terminar los quehaceres. Alisándome las greñas tragué bocanadas de valor. Tomando el bastón y mi bolsita agarré camino pa' la calle. El esfuerzo me llevó a la tienda del Hechicero de la limpieza. Metido en un mandil largo manchado de colores nuevos me ayudó a subir los escalones que separan la banqueta de su negocio.
¡Zaz! Se acabó el arrojo.
Mis pies al suelo pegados dejándome inmóvil. ¿Y ora qué hago? Él sin dar cuenta de nada, metió mi pedido en la bolsa. Saqué la cartera, mis manos no tenían fuerza para agarrar el billete. Los nervios en forma de sudor aparecieron en la frente ¡Maldición! El hechicero sabe que estoy enferma.Al mirarme inmóvil-estatua de barro moreno soy- ecomenzó a ayudarme.
"No se preocupe, no pasa nada", "sienta el viento sobre su cara" "yo la llevo a su casa", "usted no se preocupe" "mire yo no me preocupo, todo está bien".
Muerta de pena me dejé ayudar. Le dije donde vivía entonces vino a casa por alguien. Lo bueno que no lloré.
Eso es todo.
Todavía no le he dicho a Barry lo que paso.
El "ser normal" habitante de mi interior, se regocija en los albores de la madrugada. Puedo mover los dedos de los pies, los siento. Los amo, paradojas sin sentido. Debo moverme para no moverme. Llego a la conciencia del absurdo cuando un ligero movimiento del dedo meñique avisa que ya desperté.
Vayamos pues al absurdo cotidiano. Títere sin hilos de un destino por mi no temido. Los dedos de la crudeza volvieron. Sonriamosle a la luna su brillo perfecto. Sin más que decir agarro mis cositas y me voy a la chingada.
El rey valiente preparó el desayuno. Debo peinarme estos pelos para que cuando suba por mi no me vea fea. Los reyes no aman a las feas. Él si pero por si las moscas mejor no le busco no vaya a ser que encuentre una flaca en su camino y entonces si, adiós Nicanor.
Gracias infinitas por leerme.
¿Qué mas puedo decir? Ah si, yo no soy fea nomás estoy un poquito despeinada
¡Cacle, Cacle!





Estamos tan acostumbrados a perder que cuando ganamos agradecemos el triunfo a otros.












martes, 19 de junio de 2018

Pan con ajonjolí

Ya no puedo muchachos, lo juro esto me eestá matando lentamente. Pesadillas, alucinaciones, mala memoria, rigidez. Esto es un sinfín. Las crisis hacen de mi una muñeca terrorífica. La dejadez no me abandona. He visto fantasmas negros, avechuchos oscuros volando de la ventana de mi habitación. Me duelen mucho los brazos niños. La otra noche sentí cuando "alguien" se sentó tras de mi en mi cama. Los "algo" dan brinquitos volviéndome a ls realidad. El mundo es de los "algo" habitando mi ser infantil. La medicina amansalocos me lleva al mundo de lo inexistente. Terrorífico como la vida de lo ignoto. ¿Qué va a ser de mi? YA NO HABLO. nadie me entiende el hijito de voz que sale por mis labios. Me enoja eso. Mejor me quedo en silencio mimetizada eb el sillón de la marmota. Soy una mancha de perro. ¿Guau? lo que son las cosas. Busqué mucho tiempo cómo hacer para escribir con pura mayúscula en mi puto iPad. nunca pude. Hoy a cada rato me aparecen las dos teclas azules, señal de que puedo escribir con pura mayúscula. ¿YA pa' qué? EL PP SE LLEVÓ TODO ÑLO BUEMO de mi. Toro discúlpame haberme bajado del barco pero prometí a Ely que no escribiría si no tenía nada bueno que decir. Si no escribo ahorita voy a explotar. Tuve una pesadilla horrible. Si me la quedo en los dedos moriré. Vivo encerrada en este pequeño mundo decorado a mi gusto. Claro cuando no pensaba en otra cosa cuando le hacía saber al mundo mi enojo por no entender las circunstancias. Ya ni me enojo. Ya ni grito. Ya ni hablo. Ya ni escribo. Ya ni vivo. Soy un ser con jirones de dignidad sobre mis espaldas. ¿Saben? TENGO UNA PÁGINA ABIERTA en el iPad con poesía de Ángel González. Poeta favorito de un amigo mío. Tengo abierta también otra pàgina abierta con poesía de Miguel Hernández, poeta. Él me recuerda a la Pilarica. Tengo un libro de poemas abierto en la página del nomeacuerdo placentero. A ver si se me pega algo de poesía. Dudo que pase. La poesía es ambrosía para elegidos nomás. Las señoras comunes y corrientes no leen poesía. La etapa de hoy es la dejadez de las señoras comunes y corrientes es un submundo. Ven tele junto a la familia. Cierto es que la familia ni,las fuma pero son felices "aunque sea así". La tele está acabando con lo poco que quedab de mi familia. No lo reprocho, no tengo nada que decir. Sumida en el mutismo transpiro sueño. Vivo dormida ¿qué sueñas abuela? PREGUNTÓ NATALIA UN DÍA QUE NE quedé dormida junto a ella. Abrí los ojos y le dije: que feo vestido trae esa señora, dije señalando el librero. Yo soñaba que una señora vestida de verde perico pasaba delante mío. Le expliqué mi sueño, después nos reímos juntas. Eres mi bebé abuela te voy a enseñar a caminar. Ojalá el pp no sea hereditario. No me gustaría cargar en la conciencia el peso de tal herencia sobre mi nieta. Mi amada BELLA. voy a cerrar los ojos con su imagen para no volver a la pesadilla que me despertó. Asusté mucho a Barry. Barry el corazon de mi vida. Ya ne voy. Aí luego vengo a corregir o lo que sea. Si algo de injusto tiene el puto pp es el que le haya tocado a él cargar conmigo. Si fuera él habría huido desde el diagnóstico pero soy yo. Estoy del otro laso.los quiero. Toro te quiero mucho. Lamento haberme bajado del barco pero ya bo doy mas de mi. Te quiero. Y a ti que eres lo más y a ti y a ti y a ti y mucho mucho a ti que bautizaste un atajo con mi nombre y a ti que me salvaste de morir y a ti que vives en mi y a todos todos. Sii no vuelvo es porque me quedé dormida. Los quiero a ustedes seres vivos detrás del monitor.

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales