Páginas

domingo, 29 de julio de 2018

Los demonios precursores de la felicidad

Hoy escribo consciente de lo que hago. Sin pastillas en mi cuerpo cierta estoy de que el final de la película está próximo. Tengo mis cosas en orden. Mi vida toma el curso normal. No le debo nada a nadie. Nadie me debe nada. Si acaso un "gracias" que nunca está de más. Ser agradecido con Dios, con las vida, con la familia. Barry y yo estamos reencontrándonos, si a tiempo o no es el destino. Las pesadillas se han marchado después de lo de José. No escribí lo que me pidieron. Mis palabras junto con mi carácter fuerte las guardé quizás para no usarlas más. En la medida de lo posible he estado presente con quien más he creído me necesitaba. Por convicción propia estuve con quien quise y quiero. La gente que me rodea es porque quiere estar conmigo. Saqué a quien no quiso estar. Asunto concluido. Los fantasmas han sido erradicados. No me asusto. Soy culpable de lo mío, lo demás ya no me corresponde. Libre soy como dice la melodía de mi nieta. Dije mal, las pesadillas no se han marchado del todo. Siguen ahí en mi cabeza pero no me asustan. Veo en mis sueños rostros sonrientes. Veo gente feliz por eso no despierto gritando ni llorando. Hoy domingo después de hablar con Compi, he sentido la necesidad de escribir y aquí estoy expresándome de la única forma que sé. La escritura. La escribideera me salvó de morir muchas veces. Escupía todo el rencor adquirido en mi vida. Las circunstancias me orillaron a hacerme fuerte, cruel, solitaria. Bueno solitaria lo elegí sin problemas. No fui hecha para tener contacto con la gente. Aprendí con el tiempo a dar abrazos. Ya no los repelo. Escondo las espinas cuando haya menester pero las dejo listas, no vaya a ser el diablo y me lastimen. Me siento liberada. Mis hijos están como no me gusta, no puedo decidir por ellos. Si ellos están bien Lo demás vale madre. Ellos equivocados o no, son felices. Escogí el modelo de familia, ellos eligieron otro. Los respeto, ellos como yo son libres para volar en el rumbo elegido. Mi bendición de madre está con ellos más allá de sus actos y equivocaciones. Mis hijos los propia y adoptados aprendimos juntos el valor de ser padres e hijos. Mis hijos. Seis seres pequeñitos puestos en mis manos. A todos los amo igual, todos son mis hijos. Mis hermanas, Los Apellidos Ilustres se acercaron a domar este ogro y lo lograron. Dejé que traspasaran el orgullo mío. Madre estará contenta de ello. Gracias hermanas. Barry, mi Barry. Tanto que lo hice sufrir y que lo hago rabiar. Con él fui un erizo ¡No me toques! No puedo arrepentirme cuando ya no hay remedio. La vida es así. Detestaría ser una puta reprimida. No lo soy. Adapté las reglas a mi conveniencia. El orgullo me tira pero el hambre me levanta. Elegí ser un ente de su casa. Un modelo antiguo. El Jefe lo dijo hace poco: no trabajas para no tener que obedecer a nadie. Si, no me gusta que me manden. A cambio de ello me quedé en casita. Mi mundo de hongos. Mis olvidos quedaron sin memoria. La vida ni es justa... o si, no lo sé. Al final la justicia como el amor está muy manoseada. Su verdadero significado se perdió desde sus orígenes. Ayer entré a algunos blogs. Mis palabras no son las adecuada.pienso que ni cerebro tal como mis pies están reaprendiendo su función. Lamento los abrazos que no les di y loas besos atorados en mis labios. Me voy, este post tal como mi vida es demasiado largo. Todavía tengo pendientes. Hoy toca vendimia. Hay que apurarse o no se cosecha ganancia. La carta a Enrique está en proceso. Anoche por fin me llegó por obra del hado de las musas el principio engarrotado en mis dedos. La escribí en la mente. Tengo la idea. Comenzaré a escribirla. A los amigos muy queridos los llevo en el corazón. A mis enemigos los llevo en la memoria. A los poetas y cercanos los llevo en mis pupilas. A todos los llevo en el alma. Como diría Jesusa Palancares, ora si ya váyase me voy a dormir, deje de estarme chingando. Ya saben lo de siempre, vuelvo más tarde a corregir errores. Y si no, pus no. Salebai. .
(Para no dejar de ser, mi post es tan largo como mi cabello blanco). Ciao me voy a dormir.











jueves, 26 de julio de 2018

Amores inexactos

En abril o diciembre las dudas vuelan en campanillas de oropel. De cinco a siete y de nueve a diez. Tenemos una horita nomás pa´desfogar las ganas de mirarnos a los ojos. Comiendo azucenas de marfil,
mordidas rabiosas amándose sin fin. Otrora un tiempo muerto con garzas de colores inocentes volando impávidas en este cielo encapotado de agosto equivocado.

Lunas caniculares ciernen el encanto plateado en prolijos destellos sobre el Sol sintiendo sis trémulas mejillas sonrojadas color manzana. Lunas sangrientas. Canícula en jueves. Sol lisonjero se deja querer por tres cuartos la hora. Abajito cerca del cerro los abedules orgullosos danzan emergiendo en baile frenético queriendo alcanzar la pancita de las nubes. Esta oscura noche cadenciosa sueltan el dejo medicinal de las hojas al compás de los violines una canción de amor de ayer y antes de ayer y antes de que mi boca desflore el sueño de organdí, Rumiando las vacas tejen bolitas de pasto ingrato. Deme tres vestidos en gasas de algodón color calavera. Mugen olores tristes.

Dormitando los amantes cuentan5 los minutos de la pronta separación. Quiéreme por hoy, mañana vemos si el amor persiste. De cuatro a ocho, de seis a nueve terminan exhaustos sudorosos rincones
guardan el deceso del amor prohibido.

Alueguito se separan bajo el puente nebuloso. Nadie los mira. Nadie los ve. Terciopelo nocturno sobrecoge los encantos de las estrellas fisgonas. Cielos de agosto truenan tormenta semejados a balas como besos en esquirlas tenues de una guerra sin fin. Besos, caricias, lágrimas saladas. Amores terrenales porque de otros no existen.

Las horas marcan caricias excitadas en el mapa de sus cuerpos. Todo camina lento cual tortuga de cuento sin prisas. 
Las horas llegan calladas a refugiarse en el minutero de la hora precisa. Amándonos sin tiempo. A través  del tiempo.
Esto se acabó.
Yo seguiré amando el vacío de ti.
Tú me amarás viviendo las horas sin mi.
Viernes arrinconados,
refugio de pocos los que aman a destiempo.


Compañeros, los errores se pagan y se pagan caro. Volví al formato original de comentarios a cambio de eso se han borrado los de los dos posts anteriores. Mil disculpas.





sábado, 21 de julio de 2018

Lecturas insensatas

Termino excusas. No sirvo a engaños. Los manantiales pecaminosos azotan los cadáveres de los malditos. Un viernes terminan los rosarios al noveno día. Los móviles principal causa de suicidio de los adolescentes. Las muchachas de hoy miman mascotas en vez de hijos. La canícula como tormento del cielo. Tina Turner tiene piernas de pollo. Escribo una carta con esperanza de que llegue a ti. Pancho Villa llevaba viejas en la orilla. Yo al revés. Los cantos del gallo el alucine nocturno. De vez en cuando ato a mi cuello los regalitos de la fortuna. El acalorado Sol no quiere meterse. Los días se tornan largos como mi desgracia. Un epitafio que hable de Dios. Con ese señor no hago tratos. Las selfies de los infieles. Un algo muy así quién sabe como compartido los domingos. Dices puras burradas. Tú escribes tonteras. Mis personajes históricos están vivos. Creo en ti. Vendo cuentos para niños diferentes. Los ojos tristes de José no me dejan dormir. ¿Quién rezará por mi? Llevo el pudor cosido en la bastilla de mi falda negra. Una melodía dándome los buenos días. Nadie como ella. O sea ¿me sigue amando? Qué tiempos aquellos señor don Simón. Perdónate primero para que puedas perdonar. Achis por qué si no hice nada. El dogmatismo ridículo de los dioses disolutos. Hoy soy una aztequita viviendo en un mundo ajeno. Voy a hacer negocios con figuritas imaginarias. Hay melodías que me enamoran. En términos generales soy algo así como una bruja desquiciada. Soy otra pero en el mismo bulto. Dicen tengo voz de niña. Conservo algo de inocencia pues. Guantes es mi nieto-gato. La casa para atrapar suspiros prohibidos. Si no estuve cuando me necesitó menos ahora que eligió marcharse. ¿Me regalas el bosque con sus duendes mexicas? Eres rebelde nomás pa´fastidiar. ¿Yo?
Jirafita Fresita con las abuelas dulces. La desesperación atada al cuello. Te voy a enseñar a usar algunos trucos de escritura. Dame la mano. Señora Santana por qué llora el niño, por una manzana que se le ha perdido. Canción de cuna para un niño triste. Una línea para tu salvación. Este mundo copado de prisas hace que lo lejano esté a la vuelta de la esquina. La excelencia como premio a tres seres humanos. Pero si quieres yo quiero. A ver digan ¨güisky¨. Ámonos, aquí espantan.
 ¿Bailas?











jueves, 19 de julio de 2018

Y luego los ángeles y luego tú...

Shhhhh no hagan ruido, estoy engañando al sueño haciéndole creer que estoy dormida. Dejé en mi lugar al subconsciente. Si los ruidos no me distraen habré triunfado. En tanto encuentro palabras adecuadas sin dejos tristes invocaré a la musa de las flores. He tomado una tableta para poder moverme sin alterar mi psique. Dijo la señora Pola que una de mis más grandes bendiciones es tener en mi vida a Barry. Pola me dio dos abrazos. Yo le di uno. También abracé a Valentina. Nos convidó cerezas naturales. Nunca las había probado casi recién cortadas. Valentina me mira. Valentina me bendice. Me bendice Pola y Patricia me pide perdón y me abraza de nuevo. Y Martha me detiene en la caída y sonriente me dice "no pasa nada¿ves? yo te detuve. Y Angélica recarga mi cabeza en su pecho de niña asustada. Y me bendice y me quiere y me sonríe. Le pido perdón a la Emilia porque le invité un café pero nunca se lo serví y luego le digo que no podemos pasar por ella y me abrumo y me culpo de no insistir lo suficiente y le escribo por guatsap y le pido me disculpe. Ella tanto que me ayuda y yo con mi mente perdida redimo mis culpas con caritas sonrientes. Y sigo aquí esperando frente al monitor las palabras adecuadas para el sábado. Y me abraza Soledad y me recuerda palabras que olvidé. Y luego les digo que ya, que esto es así. Y disfrutamos y nos reímos y lloramos y Barry se rompe. Dice la Pola que ha visto a Barry apurado por la calle comprando los ingredientes para dejarme la comida que no probaré hasta que él llegue. Y miro al horizonte para ver si viene Barry. Y luego lo riño porque me enojo porque el móvil es más interesante que mis pláticas lejanas. Como aullidos de loba solitaria. Me levanto del sillón en un arranque furioso quiero correr, escaparme de mi, de la Flor que soy cuando los pensamientos negros atormentan mi razón. Oh estúpida de mi olvido que ni caminar puedo. Y Barry me busca la cara y yo lo mando al demonio que es lo más cercano que tengo. Y Barry me tiene paciencia y busca mi sonrisa hasta encontrarla. A veces creo soy un castigo para Barry. Otras veces creo que soy un ángel malo mandado por el diablo mayor para probar que en la tierra no existen los ángeles. Almas buenas rodean mi vida. La endulzan con sus querencias desinteresadas. Llego al punto de saber que toda la felicidad y libertad que buscaba con tanto afán siempre estuvieron a mi lado. Si hubiese entendido desde el principio, hubiese llegado a ser un ser de luz como la señora Pola y la Emilia y Patricia y Compi y Barry y... No logré despistar al sueño. Desperté al subconsciente y se puso a escribir. Quién fuera un ángel para hacer de la vida un paraíso nunca perdido. Y saborear las manzanas mientras convido a la sombra de mi rutina un bocado de cielo fresco. Y llego y me voy y me canso y me agito y me duermo en una siesta cansada y amén y así.

viernes, 13 de julio de 2018

Los Algo que me habitan

Con los nudillos del miedo El Algo toca la pared de mi recámara. Toquidos certeros me despiertan. No hay nadie.¡Madre Santísima del Purgatorio Bendita! Nadie y mi alma. Los equivocados seres, incipientes fantasmas percudidos  buscan un sitio donde guarecer su olvido. Y yo con mi mente tan a la mano. Hazme invisible señor de los Eternos. ¿Quién me canta una canción de amor?
Aterrada, pegada al colchón de mi cama metida hasta el fin del miedo. ¿Dios existes? Corre en mi ayuda, baja de la cruz porque...
Toc.toc suena macilento el estruendo de un ruido desgastado muchas veces por El Algo que me asusta. El Algo quimérico no anda ahora por aquí. Los sueños rosas terminan por entregarse al bullicio tibio del jardín de enfrente. Los Algo pecaminosos obstruyen las pupilas. En viernes cualquier objeto es bueno para deshacer fantasmas menesterosos de por debajo de la cama. Pelusas oscuras salen con un dejo de aroma sutil a tiempo perdido. 
Viernes de canto en los bares de por allá lejos donde las beatas de perfume barato abren sus reclamos de colores chillantes al hombre recordado hasta el hastío. Las monjas también tienen derecho. Obviando también izquierdo. Los Algo vaticinan una noche larga. Exorcizo tu nombre pegado a mis labios. te perdono todos los viernes. Y los jueves si quieres ya entrados en gastos. Cántame una canción a esa mi sonrisa. Di que sí, ándale no seas así quien sabe como.
No debí haber ido allá. Los espíritus escondidos en el lodo se pegan a la suela de los zapatos. Y luego como si cualquier cosa se dejan caer en el alma débil hallada por los caminos. A veces descansan escondidos en los pétalos de las flores de los difuntos. Ay yo con esta soledad atolondrada mucho me temo dormiré rodeada de perros pa´que no me vean Los Algo. Ojalá se desilusionen y no vuelvan nunca de los jamás benditos. Esta noche tengo miedo pero nomás poquito. ¡Sálvame Enrique! Desparrama tus letras tristes en mis oídos. Hazme ese favorcito por hoy nomás. ¿Qué tanto es tantito? Total tu tan acostumbrado a salvar almas nada desmerecerá el poco caso que me hagas. Al fin que contigo y sin ti camino igual sin prisa.
En el lienzo blanco de mi cuaderno debo escribir un texto a un niño suicida. Su madre me lo pidió, ¿Como negarme? Los niños no debían morir bajo ninguna forma. Deberían ser de un material resistente.
Tengo miedo.
No me asustes, acuérdate fui buenita contigo. Otras veces no pero nadie es del todo malo tampoco. No me asustes hoy ni mañana ni nunca. Yo no quería que te quedaras bajo la tierra mojada pero no podía dejarte fuera. Hay lugares exclusivos para los migrantes de la vida. 
Lo jurito tengo mucho miedo así como cuando mi corazón quiere dejar de latir porque no estás aquí. Porque mi vida es nada sin ti.
















sábado, 7 de julio de 2018

El arte exquisito de no hacer nada

Tengo un rincón exclusivo donde deposito "los después", cosas que hay que hacer sin ninguna urgencia. Lo primordial es dormir. Cuando no estoy dormida veo documentales. Estos no conllevan ningún desgaste físico. Alejándome de todo lo que implique mover un dedo. Leer tampoco es desgaste pero tiene algo peligroso. Me duerme. Anulado el interés en algo pierdo el tiempo durmiendo. "Dormir dormir que canten los gallos de San Peluquín". Hay mucho por hacer. Terminar de pintar la casa. Si si si si tiene un año que la estoy pintando. Lo alto del muro de las escaleras mermó el ánimo. No logré contagiar a mi familia para entre todos terminar en menos de una semana. No pasa nada. El muro grita el abandono sometido a mi casa. ¿Cómo deshacerme de la apatía constante? Npi. No hay interés. Contrasta esto con mis ganas de permanecer dormida. Si esto tiene consecuencias como todo lo demás lo ignoro. Hace poco me perdí en la realidad. No logro recordar lo que estaba haciendo antes de verme junto a Barry preguntando por mi hija. Se sorprendió tanto por mi pregunta que no atinó más que a abrazarme. Cuando todo acabó dijo algo inquietante. ¿Dónde te perdiste? Sepasumechadónde me fui esos instantes. Si dormida o en el infinito aire del extravío. Como sea le conté a Laura para que en la visita al neurólogo se lo comente. Y digo comente porque ellos han pasado a hablar por mi. Me molestaba que no me escucharan, pensé era cosa de ellos, El otro día la Emilia no entendía qué le decía. Tuve que repetirlo. Dejando de hacer sus quehaceres para poner toda la atención en lo que yo murmuraba. Luego La Bella me dijo en otro momento: Abue no te entiendo habla despacio. Me cansa repetir. Mejor me duermo. Adopto el ostracismo como forma de vida. Ayer prometí a Natalia prestarle mi iPad por una hora si me ayudaba a buscar dos cuentos de su autoría. Natalia puede decir no categórico si no le interesa pero no se resiste al iPad.
Prendí la compu-tortuga mientras llegaba la hora de buscarlos pero para Natalia llegó la hora de irse a su casa. Te amo abuela bye. ¿Qué se le hace? La muñeca se fue. Apagué la compu de forma inmediata, como NO se debe hacer. Igual no puede descomponerse más. Lo bueno fue que antes de todo encontré los cuentecillos ay pero olvidé copiarlos. Esta rigidez me tiene exhausta. Recoger mis pasos del día anterior sofoca mi destino. No puedo pedir más de lo que me dan. Ojalá fuera como La Bella Duemiente. Dormir para despertar todos juntos en el momento exacto.
Dentro de toda la apatía se asomó El Colibrí. Trajo a la memoria las canciones de mi adolescencia y pues en eso ando. Intentando leer a Jack London sin cerrar los ojos viviendo una vida inútil. Si recupero el gusto por el todo renaceré. Si no sucede pues no pasa nada. Voy a ser el olvido de lo que nunca fui.
Salebai.
Estoy en el nivel más bajo de mi vida, sin embargo nunca estuve mejor.

 Gracias por leerme.














Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales