Páginas

lunes, 15 de julio de 2013

No camines sola a las cuatro de la mañana

Tus culpas pueden aparecer desnudas si caminas sola una madrugada cualquiera. Cuando todo está oscuro el temor se hace presente. Ves venir frente a ti a alguien y buscas por todos lados hacia donde correr. ¿Correr? Recuerda que no puedes. ¡Rápido! Vislumbra la posibilidad de gritar. Miras a tu alrededor, no hay nadie. Tus pecados regresan para cobrártelas todas. ¡Juro que fue por amor! dices al tiempo que te persignas. No se oye nada. El silencio te asusta. La sombra se acerca rápidamente. Puedes ver que es muy alta (cualquiera lo es junto a ti). Te vas paralizando de terror. No hay nadie. A lo lejos se escucha el motor de un coche. Piensas en que si algo te hiciera esa sombra, gritarías. Puede que el dueño de ese auto que se escucha cada vez más cerca te pueda ayudar. Oyes un gemido. Sientes como los vellos se te erizan, ¡Maldición! Si creyeras en Dios le pedirías auxilio pero esa manía tuya de negarlo hace que sepas que estás sola. Ni las ánimas del purgatorio -salvadoras de los urgentes- te oyen, enfrascadas como están mostrándoles el camino a aquellos renegados que lo han perdido. ¡Dios! La sombra se encuentra a unos pasos de ti. ¡Madre mía! Los gemidos se oyen ya muy fuerte. Aprietas el paso cerrando los puños para defenderte. Lo que no has pensado es como puedes defenderte de una sombra. Ya no se oye el coche, se perdió en la oscuridad lejana. ¿Por qué no prende el alumbrado, que no ven que tienes miedo? De pronto ¡Ya está! La sombra se encuentra justo delante de ti. El corazón se te ha subido a la garganta. Tus ojos a punto de salirse de su órbita en menos de lo que canta un gallo. ¡Buenos días vecina! ptm sientes que los calzones se te hacen yo-yo y que tu alma regresa al cuerpo. Buenos días contestas en un susurro mientras sientes como el miedo escurre por tu frente. No acaba todo. Sigues caminando. ¿Por qué cuando tienes miedo todo se hace eterno? Los gemidos que olvidaste se escuchan a unos pasos de ti. Aguzas el oído, sabes entonces que es un perro que le llora a alguien que tu no ves. Eterna soledad canina. Llantos incansables de quien tu imaginas es un cachorro pidiendo a su madre. Los perros también tienen corazón. Sigues caminando. Casi llegas a tu casa. La esquina está a unos pasos. Después de eso la gloria convertida en tu hogar te espera pero... ¡Oh no! Otra sombra viene de nuevo hacia donde caminas pero ya no te asustas. Sabes que es un vecino saliendo temprano a trabajar. Espera... ¿Qué pasa? ¿Por qué no toca el suelo? ¡Dios! ¡Se acerca! ¡Corre! Tus pasos cortos no pueden caminar mas de prisa. Te falta poco. Tu casa está ahí, ¡Vamos! La sombra se aproxima. Saca tus llaves, ¡De prisa! Acuérdate de gritar puede que alguien te escuche. La opción de pedir ayuda a Dios la desechas pero te queda la virgen de la esquina quien en su nicho le da la bendición a todo el que se va, pero tu llegas, ¿Te protegerá? De ella nunca has dicho nada, es más nunca te has preguntado si la virgen del nicho existió. Mejor no preguntes, pide su ayuda y corre que esta vez la sombra flota en el aire y hasta donde tu sabes no tienes un vecino que ande volando como pensamiento en flor. ¡Corre! ¡Vamos! ¡Falta poco! Mete la llave, ¡de prisa! Maldita cerradura, por qué no la compuse. Un giro... dos... te falta uno, ¡vamos! Tu manía de cerrar siempre con los tres giros de la llave por aquello de tu número de la suerte. ¿Suerte? Si no abres pronto sabrás lo que es bueno. ¡Rápido! Abres la puerta, otros tres giros más ¡Dios! Cierras la reja, después la puerta rápidamente para que nadie entre. -Para la otra no salgo tan temprano- piensas mientras una sombra se sienta justo al lado tuyo. Volteas y sientes que el corazón se te sale y dices ¡Ave María!, ora si deveritas diosito creo en ti y corres a esconderte debajo de las cobijas mientras la sombra se acuesta pegadita a tu cuerpo sin hacer ruido.






26 comentarios:

  1. Ufffffffff... quedé sin aire, casi sin pulso... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Amaneció!. Buenas madrugadas. Beso grande.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Parecía, que la que corría era yo. ¿Qué mal rato he pasado! haces que parezca real.
    Besos, buena semana amiga

    ResponderEliminar
  4. se percibe el vértigo y el cierre de callejón

    felicitaciones Malquerida

    ten una semana preciosa

    ResponderEliminar
  5. Se puede huir de una sombra, pero es imposible escapar de nuestros temores...

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Buenísimo relato!
    Me acordaba todo el tiempo del dicho, " Si, si, tu fíate de la Virgen y no corras" jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Qué genial... respiré cada palabra...
    Arriba Malque!

    ResponderEliminar
  8. Las cuatro de la mañana es la hora de las tinieblas, del abismo, de la oscuridad, y de Drácula y su séquito.

    Besos MALque.

    ResponderEliminar
  9. Bienque... a mi eso pasaba a menudo cuando vivía solo y sufría de insomnio(sufro) y me salía al Oxxo tardísimo y a menudo esa paranoia de mi propia sombra me prseguía y otras veces m acompañaba.

    ResponderEliminar
  10. Lo narras tan bien, que se me corta la respiración mientras te leo, TQM Malque, todo mi cariño

    ResponderEliminar
  11. Me encantó, Bienque!!! Nos metiste a la historia, sin que nos diéramos cuenta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. creo fervientemente que las sombras buscaban compañía. lástima que no sepan hacerlo sin causar temor.
    besos.

    ResponderEliminar
  13. Excelente! Me encantó el ritmo, la tensión que se transmite a traves de tus letras :)
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Estupenda.Desayunar un cafe leyendote...genial.Bss

    ResponderEliminar
  15. Te he pedido disculpas en mi blog, en el post de UN LOCO FELIZ.
    Sin querer he borrado tu comentario y era el primero además.
    Ahora me daría una paliza a mi mismo.

    Lo siento mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. ash escribi un comentario larguisimo e inspirador que se borro, mierda! total, te decia que tomare esta historia y la acomodare a lo que siento ahora, porque me siento exactamente asi, salgo de mi casa a distraerme con cualquier cosa y a pensar que escapo de algo por un momento y cuando llego a casa ahi esta, es mas, llega conmigo y se acuesta conmigo, es tristeza, y esta bien gacha...

    ResponderEliminar
  17. Algún día podremos despitara nustra sombra ;)

    Saludos, Reina

    ResponderEliminar
  18. Wow, qué pesadilla, Flor. No me extraña que casi todos los cuentos de miedo ocurren de noche, porque todo parece más amenazador, y hasta el tiempo transcurre de otra manera. Estupendo relato, en todos sus detalles, y en el suspense, da escalofríos,... y mejor no salir a esas horas... Besos, Flor, guapa.

    ResponderEliminar
  19. A mí me pasa eso y echo a correr que no paro en dos años. Además, yo corro más que mi sombra, el problema es que ella se alarga y yo no. Supongo que es por eso que es mi sombra...

    Qué trepidante relato, me dejaste sin aire!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Me contagias, MaLquE.
    Escribes estupendo.

    Beso.

    ResponderEliminar
  21. Que bien escribes ....me hiciste sentir miedo jajjaja . Saludos, querida amiga.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje