Páginas

miércoles, 31 de julio de 2013

Nivel tres (mi número de suerte)

Siendo Barry un ferviente católico, me regaña (es un decir, a mi no me regaña nadie... está bien, está bien sólo él me regaña) cuando le digo que si Dios creó al género humano -entre ellos a los ricos- entonces si a ellos les dio dinero, a los pobres les hubiera dado un superpoder para no enfermarse. Una cosa por otra digo yo.

Para los 53.3 millones de pobres en este país (incluyan a la MaLquErida) es frustrante enfermarse porque no hay acceso a los servicios de salud.
El Seguro Popular es una farsa y si por desgracia uno se tiene que atender en las instituciones que existen patrocinadas por el gobierno, mejor morir.

En un estudio socioecónomico al que tuve que someterme para que no me den de baja en el hospital al que asisto desde hace 200 años, resulta que según la señorita trabajadora social estoy en estado de pobreza.
Tengo lo mínimo para vivir y mis muebles que creía estilo rústico, están en estado paupérrimo (Un pañuelo por favor). Y yo pensando que con lo que tengo era suficiente.

Ese fue el resultado de su informe: la MaLquEridA se encuentra en estado de pobreza punto antes de llegar a paupérrimo.

Todo esto según la apreciación de la señorita secretaria que se encontraba muy mona sentada detrás del escritorio quien momentos antes dijo que no podían hacer el estudio porque no hay trabajadora social, que esta llegará hasta el lunes.

-¿Qué?- gritó MaLquEridA con esa voz fuerte que usa cuando algo se le empieza a salir de las manos.
-Es que la trabajadora llega hasta el lunes- repitió la señorita que se encontraba muy mona detrás del bla bla bla
-¡Imposible- para el lunes debo presentar el documento o me dan de baja en el hospital y obvio no me voy a atender en el IMSS o sea...
-Lo siento, no puedo hacer nada- dijo la tipita.

-¡Dime con quién puedo hablar para que solucione mi problema- preguntó la MaLquEridA
-No hay nadie
-¡¡¡Dime con quien puedo hablar para que solucione mi problema!!!
-La única que puede es la trabajadora social y llega hasta el lunes.
-¡¡¡Dime con quien puedo hablar para que solucione mi problema ya que tu no puedes!!!
-En la dirección, está arriba- dijo la muchacha con ojos temerosos.

Barry me miraba sorprendido porque no podía creer que estuviera levantando la voz a alguien extraño.

Así que subimos a la Dirección donde detrás del cristal, una señorita muy mona nos dijo que no que el señor director está en junta pero si queríamos esperásemos a la señorita secretaria del señor director que bajó abajo (sic) que ella podría ayudarnos.

Esperamos un momento, cuando la señorita secretaria del señor director que está en junta escuchó nuestro problema, dijo -Un momento- y se fue.

-Todo listo, les harán su estudio en Trabajo Social sin problema.

-Gracias- dijimos porque eso si somos muy educados. Pobres pero educados.

Después de unas muchas preguntas y otras más la señorita dijo que si, que somos pobres. Me sentí perro sin patas porque si bien es cierto que la crisis nos ha zarandeado estos últimos dos años, nunca nos ha faltado de comer ni nada de eso que los verdaderamente pobres no tienen. 
He visto reportajes sobre pobreza extrema, Barry me ha dicho que reflexione sobre lo que haría si estuviera en tal situación pero ¡que caray! se me olvida. ¡Ay Barry! eres mi consciencia en hombre.

Y ya, voy a encerar los muebles para subirles el autoestima. Cambiaré cortinas, pintaré la reja, cortaré el pasto y pondré música muy alegre para olvidar que la señorita muy mona detrás del bla bla bla dijo lo que dijo.

-Barry, ¿de verdad somos pobres?
-¡No! y ya deja de decir eso porque no lo eres y me vas a hacer enojar.
-¿Barry?
-¿Qué?
-¿Me invitas a desayunar? al fin que no somos pobres.
-¡Ay dios! Que te compre quien no te conoce.
Y nos fuimos abrazados, ¡lalara la rá!











34 comentarios:

  1. Querida Malque:

    Me hiciste reir HARTO!!!.

    La proxima vez, diles que no quieres hablar con el Director, sino con el Contralor, ja, y hasta te llevaran a desayunar.

    Besos...

    ResponderEliminar
  2. Ese Barry es todo un amor contigo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno teniendo lo imprescindible para vivir, los pobres o de media capa tampoco podemos tener grandes aspiraciones. Aunque suene a tópico lo principal es la salud. Me ha hecho gracia esa frase de "que te compre quien no te conozca". Hacía mucho tiempo que no se la oía decir a nadie, excepto a mi mujer que la usa con frecuencia.

    Besos Malque

    ResponderEliminar
  4. El Conde Lucanor, de Juan Manel, se lo dijo a Patronio pero al revés: "quien no te conozca que te compre".

    Has cambiado tu manera de escribir: es un placer leer, y más releer. Tus textos son otros. Felicidades. Beso grande.

    Salud.

    ResponderEliminar
  5. Me ha parecido una entrada muy interesante, y muy actual, abordada con mucha espontaneidad.

    Un gran abrazo, precioso post¡¡¡

    Enhorabuena¡¡¡

    Besos¡¡

    ResponderEliminar
  6. Me encantó el final Malque ^^ qué decirte de esas señoritas monas bla bla bla que siempre dan malas noticias. Me alegra tu entusiasmo y a seguir arreglando la casa que pobre de espíritu no eres. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Primero Malque, te digo que me gusta mucho eso que me dijiste en mi blog, me dejo tierna :) gracias !
    Y segundo te digo que el 3 es también mi numero preferido
    y bien ehh ! bien , bieeeen ! :D

    ResponderEliminar
  8. Me encanta como lo relatas, no dejo de leerlo, y me encanto mucho el final.

    Y te diré que en Perú estamos en lo mismo, si no tienes dinero mueres.

    Un Abrazo fuerte :)

    ResponderEliminar
  9. Pero si ese Barry es un santo!
    Me encanta el final, el tarareo como “todo está bien”
    ¿Lo de la cera funciona con los humanos, o sólo con los muebles?
    Muy bueno.
    Un beso
    Qué feo sentirse perro sin patas ji

    ResponderEliminar
  10. Malque, lo cuentas de una forma que una tiene que sonreír.
    Seguro que Barry es un gran hombre, tenéis una gran suerte teneros el uno al otro.
    Besos, amiga

    ResponderEliminar
  11. esa realidad es la de muchos latinoaméricanos en la que vivimos
    el sistema voraz neoliberal de mercado es un monstruo indolente y para nada solidario


    abrazos

    ResponderEliminar
  12. Me he reído DEMASIADO!!!
    jajajaja Malque eres UNICA!!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola:

    Tus historias son entretenidas y delicadamante graciosas (como esta). Ahora yendo al tema de fondo, siempre he pensado que para que la sociedad se desarrolle las dos prioridades son salus y educacación (pero la realidad de nuestra latinoamerica......). Por ùltimo creo que Dios no es un padre que teniendo dos hijos a uno de les cien dòlares y a otro cinco dòlares, eso lo hacemos nosotros...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Me he reído mil con tu relato y me parece que las cosas funcionan igual en todos lados y al sistema le gusta ponernos etiquetas.

    Tómatelo con el humor que le imprimes a tus líneas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. No sé si es porque lo describes con pluma de enamorada, pero la verdad es que Barry es un modelo de equilibrio y saber estar siempre cómo y dónde tiene que estar. En cualquier caso se ve que estáis hechos el uno para el otro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. me ha encantado tu entrada. Como has sabido darle el tono de humor perfecto a un tema más que delicado.
    Que emoción me causa verte así de alegre.
    Un abrazo muy muy grade lindaFlor

    ResponderEliminar
  17. jajajaja Que bien te conoce el Barry, supongo que desayunaron sabroso :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  18. ¿no decían que los pobres están inmunizados contra todo?
    otra mentira disfrazada de verdad que se derrumba, je.
    las respuestas alucinadas de draco para los textos alucinados de la malquerida, jajaja.
    besos.

    ResponderEliminar
  19. Lo lindo de todo esto es que, a pesar de los dichos de la señora, ustedes se tienen el uno al otro. Para entenderse, ayudarse, y desayunar.. Sí, el desayuno es la comida más importante del día, y doblemente importante, si la compartimos con los que amamos.

    ¡Abrazo enorme, Malque!

    ResponderEliminar
  20. jajajajaja Pobre Barry! es un santo!

    ResponderEliminar
  21. Decía mi abuelo que era una persona muuuy sabia: MI riqueza no consiste en los triques nuevos o viejos que tenga en la casa, mi riqueza consiste en la felicidad que yo aporte a todos aquellos que estén a mi alrededor....

    Hoy para mi tu eres muy rica (bueno no te he probado) pues tienes a 21 personas a las que has hecho felices con tus palabras. Con tu esencia!
    Gracias!

    ResponderEliminar
  22. Oye, Malque, y... si no son pobres... ¿también nos invitan a nosotros (tus amigos y conocidos bloggers) a desayunar, comer y cenar? :3

    Jejeje ok no

    Linda historia, con un bonito final feliz jeje, son una pareja encantadora :B

    ResponderEliminar
  23. Me encanta como termina la historia, los dos abrazados y tú tralaralalá...

    El tres es un número mágico.

    Sonrisas y besos

    ResponderEliminar
  24. Al vernos reflejados en el espejo de las estadísticas, mas bien parecemos personajes de Kafka... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. A encerar los muebles para subirles la autoestima...
    Qué gran frase!!!
    Así deberíamos hacer con todo, en vez de andar despilfarrando.

    Besos

    ResponderEliminar
  26. Precioso relato, he vuelto a leerlo , lleno de ternura inmensa, Un abrazo para ti.

    besos, feliz fin de semana.

    Gracias por tu visita de luz.


    ResponderEliminar
  27. Hola amiga. Hace mucho tiempo que no entraba en tu blog (ni en el mío claro). San Internet no entraba en nuestra nueva casa, jajaja, hasta hace muy poco, pero hoy que por fin tuve un ratito y Sergio ya me configuró la pc de nuevo me he encontrado la alegría de volverte a leer y disfrutar con tus relatos. Muchas gracias por compartir con nosotros tu preciado "don".
    Querida, quién te dijo que teniendo esa imaginación alguien puede ser pobre? pobre la suata que se cree alguien por estar tras ese escritorio y no entender que es una servidora pública y que su deber es atender y desvivirse por el ciudadano que acude con un problema por solventar.

    Vamos a tener que reinventar otro mundo, éste no vale para un "cacahuate".

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  28. Nada como pedir con amabilidad.

    Abrazo, Reina

    ResponderEliminar
  29. me gusto el humor de tu ecrito, pero lo qu mas me gusto fue el final dond s van abrazados y lalara la la, jajajaja.

    besos y a abrazos...

    ResponderEliminar
  30. Dios mio, somos pobres!!, me uno a ese conglomerado grupo de gente pobre, chin!
    La verdad es que no, no somos pobres, estamos jodidos eso si, pero pobres nooo claro que no, tenemos para pagar todo lo que se le ocurre al bendito gobierno, acabo de ver el recibo del agua Omg todos los extras que cobran dentro del recibo que osadía del gobierno, pagar por agua potable' cual? el agua que nos llega esta mas insalubre que .. bla bla bla como dices

    un saludo me encanto tu entrada eres genial!!

    ResponderEliminar
  31. Me temo que somos pobrss todos menos Slim y otros dos, saludos

    ResponderEliminar
  32. hahaha como aquel comercial

    ¿hoy si vamos a comer?

    hahaha

    cha!

    ResponderEliminar
  33. La verdad es que las instituciones de salud pública tienen esa capacidad no sólo para mermar más tu salud, sino para ponerte más trabas y sólo te ayudan hasta que te ven enfurecida como te sucedió a ti.

    Tienes mucha suerte de contar con Barry, él siempre va a ser tu tabla salvavidas en momentos como ese.

    Saludos Malque.

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje