Páginas

sábado, 13 de julio de 2013

Cuenta regresiva






En el día 72 de tu partida, comienzo mi carrera sin ti.
Estoy en la línea de salida,
¿me puedes ver?

Con los dedos gordos lastimados
empiezo mi carrera contra el tiempo
que no se detiene.
Sigo aunque me cueste
porque la muerte es así,
no espera a nadie
y yo ahora tengo que correr
sin la esperanza de que en la meta
esperes por mi.











17 comentarios:

  1. La muerte no se detiene y no perdona a nadie.
    A todos se nos llevará.
    Que poca cosa somos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. De eso se trata esto ¿no?
    De seguir aunque nos cueste.

    Lo bueno que hay momentos de risas, y cosas bonitas. :D

    Abrazote Malque!

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que de la jodida muerte no se escapa nadie, ni ricos ni pobres, ya que de lo contrario nos moriríamos siempre los mismos. Así que como la vida son cuatro días, de lo que se trata es de aprovechar los buenos, ya que los malos vienen solos. Y efectivamente aunque a veces nos cueste debemos pelear por llegar a la meta, aunque seamos el último pero hay que llegar. Quedarse a medio camino nos desploma y hunde.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. y por que correr hacia ella si de todos modos al final nos va a estar esperando, no importa cuanto tardemos en llegar.

    :-)

    ResponderEliminar
  5. Yo si esperaré por ti :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Inminente, irremediable, imperiosa, inaplazable... Así es ella, así es la maldita.

    ResponderEliminar
  7. Asó vamos caminando mi Malque, con un montón de pesares en la espalda y muchas ilusiones en la frente.
    Muchos besos y ánimo, que no queda de otra más que apechugar!!!

    ResponderEliminar
  8. Nos veremos todos allá.
    Besote ...querida

    ResponderEliminar
  9. La tememos tanto, y nos abrazará a todos un día u otro.
    Besos, buen finde amiga

    ResponderEliminar
  10. Estoy convencido que si corremos hasta la meta,
    es por el mero convencimiento que habrá valido la pena,
    aun a sabiendas no este quien esperamos encontrar.
    A decir, que yo hace tiempo que estoy corriendo,
    aun teniendo porque, y por quien,
    pero sin saber si es por algo o por alguien.
    Me ha gustado encontrar tu mensaje,
    me ha dado por pensar,
    fíjate hasta para eso hay que correrlo todo.

    ResponderEliminar
  11. Nuestros seres queridos siempre siguen por aquí, de alguna u otra manera, al menos eso pienso.

    Ánimo Malque <3

    ResponderEliminar
  12. Quietos o corriendo, viene. Es ella la que viene, no, nosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Es que nosotros somos la muerte también, es mejor la mansedumbre
    me parece

    ResponderEliminar
  14. con la muerte o sin ella, siempre tendremos un nuevo despertar. de eso se trata nuestra vida eterna.
    besos.

    ResponderEliminar
  15. Qué venga cuando tenga que venir, linda Flor. Mientras tanto: A seguir andando!!! Un abrazo bien fuerte, mi amiga!

    ResponderEliminar
  16. He despertado de un sueño y he tocado el horror
    de una estrella apagada.
    Oculto en mi recuerdo no tengo claro que sucedió:
    el dolor me hiere.

    Te esperaré si tu quieres en un paraje hermoso,
    no será en la meta porque no será el final.

    Callo y entiendo, las letras no riman.

    (Gracias por esperarme). Beso grande.

    Salud

    ResponderEliminar
  17. Son tristes las ausencias, al menos quedan los recuerdos, acariciandonos el alma.
    Saludos :)

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje