Páginas

domingo, 14 de julio de 2013

El cambio

Desde hace tiempo vengo observando cambios en mi persona. No, no estoy adelgazando, bueno fuera, moriré gorda y ya, punto final.
La cosa es que los cambios que he notado han sido en cuanto a mi forma de hablar. Según yo hablo fuerte pero nadie me escucha. Mi voz de aeromoza se pierde al salir de mis labios. ¿Cómo? ¿Qué dices? ¡Habla mas fuerte, no te entiendo! Y yo siento que estoy gritando.
Tengo ganas de decir groserías. Infinitas ganas de gritar lo frustrada que me siento al ver como voy perdiendo facultades, pero debo ser buena niña y no dejar salir de mi boca palabras ofensivas que mal que bien hablarían de como me siento. No debo decir groserías, no debo decir groserías, no debo decir groserías hasta que mi furia se tranquilice.
Todo cambia.
Ya ni siquiera me llevo bien con mi hijo que era el cómplice de mis locuras. Está tan lejano de mi como yo de tu vida. No vayan a creer que es por mi amargura y tristeza saltimbanqui no no no no. Anda en otras ondas estresantes.
¨Así es la vida de caprichosa, a veces negra, a veces color rosa...¨ dice la canción.
Otro cambio notorio está en mi forma de caminar, lo hago muy despacio. Sólo aquel que me tiene paciencia aguanta mi ritmo pero cada vez van siendo menos los brazos de quien sostenerme. Lo entiendo, no me quejo nomas maldigo sin que nadie me oiga. O lo escribo ya saben, el blog es el contenedor de mis desechos mentales. Lo siento por ustedes.
Debo lidiar conmigo misma cada día, digo yo no tengo prisa pero...
Hay otros cambios pero no los digo porque son vergonzosos y no vale dar lastimas. Lo último que voy a perder es la dignidad en aras de seguir viviendo como sea. (DRACO me acuerdo de tus palabras). Ayer una señora nos dijo a Barry y a mi que en la iglesia cada fin de mes hacen retiros espirituales para orar por los fieles enfermos. Dice que ella era asmática y desde que va a los retiros ya no esta enferma. ¿Será? Sepa la bola.
Entonces, creo que pm no se que voy a hacer porque si mi mundito era muy reducido ahora lo será más.
Al ratito escribiré algo mas alegre, es de madrugada y dicen que los domingos deben ser muy alegres, a no ser que vea mi cara en el espejo o me acuerde de un chiste mío, no se de que me voy a reír encerrada en estas cuatro paredes que me ahogan.
¿Ya les dije que me estoy volviendo compradora compulsiva de aretes y pulseras? Pues si, estoy embelleciendo mi amargura.
Quisiera volar pero mis alas se atrofiaron. El vuelo seria absurdo pero tengo la ventaja de que todavía puedo cerrar los ojos y soñar.








6 comentarios:

  1. Por mí no lo sientas.
    Yo vengo aquí porque me gusta, no por ser bueno ni nada parecido.
    Cada post tuyo es una alegría para mí.
    Me gusta como eres y me gusta lo que dices. Ya te lo dije una vez, tu sinceridad, tu honestidad, tu forma de ser.

    Besos linda.

    ResponderEliminar
  2. No dejes nunca de soñar, en los sueños todo es posible.
    Besos, buen domingo amiga

    ResponderEliminar
  3. Te lo dije en su momento y lo repito ahora.
    Cuando vengo a tu casa, no lo hago condicionada por nada. Ni siquiera por tus vistas a la mía, aunque las agradezco enormemente.
    Para mi es un placer visitarte y leerte.
    Y vengo porque me gusta hacerlo. Nada más ni nada menos.

    ResponderEliminar
  4. Di lo que quieras, desahógate y no lo sientas por nadie. Quien te quiere o aprecia te entenderá y quien no ¿qué más da?.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. El Toro siempre se me adelanta a decir justo lo que yo pienso, debemos de ser seseras gemelas...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Vamos arriba los ánimos, lo importante es tu bienestar un enorme abrazo.

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje