Páginas

viernes, 26 de julio de 2013

Como si el mundo no existiera y otros asuntos menores

Porque si de mañanas se trata no existe el después.

Estoy despierta desde ayer, apenas dormí unos cuantos minutos en la madrugada. Fue un día malo, tuve algunos desacuerdos, no me sentía bien porque fueron mi culpa y no sabía cómo resolverlos. Afortunadamente ya pasó o eso espero pero no quita que anduve bajoneada. Además no pude hablar con mi amigo bienquerido y eso me deprime. 

Con eso que me desanimo por todo pues estoy jodida.

Hoy obvio es otro día, sigo sin dormir pero ya llevo más de la mitad de la jornada sin quejarme. Bueno, si me quejé un poquito pero es que Babo Alejandro me tiene los pelos de punta. Se alborota porque ve a Frida (la perrita de mi vecino el asesino) y Tiki aí va de chismoso. Oye que ladra Babo y se pone a ladrar  aunque no sepa ni porqué.

Ya me regañaron porque les llamo la atención pero ¡awww! alteran mi psique.

Después me voy a mi clase de cerámica ¿Y qué pasa? que la profesora no abrió, mal plan. Tengo por costumbre llamar, hoy que no lo hice, ¡zaz! no abre.

Me regresé con el rabo entre las patas, mejor entre los pies porque eso de patas se oye muy agresivo.

Venía caminando muy quitada de la pena rumiando mi desventura malqueridezca, cuando de pronto... ¿Qué veo? el restaurante donde venden carnitas está abierto, ¡ñam ñam! Casi no como cerdo pero cuando tengo ansiedad como lo que sea.

No me gusta comer sola pero como tuiteé hace rato: No hay depresión que no curen tres tacos de carnitas y un refresco. 

Heme aquí pues, despatarrada en el sillón escribiendo tonteras aguardando que me haga digestión lo que me zampé. Nadamás espero que cuando Barry me pregunte qué comí tendré que decirle lo que me tragué sin contar que como apenas ha pasado el mediodía eso cuenta por el desayuno porque para la comida tengo pollo empanizado con salsa de tamarindo, ensalada de pepinos con lechuga, arroz blanco, sopa de pasta y agua de jamaica. ¡Ah! y de postre un banano. 
Así cómo no voy a estar gorda. Todo por culpa de la profe de cerámica, si no hubiera faltado, el restaurante lo habrían cerrado antes de salir de clase pero no, ¡snif!

Lo malo es que cuando no duermo me da por asaltar el refri, ¡oink! ¡oink!










23 comentarios:

  1. Je, je...
    Malque, yo quiero ser como tu.
    De verdad, eres de esos seres que te contagian la pasión por la vida. Venga esta, como venga.

    Besos.

    P.D. Me encanta el tamarindo, y aquí donde vivo ni siquiera lo conocen. P... gringos.

    ResponderEliminar
  2. Vas a tener que solucionar ese temita de dormir Mujer, o vas a rodar por la senda en vez de caminar!!!!

    Besote y a dormir se ha dicho

    ResponderEliminar
  3. estómago lleno corazón contento. ¿quién puede resistirse ante esta elemental filosofía?
    besos.

    ResponderEliminar
  4. Dices carnita y me dan ganas de ir a darle el bajo a cinco tacos con mucho tabasco, sentarme en una plaza de México y mirar lo que Bolaño tanto miró...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Cinco de carnitas, dos de maciza y tres de surtida. No marches eso me zampé el otro día. Así que te faltaron mi Malque, híjoles me antojaste y mucho el pollo empanizado...
    AAHh! no no me gusta el pollo, perdón, bueno te dejo. deja voy a ver que hay en el refri.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Que ni de carnitas, tamarindos o agua de jamaica había oído hablar yo y tu de todos modos tu post me abró el apetito..jaja

    ResponderEliminar
  7. Malque, la profesora es la culpable, sino del todo un poquito.
    A mi lo que me preocupa es ese vecino asesino, que no es la primera vez que mencionas, vete con cuidado con el.
    Besos, buen finde amiga

    ResponderEliminar
  8. Uy a dormir malquerida, no hay que generar desordenes alimenticios, pero de vez en cuando esta bueno, un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Yo estoy comiendo mucho, también, Malque. Desde acá te hacemos el aguante, entre todas, y comemos a dúo. jajaja.

    ¡Arriba ése ánimo, no dejes de aclarar con paciencia las cosas que necesites. Hablando, dicen, se entiende la gente, y creo que tiene un poco - mucho - de razón ése dicho!

    ¡Abrazos miles para vos!

    ResponderEliminar
  10. Pues chungo entonces, y ¿lo vacías?.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Habrá que poner candados en el refri o amarrarte a la cama, no vaya a ser que subas mucho de peso.

    Vaya tiempo de ausencia pero este blog sigue siendo una maravilla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Culpas de otros son y no tuyas... Beso grande.

    Salud.

    ResponderEliminar
  13. Tu no tienes la culpa, la tienen esas dos desalmadas, la profe y... la nevera...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  14. Ese pollo con salsa de tamarindo, y por supuesto las carnitas(sobre tortilla, con sal y limón?) me abren el apetito, tienes que dormir amiga, mira que lo digo con todo cariño, luego el desvelo pasa la factura, descansa por favor, TQM, un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  15. Tu vecino el asesino, jajajjajajjaaa, me parto contigo, jajajjaaaa

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Hay profesoras de cerámica que deberían estar en la cárcel.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. ¡Como se hace la salsa de tamarindo?

    Gracias

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Toma la pastillas de valeriana son muy buenas para relajarse y dormir. Es horrible no poder dormir!


    un abraxo!

    ResponderEliminar
  19. ¿Y hoy que comimos? La culpa no es tuya es de la Profa. por no ir y del Señor de las carnitas por no cerrar antes.

    ResponderEliminar
  20. Ay Malqueeee pero donde te entra ? No como carne, no soy vegetariana , solo que no me gusta :( Sí, ya sé! soy de lo más rara :P pero me tientan esas aguas que tú dices! mmm ... si sii siiiii!

    ResponderEliminar
  21. Jajaja, yo vi ese tweet de las carnitas y el refresco que hasta se me antojaron. :)

    ResponderEliminar
  22. Asalto el refri dormida y despierta!
    Soy aún más OINK!

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje