Páginas

domingo, 22 de febrero de 2015

¿Y si...?

Un día cuando tenga suficiente valor en los cojones -dicen los del otro lado del charco- me trepo a cambiar las lámparas y a podar mis plantitas, y limpiar la parte alta de la cocina y sacudir las lámparas de las recámaras y salir con Natalia a ballet y subirme a la moto de Jano y ver a los ojos a los demás sin cohibirme y caminar sin importar que me tarde veinte minutos en recorrer un tramo que a otros les toma tres y sentarme con Barry a ver un partido de fútbol sin dormirme y dejar de tener lástima  por mi y hacer que los demás no me la tengan y hablarle por teléfono a José para escuchar su voz y quitarme estos tenis viejos porque la seguridad que me dan al caminar no la tienen ellos sino yo y dejar de escribir temas densos y dejar de buscar verdades entre los muertos y acondicionar mi casa como me gusta aunque a los demás no les agrade y dejar de molestar a Emilio para que ya no se enoje conmigo y cortarme el pelo como me gusta y ser desparpajada al hablar y aceptar la ayuda que mis hermanas me brindan y dejar que la señorita médica sepa de mis más oscuras perversiones y decir a Toro sin parecer lamebotas que me ha enseñado a decir lo que siento sin necesidad de quedar bien con nadie y decirle a ¨Pancita¨ que ya olvidé su nombre y pedir que vengan a bañar a los chihuahuas sin miedo a que me vayan a asaltar los señores que los duchan y decirle a Bruno que ayer no podía caminar porque es un oso fuerte y su brazo es muy duro y no se ha amoldado a mi como el de Barry y el de Laura y cuidar sin medir el tiempo a mi gatito porque está enfermo y sus ojitos piden compañía y terminar este post porque ya está muy largo y no hacer drama cada día en que no puedan acompañarme a terapia y estar convencida de lo que pido es sólo una poca de atención básica y  amarrar mi autoestima en el dedo anular junto al anillo de bodas que no tengo porque se fue al drenaje y...








19 comentarios:

  1. Pues claro que sí, que tienes valor, mucho más del que imaginas que tienes, porque se ve desde aquí tu valor, y desde cada uno de los que te leemos, pero me temo que eres un poco perezosa jajajaja Besos, querida Malque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Perezosa yoooo? Nomás hoy porque hace mucho calor.


      Beso loli

      Eliminar
  2. Te ha quedado muy gracioso pero "valor en los cojones" resulta reiterativo, porque "cojones" es sinónimo de "valor". Por lo menos, así lo vemos los machitos del otro lado del charco. Diríamos simplemente "cuando tenga cojones". Aunque me río yo del sinónimo cuando se tienen un par de ovarios como tú.
    Besos chamaca cojonuda, que también es sinónimo de "estupenda, magnifica, excelente", definición ya recogida por el diccionario de la RAE.

    ResponderEliminar
  3. Ahhhhh, yo pensaba que cojones era huevos entonces si digo valor en los cojones quiere decir valor en los huevos pero oh no es lo mismo. Si tienes huevos es que tienes valor Ahhh torpeza mía. Eso da cuenta que el calor no me deja ni razonar.

    Beso Chema auuuummm.

    ResponderEliminar
  4. por cojones, cualquier cosa. Y si son bien gordos, ni te cuente cómo se dispara el valorrrrrrrrrrrrrrrrrr, Malque.

    hala, que vos sois fuerte. Que se ve !!!


    un abrazo bien gtrande

    ResponderEliminar
  5. ¡Así se escribe!
    No nos queda más remedio que afrontar la vida según nos venga, hay que afrontar lo malo, ponerle cara y seguir adelante como sea ¡Tú puedes!
    Me ha gustado muchísimo tu entrada.
    Cariños en un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  6. De cojones, cojonudos y cojonudas, está el cementerio lleno. Machismo del peor. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja,...eres única, fuerte y con más cojones que muchos.
    Hágame usted el favor de no cambiar, amiga.
    Un abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
  8. creo que la señorita médica te gana en lo que respecta a tener oscuras perversiones, je.

    besos

    ResponderEliminar
  9. Eso es Malque.
    Ya lo haces mucho mejor que yo.
    Yo no podría escribir para quedar bien, no podría escribir si tuviera que hacerlo pensando en lo que pensarán de mí los demás cuando me lean.
    Para escribir así más vale quemar el blog.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Con dos cojones por banda,viento en popa a toda vela...
    Jajaja¡¡¡ mujer fuerte, donde las haya.Así, eres tú.
    (Hortera, es una expresión española, que significa que la persona, tiene mal gusto))))
    Bss,bella dama.

    ResponderEliminar
  11. Tú tienes cojones, ovarios y lo que haga falta tener. Un besote!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Malque¡ yo, también estoy preocupada por Genín
    Espero que no sea nada.
    Bss

    ResponderEliminar
  13. es bueno saber los limites que uno tiene, pero quizas sea mejor el poder destruirlos poco a poco y asi poder recordar, recuerdas cuando Malque llevo a Natalia al Ballet...

    Te dejo un abrazo lleno de ilusiones y metas por romper.

    ResponderEliminar
  14. jajajaja Mira las cosas que te enseña el Torito.
    Ya te contesté que todo bien por mis lares :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  15. Uno cree que tiene valor, sobre todo cuando no le toca la mala. En las fáciles somos todos corajudos... UN abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Se ha repetido mucho lo de los cojones, pero es así; tú los tienes muy gordos y muy bien puestos. Sigue así.

    Besos Malque

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje