Páginas

miércoles, 25 de febrero de 2015

El diván de la marmota

Llevo varios días buscando un motivo lo suficientemente fuerte que me haga levantar del diván de marmota valemadrista y retomar el ejercicio olvidado en la apatía del día a día.
Digo Natalia -es una muy buena razón- esa niña logra todo de mi. Ha hecho que corra dos veces, ¡dos!, yo que grabado llevo en la mente a fuerza de repetirlo que no puedo hacerlo, ella lo logra con su hermosa sonrisa.
¿Cómo lo hace? npi. Cuando me doy cuenta estoy corriendo tomada de su manecita.

¿A quién quiero engañar? me da flojera subir a la caminadora y darle duro a llegar a ningún lugar.
Ya ni siquiera me preocupo por ir a dejar a La Bella a la escuela.
-¿Vas a ir a dejarme, abuela?
-Hoy no preciosa, mañana.
Así todos los días. ¿Cuánto tiempo de esto? npi. No llevo la cuenta, mejor me quedo a dormir. Echémosle la culpa a la depresión que como maga aparece en mi ser, pero oh oh, no estoy deprimida hoy.

Hace tiempo decir ejercicio era decir vida. Hace un tiempo hacer yoga, correr, bailar, lo que sea era vida. En este hoy rebelde es sacrificio y de eso estoy completa. No más. Ni siquiera por mi. Si por mi fuera hace mucho habría elegido quedarme tumbada en el sillón, moviendo mi dedo tirano para hacerme obedecer sin yo hacer nada más que ser reina del ocio.

Pienso en motivarme por Barry pero nah, ahorita me cae un poco gordo de tal manera que queda descartado.
Laura y Bruno son suficientes motivos pero toca dejarlos aparte -nunca de lado- por esta vez. Quiero dejarlos descansar incluso de ser la razón para hacer algo.

En este cielo medio nuboso se asoma una luz. El señor cartero virtual ha llegado muy tempano, dejando un aviso para la próxima carrera de pasos lentos. Eso sin menospreciar nada ni a nadie puede ser una buena razón para volver a poner en movimiento voluntario a estos pies míos. Y yo que ya quiero vender mi armatoste de pasos.

Correr no para demostrar nada sino porque toca salir de aquí y hacer algo diferente como el ir a terapia. Algo no cotidiano para volver a sentir que vivo.

Tal vez lo haga, tal vez no, lo pensaré, hoy toca enfrentarse a la gente y sus miradas. Voy acompañada de Natalia, Barry y Laura -¿quién más?- ella me ayudará un poco con la niña mientras los médicos hurgan en mis adentros para ver si sigo sana en ese sitio tan peculiar.

No quiero ir pero para qué me hago tonta si de todos modos debo estar ahí. 

Toca rebelarse -como es costumbre en mi- contra lo de hoy porque es lo único que me queda. Rebelarme contra todo lo que no quiera y con lo que si -hay que ponerle sazón a la vida- es lo único que me queda porque al final cual borrego, voy con la cabeza gacha rumbo al matadero.















17 comentarios:

  1. Querida amiga, eres muy perezosa, pero la sonrisa de Natalia tiene poderes jajajjaaja. Besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No no no no parece pero no, no no no.

      Beso Loli

      Eliminar
  2. Ahora te cae un poco gordo Barry?
    No se libra nadie eh... me voy antes de que te caiga gordo yo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ojala puedas participar de la carrera, seguro te ayudaria mucho, aunque claro debes prepararte.
    un abrazote MI bienquerida!

    ResponderEliminar
  4. Claro, hay que rebelarse, sobre todo contra que te caiga gordo San Barry, Laura, Bruno, o cualquiera de la mucha gente que estamos pendientes de que tu rebeldía te conduzca a realizar lo mejor que le venga a tu cuerpito serrano :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Todos sabemos cuál es el mejor ejercicio... pero por si hay niños delante no vamos a especificarlo.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  6. Ay. Ay, a darle caña a todo el mundo, jajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. te leo y me da risa sentirme tan identificada, hace un año dejaba de comer carne, renunciaba a media hor amas de sueño, no le daba el mordisco a ese chocolate suave por tal de una hora de yoga y mucho ejercicio porque sentia que me hacia feliz... ahora pienso todos los dias en esata barriguita que me crece de la inactividad, la miro de soslayo y hago como que no es mia con tal de no moverme mas de lo necesario del mi sillon. Pero justo ayer me hablo una amiga y me dijo nos vamos a una caminata en el centinela asi qeu vete animando. y ni modo creo que ya es hora.

    ResponderEliminar
  8. debes intentar ir para salir de tu rutina modorra y cambiar un poco de "aires", que todos te haremos barra.

    besos

    ResponderEliminar
  9. Me pasa lo mismo y te re entiendo Malque.

    ResponderEliminar
  10. paso a paso, centímetro a centímetro.....
    para caminar o correr, solo hay que dar el primer paso...
    yo te animo!

    ResponderEliminar
  11. " Oleaje sin mar. rispido y arido flotar en arenal. viendo a todos lados lo mismo que se repite una y otra vez mas, realzados vacios que no se llenan tal, solo dibujados cuando hay rocio, del que el talento y la magia, los hace de nuevo mar ........muy interesante , acaso no haya mas situacion dificil que el repetir constante, como las novelas aburridas que tanto se anuncian y tan poco originales se hacen, leer veinte minutos al dia novelas rebuscadas, enclichadas, y es asi como se aparentasen, mejor buscar otros mares que al fin y al cabo no todo lo que es azul del agua renace...........excelente reflexion, saluditos y un abrazo = )

    ResponderEliminar
  12. Yo te animo a que sigas marmoteando, es muy rico pasarla en tu diván, no hagas caso de lo que digan, nananana.
    Para que va a querer mejorar una, si luego vuelve a lo mismo ¿?.
    Sigue así! ;)

    ResponderEliminar
  13. Malque , te he dejado una sorpresa en mi blog http://saboramujer-start.blogspot.mx/2015/02/semana-llena-de-premios_24.html

    ResponderEliminar
  14. Rebelarse de vez en cuando no viene nada mal. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Flor María. Bueno, siempre hay alguien, tal vez la persona más cercana, la que nos da más caña y por ello la tomamos algo de manía. Pero en el fondo sabemos que es la que más nos quiere.
    Yo tampoco puedo correr y no corro porque mi corazón no me lo permite. El que pueda que lo haga. Cada cual tenemos nuestras limitaciones y debemos vivir con ellas y hacernos sus amigas porque no nos queda otra. Caminar es bueno. Tal vez podrías bailar pasos sencillos de salsa, bachata, merengue o kizomba. Es un baile suave muy pecaditos. Es una forma de hacer deporte no agresivo. No hay que martirizarse por no poder correr, puedes caminar aunque sea con apoyo.
    Y puedes escribir que se te da de maravilla.
    Deberías decirle a tu medico que te recetara gimnasia en la piscina. Y que te lo pagara la Seguridad Social, ya que sería una medicina para ti buenísima, para parar el avance de tu PP.
    Unos de los mejores ejercicios es la sonrisa y ser felices. Si no se pueden hacer otro tipo de ejercicios estos son muyyyyyyyyy buenos y recomendables.
    Llevo dos semanas sin poder ir a clase de baile, aun estoy muy constipada. Sin poder caminar mucho tiempo, sin poder hacer el amor. Ya tendré tiempo cuando me ponga buena de retomarlo. Mientras tanto toca ser felices y estar tranquilita.
    Saludos y abrazos grandessssssssss

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje