Páginas

miércoles, 18 de febrero de 2015

Granito de sal


(Post escrito para matar el tiempo anoche)
(Editado ahorititita porque si)

De vez en cuando me gusta ver para atrás para saber qué rumbo ha llevado mi vida mundana y disoluta. Nocierto, soy pura y virginal. Mi reputación me precede. Mis letras hablan por mi. ¿Alguien ya inventó esta frase?
Miro lo que era y en lo que me he convertido. Esta vez no culparé a Chuchito ni a Lucy de mi mala fortuna sino que aceptaré mansamente y por única ocasión ser la constructora de mis triunfos y derrotas y no el destino pérfido y desalmado al que culpo de la pinche suerte que me tocó vivir.
Para qué es más que la verdad. me hice a mi misma tomando lo que me convenía y lo que no. Hoy con la mente lúcida acepto lo que soy, que no me guste ya es otro cantar.





la MaLquEridA en ciernes


Hace mucho no entraba a fisgonear a facebook. Hoy entré y me encontré esta foto, mi primer avatar. En ese entonces tenía miedo de mostrar mi cara porque creía que me reconocerían. (Muero de risa). ¿Cómo podrían hacerlo si soy un grano de sal igualito a todos? ni siquiera tengo sabor diferente.

Ese día dije a mi hija ¨Tómame una foto para el blog¨ pero donde no se me vea nada, nadita de nada para que nadie sepa quién soy..(Sigo muriendo de risa).
Poniéndome la capucha le dije a Laura: ¨orale tómamela ya¨. Siendo la antítesis de la fotogenia, la placa salió a la primera. Me gustó mucho. Cuando nació la MaLquErida tenía esta cara. Mestiza digo yo. 
Alguien creyó que era una jovenzuela darketa de pensamientos suicidas. Sorprendido quedó cuando supo que era una señora medio silvestre, medio citadina. Medio tonta, medio linda que escribía así merito como ya no lo hago.  Era yo. Soy yo.

A la hora de escribir esto me miro detenidamente. Rasgos indígenas a flor de piel. Los labios gruesos cubriendo las dos filas de dientes de mazorca, grandes y macizos. Todavía los conservo ¡bien por mi! Mis dientes guardan un poco de dignidad de abuela. Si los pierdo muero. Muero de veritas lo juro. Soy tan extrema para todo que incluso y sin pensarlo podría morir de amor aunque haya jurado por diosito que de amor nadie se muere.
Tengo nariz ancha -asht tampoco me gusta- y los pómulos favoritos de Laura. 
Mis ojos -tengo dos- tristones no se ven, están muy escondiditos. El hoyuelo en la mejilla no se me nota. Mi risa franca salida sin problemas.

En ese entonces me gustaba editar y editar y editar mil veces mi perfil. Chorrocientas mil veces lo edité. ¡Ahhh qué bonita yo!

Escribía sarandajas como: Nací en un monte lejano rodeada de hongos y columpios. Empeñada en fastidiar al mundo y entretenida en descubrir mi vida perdida en manos del señor. No te confundas, ser buena no es ser santa. Las buenas tienen la opción de masturbarse sin el flagelo en sus espaldas y más absurdidades. 

Ya lueguito cambié de avatar mostrando la cara. Un día postee mi foto de payaso ¡mátame camión! ah no perdón, digo ¡trágame tierra! 
No conocía la vergüenza. Lo que pasa que en las pocas fotos que salgo bien, en todavía menos salgo sonriendo. Por eso me gustan. A lo mejor el subconsciente sabe que mi sonrisa es tan valiosa que la deja salir por dosis pequeñas para que no se agote.

Como sea, ayer que ya es hoy, entré por milésima vez a facebook pero esta vez no salí asombrada de que aún me queden amigos ahí sino porque encontré mi fotito sonriente de darketa suicida.

Bueno bai.










Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales