Páginas

martes, 3 de febrero de 2015

Canto lo salido del alma

Confieso que abuso del queísmo. (Me acuerdo de Chema cuando lo hago o sea todos los días). No tengo perdón pero como a nadie se lo pido pues me importa un sorbete, -no cierto- pero aún no lo supero. Soy mi propio juez, mi propio verdugo. Salvo mi cabeza a fuerza de leer y releer mil veces lo que escribí. Por eso me doy cuenta del qué que qué que qué.

Confieso que me gustaba más escribir cuando era depresiva. Tenía mucho por decir. Mis textos eran acompañados con imágenes, lágrimas de cocodrilo y música de violines. Ah que tiempos aquellos en que el llanto salido de mis dedos y tristezas hacían pasita -sin quererlo- el corazón de algunos y ¨algotras¨ también.

Confieso que he aprendido a vivir sin lágrimas, es muy divertido pero hay menos de qué hablar. Además como hablo mucho de La Bella no me gusta escribir de cosas feas cuando platico de ella.

Confieso que he vuelto a uno de los hobbies antiguos. Comprar perfumes se ha vuelto de nuevo obsesión. Por favor no se lo digan a mi psicóloga sino...

Confieso que entro a twitter para reírme de algunos y algunas. Es más interesante eso que escribir tonteras y encima que las lean. (Hablo por mi, allá cada quien lo que escriba).

Confieso que ya quiero sea semana santa para descansar de la rutina. Es muy bonito descansar después de descansar. Me gusta mucho sentir el cerebro vacío.

Confieso que me gusta escribas de lo que sea. Como amiga tuya me considero afortunada de leerte todos los días en las madrugadas.

Confieso que no me gusta me tomen tan en serio. No pasa nada. Ya lo aprendí, la vida es así.

Confieso que es la primera vez que no odié del todo al mes de enero, ya se acabó y no lancé maldiciones a diestra y siniestra en su nombre: Es la primera vez después de mucho tiempo en que me doy cuenta realmente que la vida siempre me ha sonreído. Ceguera conceptual diría yo o no, no sé ni lo que escribo cuando uso palabras raras. Pero eso merito explica mi inexplicabilidad ¿Existe esta palabra? sepa la bola.

Confieso que mi pasión actual es dormir. Dormir dormir dormir que cantan los gallos de San Peluquín.

Confieso que es peligroso tener dinero en mis manos porque me lo acabo en tiempo record comprando lo que a veces ni necesito. Ese poder que me da me hace sentir bien. Lo mejor de todo es que no es muy frecuente porque soy pobre por elección (nocierto). Pero es cierto que ya no ansío tener dinero más que para mis medicinas -y para mis perfumes jaja- blah.

Confieso que amo la lluvia y los días fríos y grises. Es el único gris que tolero. Ah no, también el de mis blusas.

Confieso que me gusta ver un programa que a nadie agrada por eso lo veo cuando no hay nadie. No es pornográfico ni educativo ni informativo. No digo cual es porque me avergüenza. Incluso La Bella le cambia de canal porque la aturde. Le aplaudo por ello.

Confieso que  sigo sin entender a ciertos seres humanos comportándose como si no lo fueran. El diablo cargue ¡pero ya! con ellos.

Confieso que mi independencia sigue con viento a favor.

Confieso que no me gusta escribir mis risas -jaja- pero un amigo me enseñó a hacerlo para quitarle solemnidad a los comentarios.

Confieso que la última tristeza ocurrió hace ya casi un año. ¡Maldición para qué me acordé! tan bien que iba con mis confesiones frívolas y sin sentido. Llenadora de espacios lúgubres de cierto amorosos.

Confieso que me gusta Benicio del Toro. No me juzguen, me gustan los feos. Enrique es el único guapo que me gusta. Ah no, también Barry es guapo. Ah mi amigo, aunque él dice que lo es pero no puedo constatarlo porque no lo conozco pero si lo dice, le creo.

Confieso que no sé cómo terminar esta lista de confesiones confesables, sin daño a terceros. Son confesiones que no ocupan mucho espacio en la memoria ni atrofian el cerebro. No me echen la culpa si desvarían después de leerme. Allá ustedes si llegaron hasta aquí.

Y ya, punto final. Me voy a disfrutan el frío de la madrugada y el aroma a tierra mojada que dejó la lluvia de hace rato.

Abur.





















44 comentarios:

  1. Ya te vale, reza tres padrenuestros y amén. Ve en paz. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. En nombre de los feos: ¡Gracias, por nada

    ResponderEliminar
  3. Desnudarse entre palabras es divertido , y guardar lo que no se puede confesar ni en una confesión así ( al menos a mi me escacharra de la risa porque son vergüenzas menores de esas que nadie dice y todos hacen jajaja

    ""Confieso que mi independencia sigue con viento a favor."" HERMOSA !!!

    Que bonito es ser uno mismo , no? y que le den (/ realmente la palabra es otra jijiji) al viento !!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Confieso que escribes muy bien, que coincidimos en que con tristeza se escribe mejor pero con alegría se vive mejor. Y confieso que volveré por tu blog..
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confieso sentirme agradecida de que me hayas leído.


      Un saludo

      Eliminar
  5. Le gustan los feos a la Malquerida! la doña de mis ensueños dice que soy el único feo que le gusta, eso porque ella no me ve feo, ¡Ay que feo!
    Confieso que no me gusta confesarme, aún...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan los feos sin motivo alguno. Serà por feos..

      Beso

      Eliminar
  6. Confieso que me ha gustado leer esto,abrazos(y lo de los perfumes,algo de eso hay por acá,ji,ji,ji )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confieso que me alegra que te haya gustado Fiaris.


      Un beso

      Eliminar
  7. Ego te absolvo Malqur.

    Puedes ir en paz.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. De tanto confesar estaba temiendo que te convirtieras en cura, eso si, protestante, que en esta religión católica los hombres lo quieren todo en exclusiva, para ellos solitos, las mujeres solo para sobrinas, para tenerlas bien a mano...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cruz cruz, que se vaya el diablo y venga Jesús!

      Saludos Amigo

      Eliminar
  9. Confieso mi adicción a entrar en tu blog, siempre salgo con lágrimas de tanto reír, sinceramente, eres genial.
    Un beso y mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confieso me da pena no poder entrar a tu blog como quisiera pero el tiempo me come.


      Beso

      Eliminar
  10. Y tras tanta confesión no sabría si darte un premio o ponerte un castigo, me voy a Twitter a pensarlo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja twitter me hace reír y enojar. Tú nunca ¿Eh? Eres muy bien portada y decente.

      Beso

      Eliminar
  11. dormir yo, ya quisiera. creo que tú lo haces por mí.
    no es que no pueda dormir, si no, que me gusta aprovechar el día al máximo, aunque al final me quede dormido frente a la pc, zzzzzzzzzzzzzz

    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo haré entonces por ti y por mi.


      Beso seguro.

      Eliminar
  12. Eres única, amiga, La Bella tiene una gran suerte al tenerte a su lado.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  13. sin duda hay cosas en las cuales todos nos encontramos y confesamos

    por ejemplo escribir cuando se anda depresivo , al menos a mi me resulta siempre , porque cuando ando feliz ni loca me acerco al pc , disfruto a concho el cachito de luz jajaja, o cuando ando pateando piedras y moridiendo también lo hago y todo me fluye jajaja

    en realidad lo tóxico a mi me resulta mejor que ese tonto almíbar que a mí no me resulta jajajaj

    buena semana
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo si me acero a la compu cuando estoy feliz pero no se me ocurre nada.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Sin dudas, eres genial Malque. Todos tus relatos me impactan desde la primera palabras.
    Es un gusto visitarte y leerte
    Mil besos
    Isa

    ResponderEliminar
  15. Tus confesiones me divirtieron. Te leo y río, así como tomo en serio lo serio, y trato de desentrañar lo velado, entro en hilaridad, con tus buenas salidas con ese lenguaje coloquial, que bien puede traer un dicho o refrán. Grato leerte. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  16. Confieso que te admiro mucho, mana, eres adorable.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Con mis entradas sobre ortografía me ha quedado la sensación de que me he convertido en un "consejos vendo y para mí no tengo" cualquiera. No me fijo en tus queísmos (si los haces) porque (como buen hombre) no sé hacer dos cosas al mismo tiempo (deleitarme con tus escritos y juzgar si tienen faltas).
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Todos tenemos confesiones vergonzosas, incluido algún programa de televisión. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  19. Por si acaso, el más feo soy yo, tanto que si fuera un poquito más feo, ya no sería feo sino un asco.

    ResponderEliminar
  20. Me encanto esta serie de confesiones, sabes, uno siempre extraña un estado u otro de salud mental, pero dime, "¿Que loco no es feliz?".

    Te dejo un puñado de abrazos grises...

    ResponderEliminar
  21. Con esa ristras de confesiones has abierto hasta el corazón. Sigue escribiendo, pero por Dios no tengas nostalgia de la depresión. Mencionas a Binicio del Toro, tan feo no es el hombre, además buen actor y director.

    Besos Malque y gracias.

    ResponderEliminar
  22. Confieso que he vuelto :)
    Espero que te encuentres muy bien Malque.

    ResponderEliminar
  23. Pues si que a ti, si por acaso, te pillaran confesada jaja....
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  24. Muito bom o seu blog, estive a percorre-lo li alguma coisa, porque espero voltar mais algumas vezes,
    deu para perceber a sua dedicação em partilhar o seu saber.
    Se me der a honra de visitar e ler algumas coisas no Peregrino e servo ficarei radiante.
    E se gostar e desejar comente.
    Que Deus vos abençõe e guarde.
    António.
    http://peregrinoeservoantoniobatalha.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
  25. Confieso que paso por aquí menos de lo que me gustaría ;) Confieso que escribo risas y risillas jaja, jajaj (que no son lo mismo) jeje, aún no me he animado a un jiji, creo que no me va ;)

    Saludillos.

    ResponderEliminar
  26. Hola Flor María. Buenas confesiones, no tienes pecados mortales :-)
    Yo hace que no me confieso desde que me casé y va para 33 años.
    Ahhhhhhhhhh, pero no vivo en pecado mortal porque yo soy un cacho de pan. También un demonio cuando me tocan las narices. Pero pocas veces me hacen enfadar porque no suelo discutir, si no tengo con quien :-)
    Al final todos/as sabemos tus pecados.
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
  27. No apareció mi comentario de ayer...Bueno, te decía que tanta confesión me recordó a Neruda en; "Confieso que he vivido".

    Besos.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje